Mil pa­la­bras por una ima­gen An­to­nio Caballero

Arcadia - - EDITORIAL - Por An­to­nio Caballero

Es­ta jo­ya que aquí ven es un es­te­ro en los lla­nos del Ya­rí, en­tre la Ori­no­quia y la Ama­zo­nia: una la­gu­na cir­cun­da­da por palmas de mo­ri­che que pa­re­cen atro­pe­llar­se pa­ra be­ber for­man­do un co­llar de es­me­ral­das en la sa­ba­na agos­ta­da por el ve­rano. Sus som­bras ne­gras se re­fle­jan en el azul pro­fun­do de las aguas, co­mo di­bu­ja­das con tin­ta

chi­na. En El Es­pec­ta­dor del vier­nes 6 de abril es­ta fo­to­gra­fía aé­rea ocu­pa to­da la pri­me­ra pla­na. El pie de fo­to in­for­ma: “En una de­ci­sión his­tó­ri­ca, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia fa­lló a fa­vor de 25 jó­ve­nes co­lom­bia­nos que exi­gen fre­nar la de­fo­res­ta­ción de la Ama­zo­nia”. ¿Có­mo? De­cre­tan­do que de aho­ra en ade­lan­te la Ama­zo­nia se con­vier­ta en su­je­to de de­re­chos, co­mo si fue­ra una per­so­na.

Mu­cho me te­mo que to­do se que­da­rá en la bella fo­to y en el ti­tu­lar triun­fa­lis­ta del ar­tícu­lo de las pá­gi­nas in­te­rio­res del pe­rió­di­co: “Cor­te Su­pre­ma, al res­ca­te de la Ama­zo­nia”. Un tex­to re­bo­san­te de en­tu­sias­mo y de op­ti­mis­mo: re­to co­lo­sal, pul­món del mun­do, sen­ten­cia revolucionaria, de­ci­sión his­tó­ri­ca, re­cur­so hí­dri­co, que es co­mo se lla­ma aho­ra el agua en la jer­ga ju­di­cial y pe­rio­dís­ti­ca. ¡Con lo bo­ni­ta que era esa pa­la­bra, agua…! Pe­ro se es­tá per­dien­do, co­mo se es­tá aca­ban­do el agua mis­ma. Pa­ra sal­var­la tal vez ha­bría que re­cu­rrir a una ac­ción de tu­te­la co­mo es­ta que pre­sen­tó De­jus­ti­cia en nom­bre de 25 ni­ños de las re­gio­nes ama­zó­ni­cas del país. Una tu­te­la que, co­mo la de ellos, bus­que un fa­llo de la Cor­te que les dé a las pa­la­bras bo­ni­tas el re­co­no­ci­mien­to de ser ellas tam­bién su­je­tos de de­re­chos, pa­ra que pue­dan de­fen­der­se so­las.

Aho­ra bien: ¿qué efec­tos prác­ti­cos pue­de te­ner es­te fa­llo que con­vier­te en su­je­to de de­re­chos a un te­rri­to­rio de 48 mi­llo­nes de hec­tá­reas de sel­va en pe­li­gro? Di­ce el ar­tícu­lo del pe­rió­di­co, emo­cio­na­do: “Lo que pa­re­cía un ac­to sim­bó­li­co se con­vir­tió en una reali­dad”. Pe­ro a mí me si­gue pa­re­cien­do más sim­bó­li­co que real. Me pa­re­ce in­clu­so ex­tra­va­gan­te­men­te irreal. Por­que pre­ten­de obli­gar a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y a otros ór­ga­nos del Es­ta­do (los mi­nis­te­rios de Am­bien­te y Agri­cul­tu­ra, los Par­ques Na­cio­na­les, las Cor­po­ra­cio­nes Au­tó­no­mas Re­gio­na­les, las go­ber­na­cio­nes de cin­co de­par­ta­men­tos y las al­cal­días de 78 mu­ni­ci­pios) a que tra­ba­jen con los ni­ños de­man­dan­tes pa­ra for­mu­lar “un pac­to in­ter­ge­ne­ra­cio­nal por la vi­da del Ama­zo­nas co­lom­biano (PIVAC)”: un pac­to que en el pla­zo de cin­co me­ses con­si­ga “re­du­cir la de­fo­res­ta­ción a ce­ro”.

Un de­ta­lle: se­ña­la el ar­tícu­lo que “los gran­des au­sen­tes del fa­llo” son la Fis­ca­lía y el Ejér­ci­to. Es de­cir, los úni­cos que po­drían, so­bre el te­rreno, com­ba­tir a los de­fo­res­ta­do­res ile­ga­les me­dian­te la ley y me­dian­te la fuer­za.

Y men­cio­na otra sen­ten­cia “revolucionaria” de otra al­ta Cor­te, la Su­pre­ma, que el año pasado de­cla­ró su­je­to de de­re­chos al río Atra­to en sus 650 ki­ló­me­tros de si­nuo­sa y sel­vá­ti­ca lon­gi­tud, los cua­les, co­mo es sa­bi­do, son ni­do de gru­pos gue­rri­lle­ros, ban­das de narcotraficantes, mi­ne­ros ile­ga­les, em­pre­sas ma­de­re­ras ile­ga­les tam­bién, cam­pe­si­nos sem­bra­do­res de co­ca y car­te­les de po­lí­ti­cos co­rrup­tos. ¿Qué con­se­cuen­cias tu­vo la so­lem­ne y revolucionaria de­cla­ra­to­ria? Ci­to: “Se de­sig­na­ron dos de­le­ga­dos pa­ra ha­cer­le se­gui­mien­to al ca­so co­mo “guar­dia­nes del Atra­to” pa­ra neu­tra­li­zar y erra­di­car de­fi­ni­ti­va­men­te las ac­ti­vi­da­des de mi­ne­ría ile­gal que se reali­cen no so­lo en el río Atra­to y sus afluen­tes sino tam­bién en el de­par­ta­men­to del Cho­có”.

La fo­to­gra­fía del dia­rio es ade­cua­da, a pe­sar de ser to­ma­da en las sa­ba­nas del Ya­rí y no en la Ama­zo­nia pro­pia­men­te di­cha; por­que el fa­llo de la Cor­te es igual: un oa­sis muy be­llo en me­dio del de­sier­to. Si nues­tra historia pa­tria sir­ve de guía pa­ra es­tos ca­sos, ya vis­lum­bro des­de aquí su suer­te: se obe­de­ce, pe­ro no se cum­ple.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.