Tum­ba te­cho Ma­rio Jur­sich

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ma­rio Jur­sich Du­rán

Las co­sas fue­ron así: el pasado 23 de mar­zo la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na del Li­bro em­pe­zó a dis­tri­buir en re­des un anun­cio pa­ra in­vi­tar a la char­la de Ma­rio Var­gas Llo­sa en la Fe­ria del Li­bro de Bo­go­tá. Co­mo es ha­bi­tual, el avi­so ve­nía acom­pa­ña­do con una breve ci­ta. “Por eso ha­bía si­do iz­quier­dis­ta

y co­mu­nis­ta en mis años mo­zos; pe­ro, en la ac­tua­li­dad, na­da re­pre­sen­ta­ba tan­to el re­torno a la tribu co­mo el co­mu­nis­mo, con la ne­ga­ción del in­di­vi­duo co­mo ser so­be­rano y res­pon­sa­ble, re­gre­sa­do a la con­di­ción de par­te de una ma­sa su­mi­sa a los dic­ta­dos del lí­der”.

Na­tu­ral­men­te, uno po­dría in­qui­rir por qué, exis­tien­do tan­tas no­ve­las es­plén­di­das y tan­tos en­sa­yos li­te­ra­rios de pri­mer or­den en la obra del no­bel pe­ruano (Conversación en la ca­te­dral, La gue­rra del fin del mun­do, Historia de un dei­ci­dio, Car­ta de ba­ta­lla por Ti­rant lo Blanc), la Cá­ma­ra de­ci­dió pro­mo­cio­nar su vi­si­ta con un tex­to es­pi­ga­do en un li­bro so­bre po­lí­ti­ca y neo­con­ser­va­du­ris­mo. ¿En se­rio es­pe­ra­ban que con esas pa­la­bras los lec­to­res nos sin­tié­ra­mos en­tu­sias­ma­dos pa­ra ir a Cor­fe­rias? ¿De ver­dad creían que una opi­nión de­sen­can­ta­da de Var­gas Llo­sa so­bre la iz­quier­da en el mun­do iba a “cam­biar­nos la vi­da”? Al mar­gen de cuál sea la res­pues­ta –que, pa­ra efec­tos prác­ti­cos, no me in­tere­sa con­tro­ver­tir–, lo in­tere­san­te es lo que so­bre­vino a con­ti­nua­ción.

Con­tra­ria­do por las pa­la­bras del anun­cio, el jo­ven crí­ti­co Jo­sé Cas­te­lla­nos de­ci­dió que no se po­día to­le­rar tan­ta “in­fa­mia”: “¿Quién se apun­ta al sa­bo­ta­je?”, pre­gun­tó en su pá­gi­na de Fa­ce­book con el tono ai­ra­do de un angry young man de los años se­sen­ta.

To­dos sa­be­mos que en Fa­ce­book la gen­te ha­bla por ha­blar, de mo­do que no ne­ce­sa­ria­men­te uno de­be­ría to­mar­se es­ta de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes al pie de la le­tra. Más que co­mo un lla­ma­do al boi­cot, ha­bría que en­ten­der­la co­mo par­te de los ri­tos con­fron­ta­cio­na­les tan co­mu­nes en la li­te­ra­tu­ra (y por su­pues­to en las se­rie de Nat­geo): el jo­ven no­va­to olis­quea el ai­re, per­ci­be el olor del ma­cho do­mi­nan­te y emi­te un bu­fi­do pa­ra dar­le a en­ten­der que no an­de con tan­ta con­fian­za: esa po­dría ser la cau­sa de su rui­na.

Si aquí me to­mo en se­rio el post es por­que veo en él, con­den­sa­das, dos for­mas su­ma­men­te equí­vo­cas de re­la­cio­nar­nos con la li­ber­tad de ex­pre­sión. En pri­mer lu­gar, me asom­bra que no so­lo Cas­te­lla­nos sino otros jó­ve­nes es­cri­to­res se to­men tan de­por­ti­va­men­te al­go que me gus­ta­ría lla­mar cor­te­sía en­tre pa­res. En cual­quier fe­ria del mun­do se ve­ría con ma­los ojos que un in­vi­ta­do ofi­cial co­mo el crí­ti­co bu­man­gués pro­mo­vie­ra ac­tos de sa­bo­ta­je con­tra quien –¿ha­rá fal­ta re­cor­dar­lo?– es el úl­ti­mo in­te­gran­te vi­vo del Boom, el más pres­ti­gio­so mo­vi­mien­to li­te­ra­rio la­ti­noa­me­ri­cano. ¿Qué po­dre­mos de­cir en­ton­ces

de que Giu­sep­pe Capu­to, di­rec­tor de pro­gra­ma­ción de la Fe­ria, ha­ya apro­ba­do con un li­ke es­te lla­ma­do a sa­bo­tear la pre­sen­ta­ción de al­guien a quien él mis­mo se­gu­ra­men­te in­vi­tó?

Con es­to no quie­ro in­si­nuar que, por ha­ber re­ci­bi­do un pre­mio en Es­can­di­na­via, Var­gas Llo­sa go­ce de in­mu­ni­dad crí­ti­ca. Sus obras, lo mis­mo que sus opi­nio­nes, no so­lo pue­den sino que de­ben ser pa­sa­das por un ce­da­zo exi­gen­te e in­con­for­mis­ta. Sim­ple­men­te me in­tere­sa ha­cer ver que es­tas tor­pe­zas, bo­be­rías o fri­vo­li­da­des –es­co­ja el lec­tor co­mo pre­fie­re ca­li­fi­car­las– re­sul­tan inacep­ta­bles en per­so­nas cu­ya po­si­ción los de­be­ría obli­gar cuan­do me­nos a guar­dar las for­mas. Es bo­chor­no­so que un in­vi­ta­do a la Fe­ria pro­mue­va un boi­cot con­tra uno de sus co­le­gas. Es in­ve­ro­sí­mil que una de las ca­be­zas de la Cá­ma­ra del Li­bro lo se­cun­de en es­tos pro­pó­si­tos.

A mu­chos crí­ti­cos de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción les encanta re­cor­dar que el úni­co ins­tru­men­to de com­ba­te de los es­cri­to­res es la pa­la­bra. Sin em­bar­go, re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo que, con­fron­ta­dos con opi­nio­nes dis­tin­tas a las su­yas, lo pri­me­ro que se les ocu­rra sea acu­dir a las vías de he­cho. No otra co­sa es po­si­ble con­cluir cuan­do uno des­cu­bre que, ade­más de Cas­te­lla­nos y Capu­to, tam­bién Al­ber­to Mon­to­ya Gui­ral, el di­rec­tor de la re­vis­ta Li­te­ra­rie­dad, se ha uni­do al plan del sa­bo­ta­je: “Me su­mo, Jo­se. ¿Có­mo le ha­ce­mos, pues?”.

Dar con­se­jos o lec­cio­nes éti­cas no es par­te del queha­cer de un co­lum­nis­ta, pe­ro en es­te ca­so me per­mi­ti­ré una amis­to­sa re­con­ven­ción. Es­ti­ma­dos Jo­sé, Giu­sep­pe y Al­bei­ro: pro­mo­ver boi­cots con­tra los es­cri­to­res es lo que ha­cían los bol­che­vi­ques du­ran­te el go­bierno de Sta­lin, los fas­cis­tas en la Ita­lia de Mus­so­li­ni y los fa­lan­gis­tas en la Es­pa­ña de 1936. (Me abs­ten­go de dar ejem­plos lo­ca­les pa­ra evi­tar po­lé­mi­cas in­ne­ce­sa­rias). Por lo tan­to, si us­te­des quie­ren man­te­ner­se le­jos de esos tris­tes gol­pea­do­res, de­be­rían te­ner cla­ro que la li­ber­tad de ex­pre­sión no es una ca­lle de di­rec­ción úni­ca: sir­ve, có­mo no, pa­ra que po­da­mos de­cir lo que nos ven­ga en ga­na, pe­ro so­bre to­do pa­ra que los de­más pue­dan ha­cer­lo. En vez de pro­mo­ver o apro­bar sa­bo­ta­jes (y “sa­bo­tear” no es un “de­cir” sino un “ha­cer”), ¿qué tal si oyen con cal­ma lo que Var­gas Llo­sa ten­ga pa­ra con­tar y lue­go, si así lo con­si­de­ran con­ve­nien­te, es­cri­ben vehe­men­tes ar­tícu­los pa­ra re­fu­tar­lo? Las ideas y la li­te­ra­tu­ra siem­pre se com­ba­ten con me­jo­res ideas y me­jor li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.