La cul­tu­ra co­mo fil­tro

Arcadia - - EDITORIAL -

En el mun­do en que vi­vi­mos aún exis­ten al­gu­nos pe­rió­di­cos cu­ya sección de cul­tu­ra no se lla­ma así, sección de Cul­tu­ra, ni tam­po­co de En­tre­te­ni­mien­to o de Es­pec­tácu­lo. Son es­pe­cí­me­nes ca­da vez más raros, pe­ro to­da­vía se en­cuen­tran en los paí­ses es­can­di­na­vos o en na­cio­nes del nor­te de Eu­ro­pa, en Ale­ma­nia, Aus­tria y Po­lo­nia. Uno abre sus pá­gi­nas, o bus­ca en­tre sus cua­der­ni­llos, y se to­pa de pron­to con un vie­jo fru­to del pe­rio­dis­mo, co­no­ci­do to­da­vía con el nom­bre de feui­lle­ton. Es­te hi­jo de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa –co­mo tam­bién lo es la ver­sión ac­tual de nues­tro ofi­cio– en­car­na aque­llo que mu­chos de quie­nes ha­ce­mos o con­su­mi­mos pe­rio­dis­mo cul­tu­ral hoy en Co­lom­bia qui­sié­ra­mos en­con­trar en nues­tros me­dios im­pre­sos y di­gi­ta­les, en la ra­dio y la te­le­vi­sión: un co­men­ta­rio per­ma­nen­te y crí­ti­co de la cul­tu­ra so­bre la si­tua­ción ge­ne­ral del mun­do, o so­bre el es­ta­do es­pe­cí­fi­co del in­di­vi­duo en el pla­ne­ta en que vi­vi­mos.

En sus orí­ge­nes, el feui­lle­ton cir­cu­la­ba co­mo una sección ane­xa a la de po­lí­ti­ca. Pla­ga­do de in­for­ma­ción y de opi­nión, y du­ran­te si­glos lleno so­lo de tex­to so­bre “sá­ba­nas” de pa­pel, el pe­rio­dis­mo de ac­tua­li­dad ha­lló en es­te ti­po de sección cul­tu­ral una es­pe­cie de la­do B. Era un lu­gar en que con­fluían el en­sa­yo, la crí­ti­ca, el co­men­ta­rio, la glo­sa, la sá­ti­ra, la cró­ni­ca, in­clu­so el cuen­to y la no­ve­la, y que po­co a po­co em­pe­zó a ga­nar es­pa­cio en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la opi­nión pú­bli­ca. Pri­me­ro, a fi­na­les del si­glo xviii co­mo con­se­cuen­cia de la pers­pi­ca­cia y la in­fluen­cia del fran­cés Ju­lien Louis Geof­froy; y lue­go, ya en el si­glo xix, co­mo re­sul­ta­do de la la­bor pe­rio­dís­ti­ca de Hein­rich Hei­ne, quien ade­más de poe­ta fue, pre­ci­sa­men­te, un fa­mo­so feui­lle­to­nist. Los es­fuer­zos de Geof­froy y Hei­ne sub­sis­ten hoy no so­lo en ca­si to­dos los pe­rió­di­cos del mun­do ger­ma­no­par­lan­te, sino tam­bién, pa­ra no ir tan le­jos, en la re­vis­ta The New Yor­ker, en la po­pu­lar sección “Talk of the Town”. (De he­cho, po­dría de­cir­se que to­da la re­vis­ta es un enor­me feui­lle­ton.)

Es­te es­pí­ri­tu, la tra­di­ción del feui­lle­ton, se ha es­fu­ma­do en Co­lom­bia. Nues­tro pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, en es­pe­cial el de las pan­ta­llas y los par­lan­tes, se ha vuel­to una re­pe­ti­ti­va y mu­chas ve­ces ar­bi­tra­ria agen­da, o un cu­bri­mien­to rim­bom­ban­te, pe­ro in­sí­pi­do e in­tras­cen­den­te, del es­pec­tácu­lo. Por su par­te, las re­dac­cio­nes alo­jan a edi­to­res a ve­ces ca­pri­cho­sos, o con­ven­ci­dos de que la cul­tu­ra no de­be ser más que una sín­te­sis del fol­clor o las ar­tes; y a pe­rio­dis­tas con ga­nas de dar lo me­jor de sí, pe­ro an­qui­lo­sa­dos y frus­tra­dos por el per­ma­nen­te ru­mor de cri­sis que acom­pa­ña a los me­dios cul­tu­ra­les en es­te país. Así, hoy te­ne­mos pa­ra la cul­tu­ra un ofi­cio que re­sul­ta se­cun­da­rio, y mu­chas ve­ces ex­clu­yen­te, y que ha mu­ta­do pa­ra vol­ver­se un re­fu­gio de in­tere­ses pri­va­dos de quie­nes bus­can a la cul­tu­ra pa­ra in­flar su ego o pa­ra ha­cer pla­ta. La ma­yo­ría de las ve­ces, la­men­ta­ble­men­te, am­bas co­sas ocu­rren a la vez.

Ne­ce­si­ta­mos reivin­di­car a la cul­tu­ra. Ne­ce­si­ta­mos ha­cer­lo los pe­rio­dis­tas, pe­ro asi­mis­mo los ciu­da­da­nos, en­tre quie­nes tam­bién es­tán sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas: los pro­pios crea­do­res, ges­to­res, pro­duc­to­res, em­pre­sa­rios, fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y lí­de­res del sec­tor que con se­gu­ri­dad quie­ren que al­ce ca­be­za. Vi­vi­mos en un mun­do, co­mo di­ce el ci­neas­ta Fe­li­pe Al­ju­re en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en es­ta edi­ción (pág. 54), en el que la ne­ga­ción y las bur­bu­jas de dis­trac­ción son una al­ter­na­ti­va per­ma­nen­te. Y es­te mun­do no es uno en que nos ha­ya to­ca­do vi­vir de la na­da. Es uno que he­mos cons­trui­do y a la vez nos he­mos im­pues­to, y en es­ta ges­ta he­mos ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal los me­dios, tam­bién los cul­tu­ra­les. Por eso AR­CA­DIA pro­po­ne ver la cul­tu­ra co­mo un fil­tro pa­ra ob­ser­var el mun­do, y es­ta vez lo ha­ce con un es­pe­cial so­bre las elec­cio­nes que se ave­ci­nan. Si el mun­do es po­lí­ti­co, nues­tra la­bor por su­pues­to tam­bién es abor­dar lo po­lí­ti­co, no sen­ci­lla­men­te co­mo un jue­go de po­der sino co­mo lo que nos cons­ti­tu­ye; co­mo la reali­dad en que vi­vi­mos y so­bre la que de­be­mos pen­sar. Y el pen­sa­mien­to, al fin y al ca­bo, en­cuen­tra en la cul­tu­ra siem­pre su me­jor alia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.