Se­ño­res Ar­ca­dia:

Arcadia - - OPINIÓN - Pue­de leer la car­ta com­ple­ta de Capu­to en www.re­vis­taar­ca­dia.com GIU­SEP­PE CAPU­TO

EN LA PA­SA­DA EDI­CIÓN de es­ta re­vis­ta, un co­lum­nis­ta, Ma­rio Jur­sich, ter­mi­nó ha­blan­do de los boi­cots a es­cri­to­res que ha­cían “los bol­che­vi­ques du­ran­te el go­bierno de Sta­lin, los fas­cis­tas en la Ita­lia de Mus­so­lo­ni y los fa­lan­gis­tas en la Es­pa­ña de 1936”, en reac­ción a lo acon­te­ci­do con una pos­tal di­gi­tal crea­da por la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na del Li­bro pa­ra co­mu­ni­car la pre­sen­ta­ción del nue­vo li­bro de Ma­rio Var­gas Llo­sa, La lla­ma­da de la tri­bu, en el mar­co de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá (fil­bo). La pos­tal fue com­par­ti­da en su mu­ro de Fa­ce­book por otro in­vi­ta­do de la fil­bo, Jo­sé Cas­te­lla­nos, con el si­guien­te tex­to: “¿Quién se apun­ta al sa­bo­ta­je?”. A esa pos­tal, yo, di­rec­tor cul­tu­ral de la fe­ria, le di un “me gus­ta”.

A ma­ne­ra de cro­nis­ta “fiel a los he­chos”, el co­lum­nis­ta em­pie­za di­cien­do: “Las co­sas fue­ron así” y, a par­tir de ahí, pre­sen­ta co­mo su­ce­sos ve­rí­di­cos sus pro­pias in­ter­pre­ta­cio­nes del men­sa­je de Cas­te­lla­nos y de mi pro­pio “me gus­ta”. Es des­con­cer­tan­te la li­te­ra­li­dad con la que el co­lum­nis­ta le­yó el tex­to de Cas­te­lla­nos –li­te­ra­li­dad pro­pia de los ma­los lec­to­res, in­ca­pa­ces de iden­ti­fi­car hu­mor e iro­nía en un tex­to, por ob­vio que sea el hu­mor y por ob­via que sea la iro­nía–. Fa­lla co­mo lec­tor, pe­ro tam­bién fa­lla co­mo cro­nis­ta: ni pre­gun­tó ni se pre­gun­tó qué sig­ni­fi­ca o pue­de sig­ni­fi­car en el len­gua­je de las re­des so­cia­les un “me gus­ta”. Las ra­zo­nes de mi li­ke es­pe­cí­fi­co pue­den ser mu­chas y to­das vá­li­das: pue­den pa­sar por lo más ni­mio, co­mo el de­seo de se­guir el desa­rro­llo de un es­ta­do de Fa­ce­book; co­mo pue­den ser ra­zo­nes po­lí­ti­cas, li­te­ra­rias y es­té­ti­cas.y es­tas ra­zo­nes no se li­mi­tan al gus­to per­so­nal sino que tras­cien­den a lo pro­fe­sio­nal y po­lí­ti­co: la pro­gra­ma­ción de una fe­ria del li­bro de­be ser, an­te to­do, una gran con­ver­sa­ción li­te­ra­ria en la que con­flu­yen vo­ces nue­vas y con­sa­gra­das, poé­ti­cas, po­lí­ti­cas y es­té­ti­cas di­sí­mi­les e in­clu­so en cho­que –y acá son bien­ve­ni­dos, por su­pues­to, el hu­mor y la iro­nía–. Co­mo ya sa­be­mos, el di­cho­so sa­bo­ta­je no ocu­rrió. Por el con­tra­rio, los even­tos en que par­ti­ci­pó­var­gas Llo­sa trans­cu­rrie­ron tran­qui­la­men­te, co­mo los de los de­más in­vi­ta­dos a la fil­bo, in­clu­yen­do a au­to­ras co­mo las ge­nia­les Dia­me­la El­tit y Ana Blan­dia­na.

Pe­ro más allá de las ra­zo­nes de­trás de un li­ke, qui­sie­ra ahon­dar en el in­ten­to que ha­ce el co­lum­nis­ta de cor­po­ra­ti­vi­zar­nos a Cas­te­lla­nos y a mí:“su po­si­ción (co­mo in­vi­ta­do y co­mo di­rec­tor cul­tu­ral de la fe­ria) los de­be­ría obli­gar cuan­do me­nos a guar­dar las for­mas”. Es­to es qui­zás lo más des­co­ra­zo­na­dor y pro­ble­má­ti­co de to­do su tex­to, y acá di­go: Jur­sich fa­lla co­mo lec­tor y fa­lla co­mo cro­nis­ta, pe­ro fa­lla te­rri­ble­men­te, preo­cu­pan­te­men­te, co­mo in­te­lec­tual y co­mo crí­ti­co.

El co­lum­nis­ta com­pa­ró el men­sa­je de Cas­te­lla­nos con la re­pre­sión es­ta­li­nis­ta, fas­cis­ta y fa­lan­gis­ta. No es­tá de más re­cor­dar que ha si­do jus­ta­men­te en re­gí­me­nes opre­so­res don­de al­gu­nos in­te­lec­tua­les, ser­vi­les de las au­to­ri­da­des, se han de­di­ca­do a bus­car de­ta­lles in­sig­ni­fi­can­tes de otros in­te­lec­tua­les que, am­pli­fi­ca­dos y há­bil­men­te re­tor­ci­dos, han si­do usa­dos pa­ra per­ju­di­car a sus pa­res.tam­bién qui­sie­ra pre­gun­tar: ¿De ver­dad hay que ex­pli­ci­tar que más que un ac­to vio­len­to, el lla­ma­do al sa­bo­ta­je bus­ca­ba desa­cra­li­zar una fi­gu­ra, sin re­pre­sio­nes ni vio­len­cia fí­si­ca de por me­dio?

Me pa­re­ce per­ti­nen­te re­cor­dar­le al co­lum­nis­ta que la crí­ti­ca no de­be con­fun­dir­se con el Ma­nual de Ur­ba­ni­dad de Ca­rre­ño, y que de­fi­ni­ti­va­men­te el ejer­ci­cio crí­ti­co, si va a par­tir de lo que se lee en re­des, no es com­pa­ti­ble con el anal­fa­be­tis­mo di­gi­tal. Mu­cho me­nos es com­pa­ti­ble con la vi­gi­lan­cia: nin­gún diá­lo­go pue­de dar­se tran­qui­la­men­te ba­jo la di­ná­mi­ca de vi­gi­lar y cas­ti­gar. Nin­gún diá­lo­go in­te­lec­tual pue­de dar­se si en lu­gar de su­je­tos hay ob­je­tos cor­po­ra­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.