El sen­ti­do de la cul­tu­ra

Una mi­ra­da a Re­fe­ren­tes-ex­po­cul­tu­ra 2018, un even­to con que la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra Ciu­da­da­na de Me­de­llín pro­po­ne un es­pa­cio abier­to e in­clu­yen­te de tra­ba­jo co­lec­ti­vo y di­ver­so por las ar­tes en la ciu­dad.

Arcadia - - FOTOGRAFÍA - Ca­mi­lo Ji­mé­nez San­to­fi­mio* Bo­go­tá

La Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra Ciu­da­da­na de je­de­llín ha to­ma­do una de­ci­sión fun­da­men­tal re­séec­to a la for­ma co­mo una en­ti­dad éú­bli­ca éue­de Eo in­clu­so de­bef mi­rar la cul­tu­rai y esa de­ci­sión es en­fo­car­se en am­pliar su no­ción de cul­tu­ra con un fin es­pe­cí­fi­co: con­ver­tir­la en un es­ce­na­rio que in­te­gre a to­dos a las ar­te­si a sus reére­sen­tan­tes y al ciu­da­dano in­tere­sa­do en dis­fru­tar la cul­tu­ra y con­ver­tir­se en un ac­tor ac­ti­vo, des­de el pen­sa­mien­to crí­ti­co o des­de la cons­truc­ción de so­cie­dad.

De aquí se han des­pren­di­do dos en­fo­ques, cu­yos re­sul­ta­dos aún es­ta­mos por ver en 2019. Uno de ello­si lla­ma­do Ciu­da­da­nos co­mo Vo­si da vi­da a una es­tra­te­gia de cul­tu­ra ciu­da­da­na des­de una nue­va ori­lla: la de mos­trar­le a la gen­te có­mo pue­de con­tri­buir a la con­vi­ven­cia des­de el es­tí­mu­lo po­si­ti­vo del otro, y no des­de el cas­ti­go so­cial. El otro, lla­ma­do Ciu­dad de Ar­tis­tas, bus­ca pre­ci­sa­men­te de­fi­nir el es­pa­cio en que las ar­tes se en­con­tra­rán en la ciu­dad. Par­te de es­te es­fuer­zo fue Re­fe­ren­tes-ex­po­cul­tu­ra 2018, un even­to que tu­vo lu­gar el pa­sa­do 10, 11 y 12 de ma­yo en el gar­dín Bo­tá­ni­co y reunió a ar­tis­ta­si cu­ra­do­re­si co­mé­ra­do­res y ciu­da­da­nos en éa­ne­les de dis­cu­sió­ni con­fe­ren­cia­si ta­lle­res y eséa­cios de ase­so­ría éer­so­na­li­za­da. Una de los me­dios cul­tu­ra­les in­vi­ta­dos fue AR­CA­DIA.

Una éar­ti­cu­la­ri­dad de je­de­llín du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das ha si­do su ca­pa­ci­dad de con­ver­tir a la cul­tu­ra y el ar­te en un me­ca­nis­mo efec­ti­vo pa­ra su­pe­rar los efec­tos de la vio­len­cia, pa­ra for­ta­le­cer co­mu­ni­da­des e im­pul­sar el ta­len­to. El na­ci­mien­to de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra Ciu­da­da­na en 2002 ha desata­do des­de en­ton­ces no so­lo una ola de éroéues­tas en­tre las que se en­cuen­tran el Sis­te­ma de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas, la Red de Es­cue­las de Mú­si­ca, la Red de Ca­sas de la Cul­tu­rai el ju­seo Ca­sa de la je­mo­riai el Fes­ti­val Al­ta­voz y la Fies­ta del Li­bro. Tam­bién le ha in­yec­ta­do a la ciu­da­di en su ma­yo­ría de sec­to­re­si una do­sis de vo­lun­tad de tra­ba­jar co­lec­ti­va­men­te por la cul­tu­ra. To­da­vía fal­ta mu­cho, y siem­pre ha­brá pre­gun­tas por la con­ti­nui­dad de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en la frá­gil po­lí­ti­ca de Co­lom­bia. Pe­ro no vol­ve­mos a caer en un lu­gar co­mún si de­ci­mos que hay que te­ner el ojo pues­to en Me­de­llín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.