TER­NU­RA Y MIS­TE­RIO, TEO­RÍA Y CO­ME­DIA

Arcadia - - RESEÑAS - El mun­do no nos ne­ce­si­ta Ál­va­ro Ro­ble­do Ca­ro­li­na Sa­nín Seix Ba­rral | 196 pá­gi­nas

Una abue­la co­lom­bia­na, que aca­ba de co­no­cer a su nie­ta y de re­en­con­trar­se con su hi­jo –a quien aban­do­nó re­cién na­ci­do–, pre­pa­ra en los cam­pos de Pai­pa un via­je en el tiem­po que la lle­va­rá a Áfri­ca y al más re­mo­to pa­sa­do de la san­gre y la con­cien­cia. A su lle­ga­da, se mi­ra­rá a los ojos con otra abue­la: la de to­dos los se­res hu­ma­nos. En un ac­to de ver­da­de­ro per­dón y pu­ro amor, la ma­ta­rá con un dar­do mo­ja­do en cu­ra­re. Así, des­trui­rá to­do el pa­sa­do y lo abo­ca­rá a un fu­tu­ro sin per­so­nas, sin tiem­po hu­mano, sin dis­tin­ción en­tre el que ob­ser­va y lo ob­ser­va­do; en­tre la ex­pe­rien­cia y el ex­pe­ri­men­ta­dor, en­tre la ob­ser­va­ción y la vi­da.

El mun­do no nos ne­ce­si­ta, la nue­va no­ve­la de Ál­va­ro Ro­ble­do, es emo­cio­nan­te por­que es­tá es­cri­ta por un au­tor emo­cio­na­do con su te­ma, y es con­vin­cen­te por­que es­tá es­cri­ta por un au­tor que pa­re­ce te­ner cons­tan­te­men­te de­lan­te, du­ran­te la es­cri­tu­ra, la po­si­bi­li­dad que enun­cia: la de una per­so­na que “em­pe­zó a ex­pan­dir­se ha­cia sí mis­ma, ha­cia el cen­tro de su in­te­rior”.

Ro­ble­do ha amal­ga­ma­do no­cio­nes co­no­ci­das, sa­be­res tra­di­cio­na­les, teo­rías de otros, in­tui­cio­nes pro­pias y la ex­pe­rien­cia de los sue­ños, y ha fa­bri­ca­do, con ese re­sis­ten­te me­tal, una má­qui­na del tiem­po. Con el rocío de una flor ex­tra­ña, una caí­da de agua y un ali­so, ha abier­to el agu­je­ro ne­gro ne­ce­sa­rio pa­ra que en su no­ve­la el lec­tor y la he­roí­na pue­dan sa­lir del mun­do. En­tre tan­to, ha fa­bri­ca­do una cuer­da nue­va pa­ra la fan­ta­sía, en­tre­te­jien­do la cien­cia fic­ción con la es­pi­ri­tua­li­dad.

La he­roí­na de la no­ve­la es múl­ti­ple. Es una bus­ca­do­ra de la li­ber­tad, una mu­jer que “ha­bía co­no­ci­do la ale­gría de las plan­tas”, una abue­la ra­di­cal­men­te ge­ne­ro­sa –que, po­cas ho­ras an­tes de des­truir el mun­do hu­mano, en­se­ña a su nie­ta a te­jer–, una cien­tí­fi­ca, una fi­ló­so­fa, una dio­sa se­xual y una bru­ja con un ga­to. Ella y su nie­ta –una ni­ña es­cri­to­ra– bri­llan en el cen­tro de un co­ro de per­so­na­jes có­mi­cos (por ejem­plo, un pa­dre que le di­ce a su hi­jo pa­ra re­ga­ñar­lo: “Jor­ge Iván: voy a te­ner, a mis se­ten­tai­trés años, otro hi­jo. Le voy a po­ner tam­bién Jor­ge Iván. Y él se­rá el ver­da­de­ro Jor­ge Iván”). El nom­bre de la pro­ta­go­nis­ta –Ma­ri Si­bi­la– con­den­sa la téc­ni­ca que ha­ce que es­ta no­ve­la sea tan au­daz: la ar­ti­cu­la­ción en­tre la ter­nu­ra de lo co­lo­quial y lo te­rri­ble de los mis­te­rios.

La na­rra­ti­va fan­tás­ti­ca de Ro­ble­do con­tem­pla una fac­tua­li­dad des­ca­ra­da (“Ma­ri Si­bi­la se des­per­tó al ama­ne­cer y fue a re­co­ger unos du­raz­nos. Se trans­for­mó en uno de ellos por un ra­to…”), con­tie­ne ideas con­tun­den­tes (“La res­pi­ra­ción es el ho­gar” o “To­dos los cuer­pos tam­bién tie­nen sus raí­ces en la at­mós­fe­ra o en el es­pa­cio.sa­can sus nu­trien­tes de un cam­po in­vi­si­ble de sus­tan­cias que pro­vie­nen de un ti­po in­tan­gi­ble de tie­rra. Así, el uni­ver­so es un jar­dín in­ver­ti­do, con sus raí­ces en el es­pa­cio”), y al­ber­ga la au­to­iro­nía con cier­tas ex­pli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y eso­té­ri­cas en­re­ve­sa­das,o al ri­di­cu­li­zar las sos­pe­chas de la su­pers­ti­ción.a ve­ces la pro­sa es ar­ca­na y se en­vuel­ve en un len­gua­je del des­de­cir, co­mo es pro­pio de los tex­tos mís­ti­cos, y otras ve­ces es epi­gra­má­ti­ca (“To­da de­fi­ni­ción es un aten­ta­do con­tra la reali­dad”).a ve­ces es abs­trac­ta­men­te su­ge­ren­te (“Pa­só por el mun­do de las imá­ge­nes, por el de las ilu­sio­nes, por el mun­do de las som­bras, que es más ver­da­de­ro que el de las for­mas sen­si­bles, pues en él no po­de­mos men­tir”), y a ve­ces es con­cre­ta aun­que inasi­ble (“La puer­ta te­nía dien­tes afi­la­dos, pe­ro no bo­ca. Ga­rras afi­la­das, pe­ro no miem­bros.alas in­men­sas y no cuer­po”).

Es­te li­bro memorable, que es teo­ría y co­me­dia, fa­bri­ca una ver­sión ama­ble de la muer­te. En un país que “es so­lo pai­sa­je, en el que la gen­te es­tá ob­se­sio­na­da con la es­pe­ran­za co­mo si fue­ra al­go bueno”, la con­jun­ción que Ál­va­ro Ro­ble­do en­cuen­tra en­tre la des­truc­ción y la ple­ni­tud se agra­de­ce, se go­za y se re­co­mien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.