EN­TRE LA MÚ­SI­CA, LA VIO­LEN­CIA Y LA CON­VEN­CIÓN

Arcadia - - RESEÑAS - La es­cue­la de mú­si­ca Pa­blo Mon­to­ya Pe­dro Car­los Le­mus Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se | 466 pá­gi­nas

Una no­ta del au­tor cie­rra La es­cue­la de mú­si­ca, el más re­cien­te li­bro del co­lom­biano Pa­blo Mon­to­ya. No ha­ce par­te de la no­ve­la, que ha aca­ba­do una pá­gi­na an­tes, y en ella el es­cri­tor ex­pli­ci­ta el ca­rác­ter au­to­bio­grá­fi­co del tex­to que el lec­tor re­cién ha leí­do. Des­cri­be la di­fi­cul­tad que fue es­cri­bir­la y cuen­ta que en su ju­ven­tud ha­bía en­ten­di­do que ne­ce­si­ta­ba de “cier­ta sa­pien­cia” pa­ra es­cri­bir aque­llo que que­ría es­cri­bir. “La es­pe­ra”, con­ti­núa el au­tor, “aca­bó cuan­do re­ci­bió el pre­mio Ró­mu­lo Ga­lle­gos”. No ex­pli­ca la re­la­ción en­tre lo uno y lo otro, y en­ton­ces su­gie­re que re­ci­bir el pre­mio le hi­zo pen­sar que ya te­nía la sa­pien­cia, o que, por pre­mia­do, ya po­dría pu­bli­car la his­to­ria que an­tes no ha­bía sa­bi­do con­tar.

La es­cue­la de mú­si­ca es una na­rra­ción que va de la mú­si­ca de aden­tro de la aca­de­mia al rui­do de afue­ra que ha­ce que la mú­si­ca de­je de oír­se. El pro­ta­go­nis­ta es el jo­ven Pe­dro Ca­da­vid, es­tu­dian­te de Mú­si­ca en Tun­ja: cuen­ta quién fue an­tes, quién cre­yó que iba a ser y có­mo lle­gó a ser es­cri­tor. En­tre­tan­to, ela­bo­ra una his­to­ria de la mú­si­ca clá­si­ca y un re­cuen­to de su­ce­sos vio­len­tos en Co­lom­bia. La no­ve­la se tra­ta del des­cu­bri­mien­to de una vo­ca­ción y los ca­mi­nos del apren­di­za­je, y en ella no se en­cuen­tran la ima­gi­na­ción ni la cu­rio­si­dad de Tríp­ti­co de la in­fa­mia, obra por la que Mon­to­ya re­ci­bió el an­te­di­cho pre­mio.

Se pue­de de­cir que pre­va­le­ce la tra­ma so­bre la ex­plo­ra­ción es­té­ti­ca: la mú­si­ca y la ju­ven­tud no tie­nen ma­yor in­ci­den­cia en la for­ma del tex­to, que no es arries­ga­da, con­tu­maz ni li­be­ra­do­ra, co­mo co­rres­pon­de­ría al es­pí­ri­tu jo­ven, ni es es­pe­cial­men­te mu­si­cal. Se lee un en­ca­de­na­mien­to de si­tua­cio­nes co­rrien­tes en la vi­da del es­tu­dian­te, sin que eso sir­va pa­ra que se ha­gan pre­gun­tas no­ve­do­sas so­bre la mú­si­ca, la ju­ven­tud, la vo­ca­ción, el apren­di­za­je, la ru­ti­na o la am­bi­ción. Lue­go apa­re­cen los ac­to­res del con­flic­to co­lom­biano, que in­te­rrum­pen las ite­ra­ti­vas in­ter­ac­cio­nes en­tre com­pa­ñe­ros y pro­fe­so­res. Son re­la­ta­das la tra­ge­dia de Ar­me­ro y la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia –es no­ta­ble el mo­nó­lo­go de un in­te­gran­te del M-19–, y se vi­si­tan bre­ve­men­te Bo­go­tá y Me­de­llín.

Al­gu­nos te­mas re­sul­tan in­tere­san­tes, pe­ro no son ex­plo­ra­dos su­fi­cien­te­men­te. Es el ca­so del víncu­lo en­tre la mú­si­ca y la na­tu­ra­le­za, y la al­dea pro­pues­ta por uno de los com­pa­ñe­ros, don­de la tie­rra no se­ría de na­die, la pro­duc­ción se dis­tri­bui­ría equi­ta­ti­va­men­te y el ve­ge­ta­ria­nis­mo se­ría con­di­ción. Hay, tam­bién, otros pa­sa­jes que re­sue­nan por su re­le­van­cia ac­tual: se ha­bla de lí­de­res ame­na­za­dos “ba­jo la jus­ti­fi­ca­ción de que que­rían ins­ta­lar en el país una red co­mu­nis­ta y atea”, se men­cio­na que “la gen­te, ador­me­ci­da, no reac­cio­na­ba sino a pun­ta de re­zos y de chis­mes” y que “Me­de­llín se afe­rra­ba con obs­ti­na­ción a la creen­cia de que en su seno ha­bía na­ci­do una ra­za es­cla­re­ci­da que sus lí­de­res lla­ma­ban ‘an­tio­que­ña’”.

Apa­re­ce, en el me­dio, la in­ten­ción de es­cri­bir el li­bro que el lec­tor ya lee: “Y fue du­ran­te esos días cuan­do a Ca­da­vid se le ocu­rrió la idea de es­cri­bir una no­ve­la a par­tir de lo que es­ta­ba vi­vien­do en la es­cue­la de mú­si­ca. Pe­ro, ¿có­mo es­cri­bir­la? (…) En es­tos do­mi­nios él era un mon­tón de du­das y no po­seía ni el ta­len­to, ni la ener­gía, ni el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra em­pren­der una ta­rea de ta­les pro­por­cio­nes”. So­bre có­mo es­cri­bir­la, es­co­gió la con­ven­ción, y lo que hu­bo en­tre la ocu­rren­cia y el tex­to fue­ron los años, va­rios li­bros pu­bli­ca­dos y un pre­mio: en­ton­ces, Mon­to­ya en­con­tró –po­se­yó– la ener­gía y el tiem­po pa­ra ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.