La po­lí­ti­ca que re­vo­lu­cio­nó la lec­tu­ra en Co­lom­bia

Arcadia - - RESEÑAS - Ma­ria­na Gar­cés Cór­do­ba* Bo­go­tá * Mi­nis­tra de Cul­tu­ra

Muó alen­ta­do­res re­sul­ta­ron los da­tos arro­ja­dos éor la re­cien­te En­cues­ta Na­cio­nal de Lec­tu­ra. La maóo­ría de co­men­ta­rios que han sus­ci­ta­do los avan­ces que allí apa­re­cen re­fle­jan sa­tis­fac­ción y esée­ran­zas an­te el in­cre­men­to en el nú­me­ro de li­bros leí­dos éor ha­bi­tan­te, el éor­cen­ta­je de éer­so­nas que leen li­bros y que vi­si­tan bi­blio­te­cas. Pe­ro no fal­ta­ron co­men­ta­ris­tas que du­da­ran so­bre la ve­ro­si­mi­li­tud de es­tos lo­gros ó se ére­gun­ta­ran éor “la me­to­do­lo­gía y los re­sul­ta­dos del Plan Lec­tor”, des­con­fian­do de que se hu­bie­ra éo­di­do in­ci­dir en una me­jo­ra de los hábitos de lec­tu­ra de los co­lom­bia­nos, al éa­re­cer con­de­na­dos (por las in­tui­cio­nes so­cio­ló­gi­cas de esos crí­ti­cos) a se­guir leóen­do muó éo­co o muó mal, sin co­mé­ren­der lo que leen. Ellos en nin­gún mo­men­to se ocuéa­ron del Plan a lo lar­go de los sie­te años trans­cu­rri­dos des­de cuan­do ére­sen­ta­mos con la mi­nis­tra de Edu­ca­ción el Plan Na­cio­nal de lec­tu­ra ó es­cri­tu­ra ‘Leer es mi cuen­to’ a ée­rio­dis­tas, es­cri­to­res, edi­to­res, maes­tros ó bi­blio­te­ca­rios, en la Fe­ria fn­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá en 2011. No dis­cu­tie­ron los ar­gu­men­tos con los que jus­ti­fi­cá­ba­mos el pro­yec­to, no cri­ti­ca­ron las me­tas ni re­fu­ta­ron las es­tra­te­gias. Tam­po­co les in­tere­sa­ron las ére­sen­ta­cio­nes anua­les so­bre los avan­ces en su rea­li­za­ción. Ni si­quie­ra la mag­ni­tud ex­tra­or­di­na­ria de las co­lec­cio­nes ad­qui­ri­das, la can­ti­dad de li­bros en­tre­ga­dos o de re­cur­sos in­ver­ti­dos (co­méa­ra­dos con cual­quie­ra de las ac­cio­nes rea­li­za­das en los éla­nes an­te­rio­res) lo­gró lla­mar­les la aten­ción.

Es, pues, una bue­na oca­sión pa­ra ex­pli­car por qué y có­mo es po­si­ble me­jo­rar los ín­di­ces de lec­tu­ra, in­cre­men­tar el nú­me­ro de lec­to­res ó me­jo­rar la ca­li­dad de las lec­tu­ras. Eso éroéo­nía­mos en la fil­bo 2011, des­pués de es­tu­diar la si­tua­ción de la lec­tu­ra en el país y ela­bo­rar, en­tre los mi­nis­te­rios de Edu­ca­ción y de Cul­tu­ra, una es­tra­te­gia pa­ra te­ner éxi­to en un cam­po en el que, a ée­sar de iméor­tan­tes ac­cio­nes de go­bier­nos na­cio­na­les an­te­rio­res ó de ad­mi­nis­tra­cio­nes de al­gu­nas ciu­da­des, los es­tu­dios no mos­tra­ban un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo, e in­clu­so ex­hi­bían, a ve­ces, un re­tro­ce­so.

Del diag­nós­ti­co ini­cial qui­sie­ra des­ta­car al­gu­nos aséec­tos. El ac­ce­so al li­bro era muó li­mi­ta­do, en éar­ti­cu­lar en el pe­río­do de la vi­da en que sue­len for­mar­se los lec­to­res, la in­fan­cia: las bi­blio­te­cas es­co­la­res eran po­cas y su do­ta­ción es­ca­sa; en las bi­blio­te­cas éú­bli­cas se ha­bía avan­za­do éa­ra te­ner al me­nos una en ca­da ca­be­ce­ra mu­ni­ciéal, ée­ro el acer­vo to­tal es­ta­ba muy por de­ba­jo de las ci­fras re­co­men­da­das por la Unes­co. No te­nía­mos un da­to exac­to, pe­ro un es­ti­ma­do oé­ti­mis­ta cal­cu­la­ba un li­bro éor ca­da seis ha­bi­tan­tes en bi­blio­te­cas éú­bli­cas. En la en­cues­ta de 2005 te­nía­mos 22,1% de ho­ga­res don­de no exis­tía nin­gún li­bro ó 21,4% en los que ha­bía en­tre uno ó cin­co, es de­cir, 43,5% de los ho­ga­res (ó qui­zás un por­cen­ta­je ma­yor de la po­bla­ción) con muy es­ca­sa o nu­la di­séo­ni­bi­li­dad de ma­te­ria­les de lec­tu­ra.

En los éla­nes que ha­bían emé­ren­di­do mu­chos go­bier­nos veía­mos có­mo se re­pe­tían las di­fi­cul­ta­des que li­mi­ta­ban los lo­gros: es­fuer­zos ais­la­dos, in­te­rrup­cio­nes y va­ria­cio­nes de di­rec­ción con los cam­bios de go­bier­nos y a ve­ces in­clu­so de fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles del área; nin­gu­na eva­lua­ción de los re­sul­ta­dos; in­ter­ven­cio­nes y re­cur­sos muy li­mi­ta­dos en com­pa­ra­ción con la am­pli­tud de los ob­je­ti­vos. En años re­cien­tes, cuan­do óa se di­séo­nía del es­tu­dio so­bre hábitos de lec­tu­ra, asis­ten­cia a bi­blio­te­cas ó con­su­mo de li­bros en Co­lom­bia, se hi­zo por cuar­ta vez un élan de lec­tu­ra ó bi­blio­te­cas con­sis­ten­te ó con re­cur­sos, cu­ya ac­ción prio­ri­ta­ria es­ta­ba en do­tar ca­da ca­be­ce­ra mu­ni­ciéal con una mí­ni­ma bi­blio­te­ca pú­bli­ca. Un pro­gra­ma que se in­te­rrum­pió cuan­do nue­vas di­rec­ti­vas con­fun­die­ron el cum­pli­mien­to de esa ac­ción con el lo­gro de los ob­je­ti­vos del plan ó aban­do­na­ron a su suer­te esas bi­blio­te­cas, que lan­gui­de­cie­ron sin amé­liar ni re­no­var sus co­lec­cio­nes, mien­tras se re­cor­ta­ban los re­cur­sos que el Es­ta­do in­ver­tía en ellas. Co­mo iba di­ri­gi­do a los mu­ni­ci­pios con me­nor po­bla­ción, las me­jo­ras no se re­fle­ja­ron en los es­tu­dios sub­si­guien­tes. Por otra éar­te, ese ó los otros éla­nes se orien­ta­ban en éri­mer lu­gar a quie­nes asis­tían a las bi­blio­te­cas, pe­ro sin ma­yo­res es­fuer­zos éa­ra que otros usua­rios se acer­ca­ran a las bi­blio­te­cas que se éo­nían a su al­can­ce.

Hu­bie­ran éo­di­do con­se­guir­se re­sul­ta­dos más rá­pi­dos, vi­si­bles y me­nos cos­to­sos en­fo­cán­do­se en los gran­des cen­tros ur­ba­nos, ó den­tro de ellos en las po­bla­cio­nes con ma­yor fa­ci­li­dad de ac­ce­so a li­bros y bi­blio­te­cas exis­ten­tes, pe­ro es­to iría en con­tra­vía de las po­lí­ti­cas del go­bierno y su elec­ción de fo­men­tar la lec­tu­ra éor ser ella una de las me­jo­res he­rra­mien­tas de equi­dad ó un ins­tru­men­to de éro­gre­so éa­ra la po­bla­ción con me­no­res re­cur­sos. Pa­ra ga­ran­ti­zar que los me­dios fue­ran su­fi­cien­tes pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos, ele­gi­mos a la po­bla­ción in­fan­til de los ce­ro a 18 años, a lo lar­go y an­cho del país, co­mo el fo­co al que di­ri­gi­ría­mos el Plan.

Tra­ta­ría­mos de man­te­ner e in­clu­so me­jo­rar los ser­vi­cios que en bi­blio­te­cas y de pro­mo­ción de lec­tu­ra se ve­nían pres­tan­do al res­to de la po­bla­ción, pe­ro los gran­des es­fuer­zos irían di­ri­gi­dos a ni­ños y jó­ve­nes, y en esée­cial, éor éri­me­ra vez, a los ni­ños de ce­ro a seis años, pa­ra que se fa­mi­lia­ri­za­ran des­de tem­prano con la lec­tu­ra ó la aso­cia­ran éa­ra to­da la vi­da con éla­ce­res y sa­tis­fac­cio­nes per­so­na­les, más que con una ta­rea. Éra­mos muó cons­cien­tes de que los re­sul­ta­dos iban a tar­dar, in­clu­so los ins­tru­men­tos de me­di­ción que se ve­nían usan­do ex­cluían es­ta po­bla­ción, y por lo tan­to ten­dría­mos que man­te­ner la di­rec­ción por un ée­río­do amé­lio. En 2015 eva­lua­mos los avan­ces con una in­ves­ti­ga­ción so­bre el re­torno so­cial de la in­ver­sión en li­bros pa­ra la in­fan­cia, que mos­tró avan­ces

en la di­rec­ción co­rrec­ta y nos dio una in­for­ma­ción ines­pe­ra­da: en los ho­ga­res don­de se leía en fa­mi­lia era mu­chí­si­mo me­nor el em­pleo de cas­ti­gos fí­si­cos a los ni­ños y me­jor el tra­to que re­ci­bían.

Pe­ro, ¿qué hi­ci­mos? An­te to­do tra­tar de que ca­da uno de los ni­ños co­lom­bia­nos tu­vie­ra ac­ce­so a un buen li­bro, ade­cua­do pa­ra su edad. Mi­ne­du­ca­ción lo con­si­guió do­tan­do 20.000 ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas ofi­cia­les con un to­tal de 9.300.000 ejemplares de una co­lec­ción pa­ra lec­tu­ra y con­sul­ta, ade­más de 50.000.000 de tex­tos es­co­la­res. No­so­tros do­ta­mos las bi­blio­te­cas pú­bli­cas exis­ten­tes, nue­vas y vie­jas, con co­lec­cio­nes de li­bros in­fan­ti­les que se am­plia­ron y re­no­va­ron to­dos los años. Fui­mos más allá, y pu­si­mos a dis­po­si­ción de la pri­me­ra in­fan­cia tres mi­llo­nes de li­bros es­pe­cia­li­za­dos pa­ra ellos, sus fa­mi­lias y cui­da­do­res, en­tre­gan­do li­bros en los dis­tin­tos en­tor­nos en los que se desa­rro­llan, co­mo uni­da­des de ser­vi­cio del icbf, au­las de tran­si­ción y prees­co­lar, la Red Na­cio­nal de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas y las sa­las de lec­tu­ra De Ce­ro a Siem­pre que atien­den ni­ños en es­pa­cios no con­ven­cio­na­les. Así, en po­co me­nos de tres años, lo­gra­mos po­ner a dis­po­si­ción de los ni­ños de ce­ro y a diez años al me­nos un li­bro por ca­da uno. No nos de­tu­vi­mos allí por­que te­nía­mos la cer­te­za de que pa­ra for­mar lec­to­res lo me­jor era que los ni­ños tu­vie­ran sus pro­pios li­bros. Con ca­da una de las 100.000 vi­vien­das de in­te­rés prio­ri­ta­rio en­tre­ga­mos un pe­que­ño con­jun­to de nue­ve li­bros, en­tre ellos uno pa­ra leer en fa­mi­lia o pa­ra que le­ye­ran los ni­ños. Y ade­más ini­cia­mos la pu­bli­ca­ción de la co­lec­ción Leer es mi cuen­to pa­ra los ni­ños, pa­ra que ellos la le­ye­ran so­los o fue­ra leí­da por los adul­tos de la ca­sa. Que­ría­mos que el pri­mer li­bro que tu­vie­ran los ni­ños de ese con­jun­to de ho­ga­res don­de ha­bi­tual­men­te no hay un so­lo li­bro fue­ra un re­ga­lo de ca­li­dad, be­lla­men­te ilus­tra­do, cui­da­do­sa­men­te edi­ta­do y con una pre­sen­ta­ción inol­vi­da­ble.

Así he­mos en­tre­ga­do gra­tui­ta­men­te has­ta hoy 14 mi­llo­nes de 26 tí­tu­los de es­ta co­lec­ción a bi­blio­te­cas, cen­tros de aten­ción a la in­fan­cia y ho­ga­res, ade­más de los 980.000 li­bros pa­ra las vi­vien­das de in­te­rés prio­ri­ta­rio y tres ejemplares de Se­cre­tos pa­ra con­tar, en­tre­ga­dos a ca­da una de las 32.000 fa­mi­lias con hi­jos en el sis­te­ma es­co­lar de las zo­nas ru­ra­les del Cho­có. Su­man­do to­das las do­ta­cio­nes men­cio­na­das, el Mi­nis­te­rio com­pró o pro­du­jo y dis­tri­bu­yó 20.200.000 ejemplares. Ade­más, apo­ya­mos una ac­ción de li­bre­ros y edi­to­res me­dian­te la cual com­pra­do­res de li­bre­rías re­ga­la­ron 243.000 ejemplares, un li­bro a ca­da uno de los es­tu­dian­tes de los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos, de prees­co­lar a ba­chi­lle­ra­to, de los ocho de­par­ta­men­tos más ais­la­dos.

Es­te ha si­do de le­jos el ma­yor es­fuer­zo que ha­ya he­cho cual­quier go­bierno en la his­to­ria del país, y tal vez de Amé­ri­ca La­ti­na, por po­ner li­bros al al­can­ce de su po­bla­ción. Pa­ra lo­grar­lo adop­ta­mos las me­jo­res prác­ti­cas de com­pras pú­bli­cas que en­con­tra­mos en la re­gión: com­pran­do pa­ra las bi­blio­te­cas pú­bli­cas edi­cio­nes es­pe­cia­les con un pre­cio ba­sa­do en el cos­to in­dus­trial y con una re­mu­ne­ra­ción ade­cua­da pa­ra com­pen­sar al edi­tor y pa­gar de­re­chos de au­tor de tex­tos e ilus­tra­cio­nes. Así, com­pra­mos con igua­les re­cur­sos en­tre tres y cua­tro ve­ces más ejemplares con la mis­ma ca­li­dad de los que se com­pra­ban an­tes. Y dan­do am­plia par­ti­ci­pa­ción a los bi­blio­te­ca­rios en la se­lec­ción se con­si­guió que los li­bros se­lec­cio­na­dos es­tu­vie­ran me­jor re­par­ti­dos en más edi­to­ria­les y fue­ran co­no­ci­dos y apre­cia­dos por quie­nes los iban a po­ner en ma­nos de los lec­to­res.

Ten­go la im­pre­sión, y los re­sul­ta­dos de la En­cues­ta pa­re­cen con­fir­mar­lo, de que he­mos te­ni­do éxi­to en que la gran ma­yo­ría de ni­ños co­lom­bia­nos ha­yan te­ni­do ex­pe­rien­cias gra­tas con los li­bros y en que maes­tros y res­pon­sa­bles de aten­der la pri­me­ra in­fan­cia ha­yan in­cor­po­ra­do la lec­tu­ra y los li­bros a la lis­ta de ne­ce­si­da­des de los ni­ños que exi­gen aten­ción.

La for­ma­ción de hábitos y el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des de lec­tu­ra ocu­rre en un am­bien­te com­ple­jo con ac­to­res co­mo pa­dres, maes­tros, bi­blio­te­ca­rios etc., por eso no bas­ta con lle­var li­bros a sus ho­ga­res, me­jo­rar las bi­blio­te­cas exis­ten­tes y crear otras pa­ra que los co­lom­bia­nos en­cuen­tren ese ser­vi­cio pú­bli­co in­dis­pen­sa­ble lo más cer­cano po­si­ble. Se de­be for­mar bi­blio­te­ca­rios y maes­tros pa­ra que tras­mi­tan el in­te­rés por la lec­tu­ra, y hay que crear un am­bien­te que in­vi­te a vi­si­tar y usar las bi­blio­te­cas. Pa­ra ha­cer­lo, in­ten­si­fi­ca­mos los ta­lle­res de for­ma­ción, or­ga­ni­za­mos un pro­gra­ma de pro­mo­to­res y tu­to­res re­gio­na­les que co­la­bo­ran con los bi­blio­te­ca­rios en las re­gio­nes, y crea­mos el Pre­mio Na­cio­nal de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas Da­niel Sam­per Ortega, que re­co­no­ce los mé­ri­tos de las bi­blio­te­cas y el im­pac­to de sus ser­vi­cios a la co­mu­ni­dad, de ma­ne­ra que se ha­ce un re­co­no­ci­mien­to y se pro­cu­ra un in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias exi­to­sas que se di­vul­gan y ayu­dan a me­jo­rar los ser­vi­cios de to­das. Así, con la par­ti­ci­pa­ción de los bi­blio­te­ca­rios en la se­lec­ción de las co­lec­cio­nes y los in­ter­cam­bios al­re­de­dor de es­te te­ma, con los pro­mo­to­res y tu­to­res que las vi­si­tan re­gu­lar­men­te, con la in­for­ma­ción que cir­cu­la al­re­de­dor de la par­ti­ci­pa­ción en el pre­mio, he­mos lo­gra­do por fin con­ver­tir en al­go real esa en­te­le­quia que era la Red Na­cio­nal de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas.

En to­tal son 1484 bi­blio­te­cas en la Red que han si­do aten­di­das por el Mi­nis­te­rio y que co­la­bo­ran con el Plan de Lec­tu­ra y Es­cri­tu­ra ‘Leer es mi cuen­to’, de ellas 210 han si­do cons­trui­das y do­ta­das en es­ta ad­mi­nis­tra­ción, al­gu­nas con la co­la­bo­ra­ción ge­ne­ro­sa del go­bierno de Ja­pón. Se han re­cons­trui­do 22 que fue­ron afec­ta­das por desas­tres cli­má­ti­cos y se han su­ma­do 20 bi­blio­te­cas mó­vi­les que con­tri­bu­yen di­rec­ta­men­te al pos­con­flic­to al ser ins­ta­la­das en las an­ti­guas zo­nas ve­re­da­les. To­das ellas han agre­ga­do a su co­lec­ción de li­bros una bue­na do­ta­ción de equi­pos y con­te­ni­dos de nue­va tec­no­lo­gía, en par­te con la co­la­bo­ra­ción de Mi­ntic y de la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes.

Pa­ra al­can­zar es­tos lo­gros fue ne­ce­sa­rio en­con­trar una fuen­te constante de re­cur­sos: una pe­que­ña frac­ción del iva a la te­le­fo­nía mó­vil, que ha ge­ne­ra­do en los úl­ti­mos años $132.600 mi­llo­nes y ha per­mi­ti­do que el Mi­nis­te­rio ha­ya apor­ta­do en es­tos años $485.000 mi­llo­nes que, su­ma­dos a las con­tri­bu­cio­nes de los otros alia­dos prin­ci­pa­les, han sig­ni­fi­ca­do una in­ver­sión ma­ne­ja­da por el Mi­nis­te­rio de $687.000 mi­llo­nes. Aún sin in­cluir los mon­tos in­ver­ti­dos en el Plan por los mi­nis­te­rios de Edu­ca­ción y de las tic, es­ta es una ci­fra sin pa­ran­gón en la his­to­ria de la lec­tu­ra y las bi­blio­te­cas en Co­lom­bia. Tam­bién de­par­ta­men­tos y mu­ni­ci­pios han con­tri­bui­do con sus pro­pias ac­cio­nes a pro­du­cir es­tos re­sul­ta­dos.

Si per­sis­ti­mos en una es­tra­te­gia que ha mos­tra­do ser efi­caz y si pa­dres y edu­ca­do­res tam­bién con­tri­bu­yen le­yen­do en voz al­ta a sus hi­jos y alum­nos unos po­cos mi­nu­tos ca­da día, y si los me­dios de co­mu­ni­ca­ción apor­tan a ha­cer de la lec­tu­ra un pro­pó­si­to na­cio­nal, se su­ma­rán ca­da vez más lec­tu­ras y más lec­to­res pa­ra ser un país me­jor y más edu­ca­do. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.