RUL­FO MÍO DE MÍ

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Ca­mi­lo Ho­yos

Mien­tras es­cri­bo es­ta co­lum­na, al­guien más es­tá es­cri­bien­do otra acer­ca del día en que co­no­ció a Gar­cía Már­quez, y co­mo es ob­vio lo lla­ma­rá Ga­bo o Ga­bi­to. Quién sa­be cuán­tas co­lum­nas de es­te ti­po fal­tan. En la in­tro­duc­ción de Ha­bía mu­cha ne­bli­na o hu­mo o no sé qué, Cristina Ri­ve­ra Gar­za acla­ra so­bre Juan Rul­fo, so­bre quien tra­ta el li­bro, que “Nun­ca lo co­no­cí. No fui su alum­na; no coin­ci­dí con él en li­bre­ría al­gu­na; nun­ca to­ma­mos ca­fé jun­tos. (…) Ten­go que con­fe­sar­lo ya: mi re­la­ción con Juan Rul­fo es una de las más sagradas que exis­ten so­bre la tie­rra: una lec­to­ra y un tex­to”. Pa­ra que tan­tos to­men ejem­plo.

El li­bro de Ri­ve­ra Gar­za sur­ge del in­ten­to de con­tes­tar a una afir­ma­ción de Ri­car­do Pi­glia en El úl­ti­mo lec­tor: la ver­da­de­ra his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra se es­con­de en los re­por­tes de tra­ba­jo de sus es­cri­to­res. Así es que la au­to­ra me­xi­ca­na se em­bar­ca en un via­je bus­can­do las hue­llas del Rul­fo que via­jó en 1951 des­de Ciu­dad Juá­rez has­ta el Oco­tal en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la, tra­ba­jan­do pa­ra la Goo­dri­cheuz­ka­di.y tam­bién de los via­jes la­bo­ra­les que reali­zó for­man­do par­te de la Co­mi­sión del Pa­pa­loa­pán, do­cu­men­tan­do en re­gis­tros y ar­chi­vos fo­to­grá­fi­cos la si­tua­ción de ese Mé­xi­co que ne­ce­si­ta­ba el or­de­na­mien­to te­rri­to­rial de la mano del desa­rro­llo. Ri­ve­ra Gar­za lo ima­gi­na co­mo el An­ge­lus No­vus que Wal­ter Ben­ja­min de­tec­ta en el cua­dro del mis­mo nom­bre de Klee, en el cual el án­gel mi­ra ha­cia el pa­sa­do per­ci­bien­do una ca­tás­tro­fe úni­ca, la mis­ma que Rul­fo: “Me­lan­có­li­co y ra­bio­so, mi­ra ha­cia atrás pa­ra de­jar evi­den­cia de la rui­na y de la so­le­dad, la in­di­fe­ren­cia y la ca­tás­tro­fe de la mo­der­ni­dad me­xi­ca­na de me­dia­dos del si­glo xx”.

Ri­ve­ra Gar­za nos mues­tra un Rul­fo dis­tin­to.tan­to hay de pre­gun­ta bio­grá­fi­ca co­mo de aná­li­sis tex­tual o te­má­ti­co de la obra del me­xi­cano. En al­gu­na de sus pá­gi­nas, re­me­mo­ra el mo­men­to en que co­no­ce a un investigador ale­mán que es­tá es­tu­dian­do la obra fo­to­grá­fi­ca de Rul­fo, y Ri­ve­ra no lo­gra ol­vi­dar la ca­ra de asom­bro cuan­do ella le ha­bla de El llano en lla­mas (1953) y Pe­dro Pá­ra­mo (1955). “¿Tam­bién pu­bli­có li­bros?”, pre­gun­tó el ale­mán. Pue­de que Rul­fo no ha­ya si­do tan­to un es­cri­tor que to­mó fo­tos co­mo un fo­tó­gra­fo que es­cri­bió dos li­bros. Por­que el si­len­cio de sus fo­tos com­ple­men­ta el de sus pá­gi­nas. Si lo com­pa­ra­mos con Oc­ta­vio Paz, en­ten­de­mos que mien­tras que es­te via­jó al pa­sa­do de Mé­xi­co en su La­be­rin­to (1950), Rul­fo via­jó al fu­tu­ro pa­ra po­der ver des­de en­ton­ces lo que se­rían los pro­ble­mas ac­tua­les del país.al fu­tu­ro: po­cos au­to­res se re­fie­ren co­mo él lo ha­ce a la se­xua­li­dad, co­men­zan­do con las se­xua­li­da­des po­li­mor­fas de los ni­ños en sus obras, pa­san­do por el Rul­fo queer cu­yo na­rra­dor afir­ma que “Do­ro­teo o Do­ro­tea es lo mis­mo”.

Pa­ra la Fun­da­ción Juan Rul­fo, el li­bro de Ri­ve­ra Gar­za es “pe­li­gro­so” pre­ci­sa­men­te por­que mues­tra un acer­ca­mien­to al es­cri­tor que ellos no te­nían pro­gra­ma­do, que no re­sul­tó có­mo­do con la ima­gen ge­ne­ral del au­tor que ellos pro­mo­cio­nan. La in­ti­mi­dad del li­bro de es­ta au­to­ra y la reac­ción de quie­nes os­ten­tan los de­re­chos de ima­gen nos da mu­cho pa­ra pen­sar en nues­tro país, con res­pec­to a la ima­gen de Gar­cía Már­quez. ¿Ten­drá due­ño en cin­co o diez años? Un ejem­plo: al cum­plir­se un año de su muer­te, a fal­ta de lu­gar, se de­ci­dió rea­li­zar el pri­mer ho­me­na­je en la Ca­te­dral Pri­ma­da de Bo­go­tá. El ac­to co­men­zó con la ben­di­ción del car­de­nal Ru­bén Sa­la­zar, se le­ye­ron al­gu­nos ver­sícu­los del Evan­ge­lio so­bre los bie­na­ven­tu­ra­dos, y por úl­ti­mo so­nó el Ré­quiem de Mo­zart. En Vi­vir pa­ra con­tar­la, Gar­cía Már­quez agra­de­ce que en la aca­de­mia sue­ca hu­bie­ra so­na­do Bé­la Bar­tók el día de su No­bel, pe­ro con­fie­sa que hu­bie­ra pre­fe­ri­do es­cu­char un va­lle­na­to de Fran­cis­co el Hom­bre. A la sa­li­da de la mi­sa (por­que en eso se con­vir­tió), se des­plo­mó un agua­ce­ro tre­men­do en el cen­tro de Bo­go­tá, que a du­ras pe­nas de­jó es­cu­char un gru­po va­lle­na­to que, so­bre la Pla­za de Bolívar, in­ter­pre­ta­ba “La dio­sa co­ro­na­da” de Lean­dro Díaz.ya cuan­do es­tá­ba­mos bus­can­do dón­de es­cam­par­nos, ca­yó un trueno que nos sa­cu­dió a to­dos has­ta los hue­sos.a eso le lla­mo jus­ti­cia poé­ti­ca.

Ha­bía mu­cha ne­bli­na o hu­mo o no sé qué Cristina Ri­ve­ra Gar­za Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se 248 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.