LOS LÍ­MI­TES NO EXIS­TEN

Arcadia - - CRÍTICA LIBROS - Mau­ri­cio Sáenz

Leo­nar­do da Vin­ci nun­ca aca­bó su obra más co­no­ci­da. Cuan­do mu­rió en 1519, a los 67 años, to­da­vía lle­va­ba con­si­go el re­tra­to de Li­sa del Gio­con­do, que le ha­bía en­car­ga­do su es­po­so Fran­ces­co 16 años atrás. Car­gó la ta­bla de un la­do a otro, a ve­ces a lo­mo de mu­la, y de vez en cuan­do le da­ba una que otra de sus pin­ce­la­das ca­si in­vi­si­bles, siem­pre ne­gán­do­se a dar­lo por ter­mi­na­do. Por su­pues­to, ja­más se la en­tre­gó a su clien­te, ni co­bró un so­lo du­ca­do por su tra­ba­jo. De al­gu­na mis­te­rio­sa ma­ne­ra, in­tuía que esa obra con­te­nía su tes­ta­men­to vi­tal y que allí que­da­ría con­den­sa­do, pa­ra la pos­te­ri­dad, ese le­ga­do nun­ca pla­nea­do, inasi­ble, dis­per­so y a ve­ces de­li­ran­te, pe­ro siem­pre ge­nial.

Ade­más, la Mo­na Li­sa con­fir­ma­ría que Leo­nar­do fue Leo­nar­do has­ta el fi­nal. Por­que su re­nuen­cia a cum­plir los pla­zos y a ter­mi­nar los tra­ba­jos, que lo acom­pa­ñó to­da su vi­da, lo con­vir­tió ade­más en el ma­yor pro­cras­ti­na­dor de la his­to­ria.y, de pa­so, nos ne­gó obras que tal vez lo hu­bie­ran acer­ca­do aún más a la in­mor­ta­li­dad.

El nor­te­ame­ri­cano Wal­ter Isaac­son se ha de­di­ca­do a es­cri­bir la bio­gra­fía de los ge­nios.ya se ha­bía en­fren­ta­do a per­so­na­jes co­mo Ste­ve Jobs,al­bert Eins­tein y Ben­ja­min Fran­klin, así que no re­sul­ta una sor­pre­sa que ha­ya abo­ca­do la exis­ten­cia del má­xi­mo po­lí­ma­ta y vi­sio­na­rio de la his­to­ria. So­lo que en el ca­so de es­te úl­ti­mo, sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les se hun­den a ve­ces en una cier­ta bru­ma dig­na del sfu­ma­to, la téc­ni­ca pic­tó­ri­ca que Da­vin­ci per­fec­cio­nó a lo lar­go de su ca­rre­ra. Leo­nar­do sa­bía de la inexis­ten­cia de las lí­neas en la na­tu­ra­le­za, y por eso los ob­je­tos en sus cua­dros ca­re­cen de ellas. A cam­bio, sus con­tor­nos se fun­den su­til­men­te pa­ra dar una sen­sa­ción de reali­dad so­lo con­se­gui­ble tras de­ce­nas, cen­te­na­res de pin­ce­la­das ca­si im­per­cep­ti­bles.

De la vi­da ín­ti­ma de Leo­nar­do se sa­be mu­cho me­nos que de sus mi­ría­das de ideas, teo­rías, cons­truc­cio­nes y ex­pe­ri­men­tos, to­dos ellos con­sig­na­dos en más de 7200 pá­gi­nas de los cua­der­nos que siem­pre lle­va­ba con­si­go. Un te­so­ro in­va­lua­ble de ma­pas, di­bu­jos anató­mi­cos, pla­nos de má­qui­nas im­po­si­bles pa­ra su épo­ca, ar­mas no­ve­do­sas, pa­tro­nes geo­mé­tri­cos, pá­ja­ros y ob­ser­va­cio­nes cien­tí­fi­cas de an­ti­ci­pa­ción asom­bro­sa, co­mo el fun­cio­na­mien­to de la aor­ta, 450 años an­tes de que la ex­pli­ca­ra la me­di­ci­na. Pa­pe­les que, en fin, nos han per­mi­ti­do ac­ce­der a esa men­te ge­nial, siem­pre ac­ti­va e in­quie­ta, do­ta­da de una ca­pa­ci­dad de per­cep­ción y una cu­rio­si­dad ca­si so­bre­hu­ma­nas.

Así co­mo en un sfu­ma­to, en la men­te de Leo­nar­do la cien­cia y las hu­ma­ni­da­des se fun­den. Por ejem­plo, sus ob­se­si­vas ob­ser­va­cio­nes anató­mi­cas re­sul­ta­ron fun­da­men­ta­les en su obra pic­tó­ri­ca: en­tre 1508 y 1513 Leo­nar­do di­sec­cio­nó no me­nos de 20 ca­dá­ve­res pa­ra es­tu­diar y di­bu­jar sus múscu­los, ór­ga­nos y ve­nas. Es­tá cla­ro en sus di­bu­jos pre­vios que pa­ra lle­gar a la son­ri­sa de la Mo­na Li­sa ya ha­bía es­tu­dia­do me­ticu­losa­men­te los múscu­los y los ner­vios que pro­du­cen el en­can­ta­dor ges­to. Eso, y su ma­ne­jo ca­si cien­tí­fi­co de la óp­ti­ca y de la luz, ex­pli­can esa son­ri­sa es­qui­va pin­ta­da por un ex­per­to en re­pre­sen­tar las ma­ni­fes­ta­cio­nes ex­ter­nas de las emo­cio­nes. Ma­ni­fes­ta­cio­nes que sin em­bar­go, co­mo de­mues­tra el cua­dro más fa­mo­so del mun­do, siem­pre re­sul­tan equí­vo­cas.

Isaac­son com­bi­na há­bil­men­te el aná­li­sis de la es­ca­sa obra pic­tó­ri­ca del ge­nio, apo­ya­do en múl­ti­ples lá­mi­nas con los de­ta­lles co­no­ci­dos de la in­ti­mi­dad de Leo­nar­do, quien vi­vió una exis­ten­cia tan ple­na co­mo po­día un hom­bre de sus ca­li­da­des en el Re­na­ci­mien­to. De bue­na pre­sen­cia, gay, ve­ge­ta­riano, ele­gan­te y ex­tro­ver­ti­do en el ves­tir, amis­to­so y afa­ble, im­pre­de­ci­ble en sus hábitos de tra­ba­jo y as­tu­to a la ho­ra de au­to­pro­mo­cio­nar­se, vi­vió en las cor­tes de los per­so­na­jes más pro­mi­nen­tes, co­mo Lu­do­vi­co Sfor­za y Cé­sar Bor­gia, sin que los cam­bios de for­tu­na po­lí­ti­ca le afec­ta­ran en lo más mí­ni­mo. A su muer­te, en los bra­zos del rey Fran­cis­co de Fran­cia, ya te­nía un pie fir­me en la his­to­ria.

Leo­nar­do da Vin­ci: La bio­gra­fía Wal­ter Isaac­son De­ba­te 582 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.