UNA CHI­CA CUAL­QUIE­RA

Arcadia - - CRÍTICA CINE Y MÚSICA - Pe­dro Adrián Zu­lua­ga

Hay al­go tierno, inocen­te y a la vez pers­pi­caz en Vi­rus tro­pi­cal, que ex­pli­ca esa fá­cil co­ne­xión con el pú­bli­co que cual­quie­ra per­ci­be en las sa­las don­de se pro­yec­ta. De­be ser que al fin una pe­lí­cu­la co­lom­bia­na se atre­ve a des­mar­car­se de las na­rra­ti­vas del no fu­tu­ro con ni­ños y jó­ve­nes co­mo pro­ta­go­nis­tas, y nos en­tre­ga, co­mo con­tra­par­te, y a tra­vés de su per­so­na­je cen­tral, la pro­me­sa de una vi­da lle­na de cam­bios, al­ter­ca­dos, ex­pe­rien­cias y frus­tra­cio­nes, pe­ro so­bre to­do re­tos y apren­di­za­je. Una fá­bu­la que no elu­de los con­flic­tos y ma­les­ta­res de esa edad en la que to­do el cuer­po ado­le­ce, pe­ro que in­vi­ta a vi­vir­los con go­zo y sor­pre­sa.

Ese al­go in­de­fi­ni­ble, pe­ro que es­tá he­cho de fir­me­za y en­tu­sias­mo, re­co­rre tan­to el pul­so de su ani­ma­ción (un di­bu­jo a mano, en blan­co y ne­gro y de un tra­zo que quie­re pa­re­cer ar­te­sa­nal) co­mo las de­ri­vas na­rra­ti­vas en torno al co­ming of age de Pao­la, su pro­ta­go­nis­ta.y es­tá pre­sen­te en la mú­si­ca de Las Ma­las Amis­ta­des, en el ale­gre ir y ve­nir de acen­tos e in­fle­xio­nes de una fa­mi­lia nó­ma­da en­tre Qui­to, Ca­li y Me­de­llín, y en el cui­da­do por los de­ta­lles que fi­jan unos mun­dos siem­pre al bor­de del es­te­reo­ti­po y, no obs­tan­te, cer­ca­nos y en­tra­ña­bles: el me­lan­có­li­co pai­sa­je an­dino o la ale­gre des­in­hi­bi­ción tro­pi­cal tie­nen el en­can­to –y la ver­dad– de lo sim­ple.

Vi­rus tro­pi­cal es una pe­lí­cu­la que, co­mo Pao­la, se trans­for­ma, que via­ja en­tre dos paí­ses (Ecua­dor y Co­lom­bia) y dos eta­pas de la vi­da (la in­fan­cia y la ju­ven­tud) con op­ti­mis­mo, pe­ro sin bo­be­ría: que asu­me, con su per­so­na­je, ca­da desafío, que le da lu­gar al do­lor y en­fren­ta con tran­qui­li­dad pre­gun­tas so­bre la se­xua­li­dad, la iden­ti­dad y las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res. Las pe­ri­pe­cias que en­fren­ta Pao­la son las de una chi­ca cual­quie­ra de cla­se me­dia. Ese ma­tiz tam­bién ex­pli­ca la flui­da co­rrien­te de iden­ti­fi­ca­ción que la pe­lí­cu­la ge­ne­ra. El pú­bli­co del ci­ne co­lom­biano per­te­ne­ce, en tér­mi­nos muy grue­sos, a una cla­se me­dia con in­te­rés y po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so a la pro­duc­ción cul­tu­ral. Pe­ro du­ran­te dé­ca­das ha si­do rehén de un exo­tis­mo se­me­jan­te al del ar­te co­lom­biano en ge­ne­ral, obs­ti­na­do en fa­bu­lar so­bre los otros, es de­cir, en su­po­ner­los.

La no­ve­la grá­fi­ca de Po­wer Pao­la, y la pe­lí­cu­la ho­mó­ni­ma de San­tia­go Caicedo, re­di­ri­gen el fo­co ha­cía lo ín­ti­mo y fa­mi­liar, sin por ello caer en el so­lip­sis­mo o la au­to­con­mis­ce­ra­ción.ve­mos a una cla­se me­dia que se na­rra sin ver­güen­za y sin cul­pa, que se sa­be he­cha de –una vez más– una ma­te­ria con­fu­sa en­tre los pri­vi­le­gios y la pre­ca­rie­dad, y de la cual pue­de, en el me­jor de los ca­sos, na­cer una vi­sión so­cial pro­gre­sis­ta. Vi­rus tro­pi­cal les da la voz, ade­más, a las mu­je­res jó­ve­nes de es­te gru­po so­cial, que sue­len ser mu­cho más abier­tas y atre­vi­das que los hom­bres, y más dis­pues­tas a cues­tio­nar las he­ren­cias re­ci­bi­das. Por lo mis­mo la pe­lí­cu­la exu­da, ade­más de su ener­gía ju­ve­nil, una re­fres­can­te co­rrien­te de sin­ce­ri­dad.

Los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta Pao­la en su pro­ce­so de pa­sar de ni­ña a mu­jer se ex­po­nen de for­ma lla­na y sin aso­mo de so­lem­ni­dad. El desasie­go fren­te al de­seo del otro –y por el otro–y las ex­pe­rien­cias con las dro­gas o el bull­ying son mos­tra­dos sin con­des­cen­der a los mohí­nes de la cul­tu­ra del trau­ma, con una in­que­bran­ta­ble bon­ho­mía. El mun­do de Pao­la es uno en que pa­re­ce gra­to –a pe­sar de las in­fal­ta­bles amar­gu­ras– vi­vir.

Cons­trui­da en un lar­go pro­ce­so ar­tís­ti­co y de coope­ra­ción en­tre la au­to­ra de la no­ve­la grá­fi­ca y el jo­ven equi­po téc­ni­co, crea­ti­vo y de pro­duc­ción que hi­zo po­si­ble su adap­ta­ción co­mo lar­go­me­tra­je ani­ma­do de fic­ción, Vi­rus tro­pi­cal no ne­ce­si­ta ven­der­se co­mo pio­ne­ra (no he es­cu­cha­do esos des­li­ces ha­bi­tua­les en la pro­mo­ción de las pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas del ti­po “pri­me­ra pe­lí­cu­la de ani­ma­ción pa­ra adul­tos”). Sin em­bar­go, sí que hay que un es­pí­ri­tu nue­vo en es­te fil­me, el emer­ger de unas vo­ces su­pri­mi­das por la pre­sun­ción de que a Co­lom­bia y a su ar­te los de­fi­nen la gue­rra o la des­gra­cia. Pao­la no re­pre­sen­ta a na­die más que a ella mis­ma, pe­ro es­toy se­gu­ro de que mu­chas –y mu­chos– nos re­co­no­ce­re­mos en su agri­dul­ce ca­mino.

Vi­rus tro­pi­cal San­tia­go Caicedo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.