Elec­cio­nes La ne­ce­si­dad de la no fic­ción

Arcadia - - EDITORIAL - Luis No­rie­ga* Arenys de Mar, Bar­ce­lo­na

Nues­tros po­lí­ti­cos quie­ren ha­cer­nos creer que su pro­pia y ar­bi­tra­ria ver­sión de la reali­dad –con la que se ven­den a sus elec­to­res– es el me­jor de los mun­dos po­si­bles, a pe­sar de su in­he­ren­te irrea­li­dad. Por eso le pe­di­mos al es­cri­tor de fic­ción Luis No­rie­ga abor­dar en es­te en­sa­yo la pre­gun­ta de por qué la “no fic­ción” es ne­ce­sa­ria en tiem­pos de ma­ni­pu­la­ción, ter­gi­ver­sa­ción y de­ma­go­gia.

I.DE al­gún mo­do uno ter­mi­na de­di­cán­do­se a la fic­ción por­que tie­ne un pro­ble­ma con la reali­dad. La reali­dad tie­ne ma­la fa­ma: es du­ra y caó­ti­ca y su­cia. Se nie­ga a ple­gar­se a nues­tros de­seos, por bie­nin­ten­cio­na­dos que pue­dan ser. A la reali­dad le tie­nen sin cui­da­do un mon­tón de co­sas que va­lo­ra­mos: el bien, la fe­li­ci­dad, la jus­ti­cia. En el mun­do real las co­sas pa­san por­que tie­nen que pa­sar, por una ló­gi­ca fí­si­ca, bio­ló­gi­ca, pro­ba­bi­lís­ti­ca, que nos re­sul­ta aje­na. La na­tu­ra­le­za no es bru­tal o in­mi­se­ri­cor­de; es, sen­ci­lla­men­te, in­di­fe­ren­te. Cuan­do de­ci­mos que al­go es ab­sur­do no ig­no­ra­mos que pue­da ha­ber una ex­pli­ca­ción, una com­bi­na­ción de cau­sas y efec­tos y aza­res que dé cuen­ta de ello, sino que sub­ra­ya­mos que esa ex­pli­ca­ción no es nin­gún con­sue­lo, no nos bas­ta, o nos su­pera, en tan­to se­res hu­ma­nos. La reali­dad pres­cin­de del sen­ti­do sin in­mu­tar­se.

La fic­ción, in­clu­so la más rea­lis­ta, es to­do lo con­tra­rio: no pres­cin­de del sen­ti­do, lo crea. Po­ne or­den en el caos de la reali­dad y la ha­ce com­pren­si­ble y ma­ne­ja­ble. Eso es evi­den­te en los gran­des re­la­tos de la re­li­gión, cons­trui­dos pa­ra no de­jar na­da fue­ra del en­ten­di­mien­to y evi­tar que la reali­dad, im­per­ti­nen­te y te­naz, se cue­le den­tro, pe­ro tam­bién en los jue­gos in­fan­ti­les más dis­pa­ra­ta­dos. El re­la­to es un in­ten­to de do­mes­ti­car la reali­dad, de crear un mun­do al­ter­na­ti­vo en el que las co­sas, en lu­gar de pa­sar por­que sí, obe­dez­can a una ló­gi­ca hu­ma­na, así sea la ló­gi­ca cruel de un ni­ño de cin­co años. Que­re­mos, ne­ce­si­ta­mos, que nues­tro día a día ten­ga un sen­ti­do y so­mos muy há­bi­les in­ven­tán­do­nos­lo. Las his­to­rias sa­tis­fa­cen nues­tra ne­ce­si­dad de ex­pli­ca­ción a es­ca­la hu­ma­na o nos ofre­cen un re­fu­gio en

el cual eva­dir­nos cuan­do la co­ti­dia­ni­dad es­tá do­mi­na­da por el mie­do, la desa­zón o el te­dio. Al­gu­nos re­la­tos con­si­guen cau­ti­var la ima­gi­na­ción co­lec­ti­va e im­po­ner­se a la reali­dad, al pun­to de ter­mi­nar con­fun­dién­do­se con ella y crean­do una reali­dad de se­gun­do or­den –so­cial o ins­ti­tu­cio­nal– que pue­de ter­mi­nar vol­vién­do­se tan in­com­pren­si­ble co­mo la pri­me­ra, pe­ro a la que, tra­tán­do­se de una reali­dad hu­ma­na, po­de­mos pe­dir­le que se ocu­pe de las co­sas que nos im­por­tan a los se­res hu­ma­nos: la equi­dad, el bie­nes­tar, los de­re­chos.

De eso va el re­la­to de la po­lí­ti­ca. Y eso es lo que lo ha­ce tan com­pli­ca­do. Nos di­ce que po­de­mos par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de esa reali­dad, pe­ro no aca­ba­mos de creér­nos­lo. Doy por he­cho que no soy el úni­co que tie­ne la im­pre­sión de que la po­lí­ti­ca, nues­tra po­lí­ti­ca, ha con­tri­bui­do a crear una reali­dad par­ti­cu­lar­men­te vio­len­ta y hos­til.

El di­bu­jan­te Jack Kirby, que de chi­co so­lía prac­ti­car bo­xeo, pen­sa­ba que pa­ra sen­tir de ver­dad la reali­dad no ha­bía na­da co­mo re­ci­bir un buen pu­ñe­ta­zo en la man­dí­bu­la. Y agre­ga­ba que, en su opi­nión, to­do as­pi­ran­te a es­cri­tor o ar­tis­ta de­bía re­ci­bir un buen pu­ñe­ta­zo al me­nos una vez en la vi­da. De­jan­do pa­ra otra oca­sión lo fér­ti­les que pue­dan ser o no los gol­pes de la reali­dad pa­ra la ex­pe­rien­cia crea­ti­va, la idea me pa­re­ce un re­su­men per­fec­to de nues­tro pro­ble­ma con la reali­dad: la reali­dad nos da en la je­ta. Y tam­bién una ad­ver­ten­cia, una muy re­le­van­te pa­ra quie­nes pa­sa­mos bue­na par­te del tiem­po vi­vien­do en mun­dos de fic­ción: por mu­cho que in­ten­te­mos ne­gar­la o re­em­pla­zar­la la reali­dad siem­pre es­tá ahí, y tar­de o tem­prano nos es­tre­lla­re­mos con ella. No es ca­sual (léa­se: me gus­ta creer que no es ca­sual) que la no­ve­la mo­der­na naz­ca con un cha­la­do al que la lec­tu­ra de no­ve­las no le de­ja ver el mun­do que tie­ne de­lan­te de las na­ri­ces: an­tes de lle­gar a la mi­tad de la his­to­ria Don Qui­jo­te se ha que­da­do prác­ti­ca­men­te sin dien­tes. Da­do que la reali­dad siem­pre es­tá ahí, pre­pa­ra­da pa­ra dar­nos en la je­ta, qui­zás de­be­ría­mos ser más cui­da­do­sos con los cuen­tos que nos echa­mos. O los que de­ja­mos que nos echen.

El año elec­to­ral es una bue­na épo­ca pa­ra echar cuen­tos.

II.Cons­truir un re­la­to es co­mo tra­zar una nue­va cons­te­la­ción en el cie­lo es­tre­lla­do. Eli­ges unas es­tre­llas y creas un cor­de­ro; eli­ges otras y creas un ala­crán. De en­tra­da sa­bes que in­cluir­las to­das es im­po­si­ble: siem­pre de­ja­rás al­gu­nas fue­ra, y en el pro­ce­so pue­des des­cu­brir que tam­bién tie­nes que agre­gar una que no es­ta­ba ahí pa­ra me­jo­rar el con­jun­to, re­for­zar el ar­gu­men­to o pro­po­ner una hi­pó­te­sis: a ve­ces, que no veas una es­tre­lla no sig­ni­fi­ca que no exis­ta. El re­la­to pue­de ser una for­ma de co­no­ci­mien­to; y la me­mo­ria, una oca­sión pa­ra co­rre­gir la vi­da. Es la elec­ción, lo que to­mas, lo que de­jas, lo que agre­gas, lo que de­fi­ne el ca­rác­ter del re­la­to. Pue­de ser más o me­nos in­clu­yen­te, más o me­nos com­ple­to, más o me­nos fan­tás­ti­co. Fue­ra de la co­mo­di­dad de la fic­ción, don­de cual­quier re­cur­so es vá­li­do si el pú­bli­co lo en­cuen­tra ve­ro­sí­mil, el va­lor de un re­la­to es­tá li­ga­do a la reali­dad que pre­ten­de des­cri­bir, al res­pe­to a los he­chos y a la ver­dad. Ese cri­te­rio va­le pa­ra el pe­rio­dis­mo, la cien­cia, la his­to­ria o los tri­bu­na­les. Y de­be­ría va­ler tam­bién pa­ra la po­lí­ti­ca, don­de, en cam­bio, he­mos ter­mi­na­do re­sig­nán­do­nos a la men­ti­ra. Y más en épo­ca elec­to­ral, cuan­do no se tra­ta tan­to de cons­truir un re­la­to co­mo de ven­der­lo.

La idea pro­vie­ne de la pu­bli­ci­dad: no ven­des un pro­duc­to, ven­des el re­la­to en que lo en­vuel­ves. El clien­te tie­ne mon­to­nes de be­bi­das, ce­rea­les, za­pa­tos, ca­si in­dis­tin­gui­bles sal­vo por la his­to­ria a la que pue­des aso­ciar­los. Es pro­ba­ble que el au­to­mó­vil sea el lu­gar en el que pa­sa­rás en­ce­rra­da las in­ter­mi­na­bles ho­ras del tran­cón, pe­ro el re­la­to ni si­quie­ra las men­cio­na­rá (el tran­cón es la reali­dad: ab­sur­da, as­fi­xian­te, su­do­ro­sa), ha­bla­rá de li­ber­tad, de rom­per los lí­mi­tes, de vi­vir al má­xi­mo, to­do lo cual ca­re­ce­rá de im­por­tan­cia cuan­do es­tés atra­pa­da en el tran­cón. Pa­ra en­ton­ces, sin em­bar­go, es po­si­ble que ni re­cuer­des qué te im­pul­só a com­prar esa cel­da en par­ti­cu­lar. En el mun­do de la pu­bli­ci­dad las pla­yas no es­tán ates­ta­das de tu­ris­tas, las no­ve­da­des li­te­ra­rias son im­pres­cin­di­bles, o fran­ca­men­te ma­gis­tra­les, y la co­mi­da coin­ci­de con la fo­to del anun­cio. Exis­te, sí, el des­con­ten­to, aun­que so­lo en­tre los clien­tes de la com­pe­ten­cia, esos que siem­pre es­tán en el lu­gar equi­vo­ca­do. El re­la­to pue­de men­tir con des­ca­ro o li­mi­tar­se a des­viar la aten­ción de los as­pec­tos des­agra­da­bles del ne­go­cio, la di­fe­ren­cia es una cues­tión de ma­tiz: en la fic­ción pu­bli­ci­ta­ria el en­ga­ño se con­si­de­ra par­te del jue­go.

Una cam­pa­ña elec­to­ral no es muy dis­tin­ta de una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria. El pro­ble­ma, nues­tra tra­ge­dia, es que el jue­go es mu­cho más se­rio y si al­go sa­le mal no po­de­mos re­cla­mar. Por­que com­pra­mos el re­la­to, pe­ro lo pa­ga­mos con po­der. La efi­ca­cia de la cam­pa­ña no va a ser juz­ga­da en re­la­ción con una reali­dad (los he­chos, la ver­dad) con la que ape­nas te­ne­mos con­tac­to, ya sea por efec­to de la des­in­for­ma­ción, por ig­no­ran­cia, por pe­re­za o por­que he­mos ter­mi­na­do cre­yén­do­nos lo de que ca­da quien tie­ne su ver­dad, co­mo si la ver­dad fue­ra una cues­tión sub­je­ti­va, de opi­nión, y no ob­je­ti­va, de he­chos. La efi­ca­cia del re­la­to elec­to­ral re­si­de en su ca­pa­ci­dad pa­ra con­fir­mar­nos que es­ta­mos en el la­do co­rrec­to de la con­tien­da y, de pa­so, des­truir el re­la­to del ad­ver­sa­rio, en oca­sio­nes des­fi­gu­rán­do­lo pa­ra que no sea so­lo un ri­val sino el enemi­go, el mal.

En épo­ca elec­to­ral la po­lí­ti­ca es la gue­rra por otros me­dios y, por tan­to, to­das las men­ti­ras son pia­do­sas. El re­la­to elec­to­ral no pre­ten­de in­for­mar. En el me­jor de los ca­sos, bus­ca ge­ne­rar ilu­sión, por­que las pro­me­sas en cam­pa­ñas son ba­ra­tas. En el peor, que la gen­te sal­ga a vo­tar ve­rra­ca, por­que na­da ge­ne­ra tan­tos di­vi­den­dos en un país po­la­ri­za­do co­mo sem­brar el odio. Aso­mar­se en es­tos días a las re­des so­cia­les es una oca­sión pa­ra re­vol­car­se en el fan­go. En la ba­ta­lla por el re­la­to cual­quier co­sa que di­gas po­drá ser usa­da en tu con­tra, per­ver­ti­da, ter­gi­ver­sa­da. E in­clu­so lo que no di­gas, pues siem­pre ha­brá quien pue­da ha­cer creer que lo di­jis­te. Un ru­mor in­si­dio­so es fá­cil de pro­pa­gar, pe­ro di­fí­cil de di­si­par. La dis­cu­sión téc­ni­ca so­bre la fac­ti­bi­li­dad de cual­quier pro­pues­ta sue­le ser com­ple­ja y, por en­de, abu­rri­da, de mo­do que no va­le la pe­na per­der el tiem­po en ni­mie­da­des cuan­do ya sa­be­mos que nues­tro can­di­da­to es in­fa­li­ble, co­mo el pa­pa. La crí­ti­ca se in­ter­pre­ta co­mo des­ca­li­fi­ca­ción, cuan­do no co­mo in­sul­to. Ma­ni­fes­tar una du­da te con­vier­te en di­si­den­te o, peor aún, en trai­dor. Con ca­da quien em­pe­ña­do en la de­fen­sa de su ver­dad, la con­ver­sa­ción se tor­na gri­te­ría, y los par­ti­da­rios, ma­sa fu­ri­bun­da. Con el agra­van­te de que sien­do el ob­je­ti­vo ini­cial lle­gar a la se­gun­da vuel­ta, los po­ten­cia­les te­rre­nos co­mu­nes se con­vier­ten en cam­po mi­na­do y el fue­go ami­go es­tá a la or­den del día, pues es más fá­cil ara­ñar vo­tos en­tre quie­nes es­tán más cer­ca.

Y lo peor es que to­da esa chá­cha­ra a la que aho­ra da­mos tan­ta im­por­tan­cia se­rá al fi­nal irre­le­van­te. El re­la­to elec­to­ral po­cas ve­ces coin­ci­de con el re­la­to del po­der, y mien­tras el re­la­to elec­to­ral nos po­ne a dar­nos en la je­ta unos a otros (lo que en es­te país mu­chas ve­ces no es una me­tá­fo­ra sino un eu­fe­mis­mo), es el re­la­to del po­der el que tie­ne la ca­pa­ci­dad de mol­dear la reali­dad pa­ra evi­tar que nos dé en la je­ta o, al me­nos, pa­liar los efec­tos del gol­pe. Uno de los go­bier­nos más co­rrup­tos de nues­tra his­to­ria re­cien­te te­nía en­tre sus pro­me­sas de cam­pa­ña la de­rro­ta de la co­rrup­ción. Y es opor­tuno re­cor­dar que el ma­yor lo­gro del go­bierno sa­lien­te, los acuer­dos de paz, no fi­gu­ra­ban en el re­la­to elec­to­ral de 2010. Los pro­gra­mas de go­bierno son fic­cio­nes op­ti­mis­tas ador­na­das con ma­te­má­ti­cas ale­gres que no sé si a es­tas al­tu­ras al­guien se si­gue cre­yen­do (si es que hay al­guien que se mo­les­te en mi­rar­los). Pen­sar que la si­tua­ción va a cam­biar es sin du­da in­ge­nuo. Las cam­pa­ñas tra­tan so­bre pro­me­sas por­que son pro­me­sas lo que que­re­mos oír, pe­ro en al­gún mo­men­to ten­dre­mos que em­pe­zar a ajus­tar cuen­tas al me­nos con el dis­cur­so del odio.

Qui­zá sea un efec­to de lle­var tan­tos años fue­ra del país, pe­ro ad­vier­to en mu­chas per­so­nas una es­pe­cie de nos­tal­gia de la gue­rra, co­mo si no pu­dien­do ne­gar que la paz –con sus im­per­fec­cio­nes y pro­ble­mas irre­suel­tos– es un gran lo­gro hu­bie­ran de­ci­di­do que “con­tra las Farc se vi­vía me­jor” y por eso hay que man­te­ner­las vi­vas en el or­den del día, co­mo en Es­pa­ña al­gu­nos se em­pe­ñan en man­te­ner vi­vo el fan­tas­ma de Fran­co y sa­car­lo a pa­sear ca­da vez que eso les per­mi­te ga­nar pun­tos en­tre sus adep­tos. Con­tra las Farc se vi­vía me­jor por­que en un país de­san­gran­do y de­gra­da­do el to­do va­le pa­re­cía asu­mi­ble por los dis­tin­tos ac­to­res, y quien no era un ac­tor siem­pre te­nía la op­ción de mi­rar pa­ra otro la­do. El to­do va­le jus­ti­fi­có el se­cues­tro y las des­apa­ri­cio­nes y los fal­sos po­si­ti­vos y las ma­sa­cres y las alian­zas con el nar­co­trá­fi­co y tan­tas co­sas más. El to­do va­le es hoy el ase­si­na­to de lí­de­res so­cia­les: ca­si 300 en los úl­ti­mos dos años. Esa es la reali­dad que hay que cam­biar ya. No hay que ol­vi­dar que “la de­mo­cra­cia más an­ti­gua de Amé­ri­ca La­ti­na” fue ca­paz de ex­ter­mi­nar a un par­ti­do po­lí­ti­co sin cues­tio­nar su con­di­ción de de­mo­cra­cia. Aca­so lo que se de­ci­da en es­tas elec­cio­nes es si el fan­tas­ma de las Farc va a ser la ex­cu­sa pa­ra apla­zar una vez más la cons­truc­ción de un país en el que que­pa­mos to­dos, que es, me en­te­ro, el es­lo­gan del can­di­da­to que (se­gún las en­cues­tas) me­nos op­cio­nes tie­ne hoy de pa­sar a la se­gun­da vuel­ta, pe­ro no se me ocu­rre me­jor pun­to de par­ti­da pa­ra la crea­ción de un re­la­to al­ter­na­ti­vo. No un re­la­to elec­to­ral sino un re­la­to de fu­tu­ro, el pro­yec­to de país en el que no he­mos con­se­gui­do po­ner­nos de acuer­do.

En 1998, el año en que sa­lí de Co­lom­bia, hu­bo cer­ca de 25.000 ho­mi­ci­dios. Pa­ra 2002 ya su­pe­rá­ba­mos los 30.000. El año pa­sa­do, con me­nos de 12.000, fue el me­nos vio­len­to en más de 40 años. Po­de­mos de­ba­tir qué par­te del des­cen­so se ex­pli­ca por los acuer­dos y qué par­te co­rres­pon­de a otras cau­sas, pe­ro el he­cho se­gui­rá sien­do que 2017 fue el año me­nos vio­len­to en más de 40 años. La ci­fra

Las cam­pa­ñas van de pro­me­sas por­que son pro­me­sas lo que que­re­mos oír, pe­ro en al­gún mo­men­to ten­dre­mos que ajus­tar cuen­tas al me­nos con el dis­cur­so del odio

si­gue sien­do una bar­ba­ri­dad, y es una prue­ba en­tre tan­tas de lo mu­cho que que­da por ha­cer; no obs­tan­te, es tam­bién una de­mos­tra­ción, por si fal­ta­ba al­gu­na, de que con­tra las Farc no vi­vía­mos me­jor y de que ese es un re­la­to que no po­de­mos per­mi­tir­nos com­prar. Ca­da muer­to me­nos ha­ce el país un po­qui­to me­jor y eso es al­go que de­be­ría­mos ce­le­brar. To­dos.

III.Si la reali­dad tie­ne ma­la fa­ma, la de­mo­cra­cia no se que­da atrás. So­le­mos de­cir­nos que es el me­jor sis­te­ma que he­mos en­con­tra­do, pe­ro no de­ja­mos de que­jar­nos de sus in­con­ve­nien­tes, vi­si­bles so­bre to­do cuan­do es­ta­mos en el ban­do per­de­dor. La de­mo­cra­cia la tie­ne di­fí­cil cuan­do se tra­ta de dar cuen­ta de la reali­dad. Si fue­ra cues­tión de ma­yo­rías, la Tie­rra se­gui­ría sien­do el cen­tro del uni­ver­so y el Hom­bre (que no la mu­jer) el pi­nácu­lo de la Crea­ción. La de­mo­cra­cia es un mé­to­do pé­si­mo pa­ra des­cri­bir la reali­dad; sin em­bar­go, que­re­mos creer que es el me­nos ma­lo pa­ra de­ci­dir, co­lec­ti­va­men­te, esas co­sas que a la reali­dad le tie­nen sin cui­da­do: la jus­ti­cia, el bie­nes­tar, los de­re­chos (aun­que pa­ra que cum­pla con ese ob­je­ti­vo de­be es­tar en con­di­cio­nes de pro­te­ger a las mi­no­rías de la api­so­na­do­ra de la ma­yo­ría, y eso no siem­pre ocu­rre).

Bor­ges sos­te­nía que la de­mo­cra­cia es un abu­so de la es­ta­dís­ti­ca y lo ocu­rri­do en 2016 en las de­mo­cra­cias en teo­ría ma­du­ras de Gran Bre­ta­ña (Bre­xit) y Es­ta­dos Uni­dos (Trump) pa­re­ce dar­le la razón. En cues­tio­nes co­mo el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, el abor­to, los de­re­chos de los in­mi­gran­tes o la le­ga­li­za­ción de las dro­gas el re­cur­so a la de­mo­cra­cia di­rec­ta, tan permea­ble a los re­la­tos de­for­ma­dos, tan in­mu­ne a los he­chos, es una pe­sa­di­lla. El re­la­to de la de­mo­cra­cia es­tá le­jos de ser per­fec­to y es im­por­tan­te en­ten­der que esa im­per­fec­ción for­ma par­te de no­so­tros: por­que nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra el au­to­en­ga­ño es enor­me. Fa­vo­re­ce­mos las no­ti­cias que nos re­afir­man en nues­tras creen­cias (ses­go de con­fir­ma­ción) y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son in­flu­yen­tes, sí, pe­ro so­lo en los de­más (efec­to de ter­ce­ra per­so­na), por po­ner so­lo un par de ejem­plos bien es­tu­dia­dos. La de­mo­cra­cia es tan im­per­fec­ta que, aca­so por suer­te, mu­chas cues­tio­nes de ca­la­do no se di­ri­men en las ur­nas. Si el ple­bis­ci­to de 2016, que los par­ti­da­rios del No con­vir­tie­ron en un de­ba­te so­bre mu­cho más que el tex­to de los acuer­dos, es un in­di­cio de la po­la­ri­za­ción del país, te­ne­mos una na­ción tre­men­da­men­te di­vi­di­da, así que tal vez lo que de­be­ría­mos bus­car en es­tas elec­cio­nes no sea lo que el re­la­to elec­to­ral nos ven­de, el lí­der que nos sa­ca­rá ade­lan­te gra­cias a una se­rie de re­ce­tas má­gi­cas, sino una per­so­na que es­té dis­pues­ta a in­ten­tar po­ner de acuer­do a la mi­tad del país con la otra mi­tad del país.

Eso, me te­mo, no va a ocu­rrir. Y, sin em­bar­go, creo que era mi de­ber de­cir­lo. Por des­gra­cia, des­de ha­ce dé­ca­das en Co­lom­bia las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les las de­ci­den no quie­nes quie­ren que su can­di­da­to ga­ne, sino quie­nes quie­ren que el ri­val pier­da. Nos acos­tum­bra­mos a vo­tar con mie­do y nos lle­va­rá un tiem­po cam­biar de es­tra­te­gia. ¿Y en­ton­ces?

Ho­nes­ta­men­te, no lo sé. No ten­go ni idea. Ya di­je que uno ter­mi­na de­di­cán­do­se a la fic­ción por­que tie­ne un pro­ble­ma con la reali­dad. Ga­ne quien ga­ne las pró­xi­mas elec­cio­nes la reali­dad se­gui­rá dán­do­nos en la je­ta, pe­ro eso no es ex­cu­sa pa­ra no le­van­tar­se ca­da día y tra­tar de ha­llar­le sen­ti­do. Y si ade­más de echar el cuen­to, echa­mos tam­bién una mano, pues me­jor.

* Es­cri­tor. Ga­na­dor del Pre­mio His­pa­noa­me­ri­cano de Cuen­to Gabriel Gar­cía Már­quez en 2016 por Ra­zo­nes pa­ra des­con­fiar de sus ve­ci­nos (Pen­guin Ran­dom Hou­se). Tam­bién es au­tor de los li­bros Imé­nez (Ta­ller de Edi­ción Ro­ca, 2011) y Me­dio­cris­tán es un país tran­qui­lo (Pen­guin Ran­dom Hou­se, 2014).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.