Afo­ris­mos so­bre pe­si­mis­mo

Arcadia - - EDITORIAL - PEN­SA­MIEN­TO CRÍ­TI­CO Y ELEC­CIO­NES An­drea Me­jía* Bo­go­tá

Le pe­di­mos a una fi­ló­so­fa que es­cri­bie­ra so­bre por qué el pe­si­mis­mo es una ac­ti­tud éti­ca e in­te­lec­tual le­gí­ti­ma pa­ra en­fren­tar el mun­do que de­ja­rán es­tas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Nos en­tre­gó es­tos afo­ris­mos es­truc­tu­ra­dos a la ma­ne­ra de Lud­wig Witt­gens­tein en el Trac­ta­tus lo­gi­co-phi­lo­sop­hi­cus, una obra que abor­da las re­la­cio­nes en­tre mun­do, pen­sa­mien­to, len­gua­je y sen­ti­do.

1.

Leib­niz di­jo: es­te es el me­jor de los mun­dos po­si­bles.

1. 1.

Es­te pen­sa­mien­to ha si­do in­ter­pre­ta­do co­mo un pen­sa­mien­to op­ti­mis­ta. En reali­dad es la cris­ta­li­za­ción de un pe­si­mis­mo pro­fun­do.

1. 2.

¿Quién pue­de des­ho­jar, con to­da se­rie­dad, el pen­sa­mien­to de que es­ta­mos en el me­jor de los mun­dos po­si­bles, y quién pue­de es­tar a la al­tu­ra de es­te pen­sa­mien­to te­rri­ble?

1. 2. 1.

Es­tas no­tas tra­tan de es­tar a la al­tu­ra de ese pen­sa­mien­to, pe­ro no lo al­can­zan.

2.

El mun­do real, tal y co­mo es, el mun­do en el que es­ta­mos y que es­tá en no­so­tros, es el mun­do que ne­ce­si­ta ser cui­da­do y al que de­be­mos aten­der. Es inago­ta­ble y fuen­te de una vi­ta­li­dad ar­dien­te.

2. 1.

Los mun­dos del op­ti­mis­ta no son. Son mun­dos va­cíos.

3.

La pre­gun­ta que en­ca­ra el pe­si­mis­mo no es qué se­rá, ni qué fue, sino qué es.

3. 1.

In­da­gar el fu­tu­ro es una for­ma de ha­cer­se imá­ge­nes de lo que no tie­ne ima­gen. “No te ha­rás imá­ge­nes del fu­tu­ro” de­be­ría ser un

man­da­mien­to di­vino. Por­que el fu­tu­ro, si es real­men­te fu­tu­ro, no tie­ne imá­ge­nes. No ha si­do. No es de na­die. Es in­to­ca­ble.

3. 2.

El pa­sa­do de­be ser cui­da­do de ma­ne­ra pe­si­mis­ta. Es lo au­sen­te. Lo que ya no es más. Lo que he­mos per­di­do. Cui­dar el pa­sa­do de ma­ne­ra pe­si­mis­ta sig­ni­fi­ca de­cir: lo que fue no pue­de ni de­be re­tor­nar. Es abrir­le un es­pa­cio al pa­sa­do en la im­po­si­bi­li­dad do­lo­ro­sa o di­cho­sa de su re­torno.

3. 3.

Mien­tras la nos­tal­gia, mu­chas ve­ces con­ser­va­do­ra, se ocu­pa de un pa­sa­do que no pue­de vol­ver, el op­ti­mis­mo va­cío se ocu­pa de un fu­tu­ro que es in­to­ca­ble. So­lo el pe­si­mis­mo se ocu­pa del pre­sen­te.

3. 4.

El pe­si­mis­mo in­ten­ta co­no­cer la ac­tua­li­dad ple­na­men­te exis­ten­te que es ca­da ins­tan­te.

4.

Leib­niz di­ce que el mun­do exis­ten­te es el me­jor de los mun­dos po­si­bles por­que en su je­rar­quía me­ta­fí­si­ca la exis­ten­cia es más que la po­si­bi­li­dad.

4. 1.

Exis­tir es aten­der un lla­ma­do y to­do lo que es po­si­ble exi­ge, en su po­si­bi­li­dad, ser efec­ti­va­men­te real.

4. 2.

La exis­ten­cia es una exi­gen­cia. Lo que exis­te nos exi­ge. Nos lla­ma a despertar. Nos des­pier­ta.

4. 3.

Exis­tir, pa­sar de lo po­si­ble a lo real, pue­de ser tre­men­da­men­te do­lo­ro­so y pue­de cau­sar mu­cho do­lor.

5.

En es­te mun­do, el me­jor de los mun­dos po­si­bles, la reali­dad se nos ofre­ce tal y co­mo es. Ella nos en­tre­ga las flo­res del do­lor y las flo­res de la di­cha.

5. 1.

So­lo el mun­do ac­tual, tal y co­mo es, es la fuen­te de la fe­li­ci­dad.

6.

Las ideas de­ben po­der trans­for­mar­se en ex­pe­rien­cias reales.

6. 1.

Las ideas que no se trans­for­man en ex­pe­rien­cias reales per­ma­ne­cen co­mo idea­les.

6. 1. 1.

Las ideas que per­ma­ne­cen co­mo idea­les se con­vier­ten en al­go a lo que nos acer­ca­mos sin nun­ca po­der al­can­zar; es al­go de lo que nun­ca ten­dre­mos ex­pe­rien­cia real y efec­ti­va, co­mo una pro­me­sa siem­pre por ve­nir, una ta­rea in­fi­ni­ta, una tie­rra pro­me­ti­da que no pi­sa­re­mos ja­más.

6. 2.

El op­ti­mis­mo nos ha­ce de­ma­sia­do pa­cien­tes. Nos acos­tum­bra­mos a es­pe­rar, y so­lo a es­pe­rar siem­pre “lo me­jor”. Nos con­vier­te en cum­pli­do­res de ta­reas in­fi­ni­tas.

7.

El pe­si­mis­mo nos con­fía es­te mun­do.y no­so­tros de­be­mos con­fiar­nos al mun­do. En­tre­gar­nos a él, a él tal y co­mo es.

7. 1.

El op­ti­mis­mo cree que un día es­ta­re­mos en un mun­do me­jor, es de­cir, que no es­ta­re­mos en es­te mun­do.

7. 2.

El pe­si­mis­mo es cla­ri­vi­den­te. No por­que so­lo vea lo ma­lo, sino por­que ve el mun­do tal y co­mo es.

8.

El pe­si­mis­mo nos lla­ma a pen­sar el mun­do real, a in­te­rrum­pir el sue­ño.

8. 1.

El pe­si­mis­mo des­pier­ta;el op­ti­mis­mo ador­me­ce.

8. 1. 1.

Nues­tros sue­ños son siem­pre ocu­pa­dos por otros. Nues­tros sue­ños son usa­dos por otros.

8. 1. 2.

So­lo si ocu­pa­mos nues­tro pen­sa­mien­to con lo real, po­dre­mos no ser usa­dos ni ser ocu­pa­dos. Exis­ti­re­mos de ma­ne­ra pro­pia, en lo que es pro­pia­men­te.

9.

La de­sola­ción y la fu­ria pue­den ser reac­cio­nes emo­cio­na­les al pe­si­mis­mo. Pe­ro tam­bién la se­re­ni­dad y la crea­ti­vi­dad. Una crea­ti­vi­dad so­bria y sin­ce­ra.

10.

El op­ti­mis­mo es un com­pen­dio de lu­ga­res co­mu­nes, de imá­ge­nes que se re­pi­ten sin nun­ca rea­li­zar­se. Es co­mo un pu­ña­do de ma­los “gifs”: se re­pi­ten ad in­fi­ni­tum y nun­ca se con­cre­tan en na­da.

11.

Del pe­si­mis­mo se des­pren­de la exi­gen­cia de ac­tuar en es­te mun­do y no en otro, en el mun­do tal y co­mo es; ac­tuar ya, aho­ra, y ver en ca­da ins­tan­te lo que Ben­ja­min lla­mó “un chan­ce re­vo­lu­cio­na­rio”. 11. 1.

El mun­do que guar­da en sí un chan­ce re­vo­lu­cio­na­rio no es una ima­gen. No es otro mun­do, sino es­te mun­do, tal y co­mo es, en su com­ple­ta in­te­gri­dad.

11. 2.

La ac­tua­li­dad, y no el apla­za­mien­to, es la fuen­te de nues­tra ener­gía po­lí­ti­ca.

12.

El pe­si­mis­mo es un con­ju­ro con­tra el mie­do.

12. 1.

La al­ter­na­ti­va al mie­do pue­de ser la es­pe­ran­za.

12. 1. 1.

Pe­ro si el mie­do abre es­pa­cios po­lí­ti­cos den­sos y os­cu­ros en los que se ges­ta la vio­len­cia, la es­pe­ran­za abre es­pa­cios va­cíos que pue­den no ser lle­na­dos con na­da, es­pa­cios va­cíos que pue­den ser usa­dos y ocu­pa­dos por otros.

12. 1. 2.

Cuan­do se vo­ta con es­pe­ran­za o con mie­do so­lo se vo­ta por un re­per­to­rio de imá­ge­nes.

12. 2. To­das las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas son op­ti­mis­tas. Nin­gún po­lí­ti­co va a ha­cer cam­pa­ña “leib­ni­zia­na­men­te”, di­cien­do que es­ta­mos en el me­jor de los mun­dos po­si­bles. Lo aca­ba­rían en las ur­nas. Lo se­pul­ta­rían.

12. 2. 1.

A un ni­vel elec­to­ral, me­diá­ti­co y ma­si­vo, la po­lí­ti­ca no pue­de ser pe­si­mis­ta.

12. 3.

Con me­nos mie­do y me­nos es­pe­ran­za, la al­ter­na­ti­va exis­ten­cial a la po­lí­ti­ca es­ta­ría en la lu­ci­dez que pro­cu­ra el pe­si­mis­mo.

12. 3. 1.

La al­ter­na­ti­va exis­ten­cial a la po­lí­ti­ca es­ta­ría en apro­piar­se del “chan­ce re­vo­lu­cio­na­rio” que hay en ca­da ins­tan­te y que en úl­ti­mas es inapro­pia­ble.

12. 3. 2.

Ver en ca­da ins­tan­te un chan­ce re­vo­lu­cio­na­rio no es al­go que cam­bie es­te mun­do. El mun­do si­gue sien­do es­te, el me­jor de los mun­dos po­si­bles, el úni­co mun­do real y pre­sen­te.

13.

La res­pues­ta de Ben­ja­min a lo que él lla­ma el “op­ti­mis­mo di­le­tan­te” es el “pe­si­mis­mo com­ple­to” pe­ro or­ga­ni­za­do.

13. 1.

Hay que or­ga­ni­zar el pe­si­mis­mo.

Fi­ló­so­fa y es­cri­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.