La au­sen­cia de hu­mor en las cam­pa­ñas

El hu­mor pue­de ser vis­to co­mo una ame­na­za pa­ra la po­lí­ti­ca o co­mo un me­ca­nis­mo que, a ve­ces sin que­rer­lo, per­mi­te una mi­ra­da re­fle­xi­va. Pe­ro en es­ta cam­pa­ña los can­di­da­tos eva­die­ron el buen hu­mor, y con ello eva­die­ron tam­bién la opor­tu­ni­dad de una ver­da­de

Arcadia - - EDITORIAL - Si­món Ga­nitsky* Bo­go­tá

Uno de los pri­me­ros co­men­ta­rios so­bre la re­la­ción en­tre el con­jun­to de co­sas que lla­ma­mos hu­mor (los chis­tes, la ri­sa, lo có­mi­co, la iro­nía) y la po­lí­ti­ca apa­re­ce en la Re­pú­bli­ca. En el li­bro iii, Pla­tón di­ce so­bre la cla­se de los guar­dia­nes de la ciu­dad ideal que “tam­po­co tie­ne que ser gen­te da­da a la ri­sa. Por­que ca­si siem­pre que uno se en­tre­ga a un vio­len­to ata­que de hi­la­ri­dad, si­gue a es­te una reac­ción tam­bién vio­len­ta (…). No se­rá ad­mi­ti­da, por tan­to, nin­gu­na obra en que apa­rez­can per­so­nas de ca­li­dad do­mi­na­das por la ri­sa”. In­clu­so an­tes de ex­pul­sar a los poe­tas de su Es­ta­do –co­mo lo ha­ce en el li­bro x de la mis­ma obra–, Pla­tón se ase­gu­ró de prohi­bir la re­pre­sen­ta­ción de la ri­sa, mien­tras que en las Le­yes es­ti­pu­la que “a nin­gún com­po­si­tor de co­me­dia, o de ver­sos lí­ri­cos o yám­bi­cos, se le per­mi­ti­rá lle­var a nin­gún ciu­da­dano a la ri­sa, sea me­dian­te la pa­la­bra o me­dian­te el ges­to”. Pla­tón con­si­de­ra­ba que en la re­pú­bli­ca ideal de­be­rían es­tar pros­cri­tos los chis­tes por ser no­ci­vos pa­ra el cul­ti­vo de las vir­tu­des ne­ce­sa­rias en la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do.

El pre­jui­cio con­tra el hu­mor es­tá pre­sen­te en otros mu­chos mo­men­tos de la his­to­ria del pen­sa­mien­to. Los es­toi­cos pen­sa­ban que la ri­sa me­nos­ca­ba la con­ti­nen­cia. En la re­gla de San

Be­ni­to, por men­cio­nar un ejem­plo de la tra­di­ción cris­tia­na, se les acon­se­ja a los mon­jes que de­ben “pre­fe­rir la mo­de­ra­ción en el dis­cur­so, y no in­cu­rrir en char­la in­sen­sa­ta, en na­da tal que pue­da sus­ci­tar la ri­sa”. En la tra­di­ción mo­der­na, Hob­bes pen­sa­ba que el hu­mor y la ri­sa eran re­pren­si­bles por ser se­ña­les de la pu­si­la­ni­mi­dad de quien es­co­ge co­mo blan­co al más dé­bil pa­ra glo­ri­fi­car­se a par­tir de la com­pa­ra­ción con sus fal­tas o de­for­mi­da­des.

An­te es­tas mues­tras de re­cha­zo al hu­mor en el pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal, ca­bría pre­gun­tar­se qué ha lle­va­do a tan­tos au­to­res a con­si­de­rar que es­te es per­ju­di­cial pa­ra el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca y mo­ral­men­te re­pren­si­ble en re­la­ción con el desa­rro­llo de las vir­tu­des.vol­vien­do al ca­so de Pla­tón, así co­mo po­dría­mos pen­sar que la ex­pul­sión de los poe­tas de la ciu­dad ideal im­pli­ca­ba re­co­no­cer el po­der trans­for­ma­dor del ar­te –pe­li­gro­so pa­ra el pro­yec­to po­lí­ti­co pla­tó­ni­co–, po­dría­mos de­cir que su re­cha­zo a lo hi­la­ran­te re­co­no­ce el ca­rác­ter mor­daz, pe­ne­tran­te y pre­ci­so de la crí­ti­ca hu­mo­rís­ti­ca. En su ca­pa­ci­dad de se­ña­lar lo in­con­gruen­te y lo ab­sur­do del ejer­ci­cio del po­der, en las po­si­bi­li­da­des que abre al dis­tan­cia­mien­to de lo co­ti­diano y de lo fa­mi­liar, el hu­mor cons­ti­tu­ye una efec­ti­va y des­es­ta­bi­li­zan­te ar­ma po­lí­ti­ca, y el afán fi­lo­só­fi­co por ce­rrar­le las puer­tas po­dría leer­se co­mo un re­co­no­ci­mien­to de es­te po­der.

Ac­tual­men­te mu­chos au­to­res re­co­no­cen el hu­mor co­mo una he­rra­mien­ta agu­da de in­ves­ti­ga­ción y de com­pren­sión. Se­gún John Mo­rreall, por ejem­plo, hay mu­chas afi­ni­da­des en­tre el pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co y el ejer­ci­cio de la co­me­dia: tan­to la fi­lo­so­fía co­mo la co­me­dia nos per­mi­ten dis­tan­ciar­nos emo­cio­nal­men­te de las si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res pa­ra en­ten­der­las me­jor. Am­bas re­quie­ren pen­sa­mien­to crí­ti­co, y los fi­ló­so­fos y los co­me­dian­tes de­ben pres­tar es­pe­cial aten­ción al len­gua­je, pues iden­ti­fi­car un uso tor­pe o am­bi­guo de las pa­la­bras pue­de dar tan­to pa­ra un ar­gu­men­to co­mo pa­ra un chis­te.

En un ar­tícu­lo re­cien­te so­bre la co­mi­ci­dad in­vo­lun­ta­ria de la bio­gra­fía con que Iván Du­que era pre­sen­ta­do en la pá­gi­na web ofi­cial de su cam­pa­ña, la es­cri­to­ra Ca­ro­li­na Sa­nín se­ña­la que “el hu­mor de ca­li­dad con­lle­va re­fle­xión, y pa­ra pro­du­cir­lo hay que cul­ti­var es­cru­pu­lo­sa­men­te la in­te­li­gen­cia, en lu­gar de des­de­ñar­la (…). Pa­ra la ocu­rren­cia hu­mo­rís­ti­ca no so­lo hay que mi­rar un ob­je­to muy de cer­ca, sino que hay que re­ti­rar­se lue­go y mi­rar­lo des­de afue­ra y des­de le­jos”. El chis­te re­quie­re que asu­ma­mos una po­si­ción dis­tan­te an­te lo co­ti­diano, a la vez que ge­ne­ra y po­si­bi­li­ta tal dis­tan­cia. Si es­ta po­si­bi­li­dad de dis­tan­cia­mien­to, de re­fle­xión y de en­ten­di­mien­to se tras­la­da al ám­bi­to de la po­lí­ti­ca, pue­de en­ten­der­se el hu­mor co­mo una for­ma pe­ne­tran­te de la crí­ti­ca.

HU­MOR EN LA CAM­PA­ÑA

Po­de­mos pre­gun­tar­nos si, en la ac­tual cam­pa­ña pre­si­den­cial en Co­lom­bia, el hu­mor es­tá usán­do­se co­mo el ejer­ci­cio in­te­lec­tual de la crí­ti­ca y la com­pren­sión del mun­do que pue­de lle­gar a ser. Mi­re­mos la pro­duc­ción hu­mo­rís­ti­ca so­bre las pro­pias cam­pa­ñas de los can­di­da­tos, que se ha pre­sen­ta­do en los ca­sos de Ser­gio Fa­jar­do y de Ger­mán­var­gas.

En una se­rie de cu­ñas te­le­vi­si­vas que pre­ten­den ser hu­mo­rís­ti­cas, la cam­pa­ña de Fa­jar­do pa­ro­dió las pe­lí­cu­las Star Wars, Vol­ver al fu­tu­ro, Pi­ra­tas del Ca­ri­be y Ma­trix. To­das las cu­ñas em­pie­zan con el si­guien­te men­sa­je, de peculiar sin­ta­xis: “No en­ten­de­mos de dón­de las otras cam­pa­ñas sa­can tan­to bi­lle­te pa­ra la pu­bli­ci­dad. Nues­tras pe­lí­cu­las son ba­ra­tas… muy ba­ra­tas”. El prin­ci­pal chis­te con­sis­te en afir­mar que, co­mo no tie­ne tan­ta pla­ta pa­ra fi­nan­ciar su pu­bli­ci­dad co­mo las otras cam­pa­ñas –con lo que po­ne en cues­tión la pro­bi­dad de la fi­nan­cia­ción de los otros can­di­da­tos–, la cam­pa­ña de Fa­jar­do so­lo pue­de pro­du­cir pe­lí­cu­las de ba­jo pre­su­pues­to. Así, en la pa­ro­dia de Vol­ver al fu­tu­ro, unos ac­to­res que re­pre­sen­tan a los per­so­na­jes ori­gi­na­les via­jan al fu­tu­ro en un Re­nault 4 (se ex­pli­ca que el ca­rro es tal por “el pre­su­pues­to de Col­cien­cias”) pa­ra des­cu­brir que Co­lom­bia ha que­da­do de­vas­ta­da y di­vi­di­da en­tre el “odio de Pe­tro” y el “mie­do de Du­que”.

Hoy la ex­pli­ca­ción más ex­ten­di­da del me­ca­nis­mo ge­ne­ral del hu­mor y los chis­tes es que ope­ran con la in­con­gruen­cia o la con­tra­dic­ción. Se di­ce que los chis­tes ge­ne­ran ri­sa por­que vio­lan los pa­tro­nes y las ex­pec­ta­ti­vas. Ese es el me­ca­nis­mo ge­ne­ral de los co­me­dian­tes del stand-up, que ela­bo­ran una se­rie de ex­pec­ta­ti­vas pa­ra lue­go sor­pren­der con el punch li­ne. Pa­ra ha­cer es­to, el hu­mo­ris­ta de­be in­tere­sar­se por el ob­je­to de sus chis­tes y en­ten­der­lo con pre­ci­sión. Así, el hu­mor se­ña­la la dis­tan­cia en­tre la reali­dad y la for­ma co­mo es­ta­mos acos­tum­bra­dos a en­ten­der­la.

¿Es­tá ge­ne­ran­do el chis­te de Fa­jar­do una dis­tan­cia re­fle­xi­va an­te nues­tra cos­tum­bre por me­dio de una in­con­gruen­cia? Po­dría de­cir­se que es in­con­gruen­te li­gar la ex­pre­sión “ba­jo pre­su­pues­to” con la es­ca­sa fi­nan­cia­ción de una cam­pa­ña po­lí­ti­ca. El pro­ble­ma es­tá en que la cu­ña se pre­sen­ta co­mo si, en ella, Fa­jar­do y su cam­pa­ña se es­tu­vie­ran rien­do de sí mis­mos, pe­ro ter­mi­na afir­man­do una vir­tud que ellos se ad­ju­di­can: la de ser ho­nes­tos y trans­pa­ren­tes. Y si hay al­go que no es chis­to­so, pues no im­pli­ca nin­gu­na dis­tan­cia en­tre la reali­dad del ob­je­to y la ma­ne­ra co­mo lo en­ten­de­mos, es el au­to­elo­gio.

Al­go se­me­jan­te su­ce­de en las cu­ñas de Var­gas Lle­ras, en las que se re­pre­sen­tan con­ver­sa­cio­nes en­tre Var­gas y Du­que. En una, Var­gas enu­me­ra to­dos los car­gos pú­bli­cos que ha desem­pe­ña­do: vi­ce­pre­si­den­te, mi­nis­tro, pre­si­den­te del Se­na­do. To­do lo que Du­que res­pon­de, una y otra vez, es “yo fui se­na­dor”. En otra, Du­que di­ce que “mi je­fe es muy bueno pa­ra asus­tar”, que “yo le creo mu­cho a mi je­fe”. Se ri­di­cu­li­za a Du­que afir­man­do que no tie­ne ex­pe­rien­cia y que es­tá a las ór­de­nes de Uri­be, y se elo­gia a Var­gas Lle­ras. Nue­va­men­te, el au­to­elo­gio no es chis­to­so, y tam­po­co lo es la reite­ra­ción de lo mis­mo que, fue­ra de chis­te, la cam­pa­ña de Var­gas Lle­ras afir­ma so­bre Iván Du­que. Hay que re­co­no­cer, de to­das for­mas, el in­ten­to de ser có­mi­co de un can­di­da­to que ha afir­ma­do que en su pre­si­den­cia ha­bría “me­nos ri­sas y más tra­ba­jo”.

Po­dría pen­sar­se has­ta qué pun­to pue­den y de­ben ser hu­mo­rís­ti­cos los po­lí­ti­cos en cam­pa­ña, si de­ben es­tar dis­pues­tos a reír­se de sí mis­mos con una dis­tan­cia crí­ti­ca con res­pec­to a la ima­gen que de sí mis­mos bus­can pre­sen­tar. La res­pues­ta pa­re­ce­ría ser que, en una cam­pa­ña po­lí­ti­ca, no es re­co­men­da­ble usar el hu­mor, cu­yo me­ca­nis­mo ri­ñe con la per­sua­sión.

UN AR­MA CRÍ­TI­CA

Sin em­bar­go, par­te del hu­mor po­lí­ti­co co­lom­biano, in­de­pen­dien­te y crí­ti­co an­te las cam­pa­ñas, ado­le­ce de los mis­mos vi­cios del hu­mor de los can­di­da­tos. En la pá­gi­na de no­ti­cias fal­sas y hu­mo­rís­ti­cas Ac­tua­li­dad Pa­na­me­ri­ca­na, los ti­tu­la­res sue­len con­te­ner exa­ge­ra­cio­nes de la vi­da po­lí­ti­ca y sue­len ser chis­tes “de col­mo”, del ti­po “¿Cuál es el col­mo de…?”. Por ejem­plo, el ti­tu­lar “Ce­la­dor de­ci­di­rá quién en­tra a la jep” po­dría ser la res­pues­ta a la pre­gun­ta “¿Cuál es el col­mo de la jep?”; o “Pe­tro pre­fie­re su­bir de ro­di­llas a Mon­se­rra­te que en teleférico” res­pon­de­ría a la pre­gun­ta “¿Cuál es el col­mo de un can­di­da­to de iz­quier­da?”. El pro­ble­ma de es­tos chis­tes es que no ha­cen más que re­afir­mar la for­ma acos­tum­bra­da de en­ten­der el ob­je­to del que se bur­lan. De he­cho, exa­ge­ran ese en­ten­di­mien­to con el fin de cons­ta­tar­lo y glo­ri­fi­car­lo. No hay aquí una dis­tan­cia crí­ti­ca que nos sor­pren­da ni nin­gu­na in­con­gruen­cia, sino la re­pe­ti­ción en­sor­de­ce­do­ra de los pre­jui­cios y los lu­ga­res co­mu­nes. Lo mis­mo ocu­rre en Sá­ba­dos fe­li­ces, nues­tro pro­gra­ma de hu­mor por ex­ce­len­cia, cu­yos chis­tes sue­len re­afir­mar, sin dis­tan­cia al­gu­na, la vio­len­cia, la agre­sión y los pre­jui­cios que exis­ten con­tra las mu­je­res.

Un ca­so dis­tin­to es el de las for­mas de hu­mor po­pu­la­res y es­pon­tá­neas que han sur­gi­do en las re­des so­cia­les con oca­sión de la cam­pa­ña. Por ejem­plo, al­gu­nos me­mes y tuits de la pá­gi­na Lord Pe­trosky sí pa­re­ce­rían pre­sen­tar una dis­tan­cia y una in­con­gruen­cia au­tén­ti­ca­men­te hu­mo­rís­ti­cas. Sus chis­tes sue­len ser so­bre las pro­me­sas de cam­pa­ña de Gus­ta­vo Pe­tro. Un tuit di­ce: “En mi go­bierno, ol­vi­da­rás a tu ex en un abrir y ce­rrar de ojos”. El co­mien­zo nos pre­pa­ra pa­ra una pro­me­sa del ti­po de “se re­du­ci­rá la de­sigual­dad en la te­nen­cia de la tie­rra”, pe­ro sor­pren­de con una as­pi­ra­ción amo­ro­sa con la que po­de­mos iden­ti­fi­car­nos y que, sin em­bar­go, se­ría im­po­si­ble co­mo pro­me­sa de un can­di­da­to po­lí­ti­co. El chis­te, en­ton­ces, ge­ne­ra una dis­tan­cia con res­pec­to a lo que los can­di­da­tos real­men­te pue­den pro­me­ter, pues su­gie­re que hay al­go ab­sur­do e irrea­li­za­ble en to­das las pro­me­sas de cam­pa­ña, y en re­la­ción con las as­pi­ra­cio­nes que de­po­si­ta­mos en ellos.

Al­go se­me­jan­te ocu­rre con es­te otro tuit: “En mi go­bierno, Car­toon Net­work vol­ve­rá a ser el de an­tes”. Sin em­bar­go, la mis­ma pá­gi­na cae en las fa­llas de los ca­sos an­te­rio­res con tuits co­mo: “En mi go­bierno, ha­brá pro­mo­ción de ve­ne­cas, dos por una”. Aquí la in­con­gruen­cia no ge­ne­ra dis­tan­cia al­gu­na, pues en el lu­gar de una pro­me­sa de cam­pa­ña pre­vi­si­ble, se in­ser­ta el de­seo de ob­je­ti­va­ción chau­vi­nis­ta de la mu­jer, so­bre el que no en­ten­de­mos na­da nue­vo, y que se re­afir­ma y se le­gi­ti­ma.

Si pa­re­ce que los po­lí­ti­cos en cam­pa­ña no pue­den ser hu­mo­rís­ti­cos en su in­ten­to por per­sua­dir a la po­bla­ción de vo­tar por ellos, el hu­mor po­lí­ti­co sí pue­de y de­be ser mor­daz, pun­zan­te y crí­ti­co, siem­pre y cuan­do nos per­mi­ta dis­tan­ciar­nos con res­pec­to a lo que so­le­mos en­ten­der del es­ce­na­rio po­lí­ti­co ac­tual, pa­ra que lo vea­mos y lo en­ten­da­mos de una nue­va ma­ne­ra. Pa­ra ser un ar­ma de la crí­ti­ca po­lí­ti­ca, el hu­mor de­be en­ten­der­se co­mo un ejer­ci­cio in­ves­ti­ga­ti­vo.

El chis­te ge­ne­ra una dis­tan­cia res­pec­to a lo que los can­di­da­tos pue­den pro­me­ter, pues su­gie­re que hay al­go ab­sur­do e irrea­li­za­ble en to­das las pro­pues­tas de cam­pa­ña

Fi­ló­so­fo. Pro­fe­sor del Co­le­gio Ha­cien­da los Al­ca­pa­rros *

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.