Las pro­pues­tas cul­tu­ra­les de los can­di­da­tos

¿Qué pro­po­ne ca­da can­di­da­to en ma­te­ria de cul­tu­ra? ¿Son esas pro­pues­tas lo su­fi­cien­te­men­te con­cre­tas? Una mi­ra­da a los pla­nes de go­bierno.

Arcadia - - EDITORIAL - Lau­ra Ospina* Bo­go­tá *

Hay al­go que ca­rac­te­ri­za a es­ta ca­rre­ra por la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca: to­das las cam­pa­ñas cuen­tan con ase­so­res es­pe­cia­li­za­dos y pro­gra­mas es­truc­tu­ra­dos en el te­ma cul­tu­ral.y si bien exis­ten pa­ra­le­lis­mos en los pla­nes pro­gra­má­ti­cos de cul­tu­ra de los cin­co can­di­da­tos (la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción ar­tís­ti­ca y de la lla­ma­da “eco­no­mía na­ran­ja” o de la cul­tu­ra; la exis­ten­cia de los cen­tros ju­ve­ni­les que apa­lan­quen pro­yec­tos ciu­da­da­nos; la re­vi­sión de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad exis­ten­te, y el po­si­ble au­men­to del pre­su­pues­to pa­ra es­te ru­bro), tam­bién hay di­fe­ren­cias ta­jan­tes en­tre ellos y, más aún, en­fo­ques y lí­neas ideo­ló­gi­cas que mar­can sus pro­me­sas. ¿Pe­ro son es­tas ilu­so­rias, am­bi­cio­sas o rea­lis­tas?

Pa­ra ana­li­zar­las, ha­bla­mos con per­so­nas del equi­po pro­gra­má­ti­co de los can­di­da­tos, con al­gu­nos de sus ase­so­res (quie­nes die­ron sus apre­cia­cio­nes off the re­cord) y con Ca­mi­lo He­rre­ra, eco­no­mis­ta y fun­da­dor de Rad­dar –una em­pre­sa co­lom­bia­na de­di­ca­da al es­tu­dio del mer­ca­do y el con­su­mi­dor– pa­ra ate­rri­zar las a ve­ces ne­bu­lo­sas in­ten­cio­nes y re­fle­xio­nar so­bre ellas.

Iván Du­que

Por sus an­te­ce­den­tes co­mo ase­sor en el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (bid), el can­di­da­to por el Cen­tro De­mo­crá­ti­co y del uri­bis­mo es con­si­de­ra­do una re­fe­ren­cia en eco­no­mía na­ran­ja. Por ello, si bien sus pro­pues­tas abar­can ins­tan­cias co­mo crear 1400 cen­tros Sa­cú­de­te (sa­lud, cul­tu­ra, de­por­te, tec­no­lo­gía y em­pren­di­mien­to), su in­te­rés prin­ci­pal es im­pul­sar la eco­no­mía de la cul­tu­ra des­de una pers­pec­ti­va neo­li­be­ral.

A par­tir de una vi­sión de ac­ce­so al mer­ca­do, Du­que pro­me­te agre­gar un vi­ce­mi­nis­te­rio de la Eco­no­mía Na­ran­ja pa­ra que es­te ór­gano tra­ba­je te­mas de pa­tri­mo­nio y pro­mo­ción de las ar­tes. Di­cho vi­ce­mi­nis­te­rio se ar­ti­cu­la­ría con el de Edu­ca­ción pa­ra for­mar au­dien­cias, pro­mo­ver el em­pren­di­mien­to de los ar­tis­tas, la coor­di­na­ción de fon­dos, el ac­ce­so a mer­ca­dos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, y a nue­vas tec­no­lo­gías, de la mano del mi­nis­te­rio de las tic.

Du­que tam­bién mues­tra in­te­rés por di­fun­dir con­te­ni­dos lo­ca­les, en es­pe­cial en­tre ni­ños y jó­ve­nes, a tra­vés de re­des so­cia­les y dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. No es cla­ro a qué se re­fie­re con “con­te­ni­dos lo­ca­les” ni có­mo se ad­qui­ri­rían esos con­te­ni­dos, co­sa que, pa­ra Fa­jar­do y Var­gas Lle­ras, su­ce­de­ría a tra­vés del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Tam­po­co es cla­ro a qué se re­fie­re con su es­tra­te­gia en re­des so­cia­les y dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, y si eso po­dría te­ner un im­pac­to real. Du­que tam­bién di­ce que pa­ra 2025 ha­bría du­pli­ca­do el pib pro­ve­nien­te del sec­tor crea­ti­vo. ¿Có­mo?

“Lo im­por­tan­te pa­ra lo­grar­lo es que se du­pli­que la in­ver­sión pri­va­da: te­ne­mos que crear con­di­cio­nes, cer­te­za ju­rí­di­ca, un sis­te­ma re­gu­la­to­rio y tri­bu­ta­rio cla­ro pa­ra que las em­pre­sas crea­ti­vas pue­dan ex­pan­dir­se, cons­truir ins­ta­la­cio­nes y crear em­pleos for­ma­les”, ex­pli­có Fe­li­pe Buitrago, je­fe pro­gra­má­ti­co de la cam­pa­ña de Iván Du­que a la pre­si­den­cia. Lo cla­ro es que el en­fo­que de es­te can­di­da­to es­tá mu­cho más en el sec­tor pri­va­do que en el for­ta­le­ci­mien­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra el sec­tor de la cul­tu­ra.

Gus­ta­vo Pe­tro

El can­di­da­to por el mo­vi­mien­to Co­lom­bia Hu­ma­na ofre­ce en su plan de go­bierno al­re­de­dor de 25 pro­pues­tas pa­ra la cul­tu­ra. Has­ta la fe­cha, hay más de 350 ar­tis­tas y ges­to­res cul­tu­ra­les, co­mo Ana Ma­ría Sán­chez, Li­san­dro Du­que, San­tia­go Mou­re y Pa­tri­cia Ari­za, que apo­yan su can­di­da­tu­ra.y no es for­tui­to. Uno de sus ase­so­res afir­ma que Pe­tro ya de­mos­tró vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra es­te sec­tor: du­ran­te su pe­rio­do co­mo al­cal­de de Bo­go­tá tri­pli­có el pre­su­pues­to de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca has­ta lle­gar a los 74.000 mi­llo­nes de pe­sos.así mis­mo, mien­tras que en 2016 el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra con­ta­ba con 335.000 mi­llo­nes de pe­sos, Bo­go­tá con­tó con un pre­su­pues­to de 612.000 mi­llo­nes de pe­sos apro­ba­dos por Pe­tro. Aho­ra, pa­ra su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, es­te as­pi­ran­te pre­sen­ta un en­fo­que orien­ta­do a ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que de­fien­dan los de­re­chos cul­tu­ra­les y la di­ver­si­dad.

Sus pro­pues­tas es­tán di­vi­di­das en ocho pun­tos cla­ves: des­cen­tra­li­za­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas; pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio ma­te­rial e in­ma­te­rial; ar­te y de­por­te en la edu­ca­ción pa­ra la paz, cul­tu­ra, co­mu­ni­ca­ción y tec­no­lo­gías; for­ta­le­ci­mien­to de las ex­pre­sio­nes ju­ve­ni­les en el cam­po y la ciu­dad, e in­te­gra­ción ins­ti­tu­cio­nal y fi­nan­cie­ra del sa­ber, la cien­cia y la cul­tu­ra. Ade­más de la crea­ción de cen­tros de desa­rro­llo ar­tís­ti­co y cul­tu­ral, pro­po­ne cam­biar el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra por uno cu­yo nom­bre sea mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras, lo que im­pli­ca el re­co­no­ci­mien­to de la di­ver­si­dad mul­ti­cul­tu­ral de Co­lom­bia. Pa­ra lo­grar es­te plan, Pe­tro pro­po­ne ro­bus­te­cer la car­te­ra del sec­tor: pro­me­te au­men­tar gra­dual­men­te el pre­su­pues­to pa­ra la cul­tu­ra has­ta lle­gar al 7 %. Di­cho in­cre­men­to es­ta­rá en ma­nos del Con­se­jo Na­cio­nal del Sa­ber, la Cien­cia y la Cul­tu­ra, ór­gano que él crea­ría y que ser­vi­ría pa­ra ar­ti­cu­lar de for­ma es­tra­té­gi­ca ma­cro­po­lí­ti­cas que vin­cu­len a va­rias ins­tan­cias del Es­ta­do. El pro­gra­ma de Pe­tro es tan am­bi­cio­so que, te­nien­do en cuen­ta el Con­gre­so que le­gis­la­rá y que sin du­da le ha­ría opo­si­ción, la pre­gun­ta es si po­dría cum­plir to­das sus pro­me­sas.

Ser­gio Fa­jar­do

El can­di­da­to por la Coa­li­ción Co­lom­bia afir­ma que el país ne­ce­si­ta una nue­va po­lí­ti­ca cul­tu­ral, pues los 20 in­di­ca­do­res del Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo no abar­can te­mas co­mo “el re­co­no­ci­mien­to, res­pe­to y pre­ser­va­ción de la in­ter­cul­tu­ra­li­dad”. Su plan in­clu­ye 20 pro­pues­tas en cua­tro ejes: cul­tu­ra pa­ra la vi­da, co­lom­bia­nos crea­do­res, eco­no­mías de la cul­tu­ra, y di­ver­si­dad y pa­tri­mo­nio. Ade­más, la for­ma­ción y la cul­tu­ra ciu­da­da­na pa­ra la re­con­ci­lia­ción son con­cep­tos trans­ver­sa­les. En esa lí­nea, pro­po­ne crear pro­gra­mas co­mo los Pla­nes In­te­gra­les de­vi­da y Re­con­ci­lia­ción, am­pliar las re­des de Cul­tu­ra Vi­va Co­mu­ni­ta­ria (co­lec­ti­vos ba­rria­les y re­gio­na­les que me­dian­te pro­duc­ción, dis­fru­te y di­fu­sión de ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les pue­dan con­vi­vir), edu­car en ar­tes pa­ra pro­por­cio­nar com­pe­ten­cias ciu­da­da­nas des­de tem­pra­na edad (con­si­de­ra ne­ce­sa­rio un Plan de las Ar­tes), y fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción de la di­ver­si­dad cul­tu­ral.

En cuan­to a la eco­no­mía de la cul­tu­ra, Fa­jar­do re­sal­ta que se de­be for­mar a la au­dien­cia y es­ti­mu­lar la pro­duc­ción lo­cal de bie­nes y ser­vi­cios: la com­pe­ti­ti­vi­dad en el sec­tor me­jo­ra­ría, di­ce, a tra­vés de la Ley de Me­ce­naz­go o Fi­lan­tro­pía y pro­gra­mas co­mo Eco­sis­te­mas Crea­ti­vos y Crea­do­res de Ex­por­ta­ción. Pa­ra ha­cer via­bles es­tos pro­yec­tos y es­ca­lar la par­ti­ci­pa­ción de la cul­tu­ra en la eco­no­mía, Fa­jar­do pro­po­ne tra­ba­jar en alian­za con uni­ver­si­da­des, el Se­na, Cá­ma­ras de Co­mer­cio, ca­jas de com­pen­sa­ción y el mi­nis­te­rio de las tic. Con­si­de­ra ne­ce­sa­rio in­vo­lu­crar al sec­tor pri­va­do na­cio­nal y lo­cal (que pue­dan con­tra­tar con el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra) pa­ra fi­nan­ciar las in­dus­trias crea­ti­vas, pe­ro no ha­bla de una me­ta de pre­su­pues­to. Fi­nal­men­te, en su pro­gra­ma pue­de leer­se que “se de­be con­cer­tar un nue­vo Plan De­ce­nal de Cul­tu­ra y re­for­mar la Ley de Cul­tu­ra”, ya que, se­gún él, la ac­tual no cum­ple con los desafíos de hoy. Esa ley de­be­ría “pro­pi­ciar un len­gua­je co­mún en la di­ver­si­dad” y re­co­ger “los an­he­los de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, me­dian­te “cam­bios am­bien­ta­les y po­lí­ti­cos que trans­for­men los mo­dos de ge­ne­rar lo cul­tu­ral”. Co­mo sue­le cri­ti­cár­se­le, en es­to úl­ti­mo no es lo su­fi­cien­te­men­te con­cre­to.

Ger­mán Var­gas Lle­ras

En su vas­to pro­gra­ma, Var­gas Lle­ras tie­ne diez pro­pues­tas prin­ci­pa­les pa­ra la cul­tu­ra, es­truc­tu­ra­das en cua­tro pi­la­res, que son: ac­ce­so y edu­ca­ción, in­fra­es­truc­tu­ra, in­dus­trias cul­tu­ra­les, e ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Al igual que el li­be­ral Humberto de la Ca­lle, Var­gas Lle­ras par­te de un diag­nós­ti­co fun­da­men­tal pa­ra plan­tear su pro­gra­ma. Por ejem­plo, an­te la ne­ce­si­dad de ma­yor in­fra­es­truc­tu­ra, di­ce que se cons­trui­rán y reha­bi­li­ta­rán más de 400 bi­blio­te­cas, ca­sas de la cul­tu­ra, es­cue­las de mú­si­ca, dan­za y ma­lo­cas, e im­pul­sa­rá la mo­der­ni­za­ción y am­plia­ción del Mu­seo Na­cio­nal de Co­lom­bia.

El can­di­da­to pro­me­te que al 2022 du­pli­ca­rá el ín­di­ce de lec­tu­ra de li­bros fí­si­cos y vir­tua­les has­ta al­can­zar cua­tro li­bros leí­dos por co­lom­biano en un año. Es­ta pro­pues­ta es muy am­bi­cio­sa, pues la do­ta­ción de ma­te­rial bi­blio­grá­fi­co y la im­ple­men­ta­ción de pro­gra­mas de fo­men­to a la lec­tu­ra no ga­ran­ti­zan una trans­for­ma­ción de los hábitos lec­to­res; son ne­ce­sa­rios pro­ce­sos len­tos que re­quie­ren vo­lun­tad y cons­tan­cia. Se­gún uno de los ase­so­res que pre­fi­río no ser ci­ta­do, ese abor­da­je, plan­tea­do pri­mor­dial­men­te en tér­mi­nos de “ac­ce­so a la cul­tu­ra”, es tí­pi­co de las dé­ca­das de los ochen­ta y los no­ven­ta, y res­pon­de a ne­ce­si­da­des dis­tin­tas de las de hoy.

Fren­te a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, es­te can­di­da­to pro­po­ne ha­cer una re­for­ma “or­gá­ni­ca” del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y re­es­truc­tu­rar el Sis­te­ma Na­cio­nal de Cul­tu­ra en el país. La mi­ra­da de Var­gas Lle­ras so­bre el te­ma de las in­dus­trias cul­tu­ra­les y crea­ti­vas es cer­ca­na a la de Iván Du­que en tér­mi­nos de ac­ce­so. Di­ce que fo­men­ta­rá la cons­truc­ción de mega dis­tri­tos cul­tu­ra­les por re­gio­nes (una idea que tam­bién tie­ne De la Ca­lle) y que pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de es­tas in­dus­trias es ne­ce­sa­ria la alian­za pú­bli­co-pri­va­da.

¿Có­mo? A tra­vés del in­cre­men­to del pib: pa­sar del 2 % al 4 % es uno de sus ob­je­ti­vos más am­bi­cio­sos, que, se­gún el ana­lis­ta Ca­mi­lo He­rre­ra, de­pen­de­ría de cam­bios drás­ti­cos en la eco­no­mía pa­ra con­cre­tar­se.

Humberto de la Ca­lle

El pro­gra­ma del can­di­da­to li­be­ral par­te de un diag­nós­ti­co so­bre la ac­tual si­tua­ción de la cul­tu­ra en el país que se en­fo­ca en los re­tos pre­su­pues­ta­les, la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria, el pa­tri­mo­nio de bie­nes in­ma­te­ria­les y cen­tros ur­ba­nos de­cla­ra­dos de in­te­rés cul­tu­ral, los de­re­chos cul­tu­ra­les de gru­pos ét­ni­cos, la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra, y el desa­rro­llo de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

A par­tir de esa mi­ra­da al con­tex­to, De la Ca­lle plan­tea sus cua­tro lí­neas de tra­ba­jo: desa­rro­llo cul­tu­ral pa­ra la re­duc­ción de la po­bre­za, apro­ve­cha­mien­to de la di­ver­si­dad pa­ra el desa­rro­llo, ar­te y cul­tu­ra pa­ra la re­con­ci­lia­ción, y cul­tu­ra ciu­da­da­na. El re­co­no­ci­mien­to de la di­ver­si­dad cul­tu­ral apa­re­ce co­mo un as­pec­to esen­cial pa­ra cons­truir iden­ti­dad y re­cu­pe­rar el te­ji­do so­cial. Por ello, en­tre los ob­je­ti­vos de su go­bierno es­ta­ría co­no­cer a las po­bla­cio­nes y ha­cer un es­fuer­zo por re­cu­pe­rar sus len­guas y tra­di­cio­nes cu­li­na­rias. Pa­ra De la Ca­lle, la re­con­ci­lia­ción del pue­blo co­lom­biano va de la mano de su desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co. En cuan­to al as­pec­to fi­nan­cie­ro, es­te can­di­da­to pre­ten­de du­pli­car el apor­te de las in­dus­trias cul­tu­ra­les y crea­ti­vas al pib: su idea es lle­gar al 6,6 % en ocho años. Si bien es po­si­ble au­men­tar el pe­so de los pro­duc­tos cul­tu­ra­les en la eco­no­mía, ha­cer­lo en esa pro­por­ción y en ese lap­so de tiem­po es una pro­me­sa am­bi­cio­sa y com­ple­ja, pues re­quie­re que si­tua­cio­nes es­pe­cí­fi­cas (“co­mo que la cul­tu­ra sea el úni­co sec­tor que crez­ca”, di­ce He­rre­ra) se den pa­ra que es­to su­ce­da.

Sin em­bar­go, De la Ca­lle di­ce que es po­si­ble a tra­vés de una pro­pues­ta eco­nó­mi­ca, cu­yo fin es re­for­mar la ar­qui­tec­tu­ra del Es­ta­do pa­ra au­men­tar el pre­su­pues­to del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Esa re­for­ma im­pli­ca­ría re­vi­sar las exen­cio­nes tri­bu­ta­rias, eli­mi­nar aque­llas no jus­ti­fi­ca­das y es­ta­ble­cer un pro­to­co­lo de eva­lua­ción de sub­si­dios. La fi­na­li­dad es re­di­rec­cio­nar el pre­su­pues­to e in­yec­tar­le re­cur­sos al sec­tor. Di­cha trans­for­ma­ción del ór­gano es­ta­tal no pro­po­ne cam­biar, ce­rrar o fu­sio­nar el ac­tual mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.