La his­to­ria de los ja­po­ne­ses en Co­lom­bia

¿Qué tan­to sa­be­mos so­bre los ja­po­ne­ses que emi­gra­ron a Co­lom­bia al­re­de­dor de 1930, las di­fi­cul­ta­des que sor­tea­ron pa­ra abrir­se ca­mino en un país que no los que­ría y su im­pac­to en nues­tra so­cie­dad? Ha­bla­mos con la in­ves­ti­ga­do­ra que de­di­có una dé­ca­da a busc

Arcadia - - EDITORIAL - Ca­ta­li­na Vi­lla* Ca­li

La ima­gen de unas fa­mi­lias ja­po­ne­sas que en­tra­ron a Co­lom­bia en si­len­cio, de no­che, ca­si a hur­ta­di­llas pa­ra no lla­mar la aten­ción en esa tie­rra pro­me­ti­da a la que lle­ga­ban, pe­ro en la que no eran bien­ve­ni­das, re­fle­ja la du­re­za de lo que fue la in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa en el país a prin­ci­pios del si­glo xx y la mez­quin­dad de las le­yes mi­gra­to­rias co­lom­bia­nas de en­ton­ces.

A di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do en paí­ses co­mo Bra­sil, Pe­rú, Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na, que aco­gie­ron a mi­les de ciu­da­da­nos ja­po­ne­ses que emi­gra­ron im­pul­sa­dos por las po­lí­ti­cas ex­pan­sio­nis­tas de su país, Co­lom­bia mos­tró po­quí­si­mo in­te­rés en re­ci­bir­los. De los 244.946 pa­sa­por­tes emi­ti­dos en­tre 1897 y 1942 por el go­bierno ja­po­nés pa­ra los in­mi­gran­tes a es­te con­ti­nen­te so­lo 222 co­rres­pon­die­ron a per­so­nas que te­nían co­mo des­tino Co­lom­bia.

Esa dis­pli­cen­cia re­sul­ta pa­ra­dó­ji­ca si se tie­ne en cuen­ta que en aque­lla épo­ca exis­tía la im­pe­ran­te ne­ce­si­dad de po­blar el cam­po co­lom­biano con mano de obra que cul­ti­va­ra las tie­rras y las hi­cie­ra pro­duc­ti­vas. Pe­ro la vo­lun­tad que se im­pu­so fue la de los po­lí­ti­cos, quie­nes in­ten­ta­ron blo­quear sis­te­má­ti­ca­men­te la lle­ga­da de orien­ta­les al país por con­si­de­rar­los de una ra­za in­fe­rior a la nues­tra; una que su­pues­ta­men­te da­ña­ría la ya de­ge­ne­ra­da ra­za de mes­ti­zos. Co­mo si fue­ra po­co, la pre­sión de Es­ta­dos Uni­dos fue de­ci­si­va pa­ra abor­tar va­rios in­ten­tos de in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa en el país, ba­jo el ar­gu­men­to de que re­pre­sen­ta­ba un pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad del ca­nal de Pa­na­má.

La an­tro­pó­lo­ga san­tan­de­rea­na Inés San­mi­guel, doc­to­ra de la Uni­ver­si­dad de Dur­ham, In­gla­te­rra, co­no­ce al de­ta­lle las vi­ci­si­tu­des de es­ta his­to­ria mi­gra­to­ria. Tras va­rios años de in­ves­ti­ga­ción en ar­chi­vos de Co­lom­bia, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos, San­mi­guel pu­bli­có por pri­me­ra vez en 2002 Ja­pan’s Quest For El Do­ra­do. Emi­gra­tion to Co­lom­bia. El li­bro tu­vo otras dos edi­cio­nes en in­glés en 2005 y 2009. El 28 de abril, en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá, se lan­zó la tra­duc­ción al es­pa­ñol, En pos de El Do­ra­do: in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa a Co­lom­bia, edi­ta­do por el Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca.

La in­ves­ti­ga­ción da cuen­ta de la for­ma en que se dio la lle­ga­da de ja­po­ne­ses al país, par­ti­cu­lar­men­te al Va­lle del Cau­ca y al Atlán­ti­co, e in­clu­ye va­lio­sos tes­ti­mo­nios de al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas –o sus viu­das y des­cen­dien­tes– de las tres mi­gra­cio­nes pla­ni­fi­ca­das que lle­ga­ron a Co­lom­bia en 1929, 1930 y 1935. Al leer sus his­to­rias es di­fí­cil no ima­gi­nar la nos­tal­gia que em­bar­ga­ba a esos va­lien­tes ja­po­ne­ses que se ha­bían des­pe­di­do de su que­ri­do país pa­ra siem­pre, pe­ro tam­bién el so­sie­go que sig­ni­fi­có pa­ra la ma­yo­ría

el po­der dar­les una me­jor vi­da a sus des­cen­dien­tes. Una que, pa­ra ellos, no pa­re­cía po­si­ble en Ja­pón.

Us­ted de­di­có ca­si una dé­ca­da a in­ves­ti­gar la in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa en Co­lom­bia. ¿De dón­de sur­gió su in­te­rés en es­te te­ma?

Lle­va­ba va­rios años vi­vien­do en Ja­pón co­mo pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Teik­yo cuan­do un día me in­vi­ta­ron a una fies­ta en la Em­ba­ja­da de Co­lom­bia en To­kio. Allí co­no­cí a dos se­ño­ras muy ja­po­ne­sas fí­si­ca­men­te, pe­ro que ha­bla­ban per­fec­ta­men­te en es­pa­ñol. Pa­ra mi sor­pre­sa, re­sul­ta­ron ser de Ca­li. Ellas me con­ta­ron de la exis­ten­cia de una co­lo­nia ja­po­ne­sa en el Va­lle del Cau­ca. Me pa­re­ció fas­ci­nan­te, pues, a pe­sar de que soy an­tro­pó­lo­ga, nun­ca ha­bía oí­do ha­blar de los in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses en el sur de Co­lom­bia ni en Ba­rran­qui­lla. Me di­je­ron que exis­tía una pu­bli­ca­ción so­bre el te­ma, 50 años de la in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa en Co­lom­bia. Tan pron­to vi­ne al país la leí y que­dé muy in­tere­sa­da, pe­ro so­lo pen­sé en la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar el te­ma des­pués de una char­la que di en la Uni­ver­si­dad de Saint An­tony’s Co­lle­ge, en Ox­ford, in­vi­ta­da por Mal­colm Deas. Fue él quien me in­sis­tió en que hi­cie­ra una in­ves­ti­ga­ción doc­to­ral so­bre la lle­ga­da de los ja­po­ne­ses a Co­lom­bia.

Uno de los pri­me­ros da­tos que lla­man la aten­ción al leer su in­ves­ti­ga­ción es la im­pe­ca­ble or­ga­ni­za­ción de la po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta de Ja­pón, que pa­re­cía no de­jar na­da al azar.

A fi­na­les del si­glo xix, Ja­pón tu­vo la ne­ce­si­dad de abrir­se al mun­do des­pués de mu­chos años de ais­la­mien­to. Es­ta­ba vi­vien­do una re­vo­lu­ción in­dus­trial, y por ello ne­ce­si­ta­ba abrir nue­vos mer­ca­dos. Pe­ro la tie­rra era ca­da vez más es­ca­sa, pues ha­bía so­bre­po­bla­ción. En­ton­ces el go­bierno ja­po­nés se en­car­gó de con­tro­lar des­de el ini­cio la emi­gra­ción de sus ciu­da­da­nos. Pa­ra ello apro­bó le­yes que es­pe­ci­fi­ca­ban lo per­mi­ti­do en asun­tos mi­gra­to­rios. Tam­bién se crea­ron com­pa­ñías de emi­gra­ción que rea­li­za­ban los con­tac­tos con los paí­ses de des­tino y coor­di­na­ban los via­jes de los di­fe­ren­tes gru­pos. A par­tir de 1924, se sub­si­dia­ron los pro­ce­sos de emi­gra­ción a Mé­xi­co, Bra­sil, Pa­ra­guay y Co­lom­bia. Y a pe­sar de que es­tos via­jes se rea­li­za­ban sin ti­que­te de re­gre­so –pues lo que se es­pe­ra­ba era que sus ciu­da­da­nos se es­ta­ble­cie­ran de for­ma per­ma­nen­te en los paí­ses a los que via­ja­ban–, el go­bierno ja­po­nés no aban­do­nó a sus ciu­da­da­nos y los ayu­dó cuan­do es­tos lo ne­ce­si­ta­ron.

¿Có­mo sur­gió la re­la­ción mi­gra­to­ria en­tre Ja­pón y Co­lom­bia?

En 1908 am­bos paí­ses fir­ma­ron el Tra­ta­do de Amis­tad, Co­mer­cio y Na­ve­ga­ción, que fue ra­ti­fi­ca­do en 1910. El tra­ta­do de­cía cla­ra­men­te que los súb­di­tos del Im­pe­rio del Ja­pón te­nían li­bre ac­ce­so al te­rri­to­rio co­lom­biano tan­to pa­ra via­jar co­mo pa­ra es­ta­ble­cer­se en él, y así mis­mo los co­lom­bia­nos en el te­rri­to­rio ja­po­nés. Más ade­lan­te, en 1918, se nom­bra­ron los pri­me­ros cón­su­les en Co­lom­bia y Ja­pón pa­ra ve­lar por los in­tere­ses en esa nue­va re­la­ción. Sin em­bar­go, re­sul­ta con­tra­dic­to­rio que en 1929, cuan­do el pri­mer gru­po or­ga­ni­za­do de emi­gran­tes ja­po­ne­ses a Co­lom­bia so­li­ci­tó las vi­sas, es­tas fue­ron ne­ga­das. El pro­ble­ma se re­sol­vió rá­pi­da­men­te gra­cias a los bue­nos ofi­cios de al­tos fun­cio­na­rios de am­bos paí­ses, pe­ro el asun­to no pa­ró ahí. Cuan­do efec­ti­va­men­te los pri­me­ros ja­po­ne­ses lle­ga­ron al país, no fue­ron ad­mi­ti­dos co­mo in­mi­gran­tes ni co­mo agri­cul­to­res, co­mo lo es­ta­ble­cía la ley, sino co­mo vi­si­tan­tes, lo que les im­pe­día ob­te­ner be­ne­fi­cios, en­tre ellos la exen­ción de im­pues­tos y ob­te­ner tie­rras. Años más tar­de, en la dé­ca­da de los trein­ta, el go­bierno co­lom­biano dio la or­den a sus fun­cio­na­rios de abs­te­ner­se, en lo po­si­ble, de per­mi­tir la en­tra­da de ja­po­ne­ses al país, ig­no­ran­do lo es­ta­ble­ci­do en el Tra­ta­do de Amis­tad.

¿Las ra­zo­nes de ese re­cha­zo te­nían un tras­fon­do ra­cis­ta?

En esa épo­ca era co­mún la creen­cia de que los orien­ta­les per­te­ne­cían a una ra­za in­fe­rior que da­ña­ría aún más la ya de­ge­ne­ra­da ra­za co­lom­bia­na. Es­to tu­vo sus orí­ge­nes en un con­gre­so mé­di­co rea­li­za­do en Car­ta­ge­na en 1920, don­de se ex­pu­sie­ron las ra­zo­nes por las cua­les las ra­zas ne­gra y ama­ri­lla eran in­fe­rio­res a la blan­ca, y por qué su mezcla con la co­lom­bia­na se­ría ne­fas­ta. De ahí la re­ti­cen­cia del go­bierno a per­mi­tir la en­tra­da de orien­ta­les. Mien­tras tan­to, ofre­cía am­plios be­ne­fi­cios a los eu­ro­peos blan­cos que qui­sie­ran ve­nir a es­ta­ble­cer­se en el país. Ese ra­cis­mo fue el que oca­sio­nó, tam­bién, que el ter­cer gru­po de emi­gran­tes que lle­gó a Co­lom­bia tu­vie­ra que en­trar al Va­lle de no­che, sin ha­cer rui­do, pues unos es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, al en­te­rar­se de su in­mi­nen­te lle­ga­da, ha­bían he­cho una re­vuel­ta exi­gién­do­le al go­bierno que no los de­ja­ra en­trar. Us­ted tam­bién men­cio­na la pre­sión que ejer­ció el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos en va­rios pro­yec­tos de in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa en el país.

Al re­vi­sar los ar­chi­vos en Was­hing­ton y To­kio uno se da cuen­ta de que hu­bo mu­chos más pla­nes de in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa de los que se rea­li­za­ron. Les in­tere­sa­ba la Cos­ta Atlán­ti­ca, cer­ca de Car­ta­ge­na, pe­ro el fbi es­ta­ba muy pen­dien­te de lo que pa­sa­ba en Co­lom­bia. Tam­bién hu­bo pla­nes cer­ca del ca­nal de Pa­na­má. En­tre ellos, uno que con­sis­tía en traer a 25.000 ja­po­ne­ses que vi­vían en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ac­ti­var la pro­duc­ción agrí­co­la en el de­par­ta­men­to de Bolívar, y otro en traer co­lo­nos al Cé­sar pa­ra cul­ti­var al­go­dón. To­dos esos pla­nes fue­ron blo­quea­dos por Es­ta­dos Uni­dos por­que re­pre­sen­ta­ban una ame­na­za pa­ra el ca­nal. Es­to re­sul­ta ab­sur­do si se tie­ne en cuen­ta que la gen­te que lle­ga­ba es­ta­ba sin re­cur­sos y sin co­no­ci­mien­tos geo­grá­fi­cos. Aho­ra bien, el go­bierno de Co­lom­bia no tu­vo en cuen­ta que una in­mi­gra­ción de agri­cul­to­res siem­pre es fa­vo­ra­ble pa­ra el país, que eso po­dría ha­ber me­jo­ra­do las con­di­cio­nes de cier­tas re­gio­nes. Co­lom­bia siem­pre es­tu­vo del la­do de Es­ta­dos Uni­dos.

Há­ble­nos de los in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses.

¿Quié­nes eran?

Ja­pón se en­con­tra­ba en una trans­for­ma­ción ha­cia la in­dus­tria­li­za­ción, y la gen­te del cam­po no pa­re­cía es­tar in­clui­da en esos pla­nes. Ca­da vez ha­bía ma­yor po­bla­ción y me­nos tie­rras. Y la tra­di­ción ja­po­ne­sa es­ta­ble­cía que los hi­jos ma­yo­res eran quie­nes he­re­da­ban las tie­rras de sus pa­dres. Los hi­jos se­gun­dos o ter­ce­ros sa­bían que no ha­bía po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir tie­rras, lo que im­pli­ca­ba no

“En esa épo­ca era co­mún la creen­cia de que los orien­ta­les per­te­ne­cían a una ra­za in­fe­rior que da­ña­ría aún más la ya de­ge­ne­ra­da ra­za co­lom­bia­na”

te­ner vi­vien­das allá. En­ton­ces la úni­ca sa­li­da que les que­da­ba era ir­se al ex­te­rior.

En el ca­so co­lom­biano, us­ted ha­ce una dis­tin­ción en­tre aque­llos que lle­ga­ron a las ciu­da­des y quie­nes lle­ga­ron a zo­nas ru­ra­les a tra­ba­jar la tie­rra en un pro­gra­ma ofi­cial. ¿Esos gru­pos vi­vie­ron ex­pe­rien­cias muy di­fe­ren­tes?

Los pri­me­ros lle­ga­ron a prin­ci­pios del si­glo xx de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, an­tes de la for­ma­li­za­ción de un pro­gra­ma de in­mi­gra­ción en­tre am­bos paí­ses. Eran per­so­nas aven­tu­re­ras que de al­gu­na ma­ne­ra ve­nían bus­can­do suer­te. Y así co­mo mu­chos mi­gra­ron a ciu­da­des de Pe­rú, Cu­ba o Pa­na­má, otros en­tra­ron a Co­lom­bia, con­cre­ta­men­te a Ca­li, Pal­mi­ra y Ba­rran­qui­lla, en don­de se de­di­ca­ron a la jar­di­ne­ría, la car­pin­te­ría, la bar­be­ría y la agri­cul­tu­ra, en­tre otros ofi­cios. Años más tar­de, cuan­do ya es­ta­ba for­ma­li­za­do el Tra­ta­do de Amis­tad, lle­ga­ron tres gru­pos de in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses (en 1929, 1930 y 1935) que hi­cie­ron par­te del pro­gra­ma de in­mi­gra­ción ofi­cial aus­pi­cia­dos por la Over­seas De­ve­lop­ment Com­pany de Ja­pón. Es­tos tres gru­pos con­for­ma­dos por fa­mi­lias fue­ron los pri­me­ros emi­gran­tes ru­ra­les que lle­ga­ron a cul­ti­var la tie­rra y que ini­cial­men­te se es­ta­ble­cie­ron en el de­par­ta­men­to del Cau­ca.

Bus­ca­ban una me­jor ca­li­dad de vi­da de la que te­nían en Ja­pón, pe­ro les es­pe­ra­ba una vi­da muy du­ra en Co­lom­bia...

Las fa­mi­lias que lle­ga­ron con el pro­gra­ma de emi­gra­ción pla­ni­fi­ca­da tu­vie­ron con­di­cio­nes du­ras por­que se en­con­tra­ron con una tie­rra que ha­bía es­ta­do aban­do­na­da por mu­chos años, o de­ja­da pa­ra que el ga­na­do pas­ta­ra li­bre­men­te. Aho­ra bien, emi­grar es un tras­plan­te muy ar­duo. Es sa­lir de la pro­pia ca­sa, de­jar a los abue­los, de­jar a sus muer­tos en el ce­men­te­rio, cam­biar de cli­ma y de co­mi­da. Eso re­quie­re de mu­cho va­lor. Y ellos lo tu­vie­ron. So­lo el 20 % de las fa­mi­lias que lle­ga­ron al Cau­ca –al asen­ta­mien­to de El Ja­gual– se de­vol­vió.

¿Có­mo era un día en El Ja­gual, la co­lo­nia agrí­co­la que con­for­ma­ron las pri­me­ras fa­mi­lias ja­po­ne­sas?

Es­ta co­lo­nia es­ta­ba ubi­ca­da en­tre Ca­lo­to y Co­rin­to, en el Cau­ca. En el li­bro ha­go una des­crip­ción de una jor­na­da tí­pi­ca. Em­pe­za­ba an­tes del ama­ne­cer y su so­por­te era la for­ta­le­za de la mu­jer de la ca­sa, quien ade­más de pre­pa­rar to­do pa­ra que los hom­bres se fue­ran al cam­po a cul­ti­var la tie­rra, te­nía que en­car­gar­se de los hi­jos pe­que­ños, de los ani­ma­les de la gran­ja, re­co­ger agua del po­zo, pre­pa­rar los ali­men­tos y, una vez ter­mi­na­do el al­muer­zo, unir­se al res­to de la fa­mi­lia pa­ra tra­ba­jar en el cam­po. Si la mu­jer no era coope­ra­do­ra y fuer­te, la fa­mi­lia no po­dría te­ner éxi­to co­mo in­mi­gran­te. Los pri­me­ros co­lo­nos tu­vie­ron que tra­ba­jar sie­te días a la se­ma­na. So­lo con el tiem­po em­pe­za­ron a des­can­sar en las tar­des del do­min­go. Pa­ra el se­gun­do gru­po, que lle­gó un año des­pués, en 1930, y pa­ra el ter­ce­ro, en 1935, la si­tua­ción fue me­nos du­ra. Tam­bién hay que de­cir que mu­chos aban­do­na­ron la zo­na por­que la ca­li­dad de la tie­rra no aguan­ta­ba más de tres co­se­chas con­ti­nuas, y se tras­la­da­ron al Va­lle, par­ti­cu­lar­men­te a Pal­mi­ra, Flo­ri­da, Mi­ran­da y Oban­do. A fi­na­les de la dé­ca­da de los cua­ren­ta, la ma­yo­ría de emi­gran­tes se ha­bía con­ver­ti­do en arren­da­ta­ria de tie­rras. Con el tiem­po fue­ron re­co­no­ci­dos co­mo gran­des cul­ti­va­do­res de frí­jol, maíz, so­ya, mi­llo, al­go­dón, ve­ge­ta­les, flo­res y ca­ña.

¿Y có­mo era la si­tua­ción de los ni­ños?

To­da la fa­mi­lia tra­ba­ja­ba, in­clu­so los ni­ños. Hay una his­to­ria que to­da­vía me con­mue­ve, la de Lo­la Ku­ra­to­mi. La oí en una cin­ta gra­ba­da por el se­ñor Na­ka­ya­ma, en la Bi­blio­te­ca del Par­la­men­to en To­kio. Lo­la cuen­ta que te­nía seis años cuan­do emi­gró a Co­lom­bia. Su ma­dre ha­bía muer­to y su her­ma­na se ha­bía que­da­do en Ja­pón, así que emi­gró con su pa­dre y su ma­dras­tra. Cuen­ta que a los sie­te años la de­ja­ban so­la en la ca­sa pa­ra cui­dar a los ani­ma­les. Su úni­ca com­pa­ñía era un lo­ri­to que le ha­bla­ba to­do el tiem­po, has­ta que un día un cer­do ma­tó al lo­ri­to y ella que­dó pro­fun­da­men­te tris­te por la so­le­dad que sen­tía. Cuan­do te­nía unos ocho años, su pa­pá lle­ga­ba del tra­ba­jo y la man­da­ba a com­prar­le una on­za de aguar­dien­te. Ima­gí­na­te a una ni­ña so­la atra­ve­san­do los ca­fe­ta­les. Afor­tu­na­da­men­te nun­ca le pa­só na­da. Tam­bién la en­via­ban al pue­blo de Ca­lo­to, muy le­jos de ahí, con el ca­ba­llo car­ga­do de ca­fé pa­ra que lo ven­die­ra, y le pe­dían que hi­cie­ra el mer­ca­do con una lis­ta. No ha­bía jue­gos ni ju­gue­tes, su vi­da era más bien un asun­to de su­per­vi­ven­cia. Cuan­do fui a Ca­li por pri­me­ra vez, fue a ella a quien pri­me­ro bus­qué, pe­ro me di­je­ron que ya ha­bía muer­to. Eso me ca­yó co­mo un bal­da­do de agua fría. Pu­de en­tre­vis­tar, sin em­bar­go, a su es­po­so, Pa­blo Ku­ra­to­mi, quien ha­bía he­cho par­te de la ter­ce­ra mi­gra­ción que lle­gó a Co­lom­bia.

¿Hu­bo his­to­rias me­nos tris­tes?

Es­tá la de Ko­joi­ro Mi­zuno, el pri­mer ja­po­nés que lle­gó al de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te. Ve­nía de Hi­ros­hi­ma y ha­bía pro­ba­do suer­te en Pe­rú y Pa­na­má. Tras en­fer­mar­se de có­le­ra, lle­gó al Atlán­ti­co en 1915 en bus­ca de las aguas ter­ma­les y cu­ra­ti­vas de Usia­cu­rí. Efec­ti­va­men­te Mi­zuno se cu­ró, y ade­más se ca­só y tu­vo hi­jos en esa po­bla­ción, don­de se de­di­có al ofi­cio de barbero, que pro­ba­ble­men­te ha­bía apren­di­do en Pa­na­má. Unos años más tar­de, Mi­zuno re­ci­bió a unos ami­gos que ha­bían lle­ga­do a Co­lom­bia bus­cán­do­lo, y se unie­ron pa­ra abrir nue­vas bar­be­rías y una tien­da con bi­llar en Usia­cu­rí y Ba­rran­qui­lla. Una dé­ca­da des­pués lle­ga­ron otros in­mi­gran­tes al Atlán­ti­co, en su ma­yo­ría sol­te­ros, que pos­te­rior­men­te se ca­sa­ron con mu­je­res de la re­gión. Mu­chos de ellos ter­mi­na­ron co­mo em­plea­dos en las bar­be­rías de sus com­pa­trio­tas.

¿Fue allí don­de se ga­na­ron el apo­do de “ma­ni­tos de se­da”?

Fue una aso­cia­ción se­mán­ti­ca que se ga­na­ron por ha­cer muy bien su tra­ba­jo. Te­nían mu­cha des­tre­za con sus ma­nos, eran pul­cros, cui­da­do­sos y ama­bles con sus clien­tes, a quie­nes les cor­ta­ban el pe­lo, afei­ta­ban y ha­cían ma­sa­jes. Al fi­nal, ese so­bre­nom­bre les ayu­dó a pros­pe­rar en sus bar­be­rías, pues se vol­vie­ron muy po­pu­la­res. Al­go si­mi­lar su­ce­dió con los ja­po­ne­ses que lle­ga­ron al in­te­rior del país: se ga­na­ron la fa­ma de ser muy bue­nos jar­di­ne­ros, en el ca­so de Bo­go­tá, o muy bue­nos agri­cul­to­res, en el ca­so del Va­lle.

Par­ti­cu­lar­men­te en Pal­mi­ra, la co­lo­nia ja­po­ne­sa aún es re­co­no­ci­da por su apor­te a la agri­cul­tu­ra. To­do em­pe­zó con cua­tro ami­gos que lle­ga­ron a Bue­na­ven­tu­ra en 1923. Uno de ellos ha­bía co­no­ci­do al se­ñor Yû­zô Ta­kes­hi­ma, de quien se di­ce ha­bía tra­du­ci­do tal vez dos ca­pí­tu­los de la no­ve­la Ma­ría, de Jor­ge Isaacs. Al leer­los, los cua­tros jó­ve­nes que­da­ron se­du­ci­dos por las des­crip­cio­nes de los pai­sa­jes del Va­lle del Cau­ca. Nun­ca se han en­con­tra­do esos ca­pí­tu­los, pe­ro esa es la le­yen­da. Y, co­mo to­da le­yen­da, es bo­ni­ta: par­tie­ron bus­can­do el ro­man­ti­cis­mo de la ha­cien­da El Pa­raí­so. Lo cier­to es que lle­ga­ron a Bue­na­ven­tu­ra y lue­go a Ca­li, en don­de se hos­pe­da­ron en el ho­tel de Koi­chi Ta­mu­ra, pro­ba­ble­men­te el pri­mer ja­po­nés en lle­gar a Ca­li. Él los re­co­men­dó con In­ge­nio Ma­nue­li­ta, que los con­tra­tó. Re­sul­ta­ron sien­do mag­ní­fi­cos en su tra­ba­jo, aun sin te­ner ex­pe­rien­cia. Uno de ellos lle­gó a tra­ba­jar en la Es­cue­la Ex­pe­ri­men­tal de Agri­cul­tu­ra de Pal­mi­ra, por ejem­plo, y era muy bueno ma­ne­jan­do trac­to­res en los cul­ti­vos. Gra­cias a es­to, fue­ron ellos quie­nes guia­ron a los tres gru­pos de in­mi­gran­tes que lle­ga­rían a El Ja­gual.

Im­po­si­ble no pre­gun­tar por el epi­so­dio tan­tas ve­ces con­ta­do de los ja­po­ne­ses arres­ta­dos y lle­va­dos a un cam­po en Fu­sa­ga­su­gá du­ran­te la Gue­rra del Pa­cí­fi­co.

Tras el ata­que de Ja­pón a Pearl Har­bour, que dio lu­gar a la Gue­rra del Pa­cí­fi­co, Co­lom­bia rom­pió re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con los paí­ses del Eje y to­mó el la­do de los paí­ses alia­dos eu­ro­peos. Por eso en ju­nio de 1942, tras el hun­di­mien­to de la go­le­ta co­lom­bia­na Re­so­lu­te en el mar Ca­ri­be por un su­pues­to bar­co ale­mán, el go­bierno co­lom­biano acep­tó la re­pa­tria­ción, vía Es­ta­dos Uni­dos a Ja­pón, de la mi­sión di­plo­má­ti­ca y de al­gu­nos hom­bres de ne­go­cios. Más tar­de, con el de­cre­to 2643 de 1943, hi­zo que ale­ma­nes, ita­lia­nos y ja­po­ne­ses fue­ran re­ti­ra­dos de las dos cos­tas y de sus lu­ga­res de vi­vien­da en el in­te­rior del país, que sus ne­go­cios fue­ran ce­rra­dos, que sus cuen­tas ban­ca­rias que­da­ran con­ge­la­das y que ellos fue­ran con­fi­na­dos en el ho­tel Sa­ba­ne­ta en Fu­sa­ga­su­gá. No to­dos los

“Con el tiem­po los ja­po­ne­ses fue­ron re­co­no­ci­dos co­mo gran­des cul­ti­va­do­res de frí­jol, maíz, so­ya, mi­llo, al­go­dón, ve­ge­ta­les, flo­res y ca­ña”

ja­po­ne­ses fue­ron lle­va­dos allí, so­la­men­te quie­nes ha­bían lo­gra­do ma­yor éxi­to eco­nó­mi­co. Tam­bién aque­llos de quie­nes co­rrían fal­sos ru­mo­res de ser sim­pa­ti­zan­tes con la gue­rra, aque­llos que tu­vie­ran con­tac­tos per­so­na­les con ale­ma­nes y, en el ca­so del asen­ta­mien­to agrí­co­la en el de­par­ta­men­to del Cau­ca, aque­llos que pu­die­ran con­ver­tir en po­cas ho­ras sus cam­pos de cul­ti­vo de maíz y frí­jol en cam­pos de ate­rri­za­je pa­ra los avio­nes enemi­gos, que su­pues­ta­men­te lle­ga­rían a lan­zar ata­ques con­tra el ca­nal de Pa­na­má. Los agri­cul­to­res que no fue­ron lle­va­dos a Fu­sa­ga­su­gá se re­ti­ra­ron del asen­ta­mien­to don­de te­nían los cul­ti­vos por te­mor a los ban­di­dos. En­tre los re­por­tes del fbi, se en­cuen­tra la des­crip­ción del ase­si­na­to por asal­tan­tes de una se­ño­ra que ha­bía que­da­do so­la con sus pe­que­ños hi­jos, de­bi­do a que su ma­ri­do ha­bía si­do lle­va­do por la fuer­za a Fu­sa­ga­su­gá, a pe­sar de que en reali­dad no te­nía nin­gu­na re­la­ción con la gue­rra que se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo a mi­les de ki­ló­me­tros. En sep­tiem­bre de 1945, cuan­do el ge­ne­ral Douglas Ma­cart­hur acep­tó la ren­di­ción de Ja­pón, los ja­po­ne­ses que ha­bían si­do de­te­ni­dos en cus­to­dia fue­ron li­be­ra­dos. Des­pués de ha­ber te­ni­do que pa­gar la cuen­ta por el alo­ja­mien­to for­zo­so re­gre­sa­ron a sus ho­ga­res a re­ini­ciar la vi­da jun­to a sus fa­mi­lias, que ha­bían que­da­do so­las y des­am­pa­ra­das por lar­go tiem­po.

¿Qué ha pa­sa­do con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ja­po­ne­ses en Co­lom­bia?

Años des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do Ja­pón re­sur­gió, los emi­gran­tes em­pe­za­ron a sen­tir que no te­nían que es­con­der­se, que po­dían es­tar or­gu­llo­sos de su país. A los hi­jos em­pe­za­ron a bau­ti­zar­los con nom­bres ja­po­ne­ses, sus ca­sas co­men­za­ron a ser de­co­ra­das con ador­nos de Ja­pón y las fo­tos de sus an­te­pa­sa­dos –que an­tes ha­bían per­ma­ne­ci­do es­con­di­das por te­mor a ser ta­cha­dos de es­pías por la Po­li­cía– se vol­vie­ron a col­gar en las pa­re­des. El or­gu­llo ja­po­nés re­sur­gió. Mu­chas de las per­so­nas que yo en­tre­vis­té me con­tes­ta­ron lo mis­mo al pre­gun­tar­les de dón­de se sen­tían: so­mos ja­po­ne­ses. Hoy ese sen­ti­do de per­te­nen­cia se ve en la gen­te jo­ven que si­gue tra­di­cio­nes co­mo el ori­ga­mi, los arre­glos flo­ra­les o los pla­tos tí­pi­cos del Ja­pón. Hay que re­co­no­cer que en eso han ayu­da­do mu­cho las di­fe­ren­tes aso­cia­cio­nes ja­po­ne­sas es­ta­ble­ci­das en las ciu­da­des.

Si pu­die­ra re­su­mir el le­ga­do de es­tas fa­mi­lias, ¿cuál se­ría?

Su hon­ra­dez y cum­pli­mien­to en los ne­go­cios, que les abrie­ron las puer­tas en las so­cie­da­des cau­ca­na y del Va­lle pa­ra al­can­zar pros­pe­ri­dad y éxi­to en sus em­pre­sas, y el lu­gar que hoy ocu­pan den­tro de ellas. Tam­bién res­ca­ta­ría que cam­bia­ron el mo­do de pro­duc­ción agrí­co­la en el su­roc­ci­den­te del país al in­tro­du­cir la me­ca­ni­za­ción con trac­to­res y má­qui­nas com­bi­na­das de usos múl­ti­ples: ara­ban, sem­bra­ban, lim­pia­ban, co­se­cha­ban y des­gra­na­ban. Y por úl­ti­mo, sin du­da, des­ta­ca­ría la for­ta­le­za. En el Va­lle del Cau­ca, los ja­po­ne­ses fue­ron co­mo los ár­bo­les de bam­bú, que se do­bla­ron an­te la tem­pes­tad pe­ro no se que­bra­ron.

“El go­bierno co­lom­biano no tu­vo en cuen­ta que una in­mi­gra­ción de agri­cul­to­res siem­pre es fa­vo­ra­ble pa­ra el país. Co­lom­bia siem­pre es­tu­vo del la­do de Es­ta­dos Uni­dos”

Fa­mi­lia­res y ami­gos des­pi­den a los emi­gran­tes a Co­lom­bia. Puer­to de Yo­koha­ma, 1953

Los agri­cul­to­res ja­po­ne­ses in­tro­du­je­ron la me­ca­ni­za­ción en el Cau­ca y el Va­lle del Cau­ca.

Ce­ci­lia Ta­ka­ko Mo­ri­mit­su, de El Ja­gual, el día de su Pri­me­ra Co­mu­nión. San­tan­der de Qui­li­chao (Cau­ca), 1946

Lo­la Shi­no­bu y Pa­blo Ki­yos­hi Ku­ra­to­mi con tres de sus hi­jos na­ci­dos en Co­lom­bia: My­riam Ki­kue, Pa­blo Ta­ke­ji y Gi­ber­to Tat­su­mi. Pal­mi­ra, 1948

Fa­mi­lia Ku­ra­to­mi, pri­me­ra y se­gun­da ge­ne­ra­ción, pa­sean­do por el sur de Co­lom­bia. Igle­sia de las La­jas, Ipia­les, 1964

Fe­ria de Agri­cul­tu­ra en Pal­mi­ra, 1961

En épo­ca de co­se­cha, adul­tos y ni­ños se­lec­cio­na­ban el grano en el cam­po. En la no­che, lo ha­cían ba­jo la luz de lám­pa­ras de pe­tró­leo, 1956.

Isa­bel Yai Ni­kai­do y, a su iz­quier­da, su es­po­so Luis Ju­ta­ro Ni­kai­do. Am­bos lle­ga­ron en 1929 con el pri­mer gru­po de in­mi­gran­tes a El Ja­gual, de­par­ta­men­to del Cau­ca. 1929.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.