Ma­yo del 68 y fe­mi­nis­mo

Arcadia - - EDITORIAL - Ri­car­do Ab­dah­llah* Pa­rís

Al­gu­nos in­sis­ten en re­cor­dar Ma­yo del 68 co­mo un mo­vi­mien­to de li­be­ra­ción se­xual, cuan­do en reali­dad los de­re­chos de las mu­je­res no es­tu­vie­ron ex­plí­ci­ta­men­te en la agen­da. Sin em­bar­go, en los años que si­guie­ron, las pro­ta­go­nis­tas anó­ni­mas de los dis­tur­bios die­ron for­ma al fe­mi­nis­mo mo­derno. Ha­bla­mos con al­gu­nas de ellas.

La pri­me­ra reivin­di­ca­ción la hi­cie­ron las mu­je­res en las re­si­den­cias uni­ver­si­ta­rias de Nan­te­rre. Aun­que los hom­bres po­dían re­ci­bir a sus no­vias en las ha­bi­ta­cio­nes, las es­tu­dian­tes te­nían prohi­bi­das las vi­si­tas mas­cu­li­nas. “Em­pe­za­mos a ha­blar del te­ma des­de prin­ci­pios de 1967, pe­ro el de­cano, Pie­rre Grap­pin, ni si­quie­ra qui­so re­ci­bir­nos”, di­ce Flo­ren­ce Prud­hom­me, que en ese en­ton­ces cur­sa­ba es­tu­dios de Fi­lo­so­fía en la re­cién inau­gu­ra­da uni­ver­si­dad de los su­bur­bios pa­ri­si­nos.

De ese re­cla­mo por una dis­cri­mi­na­ción fla­gran­te na­ció la fa­mo­sa in­ter­pe­la­ción lan­za­da

al mi­nis­tro de la ju­ven­tud, Fra­nçois Mis­sof­fe, cuan­do, en enero de 1968, vi­si­tó Nan­te­rre pa­ra inau­gu­rar la pis­ci­na del cam­pus. “Me he leí­do las 300 pá­gi­nas de su li­bro de re­co­men­da­cio­nes so­bre la ju­ven­tud y no apa­re­ce ni una so­la vez la pa­la­bra ‘se­xo’”, di­jo un es­tu­dian­te pe­li­rro­jo. La his­to­ria re­cuer­da más su nom­bre, Da­niel Cohn-ben­dit, que el de las mu­je­res que ini­cia­ron el mo­vi­mien­to. Esa fue la pri­me­ra con­fis­ca­ción de la pa­la­bra. Los hom­bres no vol­vie­ron, no vol­vi­mos, a sol­tar­la du­ran­te los va­rios me­ses que du­ró Ma­yo del 68.

LAS AU­SEN­TES

En esa épo­ca, Ch­ris­ti­ne Delphy aca­ba­ba de lle­gar de Es­ta­dos Uni­dos y tra­ba­ja­ba co­mo so­ció­lo­ga en el Cen­tro Na­cio­nal de la In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca. Hoy tie­ne 77 años y un afi­che de Si­mo­ne de Beau­voir aún rei­na en el sa­lón de su apar­ta­men­to. Co­mo mu­chos miem­bros de la aca­de­mia, fue apá­ti­ca a las pri­me­ras re­vuel­tas de ma­yo, pe­ro se unió al mo­vi­mien­to co­mo reac­ción a la bru­ta­li­dad de la re­pre­sión po­li­cial. Di­ce que, a pe­sar de que El se­gun­do se­xo de De Beau­voir ha­bía si­do pu­bli­ca­do 20 años an­tes de los su­ce­sos de 1968, los pos­tu­la­dos de la fi­ló­so­fa fran­ce­sa no ca­la­ron en­tre los es­tu­dian­tes que le­van­ta­ban ba­rri­ca­das en las ca­lles del Barrio La­tino. “En un mo­men­to en que creía­mos rein­ven­tar el mun­do, a la mu­jer se le asig­na­ba los mis­mos ro­les que en cual­quier com­ba­te: la que cui­da, la que co­ci­na y la que cu­ra. La ‘li­ber­tad se­xual’ pa­ra las mu­je­res se li­mi­ta­ba a ele­gir en­tre ser una mu­jer ‘dis­po­ni­ble’ o ‘reac­cio­na­ria’, y a pe­sar de que en las ma­ni­fes­ta­cio­nes y en las ocu­pa­cio­nes de fá­bri­cas éra­mos tan nu­me­ro­sas co­mo los hom­bres, la igual­dad po­lí­ti­ca lle­ga­ba has­ta de­jar­nos re­par­tir pan­fle­tos fir­ma­dos ex­clu­si­va­men­te por ellos”, di­ce Delphy.

Pa­ra Bi­bia Pa­vard, au­to­ra de Mai 68, el más re­cien­te li­bro pu­bli­ca­do so­bre el te­ma, el fe­mi­nis­mo no es­ta­ba en la agen­da de las pro­tes­tas: “Tan­to así –di­ce Pa­vard– que a pe­sar de que las mu­je­res par­ti­ci­pa­ron y li­de­ra­ron asam­bleas en to­das las ins­tan­cias obre­ras y es­tu­dian­ti­les, ni una so­la de ellas hi­zo par­te del gru­po de ne­go­cia­do­res que

par­ti­ci­pó en los acuer­dos de Gre­ne­lle, que le per­mi­tie­ron a De Gau­lle dar­le vuel­ta a la huel­ga más im­por­tan­te en la his­to­ria de Fran­cia”.

EL VER­DA­DE­RO 68 FUE­RON LOS SE­TEN­TA

“A cor­to pla­zo, el 68 no sig­ni­fi­có mu­cho pa­ra la li­be­ra­ción de la mu­jer, pe­ro sen­tó las ba­ses de los mo­vi­mien­tos que se con­for­ma­rían en la dé­ca­da si­guien­te –di­ce Delphy–. Va­rios gru­pos fe­mi­nis­tas de ins­pi­ra­ción mar­xis­ta ba­sa­rían sus re­cla­mos en que la mu­jer es una cla­se aún más opri­mi­da que el pro­le­ta­ria­do por­que no re­ci­be nin­gu­na con­tra­par­ti­da por su pa­pel en la so­cie­dad”.

En­tre esos mo­vi­mien­tos es­tán el MLF, Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción de las Mu­je­res, y el FHAR, Fren­te Ho­mo­se­xual de Ac­ción Re­vo­lu­cio­na­ria. Am­bos co­men­za­ron a tra­ba­jar pa­ra abrir­se los es­pa­cios que el mo­vi­mien­to de con­tes­ta­ción de ma­yo no ha­bía si­do ca­paz de otor­gar­les. Delphy, ac­ti­va en los dos, fue una de las nue­ve mu­je­res que el 26 de agos­to de 1970 in­ten­ta­ron lle­var una co­ro­na de flo­res a la tum­ba del sol­da­do des­co­no­ci­do ba­jo el Arco del Triun­fo. La po­li­cía las de­tu­vo cuan­do le­yó en sus pan­car­tas “Hay al­guien más des­co­no­ci­do que el sol­da­do. Su es­po­sa”, y “Uno de ca­da dos hom­bres es mu­jer”. Tam­bién for­mó par­te de las 343 mu­je­res que, en un ma­ni­fies­to pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Le Nou­vel Ob­ser­va­teur en 1971, re­co­no­cían ha­ber abor­ta­do. Otra de las fir­man­tes, la abo­ga­da Gi­sè­le Ha­li­mi,al año si­guien­te ob­ten­dría por pri­me­ra vez la ab­so­lu­ción de una mu­jer acu­sa­da de ha­ber in­te­rrum­pi­do vo­lun­ta­ria­men­te su em­ba­ra­zo.

El 17 de enero de 1975, Si­mo­ne Veil, en­ton­ces mi­nis­tra de Sa­lud, lo­gra­ría la aprobación de la ley que des­pe­na­li­za­ba el abor­to. Así ce­rra­ba un ci­clo que ha­bía co­men­za­do en 1967 con la aprobación de la an­ti­con­cep­ción fe­me­ni­na.

“Es im­po­si­ble li­mi­tar mo­vi­mien­tos tan com­ple­jos en un pe­rio­do de tiem­po tan li­mi­ta­do. Yo pre­fie­ro ha­blar de LOS años 1968, por­que pa­ra las mu­je­res el ver­da­de­ro Ma­yo del 68 ocu­rrió a lo lar­go de la dé­ca­da de los se­ten­ta”, opi­na Bi­bia Pa­vard.

TO­DOS LOS FE­MI­NIS­MOS

Vís­pe­ras de ma­yo de 2018. No­che del 19 al 20 de abril, pa­ra ser exac­tos. En la sa­la de con­cier­tos La Be­lle­vi­lloi­se, las Fe­men ce­le­bran los diez años de su pri­me­ra ac­ción. “Si el des­tino de al me­nos una mu­jer ha cam­bia­do gra­cias a Fe­men, y ese es el ca­so, nues­tro com­ba­te ha va­li­do la pe­na y na­die nos lo va a qui­tar. Que­re­mos cam­biar el mun­do, quie­nes crean que no es po­si­ble por fa­vor no es­tor­ben”, di­ce con la voz en­tre­cor­ta­da In­na Shev­chen­ko, la lí­der de un mo­vi­mien­to que in­vi­ta a de­fen­der a ni­vel mun­dial mu­chas de las con­quis­tas que las pro­ta­go­nis­tas de Ma­yo del 68 lo­gra­ron du­ran­te los se­ten­ta.

“De­re­chos co­mo la igual­dad la­bo­ral, el abor­to y los an­ti­con­cep­ti­vos, que pa­re­cen ob­vios al me­nos en Eu­ro­pa, no es­tán ga­ran­ti­za­dos pa­ra mu­chas mu­je­res del mun­do y es­tán re­tro­ce­dien­do in­clu­so en paí­ses eu­ro­peos co­mo Es­pa­ña y Po­lo­nia. Se­gui­mos dan­do la pe­lea, nos re­co­no­ce­mos he­re­de­ras de gru­pos co­mo el mlf y te­ne­mos muy bue­nas re­la­cio­nes con va­rias de sus fun­da­do­ras”, di­ce una de las miem­bros del co­lec­ti­vo.

Delphy di­fie­re en va­rios pun­tos con las Fe­men: “Al­gu­nas de sus reivin­di­ca­cio­nes en­tran en con­flic­to con las re­cla­ma­cio­nes de las fe­mi­nis­tas pos­co­lo­nia­les –di­ce–, pe­ro ya en nues­tra épo­ca los fe­mi­nis­mos eran va­rios, se­gún la ins­pi­ra­ción ideo­ló­gi­ca y los mé­to­dos de ac­ción. Es una lu­cha muy com­ple­ja y to­das las co­rrien­tes se va­len”.

En la mis­ma no­che en la que las Fe­men ce­le­bran su fies­ta, la po­li­cía an­ti­mo­ti­nes fran­ce­sa (crs por sus si­glas en fran­cés) acep­ta la pe­ti­ción del pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na, Georges Haddad, y des­alo­ja por la fuer­za a los es­tu­dian­tes que ocu­pan el cam­pus de Tol­biac pa­ra pro­tes­tar con­tra la re­for­ma uni­ver­si­ta­ria del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron.

Co­mo un eco de la res­pues­ta que el mi­nis­tro Mis­sof­fe dio a Cohn-ben­dit ha­ce 50 años, cuan­do le re­co­men­dó el agüi­ta fría de la pis­ci­na re­cién inau­gu­ra­da pa­ra que se le pa­sa­ra la ca­len­tu­ra, el ar­gu­men­to de Haddad era que la fa­cul­tad se ha­bía con­ver­ti­do en un lu­gar don­de se dan “la vio­len­cia, las dro­gas, in­clu­so el se­xo”.

En los días an­te­rio­res a la in­ter­ven­ción po­li­cial era di­fí­cil ima­gi­nar un rin­cón pri­va­do en los an­fi­tea­tros que ser­vían co­mo dor­mi­to­rio, pe­ro si al­guien hu­bie­ra lo­gra­do so­bre­po­ner­se a las di­fi­cul­ta­des lo­gís­ti­cas, el se­xo se ha­bría da­do sin pre­sio­nes. Los y las es­tu­dian­tes que ha­bían nom­bra­do al cam­pus “Co­mu­na Li­bre” lo de­cla­ra­ban “es­pa­cio li­bre de aco­so” y “te­rri­to­rio se­gu­ro pa­ra las mu­je­res y los no-bi­na­rios”.

Gra­fi­tis co­mo “Be­be mis re­glas”, “Fuck la di­fe­ren­cia en­tre gé­ne­ros” y “All Cli­to­ris Are Beau­ti­ful” –es­te úl­ti­mo co­mo pa­ro­dia de “All Cops Are Bas­tards”– pa­re­cían un ho­me­na­je a los es­lo­ga­nes en cla­ve de hu­mor, pe­ro fuer­te­men­te car­ga­dos de po­lí­ti­ca, que se hi­cie­ron fa­mo­sos ha­ce 50 años. Va­rios de los afi­ches que con­sa­gra­ban las nor­mas de con­vi­ven­cia in­sis­tían so­bre el he­cho de que nin­gún com­por­ta­mien­to ma­chis­ta o mi­só­gino se­ría to­le­ra­do.

La gue­rra con­tra el pa­triar­ca­do y con­tra la cul­tu­ra de la vio­la­ción era un te­ma tan pre­sen­te en las cá­te­dras abier­tas co­mo el mo­vi­mien­to an­ti­glo­ba­li­za­ción de No­tre-da­me-des-lan­des y la ca­da vez más mar­ca­da ten­den­cia au­to­ri­ta­ria de Ma­cron: “68 o 2018, no se pue­de ima­gi­nar una lu­cha con­tra el sis­te­ma que no in­clu­ya a las mu­je­res co­mo par­te de ella y a los de­re­chos de las mu­je­res co­mo par­te de los gran­des ob­je­ti­vos”, di­ce Be­lén, es­tu­dian­te ca­ta­la­na pre­sen­te ha­ce tres se­ma­nas en el lu­gar. En sus ma­nos sos­tie­ne pan­fle­tos que di­cen, en cas­te­llano “Ni una me­nos” y “De #Metoo a #To­das­jun­tas”.

“#Metoo, esa de­nun­cia de la ba­na­li­za­ción de las vio­la­cio­nes y los abu­sos de los hom­bres que ejer­cen cual­quier ti­po de po­der, des­cien­de de lo que pe­día­mos des­de la ocu­pa­ción de Nan­te­rre”, ex­pre­sa Prud­hom­me, a quien Ma­yo del 68 le de­jó una vi­da de mi­li­tan­cia que la ha lle­va­do a tra­ba­jar con las víc­ti­mas de las vio­la­cio­nes de gue­rra en Ser­bia y Ruan­da y por los de­re­chos de las mu­je­res mi­gran­tes en los cam­pa­men­tos de Ca­lais. Lue­go, agre­ga iró­ni­ca: “Nues­tros com­pa­ñe­ros ya de­cían des­de en­ton­ces que la igual­dad ha­bía si­do con­quis­ta­da. Des­mon­tar esa igual­dad de fa­cha­da tras la que se es­con­dían las vie­jas for­mas de do­mi­na­ción mas­cu­li­na no nos to­mó sino cin­co dé­ca­das de asam­bleas sin mu­je­res”.

“En un mo­men­to en que creía­mos rein­ven­tar el mun­do, a la mu­jer se le asig­na­ba los mis­mos ro­les de com­ba­te: la que cui­da, la que co­ci­na y la que cu­ra”

A la iz­quier­da, una mar­cha el 24 de ma­yo de 1968. A la de­re­cha, mu­je­res del par­ti­do RFP en los Cam­pos Elí­seos, el 28 de ma­yo de 1968

Un gra­fi­ti que tra­du­ce “Muer­te a los ma­ri­dos”, en Saint De­nis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.