Mil pa­la­bras por una ima­gen

Arcadia - - EDITORIAL - An­to­nio Ca­ba­lle­ro

No sé muy bien si es­ta fo­to­gra­fía co­rres­pon­de a la ce­re­mo­nia del día 5 de ma­yo en que se anun­ció la di­so­lu­ción de eta, la or­ga­ni­za­ción in­de­pen­den­tis­ta y te­rro­ris­ta vas­ca, o si re­tra­ta otro de los mu­chos anun­cios de re­ti­ra­da o de reanu­da­ción de su lu­cha que esa ban­da ha he­cho en sus 59 años de exis­ten­cia. En to­do ca­so sin du­da

es una fo­to re­cien­te, por­que mues­tra una

eta prós­pe­ra, co­mo co­rres­pon­de a un País Vas­co prós­pe­ro, ya sea del la­do es­pa­ñol o del la­do fran­cés de la fron­te­ra que lo par­te en dos. No es co­mo las fo­tos aque­llas de cuan­do la ver­da­de­ra y du­ra clan­des­ti­ni­dad de

eta, ba­jo el fran­quis­mo de ha­ce me­dio si­glo: fo­tos os­cu­ras, des­en­fo­ca­das y bo­rro­sas, con los en­mas­ca­ra­dos de turno ta­pa­dos ape­nas con la mano, o con un tra­po de asal­tan­te de di­li­gen­cias, o con un pa­sa­mon­ta­ñas te­ji­do en la­na por su ma­má. Es una fo­to de ri­cos.

Y de ri­cos ex­hi­bi­cio­nis­tas: vean esas ca­pu­chas de di­se­ño de al­ta cos­tu­ra y de blan­cu­ra im­po­lu­ta, que pa­re­cen de se­da, y a lo me­jor lo son. Esa me­sa ves­ti­da con un blan­co man­tel de hi­lo de ho­lán, un man­tel co­mo los de los más ele­gan­tes res­tau­ran­tes del País Vas­co, que son los me­jo­res y los más ca­ros de Es­pa­ña. Tam­bién –a lo me­jor– es uno de esos.vean esas boi­nas ne­gras y lim­pias, sin su­dar, co­mo de guar­da­rro­pía de tea­tro.a lo me­jor lo son. Y vean esos pu­ños ce­rra­dos, en­guan­ta­dos de fino cue­ro ne­gro, que se al­zan en his­trió­ni­co ges­to de desafío. Los tres eta­rras de la me­sa se des­ta­can en ne­gro so­bre el pro­fun­do azul del te­lón de fon­do, y lle­van en el pe­cho el mis­mo afi­che de eta que cuel­ga de­trás, blan­co y azul cla­ro, con su em­ble­ma de la ser­pien­te en­ros­ca­da en el man­go de un ha­cha y su di­vi­sa de com­ba­te:“bie­tan ja­rrai”, que en vas­cuen­ce –en eus­ke­ra– sig­ni­fi­ca “se­guir con las dos”. Es de­cir, con las dos for­mas de lu­cha: la ar­ma­da, re­pre­sen­ta­da por la fuer­za del ha­cha, y la po­lí­ti­ca, por la as­tu­cia de la ser­pien­te. A la iz­quier­da, com­ple­tan­do el at­trez­zo, se yer­gue la iku­rri­ña, la ban­de­ra vas­ca, ro­ja, blan­ca y ver­de. Es una muy cui­da­da es­ce­no­gra­fía, que ha­ce que los te­rro­ris­tas no pa­rez­can te­rro­ris­tas: pa­re­cen ac­to­res de tea­tro.

Tal vez sea esa con­di­ción tea­tral la que ex­pli­ca la pro­lon­ga­ción de la exis­ten­cia de

eta du­ran­te se­sen­ta años, cua­ren­ta años más de los que jus­ti­fi­ca­ron el ac­cio­nar mi­li­tar y po­lí­ti­co de sus pri­me­ros tiem­pos. eta na­ció pa­ra com­ba­tir la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, im­pues­ta no so­lo so­bre el País Vas­co sino so­bre Es­pa­ña en­te­ra des­de la gue­rra ci­vil de 1936-39. Y se es­tre­nó de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar (des­pués se hi­zo una pe­lí­cu­la) con la pi­ro­téc­ni­ca vo­la­du­ra en una ca­lle del cen­tro de Ma­drid del au­to­mó­vil del pre­si­den­te del go­bierno y su­ce­sor de­sig­na­do del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co, el al­mi­ran­te Luis Ca­rre­ro

Blan­co, que sal­tó a 40 me­tros de al­tu­ra y ca­yó des­pa­ta­rra­do en el pa­tio de una igle­sia je­suí­ti­ca. Fue la “ope­ra­ción Ogro”, aplau­di­da en­ton­ces (1973) en me­dio mun­do por los ro­mán­ti­cos aman­tes de la li­ber­tad. Pe­ro a con­ti­nua­ción, y cuan­do muer­to ya Fran­co en su ca­ma los es­pa­ño­les se abrie­ron pa­so pa­cí­fi­co ha­cia la de­mo­cra­cia en lo que se lla­mó La Tran­si­ción, eta no se di­sol­vió, sino que si­guió por el ca­mino de la vio­len­cia. Sin con­tar al al­mi­ran­te Ca­rre­ro, lle­va hoy 853 ase­si­na­dos por ti­ro de pis­to­la en la nu­ca o por ex­plo­sión de bom­ba en un su­per­mer­ca­do o en un cuar­tel, 79 se­cues­tra­dos en bus­ca de ex­tor­sión eco­nó­mi­ca, de los cua­les 12 sa­lie­ron muer­tos, y a pe­sar de va­rias am­nis­tías e in­dul­tos tie­ne to­da­vía unos 300 mi­li­tan­tes pre­sos. Y, vol­vien­do a lo mis­mo, ha acu­mu­la­do una do­ce­na o dos de con­vo­ca­to­rias a rue­das de pren­sa con en­ca­pu­cha­dos de boi­na vas­ca y me­tra­lle­ta sen­ta­dos a una me­sa an­te los fo­tó­gra­fos pa­ra re­cla­mar su de­re­cho al ase­si­na­to en nom­bre de una opre­sión que des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das ya no exis­te.

Y que sin em­bar­go en su tea­tral can­to del cis­ne to­da­vía ale­gan: di­cen que se­gui­rán lu­chan­do, aun­que ya sin ar­mas, por un País Vas­co “reuni­fi­ca­do, in­de­pen­dien­te, so­cia­lis­ta, eus­kal­dun, y no pa­triar­cal”. ¿Reuni­fi­ca­do? Nun­ca es­tu­vo uni­fi­ca­do, sal­vo tal vez en tiem­pos de las cue­vas de Al­ta­mi­ra (que no son vas­cas) ha­ce 30 mil años. In­de­pen­dien­te nun­ca ha si­do: vo­lun­ta­ria­men­te Viz­ca­ya y Gui­púz­coa se unie­ron a la Cas­ti­lla y al Ara­gón de los Re­yes Ca­tó­li­cos ha­ce cin­co si­glos. Lo de “so­cia­lis­ta” no es ve­ro­sí­mil, da­do que

eta, y más en ge­ne­ral el na­cio­na­lis­mo vas­co, es mi­li­tan­te­men­te ra­cis­ta: eso es lo que sig­ni­fi­ca la pa­la­bra “eus­kal­dun”, o vas­co ver­da­de­ro. Y lo de “no pa­triar­cal” pa­re­ce un chis­te: tal vez no ha­ya en to­do el mun­do una so­cie­dad más ma­triar­cal, y en con­se­cuen­cia más ma­chis­ta, que la vas­ca de los gu­da­ris (com­ba­tien­tes) eta­rras.

Pe­ro bueno. Ya no pe­gan ti­ros. Que de­jen de ha­cer tea­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.