Con­tra la in­tui­ción

Arcadia - - EDITORIAL - Sandra Bor­da

Nun­ca un par de za­pa­tos fue­ron ob­je­to de tan­ta dis­cu­sión en me­dio de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Co­lom­bia. Es­toy se­gu­ra. To­do em­pe­zó ha­ce al­gún tiem­po cuan­do al­guien des­cu­brió a Gus­ta­vo Pe­tro usan­do un par de Fe­rra­ga­mo. An­tes de en­trar en ma­te­ria con el es­cán­da­lo que nos ocu­pa, doy al­go de con­tex­to: en la tien­da on­li­ne de la mar­ca los pre­cios os­ci­lan en­tre 595 y 1200 dó­la­res, es de­cir, en­tre 1.709.435 y 30.447.600 pe­sos a fe­cha de cam­bio ofi­cial de hoy. Cla­ro, me di­cen mis ami­gos que en Co­lom­bia se pue­den con­se­guir más ba­ra­tos y has­ta por 500.000 pe­sos. Los ori­gi­na­les, na­da de chi­via­dos.

En­ton­ces, cuan­do Pe­tro apa­re­ció pú­bli­ca­men­te con un par de za­pa­tos de ese pre­cio, al­go les mo­les­tó a mu­chos. El ar­gu­men­to ini­cial de aque­llos que pa­re­cían ofen­di­dos con los za­pa­tos era uno po­lí­ti­co: no es cohe­ren­te ser de iz­quier­da y usar za­pa­tos de ese pre­cio. Si us­ted es de iz­quier­da, si le gus­tan tan­to los po­bres y por al­gu­na razón ex­tra­ña tie­ne esa can­ti­dad de di­ne­ro dis­po­ni­ble pa­ra ese ti­po de za­pa­tos, ¡pues me­jor re­gá­le­les la pla­ta a los po­bres! ¿No que es­tá tan a fa­vor de la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za?

Con ba­se en ese ar­gu­men­to, cual­quier per­so­na con in­cli­na­cio­nes de iz­quier­da no pue­de te­ner di­ne­ro, y si lo tie­ne, de­be dis­tri­buir­lo ip­so fac­to. Los ver­da­de­ros mi­li­tan­tes de la iz­quier­da com­pran la ro­pa en San Vic­to­rino (pre­fe­ri­ble­men­te usa­da), es­tán des­arre­gla­dos y son su­cios (por­que cor­tar­se el pe­lo, ba­ñar­se y to­das esas prác­ti­cas cues­tan y es­tán re­ser­va­das pa­ra las pri­vi­le­gia­das bur­gue­sías) y, por su­pues­to, es­tán fla­cos. Un iz­quier­dis­ta gor­do es una con­tra­dic­ción en ta­les tér­mi­nos por­que la po­ca co­mi­da que tie­ne tam­bién la tie­ne que re­dis­tri­buir. To­do en aras de la cohe­ren­cia.

Pe­ro en el sen­ti­do con­tra­rio la co­sa es más ad­mi­si­ble. Esa sub­cla­se que una ami­ga mía de­no­mi­na “ma­mer­tos Guc­ci” tie­ne lar­ga tra­di­ción y es so­cial­men­te acep­ta­da. Son los que ha­cen con­vi­vir con ar­mo­nía la mo­chi­la arahua­ca y vi­vir en Ro­sa­les. En­ton­ces, se va­le ser es­tra­to seis y oír Sil­vio Ro­drí­guez en com­pa­ñía de un vino ca­lien­te y con que­ma­da de marsh­ma­llow in­clui­da. Así sea en la fin­ca. Eso es más bien loa­ble; es un en­cuen­tro con el otro, con el des­va­li­do, el mar­gi­na­li­za­do; es una for­ma de sim­pa­tía con el me­nos fa­vo­re­ci­do y por tan­to te­ne­mos me­nos

pro­ble­ma con ese fe­nó­meno. Me­jor di­cho, ma­mer­tos wan­na­be sí, pe­ro oli­gar­cas wan­na­be no.

Sin em­bar­go, las dos for­mas de se­ña­lar al­gún ti­po de in­cohe­ren­cia en es­tos com­por­ta­mien­tos son un tan­to in­ge­nuas y has­ta ba­na­les. Am­bas asu­men que la vi­da dia­ria y co­ti­dia­na de una per­so­na de­be desa­rro­llar­se en com­ple­to y ab­so­lu­to acuer­do con sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, y ese ti­po de con­sis­ten­cia no la desa­rro­lla na­die. Ade­más, la bús­que­da de se­me­jan­te ni­vel de cohe­ren­cia nos vol­ve­ría lo­cos a to­dos en cues­tión de días.

Por eso creo que, al fi­nal, el ar­gu­men­to de aque­llos que se mos­tra­ban tan in­có­mo­dos con los Fe­rra­ga­mo de Pe­tro no es uno de in­con­sis­ten­cia po­lí­ti­ca o ideo­ló­gi­ca. Creo que ese ar­gu­men­to era una fa­cha­da pa­ra ocul­tar un ma­les­tar im­po­si­ble de for­mu­lar en tér­mi­nos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos. Sea­mos cla­ros: la in­co­mo­di­dad tie­ne que ver con que el con­su­mo de ar­tícu­los sun­tua­rios es­tá re­ser­va­do pa­ra un club de muy po­cos en es­te país. Y cuan­do Pe­tro se po­ne los za­pa­tos, la sen­sa­ción que tie­nen es que se es­tá in­ten­tan­do me­ter en el club a las ma­las, sin pa­sar por los me­ca­nis­mos de ad­mi­sión o, peor aún, sin “ser uno de ellos”. El pro­ble­ma es uno de cla­se, no de ideo­lo­gía. Pe­tro no vie­ne de la cla­se so­cial de es­te país que na­ció con un de­re­cho ad­qui­ri­do a com­prar­se esos za­pa­tos. ¿¡Có­mo se atre­ve!?

Creo que el men­sa­je no es so­lo pa­ra Pe­tro, y que to­dos de­be­mos es­tar aten­tos y es­cu­char. Por­que es­ta dis­cu­sión, que lu­ce su­per­fi­cial a pri­me­ra vis­ta, con­tie­ne una ad­ver­ten­cia que es pre­ci­so no ig­no­rar: que no se nos ocu­rra ni por un mo­men­to que, si a pun­ta de tra­ba­jo lo­gra­mos re­unir di­ne­ro pa­ra ad­qui­rir al­gún bien sun­tua­rio, ello nos va a con­ver­tir en miem­bros de la éli­te de es­te país. ¡Fal­ta­ba más! Que na­die se lla­me a en­ga­ños: el as­cen­so so­cial aquí tie­ne te­cho de cris­tal. Y bien grue­so. El club es­tá ce­rra­do y le pu­sie­ron can­da­do a la puer­ta.aquí se na­ce sien­do miem­bro de la cla­se di­ri­gen­te y pun­to. Co­mo bien de­cían las abue­las, no se con­fun­dan: la mo­na,“aun­que se vis­ta de se­da y se pon­ga Fe­rra­ga­mo, mo­na se que­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.