Tum­ba te­cho

Arcadia - - EDITORIAL - Ma­rio Jur­sich

Ha­ce unos me­ses, cuan­do la or­ga­ni­za­ción del Fes­ti­val Va­lle­na­to anun­ció que el ar­tis­ta ho­me­na­jea­do se­ría Car­los Vi­ves, se desató la clá­si­ca tor­men­ta de ve­rano. Ner­vio­so y su­dan­do, Ro­dol­fo Mo­li­na Araújo tu­vo que sa­lir a ex­pli­car la de­ci­sión con el ar­gu­men­to de

que ne­ce­si­ta­ban “in­ter­na­cio­na­li­zar” la mú­si­ca del an­ti­guo va­lle de los chi­mi­las: “No po­de­mos des­co­no­cer lo que Vi­ves ha he­cho por nues­tro fol­clor en el ex­tran­je­ro. Ama nues­tras me­lo­días. El ho­me­na­je nos ayu­da­rá a se­guir con esa pro­yec­ción”, di­jo mien­tras se se­ca­ba con un pa­ñue­lo el su­dor que le per­la­ba la fren­te.

Aun­que en la pren­sa lo­cal hu­bo al­gu­nos co­na­tos de bron­ca y se le pre­gun­tó con in­sis­ten­cia a Mo­li­na Araújo si, a su jui­cio, la mú­si­ca del can­tan­te sa­ma­rio se ajus­ta­ba a la “iden­ti­dad que te­jie­ron la ca­ja, la gua­cha­ra­ca y el acor­deón”, el asun­to no pa­só a ma­yo­res. El pa­sa­do 27 de abril Car­los Vi­ves es­tre­nó en la ca­pi­tal del Ce­sar su obra de tea­tro La ilía­da va­lle­na­ta y, co­mo de cos­tum­bre, se­du­jo a cien­tos –qué di­go: a mi­les– de sus se­gui­do­res.

A mí me cau­só ali­vio que la po­lé­mi­ca se hu­bie­ra ex­tin­gui­do na­da más em­pe­zar. En cual­quier cam­po ar­tís­ti­co,el pu­ris­mo so­lo con­du­ce a ca­lle­jo­nes sin sa­li­da (es, co­mo se di­ce en la jer­ga fe­rro­ca­rri­le­ra, una vía muer­ta.) De allí que nin­gu­near avi­ves –o ne­gar­se a re­co­no­cer su pa­pel di­na­mi­za­dor den­tro de una tra­di­ción que lan­gui­de­cía– equi­val­ga a vol­ver a los in­fe­cun­dos de­ba­tes so­bre los su­pues­tos da­ños al fol­clor que in­fes­ta­ron la mú­si­ca co­lom­bia­na en los años se­ten­ta.

Di­cho es­to, agre­go que, con­tra lo que pu­die­ra pen­sar­se por sus de­cla­ra­cio­nes, a Vi­ves no le han res­ba­la­do los cons­tan­tes re­pa­ros a su for­ma de apro­piar­se del pa­sa­do. De he­cho, La ilía­da va­lle­na­ta es, en­tre otras co­sas, un ale­ga­to de no­ven­ta y pi­co de mi­nu­tos con­tra al­gu­nas crí­ti­cas per­sis­ten­tes a lo que él ha­ce.

Por cu­rio­si­dad, me pu­se a in­ves­ti­gar si al­guien ha­bía re­se­ña­do la obra o he­cho al­gún co­men­ta­rio so­bre la ex­tra­ña equi­va­len­cia en­tre una epo­pe­ya grie­ga del si­glo viii an­tes de Cris­to y una for­ma mu­si­cal na­ci­da en la pri­me­ra mi­tad del si­glo xx, o so­bre la edul­co­ra­da ver­sión que da de los orí­ge­nes del Fes­ti­val Va­lle­na­to, o so­bre la apa­ra­to­sa ac­tua­ción de An­to­nio Sa­nint en el pa­pel de “John­nie Cen­te­lla, el pro­duc­tor de es­tre­llas”, o so­bre el ines­pe­ra­do de­but en las ta­blas de la ex­can­ci­ller Ma­ría Con­sue­lo Araújo, o so­bre los evi­den­tes sesgos con que Vi­ves in­ten­ta re­es­cri­bir la his­to­ria de su ca­rre­ra mu­si­cal. (Ya que aquí no dis­pon­go de es­pa­cio, me li­mi­ta­ré a co­men­tar que re­sul­ta di­fí­cil tra­gar­se que fue des­de ni­ño un enamo­ra­do del fol­clor si uno sa­be que en sus pri­me­ros dis­cos so­lo se de­di­có al pop en es­pa­ñol y a la ba­la­da ro­mán­ti­ca, y en­ci­ma es­tá al

tan­to de que Sony Mu­sic ca­si no lo­gra con­ven­cer­lo de sa­car los dos vo­lú­me­nes de­di­ca­dos a Es­ca­lo­na.)

Lo que en­con­tré en mi pes­qui­sa es que, así co­mo hay co­men­ta­ris­tas con no­to­rios pre­jui­cios pu­ris­tas en con­tra de Vi­ves, así tam­bién hay una le­gión de co­mu­ni­ca­do­res de­di­ca­dos a ro­ciar­lo con in­cien­so día y no­che. Es­ta des­ca­ra­da for­ma de adu­la­ción va des­de las cur­si­le­rías de la re­vis­ta Jet-set, em­pe­ña­da en con­ven­cer­nos de que Vi­ves y su ter­ce­ra es­po­sa son la ver­sión mu­si­cal de Gabriel Gar­cía Már­quez y Mer­ce­des Bar­cha, pa­san­do por el so­lem­ne bla­bla­blá de Daissy Ca­ñon en Kieny­ke (“Lo que es­tá pa­san­do con Car­los Vi­ves nos re­mon­ta a Johann Strauss, a quien por ha­ber apo­ya­do, an­tes de al­can­zar la fa­ma con sus ma­gis­tra­les val­ses, a los re­vo­lu­cio­na­rios de Aus­tria, fue re­cha­za­do por la cor­te du­ran­te mu­cho tiem­po”) has­ta las ig­no­ran­tes hi­pér­bo­les de Die­go Or­tiz, el di­rec­tor de la edi­ción crio­lla de Ro­lling Sto­ne: “Car­los Vi­ves es el ar­tis­ta más gran­de de to­dos los tiem­pos en Co­lom­bia”.

Aquí no pre­ten­do si­tuar­me en nin­gún jus­to me­dio, que es el mo­do más efi­caz de no te­ner pers­pec­ti­va y su­cum­bir a la re­tó­ri­ca. Na­da más lla­ma­ré la aten­ción so­bre el he­cho de que Vi­ves ca­be en la ca­te­go­ría del in­tér­pre­te cu­yo ca­ris­ma es in­men­sa­men­te su­pe­rior a su ar­te. Co­mo es gua­po, se­duc­tor y evi­den­te­men­te bue­na per­so­na, se tien­de a juz­gar sus dis­cos con un cri­te­rio be­ne­vo­len­te y a pa­sar­le por al­to cues­tio­nes que ame­ri­ta­rían un de­ba­te. (Un ejem­plo en­tre mu­chos: el acuer­do con el que le otor­gó la ven­ta ex­clu­si­va de sus ce­dés al Gru­po Éxi­to y que im­pli­có mar­gi­nar a to­das las tien­das de dis­cos en Co­lom­bia. En su mo­men­to la me­di­da ca­yó tan mal, que hu­bo un in­ten­to so­te­rra­do de de­cla­rar­lo per­so­na non gra­ta. Na­tu­ral­men­te, nin­gún me­dio del país re­gis­tró ese ma­les­tar.)

No soy un mal­que­rien­te de Vi­ves y ad­mi­ro sin re­ser­vas can­cio­nes co­mo “Al­tos del Ro­sa­rio” o dis­cos co­mo La tie­rra del ol­vi­do. Sin em­bar­go, creo que Vi­ves ha ido lan­gui­de­cien­do co­mo ar­tis­ta. ¿Ese cán­di­do ro­man­ti­cis­mo de sus úl­ti­mos tra­ba­jos es to­do lo que pue­de ofre­cer­nos un hom­bre ya cer­ca de cum­plir los 60 años? ¿Esa tris­te in­cur­sión en los cam­pos del re­gue­tón es to­do lo que tie­ne pa­ra mos­trar­nos un can­tan­te que ha ga­na­do has­ta el úl­ti­mo pre­mio que se pue­de ga­nar en la mú­si­ca?

Fran­ca­men­te, es­pe­ra­ría que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.