El ca­so de Mar­vel M

Arcadia - - LITERATURA - San­tia­go Parga Linares* Pe­rio­dis­ta y pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra

Una mezcla de ma­len­ten­di­dos fa­mi­lia­res, líos edi­to­ria­les, ru­mo­res y ver­sio­nes en­con­tra­das de unos mis­mos he­chos ro­dean la obra de la es­cri­to­ra ba­rran­qui­lle­ra Mar­vel Mo­reno, quien no ha te­ni­do el re­co­no­ci­mien­to que se me­re­ce. Es­ta es la his­to­ria de có­mo, una vez más, un le­ga­do li­te­ra­rio se ha vis­to per­ju­di­ca­do por cuen­ta de fac­to­res que na­da tie­nen que ver con la obra mis­ma.

Las ra­zo­nes del ol­vi­do siem­pre son com­pli­ca­das, pe­ro en es­ta his­to­ria tie­nen que ver con líos edi­to­ria­les, dra­mas fa­mi­lia­res, chis­mes y qui­zás la ce­gue­ra de un país que pre­fe­ri­ría no ver­se re­fle­ja­do, con to­da su hi­po­cre­sía, en las pá­gi­nas de una es­cri­to­ra que no le ve na­da de pin­to­res­co ni de má­gi­co a la so­cie­dad co­lom­bia­na. A eso hay que agre­gar una se­rie de per­so­na­jes: Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za, el es­po­so co­lom­biano; Jac­ques Fou­rrier, el se­gun­do es­po­so, de na­cio­na­li­dad fran­ce­sa; Car­la y Ca­mi­la, las dos hi­jas cria­das en Eu­ro­pa; y los aca­dé­mi­cos Jac­ques Gi­lard y Fa­bio Ro­drí­guez Amaya. En la mi­tad de to­do es­te em­bro­llo es­tá una es­cri­to­ra ge­nial. Y co­mo sue­le su­ce­der cuan­do hay líos con los le­ga­dos de gran­des es­cri­to­res, quie­nes sa­li­mos per­dien­do so­mos los lec­to­res.

El nom­bre de Mar­vel Mo­reno de­be­ría ser si­nó­ni­mo de lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na. Sin em­bar­go, su obra lan­gui­de­ce en el ol­vi­do li­te­ra­rio an­te un pú­bli­co ge­ne­ral fue­ra de cier­tos círcu­los aca­dé­mi­cos. So­lo dos li­bros pu­bli­ca­dos de­mues­tran la ge­nia­li­dad de es­ta ba­rran­qui­lle­ra que mu­rió jo­ven y en­fer­ma en Pa­rís sin co­no­cer una edi­ción ade­cua­da de su obra, pues mien­tras vi­vía al­gu­nos de sus cuen­tos fue­ron censurados y, des­pués de su muer­te, la pri­me­ra no­ve­la sa­lió mal edi­ta­da y una se­gun­da si­gue sin ser pu­bli­ca­da. Con una nue­va edi­ción de los cuen­tos com­ple­tos a pun­to de sa­lir, es ho­ra de que el país lea y apre­cie la obra de Mo­reno, atra­ve­sa­da por va­rias in­jus­ti­cias edi­to­ria­les y dra­mas per­so­na­les que, a la lar­ga, son in­có­mo­dos pa­ra to­dos.

Mar­vel Mo­reno na­ció en Ba­rran­qui­lla en 1939, en el ex­clu­si­vo barrio El Pra­do. Co­mo la ma­yo­ría de las hi­jas de la bur­gue­sía ba­rran­qui­lle­ra del mo­men­to, re­ci­bió una edu­ca­ción re­li­gio­sa en co­le­gios pri­va­dos. Fue pre­sen­ta­da en so­cie­dad en 1956, y en 1959, a sus 20 años, fue ele­gi­da rei­na del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla, to­do un ho­nor pa­ra cual­quier jo­ven­ci­ta de la épo­ca. Pe­ro Mo­reno ya en­ton­ces te­nía otras co­sas en men­te. “En una co­mi­da me di­jo un se­cre­to”, cuen­ta Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za, di­plo­má­ti­co, pe­rio­dis­ta y pri­mer es­po­so de ella, a quien co­no­ció por aque­llas épo­cas. “To­da­vía era rei­na del Car­na­val cuan­do me di­jo: ‘A mí eso no me in­tere­sa pa­ra na­da. Yo lo que quie­ro es es­cri­bir’”.

La obra de Mar­vel Mo­reno cons­ta de dos vo­lú­me­nes de cuen­tos, Al­go tan feo en la vi­da de una se­ño­ra bien (1985) y El en­cuen­tro y otros re­la­tos (1992), y una no­ve­la, En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas (1987), su obra maes­tra. Ba­sán­do­se en la vi­da de sus pro­pias ami­gas, Mo­reno des­cri­be de ma­ne­ra des­car­na­da y ma­gis­tral la al­ta so­cie­dad ba­rran­qui­lle­ra de los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta. La no­ve­la fue tra­du­ci­da al fran­cés y al it­ga­liano, y en 1989 ga­nó en Ita­lia el Pre­mio Grin­za­ne-ca­vour a Me­jor li­bro ex­tran­je­ro.

Mar­vel Mo­reno vi­vió y es­cri­bió du­ran­te el boom la­ti­noa­me­ri­cano, pe­ro no hi­zo par­te del mo­vi­mien­to y nun­ca go­zó del éxi­to del que go­za­ron los más fa­mo­sos ex­po­nen­tes de ese fe­nó­meno li­te­ra­rio. Su obra se ca­rac­te­ri­za por un rea­lis­mo ob­se­sio­na­do con la ex­pe­rien­cia per­so­nal de las in­jus­ti­cias so­cia­les y, en tér­mi­nos for­ma­les, re­to­ma el es­ti­lo sun­tuo­so y di­fí­cil de au­to­res enor­mes de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal que po­si­ble­men­te fue­ron re­fe­ren­tes de Mo­reno: Vir­gi­nia Woolf, Wi­lliam Faulk­ner, Marcel Proust. En En di­ciem­bre lle­ga­ban las bri­sas hay al­go de me­lo­dra­má­ti­co que no es ri­dícu­lo: es una no­ve­la eru­di­ta sin ser pe­dan­te, y so­cial­men­te com­pro­me­ti­da sin caer en el alec­cio­na­mien­to o el ma­ni­fies­to. Y to­do es­tá con­te­ni­do en una es­truc­tu­ra apa­ren­te­men­te sim­ple (tres par­tes, tres pro­ta­go­nis­tas), pe­ro so­fis­ti­ca­da en su cons­truc­ción.

La Ba­rran­qui­lla de Mo­reno no es pin­to­res­ca ni evo­ca­do­ra, es co­mo ella la re­cor­da­ba: ca­lien­te y opre­si­va. Ni en los cuen­tos ni en la no­ve­la es­tán los im­pul­sos “au­to­exo­ti­zan­tes” del rea­lis­mo má­gi­co; Mo­reno pre­fi­rió más bien le­van­tar un es­pe­jo de la so­cie­dad co­lom­bia­na pa­ra mos­trar su hi­po­cre­sía, la re­pre­sión se­xual y la vio­len­cia con­tra las mu­je­res –co­sas que in­ge­nua­men­te creemos su­pe­ra­das–.

El tiem­po de las ama­zo­nas, la se­gun­da no­ve­la de Mo­reno –aque­lla que es­cri­bía cuan­do mu­rió en 1995–, si­gue sin ser pu­bli­ca­da. Fa­bio Ro­drí­guez Amaya, aca­dé­mi­co, pin­tor, ami­go de Mo­reno y uno de sus al­ba­ceas, afir­ma que “Mar­vel es la me­jor es­cri­to­ra co­lom­bia­na de to­dos los tiem­pos. Y no so­lo en­tre las mu­je­res: no du­do en co­lo­car su obra, co­mo es ya vox po­pu­li, en­tre las me­jo­res de lo que se lla­mó ‘la nue­va li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na’”.

Pe­ro si es tan ge­nial y tan im­por­tan­te, ¿por qué no es tan co­no­ci­da? ¿Por qué no es lec­tu­ra obli­ga­da en co­le­gios y uni­ver­si­da­des, y par­te esen­cial del ima­gi­na­rio li­te­ra­rio de los co­lom­bia­nos? ¿Por qué nos di­ce tan po­co o na­da su nom­bre?

El ma­tri­mo­nio con Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za le sir­vió a Mar­vel Mo­reno pa­ra huir de la so­cie­dad ba­rran­qui­lle­ra y dar sus pri­me­ros pa­sos co­mo es­cri­to­ra. El mis­mo Men­do­za cuen­ta que, en una de sus vi­si­tas a Fran­cia, ella le di­jo al ba­jar­se del avión: “En Ba­rran­qui­lla ni tú es­cri­bes ni yo es­cri­bo, eso es evi­den­te. Yo no vol­ve­ré ja­más a Ba­rran­qui­lla. Yo me que­do acá”. Así na­da más. Nun­ca re­gre­sa­ría a Co­lom­bia, pe­ro sí pa­sa­ría el res­to de su vi­da es­cri­bien­do, pri­me­ro en De­yá y lue­go en Pa­rís.

Du­ran­te los años se­ten­ta, Mo­reno se co­dea­ba con las fi­gu­ras más im­por­tan­tes del boom y la mo­vi­da cul­tu­ral pa­ri­si­na, pe­ro pre­fe­ría la so­le­dad pa­ra es­cri­bir a lá­piz, en cua­der­nos de co­le­gio, sin sa­lir de la ca­ma.

En 1977 ter­mi­nó su pri­mer li­bro de cuen­tos, cu­ya pu­bli­ca­ción fue en 1980, por la pe­que­ña edi­to­rial Plu­ma. Es­te se­ría el ini­cio de una se­rie de atro­pe­llos. Se­gún Ro­drí­guez Amaya y Jac­ques Gi­lard, aca­dé­mi­co fran­cés y pri­mer de­fen­sor de la obra, dos de los cuen­tos de esa co­lec­ción, “el mu­ñe­co” y “Au­to­crí­ti­ca”, fue­ron ar­bi­tra­ria­men­te censurados por el edi­tor. “Au­to­crí­ti­ca”, por ejem­plo, fue eli­mi­na­do del li­bro por­que, se­gún Ro­drí­guez Amaya, al edi­tor de Plu­ma no le gus­tó la ma­ne­ra en la que el cuen­to cri­ti­ca­ba la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na.

A fi­na­les de los años se­ten­ta, ase­dia­da por el lu­pus, Mo­reno se de­di­có a es­cri­bir fre­né­ti­ca­men­te

A la iz­quier­da, Luis Ca­ba­lle­ro y Mar­vel Mo­reno, pa­dri­nos de ma­tri­mo­nio de Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za y la pin­to­ra Pa­tri­cia Ta­ve­ra (a la de­re­cha), que se ca­sa­ron en Pa­rís. Mo­reno fue la pri­me­ra es­po­sa de Men­do­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.