“Sal­ga­mos de es­te mo­men­to egoís­ta”

UNA EN­TRE­VIS­TA CON FE­LI­PE AL­JU­RE

Arcadia - - MÚSICA - Ca­mi­lo Ji­mé­nez San­to­fi­mio* Bo­go­tá

A po­cos me­ses de un cam­bio de go­bierno, le pe­di­mos al guio­nis­ta, pro­fe­sor y di­rec­tor de La gen­te de la uni­ver­sal, una de las pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas más acla­ma­das, ha­cer un ba­lan­ce de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral y la rea­li­za­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en los úl­ti­mos años.

Pa­ra us­ted, ¿cuál es hoy la fun­ción del ci­ne? El ci­ne es inevi­ta­ble. Es un co­men­ta­rio so­bre la con­di­ción hu­ma­na, so­bre el pri­ma­te hu­mano en la Tie­rra. Y es­ta con­di­ción con­sis­te en pre­gun­tas des­de los pri­me­ros re­gis­tros del ar­te, des­de las cue­vas de Al­ta­mi­ra. Son siem­pre las mis­mas pre­gun­tas so­bre la vi­da: qué hay an­tes de la vi­da, qué vie­ne des­pués de la muer­te, y si nos ma­ta­rá un me­teo­ri­to y to­do ter­mi­na­rá así. En fin, es­ta­mos ro­dea­dos de in­cóg­ni­tas que ha­cen que nues­tra exis­ten­cia sea frá­gil, y a la vez es­ta­mos do­ta­dos de for­mas de ex­pre­sión pa­ra co­men­tar esa con­di­ción. En Al­ta­mi­ra, la gen­te ca­za­ba y les re­za­ba a tó­tems, y con tin­tas bo­tá­ni­cas y mu­ros de ro­ca re­pre­sen­ta­ba las co­sas. Hoy te­ne­mos so­cie­da­des com­ple­jas, ur­ba­nis­mos den­sos y nue­vas tec­no­lo­gías, y eso es lo que usa­mos pa­ra co­men­tar. Eso es el ci­ne. Es nues­tro ar­te ru­pes­tre con­tem­po­rá­neo.

¿Pe­ro qué es pro­pio del ci­ne?

Yo di­ría que ha­ber­se apro­pia­do de tan­tos for­ma­tos; ha­ber to­ma­do co­sas de la li­te­ra­tu­ra (el guion), la pin­tu­ra (el co­lor), la ci­né­ti­ca (el mo­vi­mien­to), la mú­si­ca (los sound­tracks). Esa com­bi­na­ción ha­ce po­si­ble una for­ma de ex­pre­sión muy con­tem­po­rá­nea, pa­ra una ge­ne­ra­ción que es muy au­dio­vi­sual.

Si el ci­ne ha­ce pre­gun­tas, ¿qué pre­gun­tas sien­te que se plan­tean hoy los ci­neas­tas en Co­lom­bia?

Me gus­ta pen­sar más bien en lo que de­be­ría­mos plan­tear­nos. En el mun­do ac­tual es im­por­tan­te que el ci­ne man­ten­ga vi­vas las pre­gun­tas fun­da­men­ta­les por­que las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas vi­ven en un es­ta­do de ne­ga­ción. Si hay gue­rra, ¡pues cam­bie de ca­nal! O ha­ga una ma­ra­tón de 18 ca­pí­tu­los de tal se­rie, y to­do va a es­tar bien. En­trar en ne­ga­cio­nes y en bur­bu­jas de dis­trac­ción es­tá al al­can­ce de un con­trol re­mo­to o de un ce­lu­lar, y eso es un ries­go pa­ra to­dos, tan­to des­de lo co­mer­cial co­mo des­de lo cul­tu­ral, o in­clu­so des­de lo más van­guar­dis­ta. El ci­ne de­be po­ner to­do eso en cues­tión.

Pe­ro, ¿que­rer dis­traer­se de una reali­dad des­con­cer­tan­te e in­cier­ta, y mu­chas ve­ces vio­len­ta, no es al­go na­tu­ral? ¿No es qui­zás al­go in­clu­so ló­gi­co en Co­lom­bia?

En Co­lom­bia lo que pa­sa es más com­ple­jo, y es­pe­ro que sea pa­sa­je­ro. Pa­ra mí el ci­ne tie­ne dos ele­men­tos: uno hu­mano, que es la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­nos, y uno prác­ti­co, que tie­ne que ver con las ne­ce­si­da­des tec­no­ló­gi­cas, fi­nan­cie­ras, lo­gís­ti­cas, y et­cé­te­ra, de su rea­li­za­ción. El ci­ne fun­cio­na y plan­tea un diá­lo­go con las per­so­nas cuan­do es­tos dos ele­men­tos es­tán bien do­si­fi­ca­dos. Hoy, en Co­lom­bia ese no es el ca­so.

La ten­sión en­tre crear y pro­du­cir siem­pre ha exis­ti­do. De he­cho, de ella sur­gen mu­chas ve­ces gran­des obras. ¿Cuál es el pro­ble­ma?

Que en Co­lom­bia es­tos dos ele­men­tos no es­tán en equi­li­brio. Más bien, se han vuel­to egoís­tas y su­mi­sos. Y es­to que di­go, en pri­me­ra lí­nea, es un mea cul­pa. No es un se­ña­la­mien­to a un sec­tor, sino una pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos to­dos los ci­neas­tas. En es­te país he­mos em­pe­za­do a con­ven­cer­nos de que el ci­ne es un ac­to de re­den­ción per­so­nal, y así el ele­men­to hu­mano ha em­pe­za­do a ir­se a un ex­tre­mo y a po­ner­nos an­te una pa­ra­do­ja. Lle­va­mos ca­si 100 años di­cien­do: “No te­ne­mos voz pro­pia, no po­de­mos ex­pre­sar­nos por­que es­ta­mos amor­da­za­dos”. Pe­ro las le­yes de los úl­ti­mos 20 años y el ad­ve­ni­mien­to de un desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ve­rra­quí­si­mo le qui­tó pe­so a ese ar­gu­men­to. Hoy hay re­cur­sos pa­ra pro­du­cir 40 pe­lí­cu­las al año; an­tes pro­du­cía­mos ape­nas dos y me­dia. La gran pa­ra­do­ja, en­ton­ces, es que nos die­ron la opor­tu­ni­dad de te­ner una voz pro­pia, pe­ro se­gui­mos sa­lien­do a pre­gun­tar­les a las he­ge­mo­nías ex­tran­je­ras si nos que­dó bue­na la pe­lí­cu­la. Y so­lo si di­cen que sí, vol­ve­mos or­gu­llo­sos. La con­se­cuen­cia de eso es que ter­mi­na por no im­por­tar si nues­tra pe­lí­cu­la en­tra en diá­lo­go con la cul­tu­ra que ob­ser­va­mos. Se­gui­mos pen­san­do en un “ter­cer mun­do” des­de una su­pues­ta pers­pec­ti­va de “pri­mer mun­do”. Pe­ro en al­gún mo­men­to nos ma­ma­re­mos de eso y nos da­re­mos cuen­ta de que el diá­lo­go con el pú­bli­co es im­por­tan­te.

¿Es­tá di­cien­do que se es­tá ha­cien­do ci­ne al gus­to de los ju­ra­dos ex­tran­je­ros?

Sí. Pe­ro tam­bién hay que de­cir que esa es la bús­que­da na­tu­ral y le­gí­ti­ma de una ci­ne­ma­to­gra­fía que es­tu­vo amor­da­za­da du­ran­te 90 años y que aho­ra tie­ne la opor­tu­ni­dad de ha­cer. Es­to es con­fu­siano: “El que oye ol­vi­da, el que ve re­cuer­da, el que ha­ce apren­de”. Es­ta­mos ha­cien­do pa­ra en­con­trar nues­tra voz, y en esa bús­que­da es­ta­mos co­mo un ado­les­cen­te que se pre­gun­ta si de­be cor­tar­se el pe­lo “así o asá”, o si de­be vol­ver­se gó­ti­co o no sé qué. Eso es le­gí­ti­mo. Mi es­pe­ran­za, en re­la­ción con la ci­ne­ma­to­gra­fía de hoy, es que sal­ga­mos de es­te mo­men­to ado­les­cen­te y egoís­ta. La in­dus­tria quie­re pe­lí­cu­las ren­ta­bles, lo cual es un ac­to pro­fun­da­men­te egoís­ta, pe­ro a la vez es un de­re­cho de la in­dus­tria. Y la cul­tu­ra –los fon­dos del Es­ta­do, las ayu­das, las co­pro­duc­cio­nes y no­so­tros los crea­do­res– es­tá co­pian­do mo­de­los aplau­di­dos en es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les.

¿Su­gie­re que el de­no­mi­na­do “ci­ne de au­tor” de­be re­va­luar­se? ¿Es jus­to pe­dir eso jus­to cuan­do re­ci­be tan­tos re­co­no­ci­mien­tos? Ci­ro Gue­rra y Cristina Ga­lle­go aca­ban de ano­tar­se otro lo­gro con la pre­sen­ta­ción de Pá­ja­ros de ve­rano en la Quin­ce­na de Rea­li­za­do­res de Can­nes

Yo soy un de­fen­sor de la li­ber­tad crea­ti­va. En Co­lom­bia de­ben exis­tir to­das las pe­lí­cu­las en una pa­le­ta ho­ri­zon­tal, y en­tre esas pe­lí­cu­las de­ben por su­pues­to es­tar aque­llas en que el au­tor bus­ca una voz pro­pia. Pe­ro la bús­que­da no pue­de ser tan egoís­ta por­que el ale­ja­mien­to le qui­ta sen­ti­do y razón de ser al ci­ne mis­mo. Por ese ca­mino, los crea­do­res co­rre­mos el ries­go de ter­mi­nar pen­san­do que nues­tro ni­vel de cul­tu­ra es su­pe­rior al del pú­bli­co; que el pro­ble­ma es que el pú­bli­co de acá no nos en­tien­de, y que en cam­bio en los fes­ti­va­les del cir­cui­to eu­ro­peo sí nos en­tien­den. Ne­ce­si­ta­mos ha­cer pe­lí­cu­las de tras­cen­den­cia en el cir­cui­to in­ter­na­cio­nal, pe­ro man­te­ner el diá­lo­go con el pú­bli­co, o “los pú­bli­cos”. Es­to úl­ti­mo lo ha­ce con un éxi­to im­pre­sio­nan­te el ci­ne de Da­go Gar­cía, cu­yo len­gua­je es le­gí­ti­mo y tie­ne de­re­cho a exis­tir.

En re­la­ción con lo que aca­ba de de­cir, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted te­ner éxi­to?

Ha­ce 20 años, el ci­ne co­lom­biano con­se­guía 228.675 es­pec­ta­do­res por pe­lí­cu­la, y se ha­cían dos pe­lí­cu­las y me­dia. Una pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se lle­va­ba, en pro­me­dio, so­lo cien mil es­pec­ta­do­res, pe­ro se es­tre­na­ban 195, y así a las sa­las iban ca­si 20 mi­llo­nes de per­so­nas. 20 años des­pués, de­cir que la gen­te no va a ci­ne es ca­rre­ta. Hoy te­ne­mos 65 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Pe­ro una pe­lí­cu­la co­lom­bia­na ya no ha­ce los 230.000 de ha­ce dos dé­ca­das, sino ape­nas, en pro­me­dio, 20.000, y es­to si in­clui­mos las ci­fras de las pe­lí­cu­las de Da­go, a quien tan­to cri­ti­can. Si las sa­ca­mos, ha­ce mu­cho me­nos. Hoy la gen­te no va a ci­ne co­lom­biano por con­se­cuen­cia de un des­en­cuen­tro muy par­ti­cu­lar. Al ca­re­cer de crea­do­res dis­pues­tos a ten­der puen­tes en­tre lo que ha­cen y el pú­bli­co, los es­pec­ta­do­res se sien­ten desafia­dos. Y en la ten­sión en­tre la bús­que­da de un len­gua­je lla­ma­do “ci­ne co­lom­biano” y la exis­ten­cia de un len­gua­je co­mer­cial lla­ma­do “te­le­vi­sión”, que la gen­te co­no­ce des­de ha­ce mu­chos años, se van por es­ta úl­ti­ma op­ción. Da­go ha lo­gra­do en­ten­der eso.

¿Tie­ne al­gu­na pro­pues­ta con­cre­ta pa­ra cam­biar eso?

No de­be­ría­mos ha­cer na­da que obli­gue a los crea­do­res a al­go. Se­gu­ra­men­te en el te­ma de for­ma­ción de pú­bli­cos te­ne­mos que ha­cer un tra­ba­jo. Tam­bién hay que ha­cer al­go en re­la­ción con la for­ma co­mo pro­mo­ve­mos el ci­ne. De­be­mos pro­mo­ver­lo por lo que es y lo que ofre­ce, y no ven­der con trái­lers de ac­ción una pe­lí­cu­la de pla­nos lar­gos por­que así ha­ce­mos a la gen­te sen­tir­se en­ga­ña­da. Ne­ce­si­ta­mos tam­bién cir­cui­tos de sa­las al­ter­nas y for­mar al pú­bli­co pa­ra que apre­cie es­tas pe­lí­cu­las y pa­ra que sea­mos no­so­tros mis­mos los que di­ga­mos si una pe­lí­cu­la es bue­na o no. La pri­me­ra con­di­ción de to­do eso es que los ci­neas­tas pen­se­mos en pa­ra qué ha­ce­mos ci­ne y por qué el ci­ne im­por­ta.

Más allá de las de Da­go Gar­cía, ¿qué otras pe­lí­cu­las le pa­re­cen bue­nos ejem­plos del ci­ne que, se­gún us­ted, sí es­ta­ble­ce el diá­lo­go con el pú­bli­co? Le doy dos ejem­plos con­tem­po­rá­neos. Es­tá La de­fen­sa del dra­gón, que me pa­re­ce una pe­lí­cu­la muy bien lo­gra­da de la Bo­go­tá de luz de ciu­dad an­di­na, que no ca­yó en lo pa­té­ti­co, sino que le en­con­tró el es­te­ti­cis­mo a eso. Y es­tá Vi­rus tro­pi­cal, que es ma­ra­vi­llo­sa por­que se ocu­pa de un pro­ble­ma de la cul­tu­ra y lo po­ne en el ci­ne con una na­rra­ción de un con­flic­to muy la­ti­noa­me­ri­cano, que es el de la cos­ta y la sie­rra: Qui­to ver­sus Ca­li, la re­gión an­di­na ver­sus la re­gión ca­ri­be­ña.

Pen­se­mos en los úl­ti­mos 20 años de ci­ne en Co­lom­bia. El cor­te es in­tere­san­te por­que en 1997 las co­sas cam­bia­ron de­ci­si­va­men­te con la crea­ción del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. ¿Cuál es su ba­lan­ce?

Lo más im­por­tan­te en 20 años es que el ci­ne ha lo­gra­do dar­le voz a más gen­te y ho­ri­zon­ta­li­zar la pa­le­ta de re­pre­sen­ta­ción. Es­to in­clu­ye a las re­gio­nes, don­de an­tes se sen­tía preo­cu­pa­ción por la ex­clu­sión y hoy hay un apo­yo es­pe­cí­fi­co y de­ci­di­do. Lle­ga­mos a es­to tras es­tar amor­da­za­dos tec­no­ló­gi­ca, fi­nan­cie­ra e in­clu­so po­lí­ti­ca­men­te, y eso es un avan­ce. Hoy tam­bién te­ne­mos el te­ma del pú­bli­co. An­tes ha­blá­ba­mos de ma­ne­ra muy mar­ca­da de “el pú­bli­co”, y aho­ra he­mos em­pe­za­do a en­ten­der aque­llo de “los pú­bli­cos”, o sea, que hay gru­pos de la po­bla­ción que se iden­ti­fi­can con cier­tas pe­lí­cu­las me­nos co­mer­cia­les, o que al me­nos se acer­can a ellas. Y es­to va­le tan­to pa­ra el rea­li­za­dor co­mo pa­ra el con­su­mi­dor de ar­te.

¿Y dón­de ve los ejes de es­te cam­bio?

Se de­be no so­lo a la lle­ga­da del mi­nis­te­rio y de Proi­má­ge­nes, sino un po­co tam­bién a lo que ha pa­sa­do con las dos le­yes de ci­ne, la de 2003 y la de 2012, que han si­do fun­da­men­ta­les. Al­go cla­ve de la lu­cha que con­du­jo a esas le­yes es que lo­gró es­ta­ble­cer que su co­mi­sión no era eco­nó­mi­ca, sino cul­tu­ral. Así que­dó cla­ro que en Co­lom­bia tam­bién de­be ha­ber co­sas pa­ra dar­le de co­mer al al­ma. El ci­ne, apo­ya­do por una ley, es par­te de la con­ta­bi­li­dad so­cial del país. Y eso es un cam­bio que has­ta hoy se sien­te.

¿Qué ba­lan­ce tie­ne de los ocho años de go­bierno de Juan Ma­nuel Santos en re­la­ción con el ci­ne?

El te­ma es que en tres o cua­tro go­bier­nos el ci­ne ha te­ni­do una cur­va as­cen­den­te, y ha con­ta­do con apo­yo y vo­lun­tad po­lí­ti­ca. Ade­más, se ha ma­ne­ja­do en la ló­gi­ca del ser­vi­cio pú­bli­co, con un al­to ni­vel de trans­pa­ren­cia y con su­fi­cien­te ac­ce­so. El pri­mer go­bierno que se acer­có al ci­ne fue el de Sam­per, quien en su úl­ti­mo año cum­plió la pro­me­sa de cam­pa­ña de crear un mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Su­ce­dió con Ra­mi­ro Oso­rio a la ca­be­za, tras con­vo­car a la gen­te de las ar­tes, y es con­si­de­ra­do has­ta hoy un mi­nis­te­rio ejem­plar.yo ten­go gran­des desacuer­dos con cier­tas po­lí­ti­cas del ci­ne, pe­ro no pue­do de­cir que es­te un mi­nis­te­rio se ha­ya vuel­to una bu­ro­cra­cia, co­mo pre­di­jo des­afor­tu­na­da­men­te Ga­bo. Lue­go vino Pastrana, cu­yo go­bierno, al de­fi­nir­se enemi­go de Sam­per, in­ten­tó ma­tar al mi­nis­te­rio con un ba­jón dra­má­ti­co del pre­su­pues­to. Por for­tu­na, su mi­nis­tro Al­ber­to Ca­sas se ne­gó a ser cóm­pli­ce de eso y lo sal­vó.así so­bre­vi­vi­mos, has­ta que en 2003 el go­bierno Uri­be le dio vi­da a la pri­me­ra ley de ci­ne y lue­go con­ci­bió la se­gun­da, que se co­ci­nó en la ofi­ci­na del vi­ce­pre­si­den­te Pa­cho Santos y le to­có san­cio­nar a Santos. En es­tos ocho años, lo que he sen­ti­do, en ge­ne­ral, es sim­pa­tía por el ci­ne. Ac­tual­men­te, sin em­bar­go, es­ta­mos en una des­afor­tu­na­da co­yun­tu­ra por­que la ley no tie­ne re­cur­sos. El go­bierno ha te­ni­do la me­jor vo­lun­tad, pe­ro es­tá atra­pa­do en una reali­dad po­lí­ti­ca que le ha he­cho per­der fuer­za a su en­fo­que en el ci­ne.

En 20 años, co­mo us­ted di­ce, el ci­ne ha con­se­gui­do más pla­ta, más tec­no­lo­gía e in­clu­so más pro­duc­ción. ¿Pe­ro có­mo ve a la crea­ción mis­ma? ¿Có­mo nos ve en tér­mi­nos de guion, por ejem­plo? Yo soy fan del ta­len­to co­lom­biano. Es­te es un país de una gran in­te­li­gen­cia, pe­ro crea­da en el egoís­mo. Hay un chis­te ma­lo, pe­ro ilus­tra­ti­vo que di­ce que un co­lom­biano es más in­te­li­gen­te que un ja­po­nés, pe­ro dos ja­po­ne­ses son más in­te­li­gen­tes que dos co­lom­bia­nos. Y en el guion pa­sa eso. En sus orí­ge­nes, la dra­ma­tur­gia co­lom­bia­na se veía re­fle­ja­da en la dra­ma­tur­gia cris­tia­na. Us­ted ve en la dra­ma­tur­gia de la te­le­no­ve­la y la te­le­vi­sión que hay bue­nos y ma­los. Es­to ha ve­ni­do cam­bian­do re­cien­te­men­te y ya nos he­mos ido acos­tum­bran­do a ver una dra­ma­tur­gia más com­ple­ja y más acor­de con nues­tra di­ver­si­dad cul­tu­ral. Pe­ro aquí hay un pro­ble­ma, y es que pa­ra las cul­tu­ras cu­ya ri­que­za es la di­ver­si­dad es­ta úl­ti­ma a su vez pue­de ser su ma­yor ta­lón de Aqui­les. Tan­ta di­ver­si­dad le exi­ge al crea­dor en­con­trar los ele­men­tos que la unen, y pa­ra ello, pa­ra sa­ber qué nos ha­ce co­lom­bia­nos, hay que bu­cear pro­fun­da­men­te. Un ci­ne con ape­nas 40 pe­lí­cu­las al año no bas­ta pa­ra eso. En­ton­ces, pa­ra res­pon­der a su pre­gun­ta, lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra atra­ve­sar el de­sier­to es más guion.

Des­pués de tres dé­ca­das de ha­cer ci­ne, ¿có­mo ve la fun­ción de la crí­ti­ca?

Un crí­ti­co es al­guien que des­de el con­su­mo pu­ro es ca­paz de ha­cer co­ne­xio­nes y aso­cia­cio­nes des­de una mi­ra­da an­cha; al­guien ca­paz de ha­cer or­ga­ni­za­cio­nes que ni si­quie­ra el crea­dor mis­mo pue­de ha­cer. Aho­ra, la crí­ti­ca tam­bién tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad, y uno a ve­ces sien­te que la crí­ti­ca sim­pa­ti­za o an­ti­pa­ti­za con in­di­vi­duos, y que por ahí pa­sa el aná­li­sis de la obra. Al crí­ti­co lo me­jor que po­dría pa­sar­le se­ría no co­no­cer a na­die. Pe­ro al ser es­to im­po­si­ble, un crí­ti­co tie­ne que ha­cer un ac­to de dis­ci­pli­na pro­fun­da. En Co­lom­bia hay una crí­ti­ca que tie­ne es­pa­cio pa­ra cre­cer y co­rrec­cio­nes que ha­cer. Pe­ro crí­ti­ca hay y la hay ad­mi­ra­ble. Se­ría tor­pe ne­gar­se a ver a los apa­sio­na­dos, que con dos pe­sos han he­cho re­vis­tas de ci­ne y han de­di­ca­do su vi­da a ha­cer eso, y ani­qui­lar­los con una fra­se y de­cir que no hay crí­ti­ca o que hay crí­ti­ca ma­la.

Us­ted ha si­do im­pul­sor y en va­rias oca­sio­nes ju­ra­do y com­pe­ti­dor del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Car­ta­ge­na (Fic­ci). ¿Có­mo ve su evolución?

El Fic­ci es un ejem­plo de re­sis­ten­cia de es­te país. Lo es hoy y lo fue du­ran­te las épo­cas os­cu­ras de la cul­tu­ra y el ci­ne co­lom­biano en que Víc­tor Nieto lo man­tu­vo en pie con la ayu­da de un gru­po de car­ta­ge­ne­ros. El Fic­ci ya ca­si cum­ple 60 años. Eso quie­re de­cir que ha­ce 20, cuan­do sur­gió el mi­nis­te­rio, esos ti­pos ya lle­va­ban más de 30 tra­ba­jan­do por el ci­ne y por Car­ta­ge­na co­mo es­ce­na­rio de en­cuen­tro.

La re­cien­te y sor­pre­si­va sa­li­da de la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca, Dia­na Bus­ta­man­te, y de otros miem­bros de su equi­po sus­ci­tó pre­gun­tas por el fu­tu­ro del fes­ti­val. ¿Us­ted lo sien­te blin­da­do?

A ver, una co­sa es que los es­pa­cios cul­tu­ra­les es­tén en una co­yun­tu­ra di­fí­cil, pe­ro otra muy dis­tin­ta es que va­yan a des­apa­re­cer, co­mo se ha ve­ni­do di­cien­do del Fic­ci. Des­apa­re­cer no es po­si­ble. Es­to se­ría muy di­fí­cil. Li­na Ro­drí­guez, que es la di­rec­to­ra, es una tra­ba­ja­do­ra ecuá­ni­me y apli­ca­da de la cul­tu­ra y la ci­ne­ma­to­gra­fía, y ha lo­gra­do man­te­ner el fes­ti­val a flo­te. RCN es­tá me­ti­do allá, y por for­tu­na el me­ce­naz­go de Car­los Ju­lio Ardila ha si­do res­pe­tuo­so. Ade­más, su in­de­pen­den­cia si­gue sien­do to­tal. Cuan­do uno es ju­ra­do, por ejem­plo, ja­más re­ci­be una in­di­ca­ción en uno u otro sen­ti­do. Se­ría muy di­fí­cil que el país acep­te per­der un es­ce­na­rio co­mo el Fic­ci.

Pe­ro es vá­li­do pre­gun­tar­se por qué sa­car a Bus­ta­man­te jus­to cuan­do el fes­ti­val, al me­nos en apa­rien­cia, iba bien.

Yo no creo que el fes­ti­val va­ya ne­ce­sa­ria­men­te a cam­biar con la sa­li­da de Dia­na. La lí­nea del Fic­ci es un te­ma edi­to­rial, no de­be­ría ser al­go per­so­nal. A mí me pa­re­ce que Dia­na es­ta­ba ha­cien­do un tra­ba­jo muy bueno, y sien­to que le que­da­ban por lo me­nos cin­co años más de fes­ti­va­les. Pe­ro hay una jun­ta que tie­ne in­for­ma­ción de aden­tro que uno des­co­no­ce y que tie­ne que po­der to­mar sus de­ci­sio­nes. A lo me­jor Dia­na mis­ma hi­zo un ci­clo y ne­ce­si­ta­ba mo­ver­se a otros es­pa­cios. Que lo que ella hi­zo fue­ra bueno no tie­ne por qué sa­ta­ni­zar de en­tra­da a quien lle­gue. Te­ne­mos que es­tar abier­tos.

¿Pe­ro no con­si­de­ra ne­ce­sa­rio de­ba­tir y exi­gir más trans­pa­ren­cia al Fic­ci?

Yo creo que los pro­ce­sos de ex­pre­sión de la cul­tu­ra de­ben dar­se en es­ce­na­rios de de­ba­te. Un pro­ce­so cul­tu­ral ro­bus­to no pue­de dar­se sin des­pei­nar­se. Y cla­ro que es­tá bien dis­cu­tir so­bre lo que va a pa­sar con el Fic­ci en su si­guien­te edi­ción. Pe­ro es­pe­re­mos a que nos di­gan cuál se­rá el nue­vo es­ce­na­rio. Por­que, de nue­vo, ya es­ta­mos em­pe­zan­do a opi­nar so­bre las per­so­nas y a caer en la tram­pa de de­jar me­diar la amis­tad so­bre el he­cho cul­tu­ral.

¿Qué pe­lí­cu­las ve us­ted por es­tos días?

Me vi un ma­ra­vi­llo­so cor­te de Los días de la ba­lle­na, muy ge­ne­ro­sa­men­te por­que to­da­vía es­tá en pro­ce­so. Me vi tam­bién la úl­ti­ma de Po­lans­ki, Ba­sa­da en he­chos reales, que me gus­tó por­que sien­to que es el re­gre­so del ci­neas­ta, con cier­tos olo­res a El in­qui­lino, pe­ro con otro es­que­ma. Y me vi tam­bién Vi­rus tro­pi­cal, que, co­mo ya le di­je, me pa­re­ce ex­tra­or­di­na­ria.

Es­to quie­re de­cir que no ha per­di­do la fas­ci­na­ción por el ci­ne.

No. Me pa­re­ce que te­ne­mos una ge­ne­ra­ción de ci­neas­tas de un ta­len­to y una crea­ti­vi­dad ma­ra­vi­llo­sos. Yo soy fan del sec­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co de es­te país por­que, más allá de las di­fe­ren­cias na­tu­ra­les que hay, es un sec­tor so­li­da­rio. Cuan­do tra­ta­ron de qui­tar­le la pla­ta a la Ci­ne­ma­te­ca, es­pon­tá­nea­men­te sa­li­mos de to­das las es­qui­nas a pro­tes­tar. El sec­tor hoy sa­be y sien­te que hay un ac­ti­vo co­mún: el ci­ne y la cul­tu­ra. Y sa­be que hay que de­fen­der­lo. Es­te es un sec­tor lleno de in­te­li­gen­cia y acier­tos, y eso me da la se­gu­ri­dad de que va a ha­ber re­fle­xio­nes pa­ra bus­car reha­cer la re­la­ción en­tre crea­ción, pú­bli­cos y rea­li­za­ción.

“Nos die­ron la opor­tu­ni­dad de te­ner voz pro­pia, pe­ro se­gui­mos pre­gun­tán­do­les a las he­ge­mo­nías ex­tran­je­ras si nos que­dó bue­na la pe­lí­cu­la”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.