UNA DE­CEP­CIÓN INES­PE­RA­DA

Arcadia - - RESEÑAS - La mu­jer del pe­lo ro­jo Or­han Pa­muk Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se | 281 pá­gi­nas Hu­go Cha­pa­rro Val­de­rra­ma

Es po­si­ble que los mi­tos sir­van pa­ra com­pren­der la reali­dad; que una ni­ña enamo­ra­da de su pa­dre nos re­cuer­de a Elec­tra o que un in­ces­tuo­so y pa­rri­ci­da re­vi­va en las no­ti­cias po­li­cia­les la tra­ge­dia que des­qui­ció a Edi­po.

La úl­ti­ma no­ve­la de Or­han Pa­muk, La mu­jer del pe­lo ro­jo (tra­du­ci­da por Pa­blo Mo­reno Gon­zá­lez, obe­de­cien­do al sín­dro­me idio­má­ti­co de las tra­duc­cio­nes que re­du­cen la es­cri­tu­ra de cual­quier au­tor al pro­vin­cia­nis­mo co­lo­quial de Es­pa­ña) quie­re de­mos­trar de qué ma­ne­ra el ser hu­mano es­tá pre­des­ti­na­do por los mi­tos, los jue­gos del azar y las re­la­cio­nes tor­tuo­sas en­tre un hi­jo y su pa­dre au­sen­te, una cir­cuns­tan­cia que Pa­muk nos re­ve­ló en su li­bro de me­mo­rias Es­tam­bul. Ciu­dad y re­cuer­dos.

Se­gún la mu­jer al­re­de­dor de la cual gi­ra la no­ve­la, es­ta es “una his­to­ria mo­ral de ca­rác­ter ejem­pla­ri­zan­te que la gen­te de­be co­no­cer”.

Pa­muk la es­cri­bió co­mo si fue­ra el li­bre­tis­ta de una ópe­ra –al es­ti­lo del si­glo XIX ita­liano–, en la que sus per­so­na­jes y los epi­so­dios que ellos pro­ta­go­ni­zan obe­de­cen a la in­me­dia­tez gra­tui­ta de sus pa­sio­nes an­tes que al pai­sa­je hu­mano y pro­fun­da­men­te ela­bo­ra­do de su me­jor li­te­ra­tu­ra: La vi­da nue­va, Me lla­mo ro­jo, El mu­seo de la inocen­cia, Nie­ve, El li­bro ne­gro.

En La mu­jer del pe­lo ro­jo el amor es cor­to y el ol­vi­do lar­go; las ac­cio­nes, im­pru­den­te­men­te cri­mi­na­les, per­si­guen a un hom­bre du­ran­te to­da su vi­da; la cul­pa es más efec­ti­va que la po­li­cía o que los tes­ti­gos de un ac­ci­den­te que se pier­de en el ol­vi­do por­que na­die lo de­nun­cia, ni si­quie­ra la víc­ti­ma; los he­chos se aco­mo­dan al “ca­rác­ter ejem­pla­ri­zan­te” que ha­ce de la fic­ción un en­sa­yo mo­ral.

Es­ta úl­ti­ma in­ten­ción se des­cu­bre en un frag­men­to de la no­ve­la, en el que se en­fren­tan un pa­dre y su hi­jo ren­co­ro­so, dis­cu­tien­do con el tono de una cla­se de Fi­lo­so­fía mien­tras bor­dean los lí­mi­tes del cri­men; pre­gun­tán­do­se por qué “un pa­dre es la per­so­na fuer­te y ca­ri­ño­sa que has­ta el fi­nal de sus días acep­ta y cui­da al hi­jo que ha en­gen­dra­do”; a qué se de­be que “los ri­cos tur­cos oc­ci­den­ta­li­za­dos es­tén tan ob­se­sio­na­dos con el in­di­vi­dua­lis­mo”; por qué “la re­li­gión es el pa­raí­so y el con­sue­lo de los hu­mil­des”; los mo­ti­vos por los que “nues­tra per­so­na­li­dad se for­ja me­dian­te el uso de las li­ber­ta­des”.

No se tra­ta de obe­de­cer a la nor­ma aca­dé­mi­ca que exi­ge es­cri­bir so­bre“per­so­na­jes tí­pi­cos en si­tua­cio­nes tí­pi­cas”.la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca y sus per­so­na­jes atí­pi­cos, en si­tua­cio­nes no me­nos atí­pi­cas, se­ría en­ton­ces un frau­de. Se tra­ta de equi­li­brar la ve­ro­si­mi­li­tud con el ale­ga­to mo­ral, sin de­frau­dar la con­fian­za del lec­tor.

La mu­jer del pe­lo ro­jo pre­sen­ta va­rias si­tua­cio­nes que po­nen en du­da la cer­te­za de la tra­ma: la fa­ci­li­dad con la que se con­su­me el ro­man­ce en­tre el ado­les­cen­te enamo­ra­do y la mu­jer del pe­lo ro­jo que lo se­du­ce; lo que en mú­si­ca se co­no­ce co­mo ri­tor­ne­llo, un frag­men­to cor­to re­pe­ti­do en el trans­cur­so de una obra. Es fre­cuen­te en la no­ve­la cuan­do apa­re­ce el fan­tas­ma de la cul­pa o el do­lor del pa­dre au­sen­te, re­em­pla­za­do por el pro­ta­go­nis­ta con el maes­tro Mah­mut Us­ta, que le en­se­ña có­mo en­con­trar un po­zo en lo pro­fun­do de la tie­rra, su­gi­rien­do el cen­tro de un re­mo­lino al­re­de­dor del que se gi­ra en la lec­tu­ra; reite­ran­do con va­ria­cio­nes múl­ti­ples la idea de la pa­ter­ni­dad co­mo “el se­cre­to de una bue­na re­la­ción maes­tro-apren­diz”.

Sue­le su­ce­der que cier­tos es­cri­to­res ha­bi­túen a sus lec­to­res a pro­di­gios na­rra­ti­vos que, por con­tras­te, cuan­do de­caen en al­guno de sus li­bros, cau­san de­cep­ción. La mu­jer del pe­lo ro­jo tal vez per­ma­nez­ca en la me­mo­ria de Pa­muk co­mo un di­le­ma au­to­bio­grá­fi­co re­suel­to a tra­vés de la fic­ción, sin la for­tu­na de otro tex­to acer­ca de la pa­ter­ni­dad, La ma­le­ta de mi pa­dre, en el que se re­ve­lan el mis­te­rio y la po­ten­cia de la li­te­ra­tu­ra con ar­gu­men­tos que ha­cen de su es­cri­tu­ra un ofi­cio de la in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.