MA­REA HU­MA­NA

Arcadia - - NOTICIAS - Por San­dra Bor­da

Siem­pre he pen­sa­do que lo me­jor de ir a ci­ne es sa­lir de esa sa­la os­cu­ra con sen­sa­ción de con­fu­sión. Ma­rea hu­ma­na, de Ai Wei­wei, es un do­cu­men­tal que lo­gra des­per­tar jus­ta­men­te esa sen­sa­ción de con­tra­dic­ción a tra­vés de una ten­sión que cual­quie­ra cree­ría im­po­si­ble: una ci­ne-

ma­to­gra­fía ab­so­lu­ta­men­te im­pre­sio­nan­te, con al­gu­nas de las imá­ge­nes más be­llas que ha­ya vis­to en el ci­ne, sir­ve de he­rra­mien­ta pa­ra con­tar la historia de la tra­ge­dia de los mi­gran­tes al­re­de­dor del mun­do. La ma­jes­tuo­si­dad de la fo­to­gra­fía lo­gra­da por el ar­tis­ta con­tras­ta con el pro­fun­do do­lor que trans­mi­te la re­cons­truc­ción del tra­yec­to de un mi­gran­te.

Ma­rea hu­ma­na al­can­za el ob­je­ti­vo pa­ra el cual la com­bi­na­ción en­tre ar­te y ac­ti­vis­mo es­tá he­cha: ge­ne­rar empatía, ha­cer que lo­gre­mos co­nec­tar­nos con el do­lor del otro y ac­ti­var la so­li­da­ri­dad. Ra­ras ve­ces ve­mos el dra­ma de la mi­gra­ción en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por­que pa­ra mu­chos ya se con­vir­tió en pai­sa­je. So­lo lo­gra­mos ver­lo a tra­vés de las frías es­ta­dís­ti­cas de las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y no gu­ber­na­men­ta­les, y los nú­me­ros po­cas ve­ces nos con­mue­ven a pe­sar de ser abru­ma­do­res: vi­vi­mos en un mun­do en el que al­re­de­dor de 65 mi­llo­nes de per­so­nas han si­do des­pla­za­das. Nun­ca an­tes en la historia de la hu­ma­ni­dad tan­ta gen­te se ha­bía vis­to obli­ga­da a huir de su lu­gar de ori­gen y en­con­trar un es­pa­cio pa­ra so­bre­vi­vir.

Wei­wei nos re­cuer­da en su do­cu­men­tal que sí, que son mu­chos los se­res hu­ma­nos de los que ha­bla­mos, pe­ro res­ca­ta den­tro de es­ta ma­rea las ca­ras de los mi­gran­tes y las hu­ma­ni­za. a ve­ces a tra­vés de una en­tre­vis­ta, a ve­ces a tra­vés de una ima­gen, a ve­ces a tra­vés de un ma­ni­fes­tan­te en un lu­gar de frontera in­hós­pi­to con un car­tel en la mano que se pre­gun­ta “Are we not hu­man?” (¿Es que no so­mos hu­ma­nos?). El do­cu­men­tal res­pon­de con con­tun­den­cia que sí, que cla­ra­men­te los mi­gran­tes son hu­ma­nos, pe­ro que al res­to de no­so­tros, des­de la co­mo­di­dad de nues­tras vidas co­ti­dia­nas, eso pa­re­ce ha­bér­se­nos ol­vi­da­do.

Por eso el do­cu­men­tal tie­ne que re­cor­dar­nos con cui­da­do el dra­ma que im­pli­ca ser arran­ca­do de raíz del mun­do que se ha­bi­ta y se con­si­de­ra pro­pio, con tan so­lo una ma­le­ta ba­jo el bra­zo; el ser des­po­ja­do has­ta de su hu­ma­ni­dad y el te­ner que li­diar día tras día con la in­cer­ti­dum­bre de un fu­tu­ro que pro­me­te po­co y so­lo pa­ra al­gu­nos de ellos. En es­ta na­rra­ti­va de Ai Wei­wei, los ni­ños juegan un pa­pel fun­da­men­tal: son quie­nes más su­fren pe­ro al mis­mo tiem­po son los úni­cos que lo­gran arran­car­le al es­pec­ta­dor una son­ri­sa es­po­rá­di­ca en me­dio de tan­to su­fri­mien­to. Son una es­pe­ran­za, pe­ro tam­bién es­tán en ries­go de ra­di­ca­li­za­ción por las di­fi­cul­ta­des en las que cre­cen.

Creo que, al fi­nal, la as­pi­ra­ción del ar­tis­ta es que quie­nes ve­mos el do­cu­men­tal ha­ga­mos al­go por ter­mi­nar con la ar­bi­tra­rie­dad de las fron­te­ras y su cie­rre. Se tra­ta de lí­mi­tes au­to­im­pues­tos y sin nin­gún sen­ti­do: en una es­ce­na que tie­ne lu­gar en la frontera en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, un vi­gi­lan­te es­ta­dou­ni­den­se le mues­tra a Ai Wei­wei que el lu­gar en don­de ter­mi­na un país y em­pie­za el otro es “un pa­lo de ma­de­ra vie­jo” que se di­vi­sa a lo le­jos .y cla­ro, co­mo “la frontera” no po­día ser más ar­bi­tra­ria y ar­ti­fi­cial, de­ci­di­mos ha­cer­la real y la­ten­te pa­ra quie­nes tie­nen que atra­ve­sar­la cons­tru­yen­do mu­ros y ha­cien­do uso de los alam­bres de púas. Los lar­gos y a ve­ces le­ta­les via­jes en bo­te por el Me­di­te­rrá­neo, las in­ter­mi­na­bles ca­mi­na­tas en me­dio del frío o el ca­lor abra­sa­dor del de­sier­to, el eterno ca­mino hacia la es­pe­ran­za y hacia una nue­va vi­da siem­pre ter­mi­nan en un mu­ro de con­cre­to, un alam­bre de púas y un pues­to fron­te­ri­zo que usual­men­te es­tá ce­rra­do.y an­te el cruel y con­tun­den­te “No” de los otros al mi­gran­te, so­lo que­da ar­mar un ho­gar pro­vi­sio­nal en una car­pa y es­pe­rar. Es­pe­rar a que de es­te la­do cam­bie­mos de opi­nión y les per­mi­ta­mos se­guir su tra­yec­to; o es­pe­rar a que po­li­cía y mi­li­ta­res ven­gan, aca­ben con to­do, los lle­ven pre­sos y los de­por­ten a sus paí­ses de ori­gen.

Cual­quier co­sa pue­de pa­sar. Ima­gí­ne­se una vi­da sin na­da: sin ho­gar, sin tra­ba­jo, sin fu­tu­ro y con la le­ve es­pe­ran­za de al­gún día lle­gar a un des­tino in­cier­to. Ima­gí­ne­se que la úni­ca aten­ción que re­ci­be es el siem­pre in­su­fi­cien­te pa­lia­ti­vo de las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que, más allá de dar­le una ca­ma y ali­men­to pa­ra ca­da día, no pue­den ha­cer mu­cho más por acer­car­lo a una vi­da nor­mal. Cal­cu­le que el pro­me­dio de du­ra­ción de es­ta si­tua­ción pa­ra un mi­gran­te en cual­quier par­te del mun­do es de apro­xi­ma­da­men­te 26 años. Pien­se que, de un día pa­ra otro, to­do pue­de cam­biar y usted pue­de es­tar en esa si­tua­ción. Pre­gún­te­se en­ton­ces qué pue­de ha­cer pa­ra no se­guir­les dan­do la es­pal­da a mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos que se en­cuen­tran en esa con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.