Pro­fe­cías cli­má­ti­cas

Arcadia - - OPINIÓN - Daniel Ri­ve­ra* Me­de­llín * Co­rres­pon­sal de Gru­po Se­ma­na en Me­de­llín

PAR­QUE EX­PLO­RA Creo que lo in­tere­san­te del ar­te es que va di­rec­to al co­ra­zón de las per­so­nas, en lu­gar de pro­por­cio­nar so­la­men­te in­for­ma­ción. Con el ar­te, los ciu­da­da­nos se in­vo­lu­cran más

Fabrice Mon­tei­ro Mi tra­ba­jo no es so­bre el fu­tu­ro, y tam­po­co es una fic­ción. Mis imá­ge­nes ha­blan de un te­ma muy con­tem­po­rá­neo y real: la con­ta­mi­na­ción y des­truc­ción del me­dioam­bien­te son un pro­ble­ma de hoy F. M.

El ar­tis­ta be­ni­nés-bel­ga Fabrice Mon­tei­ro es­tá de vi­si­ta en Co­lom­bia pa­ra pre­sen­tar 12 “fic­cio­nes vi­sua­les” so­bre los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co en va­rios paí­ses afri­ca­nos. Com­par­tió su obra en el “Taller Público de Ex­pe­ri­men­ta­ción: Ex­plo­ra­to­rio”, del mu­seo de cien­cias Par­que Ex­plo­ra, en Me­de­llín. Ha­ce po­co via­jó a Cho­có pa­ra pre­sen­tar una obra so­bre la cri­sis co­lom­bia­na, con el apo­yo de Más Ar­te Más Ac­ción y Arts Co­lla­bo­ra­tory.

Co­mo sa­li­dos de un mun­do de fic­ción pa­re­cen los per­so­na­jes del fo­tó­gra­fo be­ni­nés-bel­ga Fabrice Mon­tei­ro en su se­rie ti­tu­la­da La pro­fe­cía. El es­ce­na­rio de la obra es Se­ne­gal: sus pla­yas con­ta­mi­na­das de pe­tró­leo, sus pra­de­ras pa­sa­das por fue­go, sus ca­rre­te­ras, con ca­mio­nes y hu­ma­re­das. Y en to­dos esos lu­ga­res apa­re­ce un Jinn –una suer­te de dios que per­vi­ve en el ima­gi­na­rio afri­cano–, que vie­ne a co­brar sus ven­gan­zas co­mo un ji­ne­te de un apo­ca­lip­sis am­bien­tal. Con la ayu­da del di­se­ña­dor de mo­da se­ne­ga­lés Jah Gal, Mon­tei­ro pu­so en es­ce­na la reali­dad pa­ra pro­nun­ciar­se.

El ar­tis­ta es­tu­vo el pa­sa­do 14 de ju­nio en el pro­gra­ma Cien­cia en Bi­ci­cle­ta, que or­ga­ni­za el mu­seo de cien­cia y tec­no­lo­gía Par­que Ex­plo­ra de Me­de­llín, es­ta vez con el “Taller Público de Ex­pe­ri­men­ta­ción: Ex­plo­ra­to­rio”, orien­ta­do a pro­mo­ver la in­no­va­ción so­cial, el in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias en­tre au­to­di­dac­tas y ex­per­tos, el ac­ce­so al co­no­ci­mien­to y la li­bre crea­ción de obras per­so­na­les o com­par­ti­das.

Allí pre­sen­tó sus 12 “fic­cio­nes vi­sua­les”, co­mo él mis­mo las lla­ma. Se tra­ta de fo­to­gra­fías ca­si su­rrea­lis­tas que re­tra­tan los orí­ge­nes y los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, cu­yo sur­gi­mien­to él mis­mo vio en Se­ne­gal, país don­de se crió.

El ar­tis­ta to­da­vía se en­cuen­tra en Co­lom­bia, pues aho­ra in­ves­ti­ga y po­ne en es­ce­na el da­ño a los man­gla­res y las con­se­cuen­cias de la mi­ne­ría en el Pa­cí­fi­co cho­coano, te­mas so­bre los que Ex­plo­ra ha pro­mo­vi­do des­de ha­ce años una dis­cu­sión pública ur­gen­te. •

Cuan­do vol­ví a Áfri­ca, des­pués de 20 años, me di cuen­ta de que la gen­te es­ta­ba ro­dea­da por ba­su­ra en to­das par­tes. Mi con­cien­cia am­bien­tal des­per­tó. Te­nía que ha­cer al­go por la nue­va ge­ne­ra­ción. Ele­gí la fo­to­gra­fía co­mo un me­dio pa­ra dis­cu­tir con el pre­sen­te F. M.

Es­tu­ve en Nu­quí, Cho­có, bus­can­do lo­ca­cio­nes y sen­tí que que­dan es­pa­cios pu­ros, fue­ra del ca­pi­ta­lis­mo. Pe­ro exis­ten ame­na­zas: la ex­trac­ción y la des­truc­ción de los man­gla­res. Cho­có es un ejem­plo de có­mo el ca­pi­ta­lis­mo lle­ga a des­truir so­lo por ha­cer di­ne­ro. Ne­ce­si­ta­mos otro ca­mino F. M.

Se­gún una le­yen­da del pue­blo nó­ma­da ma­sái, en Ke­nia, dios les dio tie­rra fér­til pa­ra man­te­ner vi­tal su ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca prin­ci­pal: la ga­na­de­ría. La mo­der­ni­za­ción con­vir­tió sus cam­pos en cen­tros de ba­su­ra.

El 80% de los re­si­duos do­més­ti­cos en Da­kar, Se­ne­gal, son arro­ja­dos al Océano. Aquí una fic­ción con ca­blea­dos y plás­ti­cos di­ver­sos sa­ca­dos del agua.

Fren­te al de­rra­me de pe­tró­leo en el océano, es­ta ima­gen de­nun­cia la des­apa­ri­ción de eco­sis­te­mas ma­ri­nos y cul­tu­ra pes­que­ra.

Es­ta fo­to, en el ver­te­de­ro más gran­de del mun­do en Ag­bog­blos­hie, Gha­na, con­de­na la im­por­ta­ción des­me­di­da de re­si­duos elec­tró­ni­cos de América del Nor­te y Eu­ro­pa

La fal­ta de ac­ce­so a elec­tri­ci­dad en las zo­nas ru­ra­les de Se­ne­gal con­du­ce a la ta­la y que­ma re­cu­rren­te de ma­de­ra, lo que pro­du­ce al­tos ín­di­ces de ero­sión y de­fo­res­ta­ción.

Fabrice Mon­tei­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.