EL PE­RIO­DIS­MO MÁS RE­FRES­CAN­TE

Arcadia - - OPINIÓN - Por Ma­rio Jur­sich

Lo que­ra­mos o no, cual­quier elec­ción pre­si­den­cial ter­mi­na sien­do un re­fe­ren­do so­bre el pe­rio­dis­mo. Los lectores de pu­bli­ca­cio­nes pe­rió­di­cas –no im­por­ta que sean en pa­pel o di­gi­ta­les–, los con­su­mi­do­res de no­ti­cie­ros o pro­gra­mas te­le­vi­si­vos de opi­nión, los oyen­tes de ra­dio e in­clu­so los

ha­bi­tués de las re­des, no so­lo eva­lúan lo que se pu­bli­ca en los dis­tin­tos me­dios sino que lo co­men­tan en to­da cla­se de am­bien­tes in­for­ma­les: des­de el in­te­rior de un ta­xi has­ta la ba­rra de un bar.

An­tes, en un pa­sa­do no tan re­mo­to, esas opiniones a ve­ces se ha­cían pú­bli­cas ba­jo el for­ma­to de“cartas al di­rec­tor”.(no re­cuer­do quién di­jo que el pri­mer ac­to re­fle­jo de un co­lom­biano en las ma­ña­nas era ha­cer pi­pí, leer el pe­rió­di­co e in­me­dia­ta­men­te des­pués man­dar­le una car­ta men­tal a los res­pon­sa­bles de El Tiem­po o El Es­pec­ta­dor.) Aho­ra, en nues­tro mo­ve­di­zo pre­sen­te, la si­tua­ción no es par­ti­cu­lar­men­te dis­tin­ta: lue­go de la obli­ga­da vi­si­ta al ba­ño, lo pri­me­ro que ha­ce un jo­ven in­quie­to es re­vi­sar Facebook,twit­ter o cual­quier otra red so­cial pa­ra, mi­li­se­gun­dos más tar­de, em­pe­zar en su fuero in­terno una epís­to­la si­mi­lar a la que en­sa­ya­ban años atrás sus pa­dres y abue­los.

La di­fe­ren­cia es que,al con­tra­rio de lo que su­ce­día en el pa­sa­do, aho­ra la ma­yo­ría de esas mi­si­vas ya no se que­dan en la ca­be­za de quie­nes las com­po­nen. Si en la ac­tua­li­dad el di­rec­tor de un me­dio en­tra a cual­quier fo­ro vir­tual, de in­me­dia­to se en­con­tra­rá con una ca­ta­ra­ta de co­rres­pon­den­cia que no fue en­via­da a su nom­bre, pe­ro de la cual es des­ti­na­ta­rio inequí­vo­co y con la cual dis­po­ne de un ins­tru­men­to pre­cio­so pa­ra sa­ber qué pien­san los lectores, te­le­vi­den­tes u oyen­tes de lo que es­tá ha­cien­do la ins­ti­tu­ción a su car­go.

Aun­que el jui­cio va­ríe de­pen­dien­do de qué me­dios se con­sul­tan, un di­rec­tor se­rio, no in­cli­na­do al au­to­en­ga­ño, so­lo po­dría con­cluir –al leer esa in­gen­te can­ti­dad de cartas– que exis­te un pro­fun­do ma­les­tar en la so­cie­dad co­lom­bia­na con el pe­rio­dis­mo y que es­tas elec­cio­nes han mi­na­do gra­ve­men­te tan­to la cre­di­bi­li­dad de mar­cas que an­ta­ño go­za­ron de pres­ti­gio co­mo la con­fian­za en periodistas que se han re­ve­la­do co­mo vo­ce­ros acrí­ti­cos y de­gra­da­dos de los in­tere­ses em­pre­sa­ria­les que re­pre­sen­tan. (En uno de los mu­chos afo­ris­mos que des­per­di­ga­ba en las con­ver­sa­cio­nes, Mi­guel Án­gel Bas­te­nier re­cor­da­ba que si la im­par­cia­li­dad pe­rio­dís­ti­ca era cier­ta­men­te im­po­si­ble, no lo era en cam­bio la par­cia­li­dad con fair play.)

Di­cho con un én­fa­sis dis­tin­to: al so­pe­sar esos cien­tos y cien­tos de cartas in­vo­lun­ta­rias al di­rec­tor,cual­quier per­so­na que no sea un con­for­mis­ta des­ho­nes­to de­be­rá acep­tar que la re­pre­sen­ta­ción del país en los me­dios es in­su­fi­cien­te, par­cia­li­za­da, a ve­ces erró­nea, a ve­ces in­jus­ta, y que con ex­ce­si­va fre­cuen­cia la in­for­ma­ción es una mo­ne­da de cam­bio pa­ra in­ci­dir

so­bre go­bier­nos, eva­dir le­yes, con­se­guir exen­cio­nes y crear te­mo­res in­fun­da­dos.

Va­ya a sa­ber uno con qué ló­gi­ca la reali­dad in­con­tes­ta­ble de es­ta pre­mi­sa ha he­cho con­cluir a no po­cos crí­ti­cos que “el pe­rio­dis­mo más re­fres­can­te de Co­lom­bia” es­tá en Facebook, Twit­ter o Ins­ta­gram. En un ar­tícu­lo del pa­sa­do mes de ju­nio,“el sus­to de los me­dios y la ale­gría de las re­des so­cia­les”, Omar Rin­cón lle­ga al pun­to de in­si­nuar que si en la pren­sa es­cri­ta,la ra­dio y la te­le­vi­sión en­con­tra­mos “la voz del vie­jo país”, en las re­des so­cia­les no so­lo es­tá “el so­ni­do de la nue­va na­ción” sino al­go in­no­mi­na­do que él lla­ma “un res­pi­ro de­mo­crá­ti­co”.

Ten­go re­ser­vas pa­ra acep­tar es­ta des­crip­ción, no so­lo por­que en Facebook o en Twit­ter es di­fí­cil en­con­trar “pe­rio­dis­mo” –lo que exis­te, so­bre to­do es “opi­nión”, a me­nu­do muy bri­llan­te y muy hu­mo­rís­ti­ca–, sino por­que, por su mis­ma na­tu­ra­le­za, las re­des so­cia­les tien­den a imi­tar y am­pli­fi­car el me­dio­cre pe­rio­dis­mo de la ma­yo­ría de los me­dios con­ven­cio­na­les.

Pa­ra de­mos­trar lo an­te­rior no es ne­ce­sa­rio ir muy le­jos: bas­ta con pa­sar me­dia ho­ra na­ve­gan­do en in­ter­net. Los que se que­jan de que al­gu­nos lo­cu­to­res le ha­yan in­ven­ta­do a Pe­tro una hi­ja ac­triz porno, son los mis­mos que com­par­ten la fal­sa no­ti­cia de que el ex­co­man­dan­te pa­ra­mi­li­tar Ernesto Báez es tío del recién ele­gi­do pre­si­den­te de Co­lom­bia; los que la­men­tan los in­fun­dios per­ge­ña­dos por Ca­ra­col y RCN, son los mis­mos que dan co­mo cier­ta cual­quier co­sa apa­re­ci­da en Vo­ces o Ru­sia To­day; los que de­plo­ran la agre­si­vi­dad de los uri­bis­tas, son los mis­mos que es­cri­ben: “Fu­ji­mo­ri era pro­fe­sor, Mus­so­li­ni era pro­fe­sor, Sa­la­zar el por­tu­gués era, ¿qué?, pro­fe­sor. ¿Y Mockus? Se ha­ce en la ro­pa el pro­fe­sor”; en fin, pa­ra no abun­dar, los que se pa­sa­ron to­da la cam­pa­ña de­nun­cian­do la ma­ni­pu­la­ción de los me­dios son los mis­mos que, 72 ho­ras an­tes de la se­gun­da vuel­ta, es­ta­ban pu­bli­can­do en sus mu­ros de Facebook que “hay re­vue­lo y has­ta pá­ni­co en un im­por­tan­te me­dio de co­mu­ni­ca­ción: sus di­rec­ti­vas han co­no­ci­do es­ta tar­de que, en una en­cues­ta que no se pue­de re­ve­lar, Pe­tro le lle­va has­ta cin­co pun­tos de ven­ta­ja a Du­que”.

No sé a us­te­des; a mí me des­mo­ra­li­za cons­ta­tar que ese nue­vo y se­gún di­cen re­fres­can­te pe­rio­dis­mo se pa­rez­ca tan­to, tan­tí­si­mo, al vie­jo y an­qui­lo­sa­do ofi­cio que su­pues­ta­men­te ha­bía­mos de­ja­do atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.