LA PLA­GA TRANSGÉNICA

Arcadia - - CRÍTICA - Ca­mi­lo Hoyos

Una de las gran­des sor­pre­sas (de mu­chas otras) que tra­jo con­si­go la se­lec­ción de au­to­res Bo­go­tá39 2017 fue la apa­ri­ción de un es­cri­tor co­lom­biano del que muy po­cos ha­bían es­cu­cha­do ha­blar: Cris­tian Ro­me­ro. Pa­ra la fe­cha de se­lec­ción, ha­bía pu­bli­ca­do un li­bro de cuen­tos, Aho­ra so­lo que­da la ciu­dad (2016), en Hi­lo de Pla­ta, de Me­de­llín. Un año an­tes, la obra ha­bía ga­na­do la be­ca de crea­ción de la Al­cal­día de Me­de­llín, y en 2017 esa mis­ma edi­to­rial re­edi­tó el li­bro con las ilus­tra­cio­nes de Santiago Oroz­co. Ha­ce un par de me­ses, co­mo con­se­cuen­cia de la se­lec­ción, Ran­dom Hou­se pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, Des­pués de la ira, una gra­ta sor­pre­sa pa­ra sus lectores.

En ape­nas 133 pá­gi­nas, Ro­me­ro es­cri­be una na­rra­ción su­ge­ren­te y muy bien ar­ma­da so­bre uno de los gran­des con­flic­tos de nues­tro país: la tie­rra. Es una no­ve­la so­bre la te­nen­cia de la tie­rra, pe­ro tam­bién so­bre un te­ma igual­men­te acu­cian­te: la te­nen­cia de las se­mi­llas pu­ras, la ven­ta y pro­duc­ción de las se­mi­llas trans­gé­ni­cas. San Isi­dro es un pue­blo que de­pen­de de la ven­ta de las se­mi­llas por par­te de la em­pre­sa Se­mi­na, que pue­de ser Mon­san­to o cual­quier otra; pe­ro Se­mi­na tam­bién es­tá in­tere­sa­da en las tie­rras de los cam­pe­si­nos, por lo que no so­lo les ven­de se­mi­llas de ca­li­dad in­fe­rior pa­ra per­sua­dir­los de la ma­la ca­li­dad de la tie­rra, sino que asi­mis­mo en­ve­ne­na los cam­pos con quí­mi­cos y pes­ti­ci­das, o por lo me­nos de eso le acu­san mu­chos ha­bi­tan­tes del pue­blo. Da­vid con­tra Go­liat.

Se­mi­na ha desa­rro­lla­do otra co­sa pa­ra obli­gar a los cam­pe­si­nos a ven­der, y acá Ro­me­ro po­ne un ele­men­to pro­pio a fun­cio­nar: la em­pre­sa ha crea­do en la­bo­ra­to­rios una es­pe­cie de lan­gos­tas tan gran­des co­mo ga­tos que, co­mo las pla­gas bí­bli­cas, son ca­pa­ces de aca­bar con cul­ti­vos y pue­blos. Son tan vio­len­tas que las pe­leas no son de ga­llos, sino de lan­gos­tas.ade­más, la em­pre­sa cuen­ta con su pro­pio ejér­ci­to de se­gu­ri­dad que le ga­ran­ti­za te­ner al sin­di­ca­to a pun­to, así co­mo a las dis­tin­tas ame­na­zas y ac­ti­vi­da­des de en­ve­ne­na­mien­to. Los Cuer­vos, pa­ra­mi­li­ta­res a suel­do, con­tro­lan los in­tere­ses de la em­pre­sa.

La no­ve­la tra­ta so­bre Sa­muel y la ma­ne­ra en la que vi­ve la lle­ga­da de Se­mi­na a San Isi­dro; de có­mo se re­sis­te a ven­der su tie­rra a pe­sar de los ma­los re­sul­ta­dos de las co­se­chas, a pe­sar de no po­der vi­vir con lo que tie­ne. El pun­to de par­ti­da es la no­che en que al­guien que­ma los mai­za­les de Se­mi­na, y es­to ac­ti­va el bra­zo ar­ma­do de la em­pre­sa, ini­cian­do así per­se­cu­cio­nes y hos­ti­ga­mien­tos. Es­tas ac­cio­nes le per­mi­ten al na­rra­dor re­gre­sar en el tiem­po, y mos­trar al lec­tor esos pri­me­ros días en que ven­der las tie­rras pa­re­cía buen ne­go­cio. Su for­ma de na­rra­ción es cla­ve en la ma­ne­ra co­mo se re­tra­ta la si­tua­ción de sus per­so­na­jes: es­truc­tu­ra frag­men­ta­da, si­len­cios na­rra­ti­vos y otros re­cur­sos que lle­van y traen al lec­tor a lo lar­go de la historia. El au­tor de­ja de la­do una es­truc­tu­ra cro­no­ló­gi­ca y, más bien, pro­po­ne un desa­rro­llo es­pe­cu­la­ti­vo. Por es­to, nos en­con­tra­mos an­te una no­ve­la com­pac­ta, que eco­no­mi­za sus re­cur­sos y op­ti­mi­za ca­da uno de sus ele­men­tos na­rra­ti­vos pa­ra crear un lien­zo de co­rres­pon­den­cias.

Uno de los gran­des lo­gros de la obra es la ma­ne­ra co­mo equi­pa­ra el cuer­po de los cam­pe­si­nos con la te­nen­cia y sa­lud de la tie­rra: a me­di­da que es­ta se va ven­dien­do, sus per­so­na­jes, y es­pe­cial­men­te Sa­muel, van sin­tien­do ca­da vez más el pe­so del cuer­po en­fer­mo. El de­cli­ve de la tie­rra es tam­bién el de­cli­ve emo­cio­nal de sus per­so­na­jes: la di­so­lu­ción de la fa­mi­lia, la pér­di­da de se­res que­ri­dos. La elec­ción de un tras­fon­do bí­bli­co fun­cio­na por­que in­ter­po­ne la vi­sión mí­ti­ca pa­ra co­no­cer la reali­dad co­ti­dia­na y prác­ti­ca de cien­tos de cam­pe­si­nos. Es­ta es una de esas no­ve­las es­pe­ra­das y ne­ce­si­ta­das en nues­tro país; no­ve­las que, a tra­vés de un len­te no­ve­les­co, per­mi­ten com­pren­der más y me­jor lo real.

Des­pués de la ira Cris­tian Ro­me­ro Ran­dom Hou­se 133 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.