VER­SE DES­DE AFUE­RA

Arcadia - - CRÍTICA - Pe­dro Adrián Zu­lua­ga

En una de las múl­ti­ples, su­per­pues­tas y en­tre­cor­ta­das con­ver­sa­cio­nes de Adiós en­tu­sias­mo los per­so­na­jes se di­cen al­go so­bre mi­rar­se con dis­tan­cia. ¿Qué sig­ni­fi­ca mi­rar con dis­tan­cia cuan­do de lo que se tra­ta, co­mo ocu­rre en la ópe­ra pri­ma de Vla­di­mir Du­rán, es de lo más cer­cano y en apa­rien­cia re­co­no­ci­ble? ¿Có­mo apar­tar­se pa­ra ver, co­mo si fue­ra otra, a la pro­pia fa­mi­lia? En va­rias in­ter­ven­cio­nes Du­rán ha di­cho que su pe­lí­cu­la es, en gran par­te, so­bre sí mis­mo, so­bre sen­tir que no se per­te­ne­ce, so­bre ser ex­tra­ño.y la ra­re­za es lo que me­jor de­fi­ne la na­tu­ra­le­za de es­te fil­me: for­ma y con­te­ni­do se ali­nean pa­ra ofre­cer­nos una ex­pe­rien­cia de lo ines­ta­ble, de lo que oí­mos sin ver, de nun­ca ver lo su­fi­cien­te.

En el me­ri­diano de es­te mun­do ra­ro es­tá el pe­que­ño Axel, sus tres her­ma­nas y una ma­dre a quien es­cu­cha­mos a tra­vés de una pa­red que la se­pa­ra de sus hi­jos. Nun­ca lle­ga­mos a sa­ber con cer­te­za las ra­zo­nes de ese en­cie­rro, aun­que los diá­lo­gos (y los he­chos que van su­ce­dien­do) dan al­gu­nos in­di­cios. La ge­nia­li­dad de Du­rán con­sis­te en que aque­llo que mues­tra, así co­mo lo que de­ci­de ocul­tar, pue­de ser una co­sa o la otra: tra­ge­dia y far­sa a la vez, no una en vez de otra, sino una y la otra. Qui­zá de lo que so­mos tes­ti­gos es de un jue­go, de un ex­tra­ño acuer­do fa­mi­liar en que ca­da in­te­gran­te re­pre­sen­ta un pa­pel. La pun­ta­da con que es­te jo­ven di­rec­tor co­lom­biano asen­ta­do en Ar­gen­ti­na nos mues­tra su exac­ta cons­cien­cia del ar­te­fac­to que cons­tru­ye es que su­po re­ser­var­se el pa­pel de es­pec­ta­dor de la re­pre­sen­ta­ción, al in­ter­pre­tar a un ato­lon­dra­do co­lom­biano que in­ten­ta se­du­cir a una de las her­ma­nas, y que es el con­vi­da­do de piedra a la fies­ta an­ti­ci­pa­da del cum­plea­ños de la ma­dre que ocu­pa el cen­tro de la na­rra­ción.

En Adiós en­tu­sias­mo las elec­cio­nes téc­ni­cas y es­ti­lís­ti­cas no pa­san inad­ver­ti­das. Es­te mun­do fa­mi­liar es fil­ma­do en un for­ma­to apai­sa­do –su­per­pa­no­rá­mi­co– que re­cor­ta los cuer­pos y los ros­tros, y sos­tie­ne su efec­to de ver­dad en un pre­ci­so tra­ba­jo de di­rec­ción de ac­to­res. Du­rán es tam­bién ac­tor de tea­tro, y es­ta pe­lí­cu­la dia­lo­ga con el len­gua­je de las ta­blas. Los per­so­na­jes van a tea­tro, mon­tan pe­que­ños cua­dros es­cé­ni­cos y en un mo­men­to cla­ve de re­ve­la­ción juegan a una es­pe­cie de psi­co­dra­ma o cons­te­la­ción fa­mi­liar. En úl­ti­mas, es­ta fa­mi­lia vi­ve en una re­pre­sen­ta­ción, cu­yas re­glas pa­re­cen acor­da­das de an­te­mano sin de­jar de ser in­cier­tas. El ar­ti­fi­cio no es una eva­sión fá­cil al mun­do de la fan­ta­sía. La pues­ta en es­ce­na los des­nu­da, sa­ca a flo­te sus mie­dos, pe­ro tam­bién los des­pla­za.

Con es­ta pe­lí­cu­la de im­pe­ca­ble fac­tu­ra el ci­ne co­lom­biano en­tra en con­ver­sa­ción con tra­di­cio­nes co­mo las del ci­ne de John Cas­sa­ve­tes, cu­yo co­ra­zón es el ac­tor. En su pri­mer plano de la in­fan­cia (una in­fan­cia que es a la vez es­pec­ta­do­ra y juez del mun­do adul­to) y la fa­mi­lia, Adiós en­tu­sias­mo es­tá cer­ca tam­bién de Lu­cre­cia Mar­tel. Du­rán per­ma­ne­ce en la bús­que­da de una na­rra­ti­va de su­ge­ren­cias in­di­rec­tas, que da un li­be­ra­dor mar­gen de in­ter­pre­ta­ción al público. En un cor­to an­te­rior, Soy tan feliz, ya es­ta­ba la­ten­te un in­te­rés por de­te­ner­se en per­so­na­jes al mar­gen, que no pue­den de­cir lo que sien­ten y que que­dan mar­ca­dos por esos si­len­cios.

Con Adiós en­tu­sias­mo se ma­ni­fies­ta una ener­gía re­no­va­do­ra en los te­mas, gé­ne­ros y es­ti­los de las pe­lí­cu­las que se­gui­mos con­si­de­ran­do co­lom­bia­nas, así se rue­den en otros paí­ses. Es­te fil­me, jun­to con Días ex­tra­ños, de Sebastián Que­bra­da, y los cor­to­me­tra­jes de Je­ró­ni­mo Atehor­túa y Mau­ri­cio Sar­mien­to (en­tre otros miem­bros de Mo­ta­ñe­ro Ci­ne), ubi­ca a Ar­gen­ti­na co­mo una pe­ri­fe­ria o lu­gar ex­cén­tri­co don­de se fe­cun­da otro ci­ne na­cio­nal. Son pe­lí­cu­las que ha­blan de la fa­mi­lia, del amor de pa­re­ja, de los con­flic­tos de la cla­se me­dia. Son au­to­rre­pre­sen­ta­cio­nes que pa­san por fil­tros dis­tan­cia­do­res y ne­ce­sa­rios pa­ra ver­se des­de afue­ra.

Adiós en­tu­sias­mo Vla­di­mir Du­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.