ES LA CU­RA­DU­RÍA, ES­TÚ­PI­DO

Arcadia - - LA ÚLTIMA - Por Ni­co­lás Mo­ra­les

Ca­si na­die en­tien­de en Co­lom­bia el rol de la cu­ra­du­ría de los even­tos cul­tu­ra­les. Las y los cu­ra­do­res pa­re­cen pie­zas de se­gun­do ni­vel, pe­ro mu­chas ve­ces son el mo­tor del mis­mo en­gra­na­je cul­tu­ral. En el mun­do del ar­te, nos lle­van años luz. El cu­ra­dor o cu­ra­do­ra es

una au­to­ri­dad de mar­ca que ga­ran­ti­za el éxi­to de una ex­po­si­ción (o que la hun­de). Es el nom­bre: sin esa per­so­na ca­si na­da pa­sa.

El Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Car­ta­ge­na de In­dias (Fic­ci) es una bue­na mues­tra del po­der de la cu­ra­du­ría pro­fe­sio­nal. El Fic­ci era an­tes tan me­dio­cre co­mo lo es hoy el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de la mis­ma ciu­dad, tan es­ca­so en público co­mo lo es el Fes­ti­val de Ci­ne de La­gua­do. Pe­ro, ¿có­mo lo­gró se­me­jan­te repu­tación y tal re­nom­bre? Con la cons­truc­ción de un pro­yec­to cul­tu­ral com­ple­to con pre­su­pues­to, me­tas, es­truc­tu­ra y, ob­vio, lo más im­por­tan­te, cu­ra­du­ría.

Pro­ba­ble­men­te fue Mó­ni­ka Wa­gen­berg la cu­ra­do­ra que ini­ció la tras­for­ma­ción del Fic­ci, que de­jó de ser un even­to pin­to­res­co y se con­vir­tió en un fes­ti­val ‘pro’. Pe­ro quie­nes lo con­so­li­da­ron e hi­cie­ron de él un fes­ti­val de re­fe­ren­cia fue­ron Dia­na Bus­ta­man­te y su equi­po, en­ca­be­za­do por el cu­ra­dor Pe­dro Adrián Zu­lua­ga. Pun­to. Es­te úl­ti­mo ele­men­to ha si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra el éxi­to in­ter­na­cio­nal del fes­ti­val. En ca­da ver­sión hay pen­sa­mien­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co, con­tac­tos y una ma­ne­ra de es­truc­tu­rar con­cep­tual­men­te los ci­clos de las pe­lí­cu­las. Es de­cir, hay cu­ra­du­ría.

Aho­ra, hay que in­sis­tir en la ne­ce­si­dad de no per­der el nor­te cu­ra­to­rial en el Fic­ci si se quie­re que si­ga sien­do no­ta­ble, con vo­ca­ción con­ti­nen­tal. Las co­sas no pa­re­cen ser tan fá­ci­les con la he­ren­cia de esas pe­li­gro­sas, ca­si tó­xi­cas, re­la­cio­nes con RCN. Al­go im­por­tan­te: ese fes­ti­val no le per­te­ne­ce a su jun­ta di­rec­ti­va, sino que es pa­tri­mo­nial por ley de la Re­pú­bli­ca y re­ci­be di­ne­ro –y no po­co– de nues­tros im­pues­tos. Así que de­be acep­tar que la

co­mu­ni­dad po­le­mi­ce sus de­ci­sio­nes y se ha­ga pre­gun­tas co­mo dón­de es­tá el nue­vo equi­po cu­ra­to­rial y si es­te se­rá tan com­pe­ten­te co­mo el an­te­rior.

Pe­ro na­da ga­ran­ti­za que un ni­vel al­to de cu­ra­du­ría per­du­re. Por ejem­plo, el Fes­ti­val Ibe­roa­me­ri­cano de Tea­tro de Bo­go­tá (fitb) pa­ten­tó un mo­de­lo de cu­ra­du­ría exi­to­so por años, que me pa­re­ció muy dis­mi­nui­do en la úl­ti­ma ver­sión. Lo que prue­ba que las co­sas pue­den de­caer.ade­más, ya no es un se­cre­to que la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá (Fil­bo) es­tá opa­can­do al Fes­ti­val de Tea­tro, cuan­do ha­ce unos años el gran even­to de Bo­go­tá era su Fes­ti­val de Tea­tro.y en eso tie­ne que ver mu­cho el rol de la cu­ra­du­ría y, ob­vio, las pe­leas por el po­der. Un ejem­plo: me asom­bra­ron las pie­zas de pu­bli­ci­dad y de apo­yo a las obras, pues sus tex­tos eran muy flo­jos, ca­si de in­ter­net.ahí es cla­ra la au­sen­cia del cu­ra­dor.

Creo que es a Gui­do Ta­ma­yo a quien le de­be­mos la se­mi­lla de una Fil­bo que pen­só por pri­me­ra vez en ar­mar su com­po­nen­te cul­tu­ral con cu­ra­du­ría. An­tes pa­re­cía la fe­ria del li­bro de Mon­guí, so­lo con li­bros ex­hi­bi­dos y muy po­cos even­tos. Sus com­ba­tes per­mi­tie­ron traer a es­tre­llas co­mo Susan Son­tag o Ri­car­do Pi­glia, mon­tar fran­jas de es­cri­to­res y even­tos con re­cor­da­ción. Gui­do fue cu­ra­dor na­cien­te, qui­zá, pe­ro muy di­li­gen­te. Dia­na Rey, a tra­vés de la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na del Li­bro, en­ten­dió que se de­bía pro­fe­sio­na­li­zar la cu­ra­du­ría de la ofer­ta cul­tu­ral de la Fil­bo.y eso lo hi­zo con mu­cho éxi­to. Des­pués ven­drían Juan Da­vid Co­rrea y Adria­na Mar­tí­nez, quie­nes es­truc­tu­ra­ron las lí­neas y nu­trie­ron de car­ne la pro­gra­ma­ción.y eso fue tan atrac­ti­vo pa­ra un even­tual com­pra­dor co­mo pa­ra el li­bro mis­mo. La úl­ti­ma ver­sión de la fe­ria, cu­ra­da por Giu­sep­pe Capu­to y ar­ma­da por San­dra Pu­li­do, fue la me­jor de to­dos los tiem­pos.y, sin em­bar­go, to­da­vía creo que las edi­to­ria­les y el público no han en­ten­di­do la im­por­tan­cia ni la fun­ción de la cu­ra­du­ría, pues Capu­to sa­lió de la es­truc­tu­ra muy rá­pi­da­men­te. Pa­re­ce al­go me­nor, pe­ro si lo que que­re­mos son fe­rias sin pro­gra­ma­ción cul­tu­ral, lo me­jor se­ría vol­ver a la Fe­ria del Par­que San­tan­der, que era gra­tis.

En de­fi­ni­ti­va, el asun­to de la cu­ra­du­ría es tan im­por­tan­te que jus­ta­men­te de eso se ha­bla cuan­do se nom­bran las repu­tacio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.