Fo­to­gra­fía y fút­bol #Eragoldeyepes

Ma­rio Al­ber­to Ye­pes, de­fen­sor y ca­pi­tán de la se­lec­ción Co­lom­bia, es­tá por mar­car un gol en el par­ti­do de cuar­tos de fi­nal en­tre Bra­sil y Co­lom­bia. El gol fue anu­la­do y en­tró en el ima­gi­na­rio de in­jus­ti­cias his­tó­ri­cas con­tra Co­lom­bia.bra­sil ga­nó 2 a 1.

Arcadia - - EDITORIAL - Lu­cas Os­pi­na* Bo­go­tá

En el es­pa­cio millonario de una can­cha pro­fe­sio­nal de fút­bol, ese mun­do plano de in­fi­ni­to ver­dor, ocho fut­bo­lis­tas se agru­pan en una ju­ga­da con­fu­sa que tie­ne lu­gar en po­cos me­tros cua­dra­dos: es­ta­mos an­te la con­tin­gen­cia del gol.

El ju­ga­dor en el cen­tro de la ima­gen es­tá a pun­to de pa­tear el ba­lón. La pe­lo­ta sa­le a su en­cuen­tro lue­go del bo­te y re­bo­te de una ac­ción

pre­via. En el fút­bol hay ju­ga­das que cual­quie­ra pue­de ha­cer –o que el jue­go le pro­me­te has­ta al más ni­mio ju­ga­dor–. Des­pués de to­do, es­ta es la úni­ca fae­na de­por­ti­va que se jue­ga ca­si so­lo con los pies y en la que a ve­ces bas­ta con me­ter la pa­ta pa­ra al­can­zar la glo­ria. Hay pa­sa­jes de des­tre­za, agu­de­za y gran fi­nu­ra, sí, pe­ro tam­bién tran­ces feos y chi­ri­pa­zos en que se ne­go­cia a em­pu­jo­nes y con el “Dios quie­ra que se nos den las co­sas”. Lo que im­por­ta es, a fin de cuen­tas, el prag­ma­tis­mo de mar­car y ga­nar a co­mo dé lu­gar.

En la ima­gen, dos de los ju­ga­do­res del equi­po de ca­mi­se­ta ama­ri­lla, re­za­ga­dos, al­zan la mano, im­plo­ran jus­ti­cia. Mu­chas ve­ces, ago­ta­dos los re­cur­sos de­por­ti­vos, se re­cu­rre a la ma­ña ac­to­ral. El ca­rác­ter his­trió­ni­co del fut­bo­lis­ta va de la hi­po­cre­sía can­ci­lle­res­ca a la des­fi­gu­ra­ción fa­cial y cor­po­ral: la pan­to­mi­ma de un par­to de as­tu­cias pre­ce­di­do de tro­pe­zo­nes, pis­ci­na­zos y con­vul­sio­nes en la gra­ma. Es­ta­mos an­te un es­pec­tácu­lo: la adap­ta­ción es­cé­ni­ca del “pan y cir­co” ro­mano a es­tos tiem­pos, un si­mu­la­cro des­ca­ra­do de caí­das y do­lor fin­gi­do que ya ha­ce par­te del jue­go y que se pue­de ob­ser­var con hi­la­ran­te cla­ri­dad en la re­pe­ti­ción televisada. So­lo al­gu­nos fut­bo­lis­tas no usan esa mas­ca­ra­da, el gran Lio­nel Mes­si siem­pre le ha­ce el qui­te a esa as­tu­ta far­sa.

Gra­cias a la in­cor­po­ra­ción del vi­deo co­mo he­rra­mien­ta de jui­cio, en es­te Mun­dial los ár­bi­tros po­drán vi­gi­lar y cas­ti­gar en un in­ten­to de se­pa­rar la reali­dad de la ilu­sión. En Co­lom­bia nos to­ma­mos tan en se­rio es­ta in­te­gra­ción en­tre lo ilu­so­rio y lo real que las fe­chas del Mun­dial de Fút­bol coin­ci­den con las de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, un pe­rio­do de cal­ma chi­cha y amnesia co­lec­ti­va, una bo­rra­che­ra de en­tu­sias­mo cir­cen­se an­te el gua­ya­bo in­mi­nen­te de la fies­ta de­mo­crá­ti­ca de la que pen­den el pan y la vi­da por ve­nir.

En la ima­gen ve­mos a dos ju­ga­do­res caí­dos: uno del equi­po ata­can­te, que, a pe­sar de es­tar ren­di­do en el sue­lo, no pier­de de vis­ta el ba­lón. Otro, el ar­que­ro del gru­po que de­fien­de, ex­tien­de su bra­zo pa­ra in­ten­tar cu­brir el mar­co des­co­mu­nal de la por­te­ría. El mie­do del por­te­ro an­te el pe­nal­ti, la no­ve­la de Pe­ter Hand­ke, re­fle­ja bien la sen­sa­ción de in­ten­tar cu­brir una zo­na de vul­ne­ra­bi­li­dad que siem­pre nos su­pera. Otros dos ju­ga­do­res, uno de ca­da equi­po, son ima­gen y re­fle­jo de un ba­llet trian­gu­la­do por el ba­lón; un due­to que pa­re­ce sa­li­do de la si­me­tría del es­pe­jo de una aca­de­mia de ba­llet con­tem­po­rá­neo (aun­que la me­tá­fo­ra sue­ne de­ma­sia­do sen­si­ble­ra pa­ra al­gu­nos: el fút­bol es un de­por­te tes­ti­cu­la­do, los ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les que ‘sa­len del cló­set’ se cuen­tan con los de­dos de la mano y el triun­fo de las se­lec­cio­nes fe­me­ni­nas es nin­gu­nea­do por ti­tu­la­res que pri­vi­le­gian las proezas y es­cán­da­los se­xua­les de los ma­chos so­bre el lo­gro de­por­ti­vo de las mu­je­res).

Un úl­ti­mo ju­ga­dor del equi­po ata­can­te, al­go más le­jano a la ju­ga­da, es­tá al ace­cho, con ins­tin­to ca­za­dor.

La ju­ga­da, co­mo fo­to, es an­ti­cli­má­ti­ca y, co­mo si se tra­ta­ra de una pie­za de ar­te con­cep­tual, la ex­pli­ca­ción ha­ce par­te de la obra: “Ma­rio Al­ber­to Ye­pes (cen­tro), de­fen­sor y ca­pi­tán de la se­lec­ción Co­lom­bia, se pre­pa­ra pa­ra pe­gar­le a la pe­lo­ta y mar­car un gol que fue anu­la­do en los cuar­tos de fi­nal del en­cuen­tro en­tre Bra­sil y Co­lom­bia en el Es­ta­dio Cas­te­lao, en For­ta­le­za, du­ran­te la Co­pa Mun­dial de la FI­FA el 4 de ju­lio de 2014”. O, pa­ra po­ner­la en su tra­duc­ción crio­lla más pro­fa­na y vi­ral, “#Eragoldeyepes”.

Co­lom­bia per­dió dos a uno ese par­ti­do an­te la se­lec­ción de Bra­sil, que ju­ga­ba de lo­cal en un mun­dial con­fec­cio­na­do a su me­di­da. Nun­ca an­tes la se­lec­ción Co­lom­bia ha­bía lle­ga­do tan le­jos. Ha­bía una po­si­bi­li­dad de es­tar en la fi­nal, cer­ca­nos a la co­di­cia­da co­pa de es­ta gue­rra mun­dial de la re­pre­sen­ta­ción de­por­ti­va don­de el gol es bom­ba ató­mi­ca y Ale­ma­nia siem­pre es el equi­po a ven­cer (y que fi­nal­men­te ven­ció al lo­cal por go­lea­da de 7 a 1 en un ma­ra­ca­na­zo tra­gi­có­mi­co).

La ex­pre­sión “fue­ra de jue­go” es una re­gla me­ta­fí­si­ca: crea un es­ta­do de ex­cep­ción y, gra­cias a es­ta pauta, to­do lo que ha­ga un ju­ga­dor en esa zo­na mo­ve­di­za del “gol de pa­lo­me­ro” de­ja de exis­tir. En el ca­so del gol anu­la­do a Ye­pes, la in­ter­pre­ta­ción de mu­chos ana­lis­tas ar­bi­tra­les fue que, cuan­do ini­ció la ju­ga­da, el ca­pi­tán del equi­po co­lom­biano es­ta­ba en una po­si­ción in­vá­li­da que se hi­zo efec­ti­va cuan­do en­tró en con­tac­to con el ba­lón (así mu­chos di­gan que el con­tac­to pre­vio de la pe­lo­ta con un ju­ga­dor de Bra­sil anu­la­ba ese dic­ta­men). Sin em­bar­go, la ex­pre­sión #Eragoldeyepes avan­zó y hoy sir­ve de con­sue­lo pa­ra los vo­lun­ta­rio­sos que ven un va­so me­dio lleno –el gol era vá­li­do, nos ro­ba­ron el par­ti­do–, y pa­ra los es­cép­ti­cos que ven un va­so me­dio va­cío –el gol era in­vá­li­do, así es el fut­bol–. A la luz de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que aca­ban de pa­sar, y de la me­dia­nía de un can­di­da­to per­de­dor, la fra­se fue re­en­cau­cha­da: “‘Fa­jar­do po­día ga­nar­le a Du­que en se­gun­da vuel­ta’ es el nue­vo ‘era gol de Ye­pes’”.

La ima­gen, de­ri­va­da en fra­se re­cu­rren­te, es par­te del pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial del len­gua­je na­cio­nal, un va­lor que su­ma ri­que­za al glo­sa­rio que se ali­men­ta de las re­la­cio­nes flui­das en­tre de­por­te y vi­da. Sin em­bar­go, si bus­ca­mos el va­lor fut­bo­lís­ti­co, lla­ma la aten­ción que la re­cor­da­ción de la ac­tua­ción de Co­lom­bia en ese Mun­dial pri­vi­le­gie un gol anu­la­do y no la be­lle­za de un gol mar­ca­do en un en­cuen­tro pre­vio. En el en­fren­ta­mien­to en­tre Co­lom­bia y Uru­guay, la se­lec­ción tricolor mar­có dos go­les. El pri­mer gol fue un ri­fla­zo per­fec­to de Ja­mes Ro­drí­guez, bo­ni­to sí, icó­ni­co tam­bién (pa­ra al­gu­nos el me­jor del Mun­dial); en el se­gun­do, se vio de qué es­ta­ba he­cha es­ta se­lec­ción: una se­cuen­cia per­fec­ta de 12 pa­ses con­ti­nuos, una pa­red iman­ta­da de ires y ve­ni­res del ba­lón en­tre seis ju­ga­do­res, con cam­bios de fren­te, cen­tros, ca­be­za­zos y un pa­se-gol que, si bien no dio pa­ra gran­des ti­tu­la­res, fue el más en­te­ro de la se­lec­ción du­ran­te ese tor­neo.

“Un co­lom­biano es más in­te­li­gen­te que un ja­po­nés, pe­ro dos ja­po­ne­ses sí son más in­te­li­gen­tes que dos co­lom­bia­nos”, la fra­se es de Yu Ta­keu­chi, un pro­fe­sor ja­po­nés que pa­só 50 años en­se­ñan­do Matemáticas en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. Es­pe­re­mos que la se­lec­ción Co­lom­bia en es­te Mun­dial mar­que más go­les de se­lec­ción, gran­des co­mo los que hi­zo en el par­ti­do per­fec­to an­te Uru­guay, y me­nos go­les vá­li­dos e in­vá­li­dos pro­duc­to de ju­ga­das con­fu­sas y prác­ti­cas apo­ca­das don­de la le­gu­le­ya­da, el na­cio­na­lis­mo y el mer­can­ti­lis­mo –ti­po Cer­ve­za Águi­la, Co­ca Co­la o Ban­co­lom­bia– se arro­pan de afi­ción. Ya ve­re­mos qué tan­to de Ja­pón tie­ne la se­lec­ción Co­lom­bia. El fút­bol pa­re­ce ser el úni­co pe­gan­te ca­paz de dar­le jue­go y cohe­sión a un que­bra­do te­rri­to­rio que, a pe­sar de sí mis­mo, re­ci­be el nom­bre ilu­so­rio de na­ción.

ES­TA­MOS AN­TE UN ES­PEC­TÁCU­LO: LA ADAP­TA­CIÓN ES­CÉ­NI­CA DEL “PAN Y CIR­CO” RO­MANO A ES­TOS TIEM­POS, UN SI­MU­LA­CRO DES­CA­RA­DO DE DO­LOR FIN­GI­DO QUE HA­CE PAR­TE DEL JUE­GO, Y QUE SE PUE­DE OB­SER­VAR CON CLA­RI­DAD EN LA RE­PE­TI­CIÓN TELEVISADA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.