Be­lle­za conjetural

Cin­co ju­ga­do­res bel­gas es­pe­ran con te­mor la zur­da de Die­go Maradona. Es­ta fo­to pa­re­ce de­cir eso, pe­ro en reali­dad la historia es otra.

Arcadia - - EDITORIAL - An­drés Neu­man* Granada Es­cri­tor ar­gen­tino. Sus li­bros es­tán tra­du­ci­dos a más de 20 len­guas. En Co­lom­bia pu­bli­có re­cien­te­men­te su no­ve­la Frac­tu­ra (Al­fa­gua­ra).

Es­ta ima­gen po­dría re­fle­jar el apo­geo de un in­di­vi­duo pre­sun­ta­men­te he­roi­co que su­pera a ese co­lec­ti­vo ho­mo­gé­neo que lla­ma­mos ri­va­les. Po­dría sintetizar el pos­co­lo­nial con­sue­lo del ge­nio la­ti­noa­me­ri­cano fren­te a un blo­que de im­pe­ria­lis­tas ru­bios. Po­dría re­no­var la glo­ria del enano Da­vid de­rro­tan­do a un mul­ti­for­me e im­po­ten­te Go­liat. Po­dría con­te­ner una es­tam­pa de la jus­ti­cia poé­ti­ca, ya que su pro­ta­go­nis­ta bri­lló en un mun­dial ga­na­do en ple­na eu­fo­ria de la de­mo­cra­cia, a di­fe­ren­cia de aquel otro que la se­lec­ción ar­gen­ti­na ha­bía con­quis­ta­do no sin con­tro­ver­sia en 1978, du­ran­te la fa­se más ge­no­ci­da de la dic­ta­du­ra cí­vi­co-mi­li­tar. Po­dría ser leí­da co­mo con­tra­po­si­ción en­tre la ple­ni­tud y la de­ca­den­cia, ci­fra­das en un mis­mo per­so­na­je que con el tiem­po se pre­ci­pi­tó del cie­lo al bo­chorno. O sen­ci­lla­men­te con­tem­plar­se co­mo un ra­mo de flo­res bel­gas, en es­pe­ra y te­mor de la zur­da que os­ten­ta Die­go Ar­man­do Maradona, quien a es­tas al­tu­ras de la historia nos re­sul­ta tan in­con­fun­di­ble de fren­te co­mo de es­pal­das.

Es­ta fo­to­gra­fía muy bien po­dría re­pre­sen­tar to­das es­tas co­sas. Pe­ro, en ho­nor a la ver­dad, no es na­da de eso. Por­que aque­llos pro­di­gios ocu­rrie­ron en otro par­ti­do, cua­tro años más tar­de, en el Mun­dial de Mé­xi­co 86. La ima­gen per­te­ne­ce en cam­bio al Mun­dial an­te­rior, el de Es­pa­ña 82, que en­fren­tó a es­tos dos mis­mos equi­pos con un muy di­fe­ren­te re­sul­ta­do. Así que re­gre­se­mos a la fo­to que nos ocu­pa, vol­va­mos a in­te­rro­gar­la y mi­ré­mos­la con cier­ta sin­ce­ri­dad.

Aquel ve­rano de 1982 no triun­fó de nin­gún mo­do la de­mo­cra­cia ni tam­po­co el fút­bol ar­gen­tino. Muy al con­tra­rio, la Gue­rra de las Mal­vi­nas (que im­pul­só la Jun­ta Mi­li­tar co­mo re­cur­so in­fa­me pa­ra in­ten­tar le­gi­ti­mar­se) con­clu­yó al día si­guien­te de la inau­gu­ra­ción del Mun­dial. En aquel pri­mer en­cuen­tro, que es pre­ci­sa­men­te el que re­gis­tra la ima­gen, la in­tras­cen­den­te Bél­gi­ca se im­pu­so 1 a 0. Ar­gen­ti­na per­dió la gue­rra, ese par­ti­do y muy pron­to, tam­bién, su pre­via con­di­ción de cam­peón. Los seis ti­pos del fon­do no es­tán mar­can­do ni ro­dean­do a la es­tre­lla cual guir­nal­da li­túr­gi­ca: sim­ple­men­te se dis­per­san des­pués de un tiro li­bre que sa­lió mal. Maradona no hi­zo gran co­sa en aquel estreno (ex­cep­to un in­fe­liz dis­pa­ro al tra­ve­sa­ño).y la se­lec­ción fra­ca­sa­ría du­ran­te to­do el tor­neo, a se­me­jan­za del nú­me­ro diez. In­clu­yen­do su ex­pul­sión por ro­ja di­rec­ta con­tra Bra­sil, que co­ro­na­ría la hu­mi­llan­te de­rro­ta an­te nues­tro eterno ri­val.

Jus­to aquí, en el con­flic­to en­tre apa­rien­cia y reali­dad, en­tre mi­to­lo­gía y me­mo­ria, en es­tos tram­pan­to­jos del de­seo, en es­te trom­pe l’oeil de nues­tra historia, di­ría que re­si­de la be­lle­za.y aca­so tam­bién al­gu­nos se­cre­tos del de­por­te, que no es más que una ver­sión con­den­sa­da y ner­vio­sa del jue­go de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.