Par­ti­da en dos

Arcadia - - EDITORIAL -

En la ges­tión por con­se­guir apo­yo pa­ra es­te pro­yec­to, “Co­lom­bia es negra”, el equi­po de AR­CA­DIA vi­si­tó una em­pre­sa pri­va­da muy gran­de del Va­lle del Cau­ca. Nues­tro in­ter­lo­cu­tor nos re­ci­bió de ma­ne­ra ama­ble y nos es­cu­chó, pe­ro en cier­to mo­men­to de­jó no­tar la bre­cha que ha­bía en­tre lo que que­ría­mos pre­sen­tar­le –un pro­yec­to de con­te­ni­dos so­bre la cul­tu­ra del Pa­cí­fi­co co­lom­biano– y lo que él es­pe­ra­ba de una pu­bli­ca­ción de la ca­pi­tal del país –una pro­pues­ta no ne­ce­sa­ria­men­te vin­cu­la­da con la po­bla­ción negra–.

Es­to su­ce­dió cuan­do le ha­bla­mos so­bre nues­tra idea de po­ner a la can­to­ra tim­bi­qui­re­ña Nidia Góngora en la por­ta­da de es­ta re­vis­ta.al prin­ci­pio, el hom­bre no sa­bía quién era la mu­jer. Le ex­pli­ca­mos que se tra­ta­ba de una de las ar­tis­tas de ma­yor in­fluen­cia en el Pa­cí­fi­co co­lom­biano y con ma­yor pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Sin em­bar­go, su de­sin­te­rés ini­cial per­ma­ne­ció, y ni por su li­de­raz­go lo­cal, ni por su va­lor pa­ra la cul­tu­ra na­cio­nal, ni por su atrac­ción in­ter­na­cio­nal, el nom­bre de Nidia Góngora le per­mi­tió al em­pre­sa­rio en­ten­der por qué pa­ra una com­pa­ñía de esa mis­ma re­gión po­dría ser una ga­nan­cia, o al me­nos al­go in­tere­san­te, aso­ciar­se con un pro­yec­to co­mo es­te. La dis­tan­cia, sen­ti­mos, en­tre lo que él re­pre­sen­ta y lo que Góngora en­car­na en nin­gún mo­men­to se achi­có. La despedida fue cor­dial, las puer­tas de la em­pre­sa que­da­ron abier­tas pa­ra fu­tu­ras ideas y el hom­bre nos deseó mu­cha suer­te con nues­tro pro­yec­to.

Esa dis­tan­cia en­tre dos mun­dos, el de la po­bla­ción negra y el res­to del país, per­sis­te en Co­lom­bia ya bien en­tra­do el si­glo xxi. Co­mo el em­pre­sa­rio va­lluno, quie­nes no he­mos vi­vi­do la vi­da de la gran ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos afro­des­cen­dien­tes ve­mos sus tra­di­cio­nes, sus pro­ble­mas y sus lo­gros des­de otra ori­lla.y des­de es­ta ori­lla lo ve­mos tam­bién, ca­si siem­pre, a tra­vés de un len­te es­pe­cí­fi­co: el de la con­mi­se­ra­ción, el del be­ne­fi­cio pro­pio y el del ra­cis­mo.

Es­te mea cul­pa va­le pa­ra no­so­tros mis­mos, los ci­ta­di­nos que ha­ce­mos es­ta re­vis­ta, y en es­pe­cí­fi­co pa­ra es­te pro­yec­to, pues lle­var­lo a ca­bo nos re­ve­ló que tam­bién no­so­tros es­ta­mos muy le­jos de ese mun­do, y que lo des­co­no­ce­mos.

Por es­tas mis­mas ra­zo­nes qui­si­mos ha­cer­lo, pues hay una di­fe­ren­cia, que no es su­til, en­tre la inac­ción del em­pre­sa­rio va­lluno y el in­ten­to por apro­xi­mar­se y en­ten­der. “Co­lom­bia es negra” es un pro­yec­to jus­ta­men­te pa­ra dar­les el es­pa­cio que me­re­cen a las tra­di­cio­nes y a la cul­tu­ra negra del Pa­cí­fi­co, his­tó­ri­ca­men­te ig­no­ra­das, tam­bién por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Sin em­bar­go, usar las pa­la­bras “Co­lom­bia es negra” no sig­ni­fi­ca des­co­no­cer ar­bi­tra­ria­men­te que Co­lom­bia es di­ver­sa, ni que pen­se­mos que so­lo la cul­tu­ra del Pa­cí­fi­co tie­ne raí­ces afro. Por lo con­tra­rio, la es­co­gen­cia del tí­tu­lo for­ma par­te del es­fuer­zo por re­co­no­cer que exal­tar esa di­ver­si­dad pa­sa a ve­ces por po­ner un acen­to y por dar­le a al­gu­na de sus ca­ras (en es­te ca­so una de las más vio­len­ta­das) to­do el pro­ta­go­nis­mo. Sin con­des­cen­den­cia, con hu­mil­dad.

En­ton­ces, sin ol­vi­dar que se­gui­mos an­cla­dos en una ori­lla, con es­ta edi­ción que­re­mos abrir un diá­lo­go. Co­mo lo di­ce el pa­dre Fran­cis­co de Roux (ver pá­gi­na 18, La­do B), la ta­rea to­da­vía pen­dien­te de cons­truir na­ción es­tá con­di­cio­na­da por la ne­ce­si­dad de ver­nos des­nu­dos de ideo­lo­gías y abier­tos a acep­tar la di­fe­ren­cia co­mo un va­lor cul­tu­ral. A ese diá­lo­go nos re­fe­ri­mos al de­ci­dir usar la pa­la­bra “ne­gro” y no “afro” en es­ta re­vis­ta, más allá de los di­le­mas éti­cos que es­to to­da­vía sus­ci­ta. Aún así, ni la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, a ve­ces tan ne­ce­sa­ria, ni el tra­ta­mien­to con­des­cen­dien­te de quie­nes pre­fie­ren ha­blar de “ne­gri­tos” pa­ra re­fe­rir­se con una equi­vo­ca­da be­ne­vo­len­cia a per­so­nas ne­gras son el ca­mino.

Pe­ro los di­le­mas van más allá de cues­tio­nes ex­clu­si­va­men­te del len­gua­je; y más allá in­clu­so de los da­ños ha­cia una cul­tu­ra es­pe­cí­fi­ca.tie­nen que ver con la vio­len­cia que por dé­ca­das, en el sen­ti­do más cru­do y di­rec­to, azo­tó a to­da Co­lom­bia. El Pa­cí­fi­co es tan so­lo un pun­to de par­ti­da po­si­ble pa­ra ha­blar de có­mo la cul­tu­ra en to­do el país es­tá ro­ta.y es que el Pa­cí­fi­co mis­mo es­tá ro­to por den­tro. Bas­ta pen­sar por un mo­men­to en el em­pre­sa­rio va­lluno, o en una de las crí­ti­cas que le ha­cen al Fes­ti­val Pe­tro­nio Ál­va­rez (que las hay, más allá del en­tu­sias­mo que nos mo­ti­vó a de­di­car­le bue­na par­te de es­ta re­vis­ta): una vez se van los tu­ris­tas y una vez se apa­gan las lu­ces, la ma­yo­ría de los re­pre­sen­tan­tes del pa­tri­mo­nio vi­vo de la re­gión vuel­ven a una co­ti­dia­ni­dad po­bre y mar­ca­da por los con­flic­tos, tam­bién en­tre las mis­mas per­so­nas que con­for­man sus co­mu­ni­da­des, co­mo lo des­cri­be, al ha­blar del cuer­po fe­me­nino, la escritora cho­coa­na Yij­han Ren­te­ría (ver pá­gi­na 16, La­do B).

Es­ta edi­ción de AR­CA­DIA es­tá par­ti­da en dos, pe­ro esa di­vi­sión es so­lo apa­ren­te por­que, en reali­dad, las dos ca­ras del Pa­cí­fi­co –una cul­tu­ra po­ten­te y fas­ci­nan­te, y una vio­len­cia me­du­lar– per­te­ne­cen a una so­la cul­tu­ra. Esa es una de las pa­ra­do­jas de Co­lom­bia que, co­mo di­ce De Roux, es­ta­mos lla­ma­dos a re­sol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.