Arcadia - - ES­PE­CIAL -

“Yo no aban­do­né mi tra­di­ción.aquí en mi ca­sa los va­lo­res de crian­za son los mis­mos con los que a mí me cria­ron en­tim­bi­quí –me di­jo Ni­dia–.a mis hi­jos les en­se­ño a co­mer pes­ca­do, jai­ba, ma­ris­cos y has­ta ju­go de co­co­ro­ma. Cuan­do se me en­fer­man, an­tes de lle­var­los al mé­di­co les ha­go su pro­ce­so con co­sas na­tu­ra­les, co­mo lo ha­cían con uno. A ve­ces me cri­ti­can los mé­di­cos, me di­cen que por qué no los ha­bía lle­va­do an­tes pa­ra aten­der­los, pe­ro no me im­por­ta. Por ejem­plo, cuan­do al ni­ño lo ojean, uno lo lle­va al mé­di­co y se la pa­sa hos­pi­ta­li­za­do cin­co, seis días, y no me­jo­ra. Lo lle­va uno a don­de una cu­ran­de­ra, le ha­cen su frie­ga y le dan su to­ma y ¡plas!, sa­ni­to a las dos ho­ras”.

Jun­tán­do­se con co­no­ci­dos, Ni­dia gra­bó sus pri­me­ros te­mas e hi­zo re­sur­gir So­ca­vón de Tim­bi­quí ba­jo el nom­bre de Ca­na­lón de Tim­bi­quí, man­te­nien­do sus dos pro­pó­si­tos ini­cia­les: ha­cer mú­si­ca del Pa­cí­fi­co y trans­mi­tir­la. En 2002, el gru­po ga­nó dos pre­mios en el Fes­ti­val de Mú­si­ca del Pa­cí­fi­co Pe­tro­nio Ál­va­rez:me­jor can­ción iné­di­ta y Me­jor ma­rim­ba. Ni­dia, ese mis­mo año, ga­nó Me­jor in­tér­pre­te vo­cal.

Si bien los re­co­no­ci­mien­tos a su voz nun­ca se han he­cho es­pe­rar, tu­vo que tra­ba­jar por más de diez años co­mo pro­fe­so­ra de pri­ma­ria mien­tras lo de la mú­si­ca des­pe­ga­ba del to­do. Eso no le mo­les­ta­ba por­que, se­gún me di­jo, la pe­da­go­gía es su se­gun­da vo­ca­ción. De ahí que Ca­na­lón de Tim­bi­quí tam­bién sea una es­cue­la de mú­si­ca a la que asis­ten ni­ños y ado­les­cen­tes de Ciu­dad Cór­do­ba y de otros ba­rrios de Ca­li.

Las co­sas em­pe­za­ron a cam­biar en 2006, cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da del pro­duc­tor bri­tá­ni­co Will Ho­lland, más co­no­ci­do co­mo Quan­tic. Mien­tras pa­sa­ba una tem­po­ra­da en Ca­li, Quan­tic es­cu­chó la ver­sión que ella ha­bía gra­ba­do de “Quí­ta­te de mi es­ca­le­ra”. “Me en­tró una lla­ma­da y pen­sé que era una bro­ma. ¿Tú eres Ni­dia Gón­go­ra?, me pre­gun­tó un ti­po que ha­bla­ba me­dio ra­ro. Mi­ra, te ha­bla Will Ho­lland y quie­ro que gra­bes unos co­ros pa­ra mí. Le di­je: lo que pa­sa es que yo no soy can­tan­te, yo soy can­to­ra.y él: yo he es­cu­cha­do tu mú­si­ca y me gus­ta. Pe­ro yo soy can­to­ra –le re­pe­tía yo–, no can­tan­te. ¿Qué quie­re que yo le gra­be? Él in­sis­tió y así ter­mi­né gra­ban­do unos co­ros de ‘Jua­ni­ta bo­ni­ta’”. A lo me­jor mi ca­ra le dio a en­ten­der que no sa­bía de qué can­ción me es­ta­ba ha­blan­do. En­ton­ces can­tó: “Jua­ni­ta, bo­niiii­ta. Jua­ni­ta, bo­niiii­ta”; su ri­sa era co­mo dos hi­le­ras pa­re­jas de con­chas.“el día que yo fui al es­tu­dio a gra­bar esa can­ción, me pu­so de ba­se una es­pe­cie de reg­gae.y co­mo a mí me gus­ta jo­der con la bo­ca, em­pe­cé a im­pro­vi­sar. Me pre­gun­tó si que­ría gra­bar­lo.yo me­dio du­do­sa le di­je que sí; siem­pre he si­do arries­ga­da.y ya, ahí em­pe­zó to­do”.

La re­la­ción en­tre los dos se ha man­te­ni­do, y gra­cias a ello Ni­dia tie­ne una pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal co­mo nin­gu­na otra can­to­ra del Pa­cí­fi­co. En 2017 sa­lió Cu­rao, un ál­bum pro­du­ci­do por Tru Thoughts, la pro­duc­to­ra de Quan­tic, cu­yos sen­ci­llos ya pro­me­dian tres­cien­tas mil re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify. Ni­dia le ha da­do la vuel­ta al mun­do ha­cien­do mez­clas, pe­ro tam­bién can­tan­do los rit­mos tra­di­cio­na­les: ju­gas, cu­rru­laos. El jun­tar­se con otros gé­ne­ros le sir­vió pa­ra apa­lan­car­se co­mo so­lis­ta (ac­tual­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.