SIEM­PRE UN REBELDE

Mauricio Sáenz

Arcadia - - CRÍTICA -

Eric Hobs­bawm per­te­ne­ció al gru­po de his­to­ria­do­res del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Gran Bretaña, que inau­gu­ró la idea de ex­pli­car los fe­nó­me­nos so­cia­les unos cuan­tos es­ca­lo­nes más aba­jo de los pa­la­cios y los cuar­te­les ge­ne­ra­les: ya no con re­yes, pa­pas o ge­ne­ra­les, sino con los ha­bi­tan­tes de las al­deas me­die­va­les que die­ron el pri­mer pa­so del feu­da­lis­mo al ca­pi­ta­lis­mo, con los ar­te­sa­nos dam­ni­fi­ca­dos de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, con los pro­ta­go­nis­tas de la Mo­der­ni­dad. En fin, con la gen­te del co­mún.

De esa cohor­te so­lo Hobs­bawm al­can­zó una fa­ma uni­ver­sal que sor­pren­de, por­que so­lo él rehu­só re­ne­gar de sus creen­cias mar­xis­tas. A su fa­vor hablan su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y sín­te­sis, su crí­ti­ca de los re­gí­me­nes co­mu­nis­tas y una ex­ten­sa obra que lo hi­zo uno de los his­to­ria­do­res más im­por­tan­tes del si­glo xx.

Cu­rio­sa­men­te, en sus li­bros más im­por­tan­tes América La­ti­na es mar­gi­nal. De ahí que ¡Vi­va la re­vo­lu­ción!, su obra pós­tu­ma, sus­ci­te tan­to in­te­rés. Po­co an­tes de mo­rir a los 95 años, en 2012, se pro­pu­so pu­bli­car es­ta se­rie de en­sa­yos, com­pi­la­dos fi­nal­men­te por su ami­go y co­le­ga Les­lie Bet­hell, au­tor del pró­lo­go.

Hobs­bawm se de­cla­ra “per­ma­nen­te­men­te con­ver­ti­do por América La­ti­na”, pues “na­die que la des­cu­bra pue­de re­sis­tir­se” a ese sub­con­ti­nen­te que rom­pe to­dos los es­que­mas. ¡Vi­va la re­vo­lu­ción! com­pren­de 31 tex­tos es­cri­tos des­de 1960, cuan­do hi­zo su pri­me­ra vi­si­ta a Cuba y ob­ser­vó el enor­me res­pal­do po­pu­lar del nue­vo ré­gi­men. Sin em­bar­go, es­cri­bió po­co so­bre el te­ma, y siem­pre cri­ti­có a quie­nes in­ten­ta­ron re­pe­tir la lu­cha armada en otros paí­ses. Pen­sa­ba que las con­di­cio­nes no se re­pe­tían en los de­más paí­ses de América La­ti­na, y que la in­ten­to­na en Bo­li­via era un error “es­pec­ta­cu­lar”de con­cep­ción.

Fiel a la mi­ra­da de los más hu­mil­des, vol­vió a la re­gión en­tre 1962 y 1963 en bus­ca de los mo­vi­mien­tos cam­pe­si­nos, en un via­je de tres me­ses que le lle­vó a seis paí­ses. Los ha­lló so­bre to­do en Pe­rú y Co­lom­bia, don­de en ese mo­men­to pa­re­cían ca­pa­ces de po­ner de ca­be­za los re­gí­me­nes im­pe­ran­tes.

En Pe­rú des­cri­bió el sis­te­ma “neo­feu­da­lis­ta” im­pe­ran­te, ame­na­za­do por las ocupaciones del va­lle de La Con­ven­ción y eli­mi­na­do so­lo al­gu­nos años des­pués con el inusual go­bierno mi­li­tar re­vo­lu­cio­na­rio del ge­ne­ral Juan­ve­las­co Al­va­ra­do.

En Co­lom­bia, de la mano de su ami­go Or­lan­do Fals Bor­da, su in­te­rés se cen­tró en la vio­len­cia que atra­ve­sa­ba al país des­de 1948:“Una com­bi­na­ción de gue­rra ci­vil, ac­ción gue­rri­lle­ra, ban­do­le­ris­mo y ma­sa­cre”. No de­ja de men­cio­nar el 9 de abril y la muer­te de Jor­ge Elié­cer Gai­tán co­mo la opor­tu­ni­dad per­di­da que Co­lom­bia pa­ga­ría con san­gre. Res­pec­to a ello di­ce:“des­cu­brí un país en el que la in­ca­pa­ci­dad de ha­cer la re­vo­lu­ción so­cial ha­bía con­ver­ti­do a la vio­len­cia en el nú­cleo cons­tan­te, uni­ver­sal y om­ni­pre­sen­te de la vi­da pú­bli­ca”.

En dos de los en­sa­yos el au­tor exa­mi­na el ca­so de Chi­le, y en­cuen­tra que en el Fren­te Po­pu­lar de Sal­va­dor Allen­de fal­ta una vo­lun­tad re­vo­lu­cio­na­ria y el apo­yo de los tra­ba­ja­do­res ur­ba­nos, a quie­nes re­cién des­cu­bre co­mo fac­tor re­vo­lu­cio­na­rio. Dos años más tar­de con­de­na el gol­pe de Pi­no­chet co­mo el “ase­si­na­to de Chi­le”, una ma­ni­fes­ta­ción de que América La­ti­na ha­bía en­tra­do “en el pe­rio­do más os­cu­ro de su his­to­ria en el si­glo xx”.

En su úl­ti­mo tex­to, es­cri­to en 2002, Hobs­bawm re­co­no­ce que nun­ca ocu­rrió, y tal vez ocu­rri­ría, esa re­vo­lu­ción que tan­to es­pe­ró.ade­más, re­fle­xio­na so­bre sus cua­ren­ta años de amis­tad con el sub­con­ti­nen­te, en la que al­can­zó a co­no­cer y sim­pa­ti­zar con las pro­pues­tas de Hu­go Chá­vez (an­tes del ma­du­ris­mo) y so­bre to­do de Lu­la da Sil­va, a quien con­si­de­ró un ícono del con­ti­nen­te. Cuan­do es­te ga­nó las elec­cio­nes, Hobs­bawm brin­dó con cham­pa­ña con Bet­hell; pe­ro no sin pre­gun­tar­le si no es­ta­rían an­te una nue­va de­silu­sión.

¡Vi­va la re­vo­lu­ción! Eric Hobs­bawm Crí­ti­ca484 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.