UN PE­QUE­ÑO LEÓN

Arcadia - - OPINIÓN -

Es­te­ban Du­perly*

El ni­ño que apa­re­ce en es­ta fo­to lle­ga­ría a te­ner pi­pa, bar­ba y boi­na. Se tra­ta de León de Greiff cuan­do te­nía dos años, a juz­gar por la fe­cha ori­gi­nal del ne­ga­ti­vo, que es de 1897. Re­sul­ta, por su­pues­to, irre­co­no­ci­ble. El pe­lo lar­go y ru­bio, y el ves­ti­di­to con fal­da y plie­gues, ha­cen que pa­rez­ca una ni­ña, aun­que aque­llo fue­se bas­tan­te co­mún en la épo­ca. Imá­ge­nes si­mi­la­res de in­fan­tes abun­dan en las colecciones de fo­to­gra­fía pa­tri­mo­nial.

Pe­ro si ob­ser­va­mos la fo­to con un po­co más de aten­ción, es po­si­ble co­men­zar a re­co­no­cer en el ros­tro de ese per­so­na­ji­to, que po­sa fren­te a un te­lón afran­ce­sa­do, las fac­cio­nes pri­mor­dia­les de quien lue­go se con­vir­tió en un gran poe­ta y en un bohemio que an­da­ba ca­si siem­pre en­vuel­to en hu­mo. Los ojos tan abier­tos y re­don­dos, que no ha­bían vis­to el mar, son idén­ti­cos a los que apa­re­cen en los re­tra­tos que le hi­cie­ron ya de adul­to, con bi­go­te y chi­ve­ra. So­lo se le ce­rra­ron y apa­ga­ron un po­co al fi­nal, qui­zás por el pe­so de las ga­fas.

Re­sul­ta por lo me­nos cu­rio­so co­no­cer en es­ta po­se y atuen­do tan inocen­tes a quien la ico­no­gra­fía nos ha acos­tum­bra­do a ver ca­si siem­pre en fun­ción de un ci­ga­rri­llo, un tra­go o un ca­fé.

* Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.