Un per­fil de Nidia Góngora,

Arcadia - - OPINIÓN - por Ha­rold Mu­ñoz

Des­de pe­que­ña apren­dió a co­lar­se en la gua­cher­na; pri­me­ro en Tim­bi­quí, don­de na­ció, y aho­ra en el mun­do en­te­ro. Nidia Góngora es un ejem­plo de có­mo el Pa­cí­fi­co co­lom­biano sa­le de sí mis­mo pa­ra afir­mar­se con más fuer­za. Un per­fil.

Po­po,mi guía,me lo ha­bía ad­ver­ti­do ha­cía unas ho­ras:“aquí sí vas a co­no­cer la lu­na”. Esa lu­na y al­gu­nas bom­bi­llas ama­ri­llas ilu­mi­na­ban el ca­mino ha­cia una ca­sa en don­de, con ala­baos, ve­la­ban a un hom­bre en su úl­ti­ma no­che. De gol­pe sen­tí el im­pul­so de can­tar una vez más el co­ro que se me ha­bía pe­ga­do en una tien­da de Bue­na­ven­tu­ra, an­tes de em­bar­car­me: la ver­sión de “La ca­noa ran­chá”, de Gru­po Ni­che. Pre­gun­té con el tono que me sa­lió, tí­mi­do y des­afi­na­do: “¿Y esos pa­nes pa’ qué son?”. Can­tó una mu­jer que iba su­bien­do pa­ra su ca­sa:“pa’ co­mer­los con ca­fé”; una res­pues­ta in­vo­lun­ta­ria, na­tu­ral. Son­rió y lue­go se per­dió en lo os­cu­ro, lo­ma arri­ba, ape­na­da por el arran­que.así pu­de com­pren­der me­jor lo que me ha­bía di­cho Nidia Góngora días an­tes en su apartamento, en Ca­li: “Allá en Tim­bi­quí to­do es con mú­si­ca, has­ta los sa­lu­dos: ‘adióoooos, Ca­lu­la­ta; bueee­nos díiias’. Des­de que na­ce el mu­cha­cho has­ta que mue­re, la per­so­na es mú­si­ca”.

No en vano di­ciem­bre es una fies­ta de más de un mes en el pue­blo. Co­mien­za el 4 de ese mes con la ce­le­bra­ción de San­ta Bár­ba­ra, la pa­tro­na. Se descansa unos días y lue­go se re­to­ma el jol­go­rio con las no­ve­nas. Ca­da ba­rrio es­tá en­car­ga­do de una de las nue­ve fe­chas que ce­le­bran el ad­ve­ni­mien­to de Cris­to.“las no­ve­nas son una com­pe­ten­cia –me di­jo Teresa Ben­té, ma­dri­na de Nidia–, es a no de­jar­se los unos de los otros. De ma­dru­ga­da, a las dos de la ma­ña­na ya se es­tá des­per­tan­do al pue­blo con la mú­si­ca. Se sir­ve tra­go co­mo agua­ce­ro”. Fue en Las Bri­sas, el ba­rrio de los mú­si­cos, de los me­jo­res, que na­ció Nidia Góngora, con ayu­da de una par­te­ra a la que le de­cían Ma­yúa. Allí ha­bía maes­tros co­mo Eme­te­rio, Die­go y Mar­ta Ba­lan­ta, y vo­ces co­mo la de Oli­va An­gu­lo, ma­dre de Nidia, quien des­cien­de de una fa­mi­lia de mú­si­cos que ha da­do fru­tos co­mo don Don­din­do, can­tan­te y com­po­si­tor de He­ren­cia de Tim­bi­quí. Con el equi­po de es­tre­llas que allí vi­vía, Las Bri­sas te­nía la no­ve­na más es­pe­ra­da por to­do el pue­blo, un eco­sis­te­ma per­fec­to pa­ra una ni­ña que des­de siem­pre di­jo que que­ría ser can­to­ra.

Lue­go del 6 de enero, día de Re­yes Ma­gos, lle­ga el fi­nal de las fies­tas y el pue­blo vuel­ve a la nor­ma­li­dad. Nidia nun­ca tu­vo la pa­cien­cia pa­ra es­pe­rar has­ta el di­ciem­bre si­guien­te, épo­ca en la que es me­jor vis­to que los ni­ños par­ti­ci­pen de las fies­tas de los vie­jos. Por ello, des­de pe­la­di­ta apren­dió a co­lar­se, a ve­ces con el be­ne­plá­ci­to de su ma­dre, en la gua­cher­na. Pa­ra ella, la mú­si­ca siem­pre ha si­do una ne­ce­si­dad vi­tal, un lla­ma­do al que sim­ple­men­te no pue­de ne­gar­se.

Tía So­fía (en Tim­bi­quí se le di­ce tío a los vie­jos), la abue­la de Nidia, era una mu­jer es­tric­ta que no es­ta­ba de acuer­do con que su nie­ta se me­tie­ra tan pe­que­ña en te­mas de adul­tos.“co­mo Nidia no se crió con no­so­tros, sino en la ca­sa de los abue­los pa­ter­nos que que­da­ba en el mis­mo ba­rrio –me co­men­tó­yu­li, su her­ma­na–, mi ma­má le te­nía que pe­dir per­mi­so a su abue­la pa­ra que la de­ja­ra sa­lir a las fies­tas. A mí, en cam­bio, me da­ba co­mo igual. Si se co­la­ba la pa­rran­da ahí, pues uno se pe­ga­ba. Pe­ro que me pu­sie­ra a llo­rar o a ha­cer fuer­za co­mo Nidia pa­ra que mi ma­má me lle­va­ra, pues no. Uno la veía a ella aso­ma­da por el bal­cón de su abue­la, con esas ga­nas de ti­rar­se del se­gun­do pi­so.‘vea, tía So­fía’, le de­cía mi ma­má, ‘ven­ga, dé­je­la ve­nir un ra­ti­co que yo aho­ra la trai­go’”.y a ve­ces tía So­fía acep­ta­ba. La es­ce­na se re­pi­tió a lo lar­go de los años: Nidia aga­rra­da de la fal­da de Oli­va, la otra mano agi­ta­ba el gua­sá que su ma­má le man­dó a ha­cer cuan­do te­nía dos años, mien­tras ba­ja­ban pa­ra unir­se a la ce­le­bra­ción.

Así se apren­día la mú­si­ca en el Pa­cí­fi­co co­lom­biano. El gus­to y la re­bel­día de­bían com­bi­nar­se con el ta­len­to he­re­da­do y con la tra­di­ción. Más que es­cue­las co­mo las hay hoy en día en Tim­bi­quí y en otros lu­ga­res, la mú­si­ca es­ta­ba en la co­ti­dia­ni­dad.“si el mu­cha­cho es­tá apren­dien­do a ca­mi­nar, lo po­nen a bai­lar. Uno co­ge a un ni­ño y la ca­ri­cia es po­ner­lo a bai­lar. Si las mu­je­res es­tán la­van­do, es­tán can­tan­do. Ha­ga lo que ha­ga uno, siem­pre es­tá ahí la mú­si­ca, por­que a to­do se le po­ne en­to­na­ción”, me con­tó Nidia. De ahí que quien qui­sie­ra apren­der tu­vie­ra que sen­tar­se a ver a los vie­jos, que en cual­quier mo­men­to les da­ba por en­to­nar. Las vo­ces ma­du­ra­ban y se afi­na­ban a oí­do. El cu­nuno o la ma­rim­ba se gol­pea­ban lue­go de cal­cu­lar en dón­de y có­mo ha­bía pues­to la mano el que sa­bía. Si mu­cho, los jó­ve­nes po­dían apo­yar­se en ono­ma­to­pe­yas; pa­la­bras y fra­ses que, por su so­ni­do y por su rit­mo, más o me­nos ex­pli­can la ma­gia que aca­ba de ha­cer un vie­jo en un ins­tru­men­to. Por eso, lo me­jor que les po­día pa­sar a los apren­di­ces era con­se­guir el per­mi­so de un maes­tro, co­sa que so­lo se da­ba si se te­nían las ga­nas, la pa­cien­cia y el ta­len­to.

En el ca­so de Nidia, sus gran­des maes­tros fue­ron los Ba­lan­ta, y por su­pues­to su ma­dre, que en la

ac­tua­li­dad for­ma par­te de Ca­na­lón de Tim­bi­quí.y si a eso le su­ma­mos su in­sis­ten­cia, su fa­na­tis­mo pre­coz por la mú­si­ca, da­mos con la fór­mu­la de su po­ten­cia. “Cuan­do veía a la ma­má con el gua­sá, ya sa­bía que iba a ha­cer fies­ta. En­ton­ces se ba­ja­ba sin que la vie­ra la abue­la y se sa­lía pa­ra la ca­lle.ya cuan­do la ma­má la pi­lla­ba, le de­cía:‘¿vos qué es­tás ha­cien­do aquí? ¡Pa’ la ca­sa, ca­ra­jo!’”, me co­men­tó Eme­te­rio Ba­lan­ta, en­tre ri­sas.eran las diez de la ma­ña­na y ya los dos es­tá­ba­mos probados del cu­rao y de la cer­ve­za que ven­de en su can­ti­na de la­to­nes.“des­de pe­que­ñi­ta se me­tía Nidia”, re­pi­tió, “co­mo ese pe­la­do que va ahí”. Se­ña­ló a un ni­ño en cal­zon­ci­llos, qui­zás de tres años, que ca­mi­na­ba aga­rra­do del que po­dría ser su her­mano ma­yor.

Otra gran maes­tra de Nidia, so­bre to­do en lo que re­fie­re al es­tu­dio de la tra­di­ción, fue Eli­za­beth Si­nis­te­rra, pro­fe­so­ra de es­té­ti­ca y ar­te en el ba­chi­lle­ra­to. Uno de los tra­ba­jos que más re­cuer­da de la ma­te­ria de la do­cen­te Li­cha es el del can­cio­ne­ro que ar­mó cuan­do es­ta­ba en sép­ti­mo u oc­ta­vo.tu­vo que en­tre­vis­tar a va­rias ma­tro­nas pa­ra que le dic­ta­ran las letras de sus can­tos.“por eso hoy en día me sé tan­tas can­cio­nes”.

Las cla­ses de la pro­fe­so­ra Eli­za­beth se­guían por fue­ra del au­la. Ca­si to­das las tar­des iba con un gru­po de es­tu­dian­tes a al­gu­na pla­ya del río Tim­bi­quí. Allá can­ta­ban lo de la tra­di­ción, pe­ro tam­bién sal­sa, bo­le­ros, cual­quier co­sa; in­ven­ta­ban sus pro­pias can­cio­nes con te­mas que na­cían del río, de los jue­gos, de la sel­va, de sus vi­das. Así se for­mó un gru­po y una ru­ti­na que se­rían fun­da­men­ta­les en la for­ma­ción per­so­nal y mu­si­cal de Nidia. Fue la pro­fe­so­ra Li­cha quien la con­ven­ció de que su tra­di­ción era im­por­tan­te, po­de­ro­sa.tam­bién, la que, con su ma­dre y otros mú­si­cos del pue­blo, fun­dó So­ca­vón de Tim­bi­quí, agru­pa­ción que más ade­lan­te se con­ver­ti­ría en Ca­na­lón de Tim­bi­quí.

can­to, nos­tal­gia y vio­len­cia

“¿Có­mo fue cre­cer en Tim­bi­quí?”, le pre­gun­té a Nidia. “Sano, muy sano. De ni­ña, sa­lía del co­le­gio y nos íba­mos al ce­men­te­rio que que­da­ba al la­do a arran­car ca­mo­te, chur­co, cacao o ci­rue­lo. Así nos la pa­sá­ba­mos to­dos los días. Des­pués de que uno ha­cía ta­reas ha­bía va­rios pla­nes. Uno era ir­se a na­dar. Eso era lo que me ha­cía más fe­liz a mí, des­pués de la mú­si­ca. Me es­ca­pa­ba si el plan se ar­ma­ba en la no­che.y cla­ro, cuan­do vol­vía a la ca­sa te­nía mi tri­lla de lá­ti­go”.

A Nidia le to­có un Tim­bi­quí en el que el ma­yor pe­li­gro era que se apa­re­cie­ra La Tun­da, se­gún la le­yen­da po­pu­lar que cuen­tan los vie­jos, una mu­jer con una pa­ta de mo­li­ni­llo y otra de be­bé que se lle­va a los ni­ños de­so­be­dien­tes.“ha­bía mu­cha paz, mu­cha ar­mo­nía –agre­gó­yu­li al pre­gun­tar­le lo mis­mo–. En tiem­po de lu­na la gen­te sa­lía a la ca­lle a ha­cer ron­das, a con­tem­plar, a can­tar y can­tar y can­tar.te­nía­mos in­su­fi­cien­cia ener­gé­ti­ca, pe­ro la lu­na era más que su­fi­cien­te. No te­nía­mos que es­tar con te­mor de que se van a lle­var a al­guien, de que ese al­guien se va a per­der”.

La voz de Nidia ma­du­ró en un pue­blo que ya no es el de an­tes, en don­de no ha­bía te­le­vi­sión, ni vio­len­cia, ni el da­ño am­bien­tal que tra­jo con los años la ex­plo­ta­ción del oro y la co­ca.am­bas co­sas lle­na­ron al río de tie­rra, de quí­mi­cos, de muer­tos. De ahí que bue­na par­te de su mú­si­ca en­cie­rre cier­ta nos­tal­gia, un can­to al pue­blo de su in­fan­cia y de su ado­les­cen­cia, y a la na­tu­ra­le­za.

En “Río Tim­bi­quí”, te­ma de Ca­na­lón que apa­re­ce en De­ja­me subí (2004), se le pi­de per­mi­so al río pa­ra na­ve­gar­lo. “Río Tim­bi­quí, dé­ja­me su­bir tran­qui­la, no me va­yas a hun­dir / Río Tim­bi­quí, dé­ja­me su­bir, con tus agüi­tas tan cla­ras, no me va­yas a hun­dir”. El res­pe­to por el río es una for­ma de agra­de­ci­mien­to. El agua dul­ce es el úni­co ca­mino por el que se lle­ga al pue­blo.tam­bién es una fuente de ali­men­to y un lu­gar de en­cuen­tro. En las pla­yas de pie­dra uno ve ni­ños na­dan­do, mu­je­res res­tre­gan­do ro­pa, pes­ca­do­res, sel­va, ani­ma­les, y uno que otro ba­re­que­ro ar­te­sa­nal que limpia el oro en ba­teas de ma­de­ra. Sin em­bar­go, a pe­sar de to­da la vi­da que se reúne al­re­de­dor, el río es­tá ago­ni­zan­do. Ha­ce ya va­rios años que la mi­ne­ría que tra­je­ron los pai­sas, co­mo lla­man a los blan­cos en Tim­bi­quí, co­men­zó a man­char el agua cris­ta­li­na.a di­fe­ren­cia de la mi­ne­ría ar­te­sa­nal, que co­mo la mú­si­ca ha si­do una prác­ti­ca tra­di­cio­nal en la re­gión, la mi­ne­ría ile­gal uti­li­za ma­qui­na­ria pe­sa­da y mer­cu­rio, lo que ex­pli­ca el co­lor ma­rrón del agua, y la dis­tan­cia que la gen­te ha ido to­man­do del río. Ca­da vez que le pre­gun­té a uno de los co­no­ci­dos de Nidia so­bre su in­fan­cia, no pu­die­ron evi­tar ha­blar­me de un río que ya no es­tá. “Yo ya no fre­cuen­to tan­to el río por­que la úl­ti­ma vez que lo hi­ce me fue mal con el agua, me dio pi­qui­ña”, me di­jo Pao­la Gómez, una de las me­jo­res ami­gas de Nidia, y quien por mu­cho tiem­po fue su con­trin­can­te en las com­pe­ten­cias de can­to del co­le­gio.

Pre­gun­tar so­bre la vi­da de al­guien que cre­ció en Tim­bi­quí en los años ochen­ta tra­jo res­pues­tas so­bre esa vi­da y so­bre el pue­blo, un lu­gar al que, por la con­ta­mi­na­ción y a la vio­len­cia, hoy en día so­lo se pue­de ir me­dian­te re­cuer­dos.

Cuan­do le di­je a Nidia que que­ría ir a Tim­bi­quí a re­co­ger tes­ti­mo­nios so­bre su vi­da, me ad­vir­tió que no po­día ir so­lo. Por eso le avi­só a Po­po, su her­mano, de mi lle­ga­da.“así es­tán las co­sas”, di­jo, sen­ten­cia que de­fen­dió Eme­te­rio Ba­lan­ta:“an­tes los al­za­dos en ar­mas es­ta­ban en sus vai­nas y no­so­tros en las de no­so­tros. Aho­ra que ha lle­ga­do otra gen­te, to­ca ha­blar con ellos cuan­do uno va a traer a al­guien. Se les di­ce pa­ra que res­pe­ten: ojo, mu­cho cuidado que nos va a lle­gar una vi­si­ta”.

A fi­na­les de los años no­ven­ta, el cru­ce ar­ma­do en­tre ban­dos tra­jo a Tim­bi­quí la vio­len­cia de otras zo­nas. Nidia sa­lió del pue­blo en 1997, en par­te por la vio­len­cia y en par­te por­que no hay uni­ver­si­da­des. Lo más nor­mal es que los mu­cha­chos sal­gan a Po­pa­yán o a Ca­li pa­ra es­tu­diar. En el ca­so de Nidia, fue lo se­gun­do. Es­tu­dió Pe­da­go­gía en la uni­ver­si­dad San­tia­go de Ca­li.vi­vió en Ciu­dad Cór­do­ba, un ba­rrio en el orien­te de la ciu­dad.le pre­gun­té si nun­ca ha­bía que­ri­do es­tu­diar Mú­si­ca. “No me de­ja­ron –con­tes­tó–. Me­nos mal, aho­ra que lo pien­so”. Me mi­ró con la mis­ma pi­car­día con la que unos mi­nu­tos an­tes me ha­bía ex­pli­ca­do có­mo ha­cía pa­ra es­ca­par­se de la ca­sa de su abue­la.

En Tim­bi­quí re­sul­ta ex­tra­ño que al­guien es­tu­die Mú­si­ca. “Y más sien­do mu­jer –di­ce Nidia–: que va a de­jar a los hi­jos en la ca­sa, que có­mo se le ocu­rre, que us­ted tie­ne que es­tar cui­dan­do su ho­gar, que eso no lo ha­ce una mu­jer de­cen­te... To­do eso me de­cían”.

Pa­ra su suer­te, mien­tras es­tu­dia­ba coin­ci­die­ron en Ciu­dad Cór­do­ba otros mu­cha­chos de Tim­bi­quí, y la pro­fe­so­ra Li­cha fue tras­la­da­da a Ja­mun­dí, a trein­ta mi­nu­tos de Ca­li.“de­ci­di­mos re­unir­nos a to­car los sá­ba­dos por­que nos ha­cía fal­ta. Lle­ga­mos acá y ca­da uno se man­te­nía en su ac­ti­vi­dad. No fue fá­cil al prin­ci­pio. Em­pe­za­mos a en­sa­yar en Ciu­dad Cór­do­ba, lue­go nos fui­mos al ba­rrio­vi­lla del Pra­do, y de to­dos esos lu­ga­res nos man­da­ban la po­li­cía por la bu­lla. Era du­ro, pe­ro no­so­tros di­mos la pe­lea por el es­pa­cio”.

De­cir hoy que Ca­li es la ca­pi­tal de la sal­sa es de al­gu­na ma­ne­ra ne­gar que tam­bién es la ca­pi­tal de la cul­tu­ra del Pa­cí­fi­co.a di­fe­ren­cia de la sal­se­ra, pro­duc­to de una aprehen­sión de mú­si­ca ex­tran­je­ra, es­ta otra Ca­li es el re­sul­ta­do de mi­gra­cio­nes que po­co a po­co fue­ron asen­tán­do­se en los ba­rrios po­pu­la­res. El fe­nó­meno sin du­da ha en­ri­que­ci­do las ló­gi­cas in­ter­nas de una ciu­dad que, a pe­sar de su his­to­ria negra, no se salva del ra­cis­mo.

Ade­más de ser una fi­gu­ra de la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co, Nidia tam­bién es una líder so­cial, al­go que ya le ha va­li­do ame­na­zas

“Yo no aban­do­né mi tra­di­ción.aquí en mi ca­sa los va­lo­res de crian­za son los mis­mos con los que a mí me cria­ron en­tim­bi­quí –me di­jo Nidia–.a mis hi­jos les en­se­ño a co­mer pes­ca­do, jai­ba, ma­ris­cos y has­ta ju­go de co­co­ro­ma. Cuan­do se me en­fer­man, an­tes de lle­var­los al mé­di­co les ha­go su pro­ce­so con co­sas na­tu­ra­les, co­mo lo ha­cían con uno. A ve­ces me cri­ti­can los mé­di­cos, me di­cen que por qué no los ha­bía lle­va­do an­tes pa­ra aten­der­los, pe­ro no me im­por­ta. Por ejem­plo, cuan­do al ni­ño lo ojean, uno lo lle­va al mé­di­co y se la pa­sa hos­pi­ta­li­za­do cin­co, seis días, y no me­jo­ra. Lo lle­va uno a don­de una cu­ran­de­ra, le ha­cen su frie­ga y le dan su to­ma y ¡plas!, sa­ni­to a las dos ho­ras”.

Jun­tán­do­se con co­no­ci­dos, Nidia gra­bó sus pri­me­ros te­mas e hi­zo re­sur­gir So­ca­vón de Tim­bi­quí ba­jo el nom­bre de Ca­na­lón de Tim­bi­quí, man­te­nien­do sus dos pro­pó­si­tos ini­cia­les: ha­cer mú­si­ca del Pa­cí­fi­co y trans­mi­tir­la. En 2002, el gru­po ga­nó dos pre­mios en el Fes­ti­val de Mú­si­ca del Pa­cí­fi­co Pe­tro­nio Ál­va­rez:me­jor can­ción iné­di­ta y Me­jor ma­rim­ba. Nidia, ese mis­mo año, ga­nó Me­jor in­tér­pre­te vo­cal.

Si bien los re­co­no­ci­mien­tos a su voz nun­ca se han he­cho es­pe­rar, tu­vo que tra­ba­jar por más de diez años co­mo pro­fe­so­ra de pri­ma­ria mien­tras lo de la mú­si­ca des­pe­ga­ba del to­do. Eso no le mo­les­ta­ba por­que, se­gún me di­jo, la pe­da­go­gía es su se­gun­da vo­ca­ción. De ahí que Ca­na­lón de Tim­bi­quí tam­bién sea una es­cue­la de mú­si­ca a la que asis­ten ni­ños y ado­les­cen­tes de Ciu­dad Cór­do­ba y de otros ba­rrios de Ca­li.

QUAN­TIC Y EL MUN­DO

Las co­sas em­pe­za­ron a cam­biar en 2006, cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da del pro­duc­tor bri­tá­ni­co Will Ho­lland, más co­no­ci­do co­mo Quan­tic. Mien­tras pa­sa­ba una tem­po­ra­da en Ca­li, Quan­tic es­cu­chó la ver­sión que ella ha­bía gra­ba­do de “Quí­ta­te de mi es­ca­le­ra”. “Me en­tró una lla­ma­da y pen­sé que era una bro­ma. ¿Tú eres Nidia Góngora?, me pre­gun­tó un ti­po que ha­bla­ba me­dio ra­ro. Mi­ra, te ha­bla Will Ho­lland y quie­ro que gra­bes unos co­ros pa­ra mí. Le di­je: lo que pa­sa es que yo no soy can­tan­te, yo soy can­to­ra.y él: yo he es­cu­cha­do tu mú­si­ca y me gus­ta. Pe­ro yo soy can­to­ra –le re­pe­tía yo–, no can­tan­te. ¿Qué quie­re que yo le gra­be? Él in­sis­tió y así ter­mi­né gra­ban­do unos co­ros de ‘Jua­ni­ta bo­ni­ta’”. A lo me­jor mi ca­ra le dio a en­ten­der que no sa­bía de qué can­ción me es­ta­ba ha­blan­do. En­ton­ces can­tó: “Jua­ni­ta, bo­niiii­ta. Jua­ni­ta, bo­niiii­ta”; su ri­sa era co­mo dos hi­le­ras pa­re­jas de con­chas.“el día que yo fui al es­tu­dio a gra­bar esa can­ción, me pu­so de ba­se una es­pe­cie de reg­gae.y co­mo a mí me gus­ta jo­der con la bo­ca, em­pe­cé a im­pro­vi­sar. Me pre­gun­tó si que­ría gra­bar­lo.yo me­dio du­do­sa le di­je que sí; siem­pre he si­do arries­ga­da.y ya, ahí em­pe­zó to­do”.

La re­la­ción en­tre los dos se ha man­te­ni­do, y gra­cias a ello Nidia tie­ne una pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal co­mo nin­gu­na otra can­to­ra del Pa­cí­fi­co. En 2017 sa­lió Cu­rao, un ál­bum pro­du­ci­do por Tru Thoughts, la pro­duc­to­ra de Quan­tic, cu­yos sen­ci­llos ya pro­me­dian tres­cien­tas mil re­pro­duc­cio­nes en Spo­tify. Nidia le ha da­do la vuel­ta al mun­do ha­cien­do mez­clas, pe­ro tam­bién can­tan­do los rit­mos tra­di­cio­na­les: ju­gas, cu­rru­laos. El jun­tar­se con otros gé­ne­ros le sir­vió pa­ra apa­lan­car­se co­mo so­lis­ta (ac­tual­men­te

tie­ne un con­tra­to vi­gen­te con Tru Thoughts, lo que le ha per­mi­ti­do de­di­car­se de lleno a la mú­si­ca en los úl­ti­mos años) e im­pul­sar Ca­na­lón.am­bos pro­yec­tos la man­tie­nen ocu­pa­da los sie­te días de la se­ma­na, yen­do de un la­do pa­ra el otro, de pre­sen­ta­ción en pre­sen­ta­ción. Tan­to así que, mien­tras char­lá­ba­mos en la co­ci­na de su apartamento, a su ce­lu­lar en­tra­ron lla­ma­das de pe­rio­dis­tas, de mú­si­cos o de gen­te in­tere­sa­da en con­tra­tar­la pa­ra con­cier­tos en cual­quier par­te de Co­lom­bia.

Se­gún Teresa Ben­té, es el ca­rác­ter que le he­re­dó a tía So­fía lo que, a di­fe­ren­cia de otros gru­pos co­no­ci­dos que han sur­gi­do de pue­blos co­mo el su­yo, y a pe­sar de la fa­ma,le ha per­mi­ti­do a Nidia com­bi­nar­se con gé­ne­ros sin per­der su mú­si­ca y sin irres­pe­tar lo tra­di­cio­nal.“un día vino uno de los du­ros que ma­ne­ja el so­ni­do. El se­ñor le pro­pu­so a Nidia ves­tir una tum­ba en la ca­lle pa­ra gra­bar un vi­deo, pe­ro ella no es­tu­vo de acuer­do. Si es así, le di­jo, lo ha­rán us­te­des. Pe­ro yo no me com­pro­me­to por­que eso es pa­ra que to­do un pue­blo se ven­ga en­ci­ma mío. La tra­di­ción no es esa. Las tum­bas se vis­ten pa­ra ve­lar el cuer­po del di­fun­to en la úl­ti­ma no­che.y eso se ha­ce en la ca­sa del di­fun­to o en don­de se ve­le, no pa­ra pa­ya­sear. Es un ho­me­na­je pa­ra nues­tros muer­tos y es co­mo si es­tu­vié­ra­mos en un tem­plo. Si hu­bie­ra si­do otra, se ha­bría de­ja­do ma­ni­pu­lar”.

En­tre to­das las mez­clas en que ha par­ti­ci­pa­do, se des­ta­ca el re­mix que hi­zo con el mú­si­co y pro­duc­tor fran­co-ecua­to­riano Ni­co­la Cruz de “Amor en Fran­cia”, uno de los te­mas de E Ye Ye, ál­bum que sa­lió es­te año. Sin em­bar­go, a pe­sar de los gran­des nom­bres con los que ha co­la­bo­ra­do, la voz de Nidia Góngora nun­ca ha si­do una cor­ti­na de fon­do, una no­ta de co­lor. Eso ha pa­sa­do con la ma­rim­ba en al­gu­nos gru­pos que han com­bi­na­do, por ejem­plo, sal­sa o reg­gae­tón con mú­si­ca del Pa­cí­fi­co. En el ca­so de Nidia, es tal su po­ten­cia que pa­re­ce­ría más bien que los pro­duc­to­res y los gé­ne­ros se aco­mo­dan a ella, y no al con­tra­rio. El su­yo es el mis­mo ges­to que ha pro­du­ci­do lo me­jor del ar­te la­ti­noa­me­ri­cano: re­in­ter­pre­tar lo ex­tran­je­ro a par­tir de lo pro­pio.

Ade­más de ser una es­tre­lla de la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co, Nidia tam­bién es una líder so­cial, al­go que ya le ha va­li­do ame­na­zas, so­bre to­do por opo­ner­se a la ex­plo­ta­ción ile­gal del oro que se es­tá co­mien­do la zo­na al­ta del río Tim­bi­quí. Se­gún Nidia, esa ha si­do la ma­yor ga­nan­cia del in­te­rés que ha sus­ci­ta­do la mú­si­ca del Pa­cí­fi­co en los úl­ti­mos años.“es­ta tra­di­ción se ha con­ver­ti­do pa­ra no­so­tros en un ar­ma po­de­ro­sa pa­ra com­ba­tir tan­tas con­tras que nos lle­gan: la vio­len­cia, el ol­vi­do, el sa­queo. Hay co­sas que uno no las pue­de de­cir ha­blan­do por­que, uno, no te dan el es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo; dos, la mú­si­ca es una ma­ne­ra mu­cho más fá­cil y mu­cho más po­de­ro­sa de ha­blar.tú te sien­tes có­mo­do cuan­do do­mi­nas al­go, y no­so­tros do­mi­na­mos per­fec­ta­men­te el can­to y la poe­sía. En­ton­ces, a tra­vés de eso que es nues­tra fuer­za, que es nues­tra ar­ma, que es el es­pa­cio en don­de nos sen­ti­mos fuer­tes, poderosos y se­gu­ros, lan­za­mos to­do ti­po de pro­tes­ta. Sa­be­mos que con la mú­si­ca po­de­mos lle­gar a mu­chos es­pa­cios y a mu­chos oí­dos, lo que tal vez no per­mi­ti­ría el con­ver­sar”.

La mú­si­ca del Pa­cí­fi­co no so­lo es una in­vi­ta­ción a bai­lar, tam­bién es un puen­te pa­ra es­cu­char a quie­nes la ha­cen. Esos que, en los úl­ti­mos años, con to­ques de ma­rim­ba, cu­nuno, gua­sá y can­to han ve­ni­do di­cien­do:“aquí es­toy, aquí es­ta­mos y aquí nos que­da­mos”.

En­tre­vis­tar a Nidia fue, de al­gu­na ma­ne­ra, com­pro­bar lo que ya me ha­bía per­mi­ti­do in­tuir con su mú­si­ca. Cuan­do can­ta se ha­ce pre­sen­te en un país que se ha em­pe­ña­do en ne­gar­la a ella y a los su­yos de for­ma vio­len­ta. Pe­ro, co­mo lo han de­mos­tra­do los años, ca­da vez se ha­ce más re­le­van­te la pre­gun­ta so­bre las for­mas y las vi­das de unos otros. Nidia re­ci­bió el tono y la afi­na­ción de Tim­bi­quí, de su tie­rra. De ahí na­ce el re­cla­mo que en­to­na con esa voz a me­dio ca­mino en­tre lo dul­ce, lo ale­gre y el la­men­to, y que se nie­ga a pa­sar des­aper­ci­bi­da. “en mu­chos es­ce­na­rios he po­di­do uti­li­zar la mú­si­ca pa­ra ex­pre­sar las in­con­for­mi­da­des con que no­so­tros vi­vi­mos a dia­rio.así ha lle­ga­do a mu­chos, en­tre quie­nes es­tán los oí­dos a los que uno quie­re que lle­gue: po­lí­ti­cos, cen­tros ur­ba­nos de los opre­so­res, del pue­blo y de la co­mu­ni­dad que mu­chas ve­ces es­tá ca­lla­da y que, cuan­do ve que al­guien ha­bla, se sien­te re­pre­sen­ta­da en esa voz; la voz de los que sien­ten mie­do de ha­blar, o que no sa­ben, o que no les gus­ta”. “¿Y cuá­les son esos opre­so­res?”, le pre­gun­té. “¡Ayyy!”, se alar­gó co­mo si se tra­ta­ra de la fra­se de un can­to. “No me pre­gun­tés lo que ya vos sa­bés”.

Nidia ya no pue­de ir a Tim­bi­quí con la re­gu­la­ri­dad de otro tiem­po. En la Se­ma­na San­ta de 2017, la in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par co­mo ju­ra­do en las zo­na­les del Pe­tro­nio Ál­va­rez, fil­tro por el que de­ben pa­sar to­dos los gru­pos que quie­ran en­trar al fes­ti­val. Es­ta­ba en las au­di­cio­nes cuan­do es­ta­lló una bom­ba que ha­bían de­ja­do cer­ca de la es­ta­ción de po­li­cía. “Es­tá­ba­mos to­can­do cuan­do ¡pum!, nos in­te­rrum­pió la ex­plo­sión, co­mo quien di­ce ‘Cá­llen­se’”. “¿Y qué hi­cie­ron?”. Nidia, que tie­ne su pro­pia mar­ca de tra­gos tí­pi­cos del Pa­cí­fi­co, me es­ta­ba li­cuan­do un po­co de la fór­mu­la se­cre­ta con la que pre­pa­ra tum­ba­ca­tre. Lue­go de ca­llar la li­cua­do­ra, di­jo: “¿Pues qué más íba­mos a ha­cer?”. Me­tió el índice en el tra­go ar­ci­llo­so, pro­bó. “Me que­dó fuer­te”, di­jo. “Me­jor, la idea es que no que­de dul­ce”. Sir­vió el tra­go en dos bo­te­llas co­mo de per­fu­me con la eti­que­ta de su mar­ca: Nidia Góngora. “¿Qué más íba­mos a ha­cer?”, re­to­mó mien­tras de­ja­ba caer el lí­qui­do en los fras­cos. “Lla­ma­mos a la gen­te, le di­ji­mos que no se fue­ra a sus ca­sa, que no pa­sa­ba na­da. Y se­gui­mos to­can­do”.

Me dio a pro­bar el tum­ba­ca­tre. El al­cohol me se­có los ojos al apo­yar el bor­de del va­so en los la­bios. Me gus­tó, me su­po a Bai­leys; se lo di­je. Ella no pu­do evi­tar la bur­la:“a Bai­leys de la sel­va, se­rá”. Su ri­sa sa­lió co­mo pie­dri­tas blan­cas, re­don­das, de río.

“Tú te sien­tes có­mo­do cuan­do do­mi­nas al­go, y no­so­tros do­mi­na­mos per­fec­ta­men­te el can­to y la poe­sía. A tra­vés de eso, que es nues­tra fuer­za, lan­za­mos to­do ti­po de pro­tes­ta”

La can­to­ra Nidia Góngora du­ran­te la gra­ba­ción del dis­co de ala­baos que lan­za­rá a fi­na­les de 2018

A la iz­quier­da: ac­to­res ar­ma­dos se mi­me­ti­zan en­tre los mi­ne­ros pa­ra lle­var a ca­bo sus ac­cio­nes ile­ga­les

En el más re­cien­te dis­co de Ni­co­la Cruz apa­re­ce un re­mix con Nidia Góngora

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.