So­por i pi­ro­pos

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ni­co­lás Morales

Ni­co­lás Morales

Ha­ce dos se­ma­nas se ter­mi­nó el Mun­dial de Fút­bol 2018. Fue un tor­neo mo­derno y con bo­ni­tos mo­men­tos pe­ro me te­mo que la mo­der­ni­dad se que­dó allí; a pe­sar de que el jue­go dio pa­sos ha­cia ade­lan­te, la for­ma en que la ma­yo­ría en Co­lom­bia lo pu­do

se­guir si­guió en el cre­tá­ceo: nues­tros me­dios tra­di­cio­na­les de­mos­tra­ron una vez más que es­tán con­ge­la­dos en el pa­sa­do o atra­pa­dos en la brea de la me­dio­cri­dad. Así es que me di a la ta­rea de con­tem­plar es­te pai­sa­je me­so­zoi­co pa­ra tra­tar de en­ten­der­lo y com­pi­lar un bes­tia­rio an­te­di­lu­viano.

Evo­lu­cio­nen, por fa­vor. Sa­be­mos que el cu­bri­mien­to de­por­ti­vo en te­le­vi­sión vino de la ra­dio, pe­ro los años se­ten­ta ya es­tán bas­tan­te le­jos. Es de­ses­pe­ran­te que si­ga pri­man­do el es­ti­lo na­rra­ti­vo de los gran­des re­la­to­res ra­dia­les en los re­pre­sen­tan­tes me­dio­cres y des­orien­ta­dos que abun­dan en los ca­na­les pri­va­dos.y no me voy a en­sa­ñar con el po­bre ti­po que se des­gas­ta es­cu­pien­do dra­má­ti­ca­men­te fra­ses a me­dio ha­cer a to­da ve­lo­ci­dad, in­clu­so pa­ra des­cri­bir ju­ga­das sin tras­cen­den­cia, o el que ca­si pier­de la mi­tad de sus neu­ro­nas di­fe­ren­cian­do a Sui­za de Sue­cia, pa­ra des­ce­re­brar­se cuan­do ju­ga­ron sui­cos con­tra sue­zos, no. En reali­dad, los na­rra­do­res si­guen un es­ti­lo que pu­do fun­cio­nar en los años no­ven­ta, pe­ro el rit­mo del jue­go se ha ace­le­ra­do tan­to que ya es ob­so­le­to, de­ben adap­tar­se. Me re­fie­ro a los ti­ra­no­sau­rios del co­men­ta­rio fá­cil: a los ana­lis­tas. Los hay de los que tra­tan de lu­cir co­mo ge­nios al vol­ver a con­tar lo que ya es evi­den­te (es te­le­vi­sión, un me­dio vi­sual, lo pu­di­mos ver con cla­ri­dad) con una ora­ción can­tin­fles­ca o una má­xi­ma re­bus­ca­da que no va al ca­so o se con­tra­di­ce. Los hay de los que no pue­den di­si­mu­lar su odio por el se­lec­cio­na­dor de turno e in­vi­tan a al­gún es­bi­rro ex­tran­je­ro pa­ra dar rien­da suel­ta a su vi­ru­len­cia a tra­vés de pa­la­bras rim­bom­ban­tes. Tam­bién es­tán los re­yes del co­men­ta­rio re­dun­dan­te que son con­tra­ta­dos pa­ra de­cir ob­vie­da­des de un de­por­te del que sa­ben muy po­co y ter­mi­nan pon­ti­fi­can­do so­bre te­mas de los que sa­ben aún me­nos (co­mo un pro­ce­so de paz, por ejem­plo). Sé que no es la­bor im­po­si­ble; bas­ta ver el tra­ba­jo que ha­cen co­men­ta­ris­tas co­mo Juan Pa­blo Varsky en Di­rectv: ideas cla­ras, ca­pi­tal cul­tu­ral, re­fe­ren­cias in­tere­san­tes y do­mi­nio del len­gua­je. No es más.y se los su­pli­co: no más en­tre­vis­tas in­sul­sas a hin­chas que me­ro­dean el es­ta­dio pa­ra pe­dir­les que ha­gan el ri­dícu­lo con al­gún can­to des­tem­pla­do.

El me­teo­ri­to que vie­ne: es pre­fe­ri­ble que pa­guen por los de­re­chos

de trans­mi­sión de to­dos los par­ti­dos y de­jen a más de la mi­tad de los pa­tos en Co­lom­bia.ya que es evi­den­te que pa­gan los de­re­chos en­tre los dos, ha­gan la ta­rea bien he­cha. ¿Por qué Te­le­mun­do y La­ti­na (Pe­rú) sí pu­die­ron ad­qui­rir las li­cen­cias com­ple­tas pa­ra sus te­rri­to­rios? De­ja­mos de ver par­ti­dos real­men­te bue­nos a cam­bio de El Cha­vo mien­tras que los re­mo­tos pa­ra los no­ti­cie­ros eran un re­fri­to de no­tas po­co in­tere­san­tes y que no agre­ga­ron nin­gún va­lor.

Que se ex­tin­gan los ma­chos al­fa. Es in­sul­tan­te que las mu­je­res si­gan sien­do fi­gu­ras de­co­ra­ti­vas o accesorios en una trans­mi­sión; no pue­den se­guir sien­do re­le­ga­das a leer ti­tu­la­res y es­ta­dís­ti­cas mien­tras los co­men­ta­ris­tas es­tre­lla nos tor­tu­ran con sus ba­bo­sa­das tra­di­cio­na­les. Co­noz­co mu­je­res que pue­den dar­le cla­se de tác­ti­ca y es­tra­te­gia al que ten­gan por de­lan­te y que con su óp­ti­ca apor­ta­rían una pers­pec­ti­va fres­ca e in­tere­san­te a un pú­bli­co que es­tá abu­rri­do de los es­pe­cí­me­nes del Cua­ter­na­rio y sus lu­ga­res co­mu­nes. Ahí es­tán los ejem­plos de Clau­dia Neu­mann, ana­lis­ta de pri­me­ra lí­nea pa­ra la te­le­vi­sión ale­ma­na y de Geor­gi­na San­do­val, la me­jor pe­rio­dis­ta de­por­ti­va en ESPN.

El mun­do ya no es la Pan­gea. Mu­chas per­so­nas re­em­pla­za­ron la co­ber­tu­ra tra­di­cio­nal de los me­dios tra­di­cio­na­les na­cio­na­les por fí­si­co has­tío. Hu­ye­ron de las ob­vie­da­des y la ma­la san­gre si­guien­do el aná­li­sis de ex­per­tos y es­ta­dís­ti­cos se­rios co­mo Mis­ter­chip en Twit­ter. Per­so­nal­men­te en­con­tra­mos muy in­tere­san­te el cam­bio en El alargue con la par­ti­ci­pa­ción de San­tia­go Ri­vas y el tra­ba­jo de Ale­jan­dro Pino con sus pu­bli­ca­cio­nes en Ins­ta­gram y Twit­ter.

El fút­bol es un de­por­te apa­sio­nan­te y su­ges­ti­vo: la sim­pli­ci­dad de su es­truc­tu­ra per­mi­te in­no­var y ha­cer ex­pe­ri­men­tos mul­ti y trans­me­dia­les sen­sa­cio­na­les; no sa­ben lo que nos di­ver­ti­mos con las co­lum­nas de Ca­pa­rrós y Sal­ce­do Ra­mos en el co­rreo dia­rio de The New­york­ti­mes en es­pa­ñol o con los ar­tícu­los del bo­le­tín es­pe­cial de The Was­hing­ton Post que mez­cla­ron fút­bol y geo­po­lí­ti­ca. Es uno de los es­pa­cios más de­mo­crá­ti­cos y de ma­yor mo­vi­li­dad so­cial que de­be ser ana­li­za­do des­de pers­pec­ti­vas mo­der­nas y pro­gre­sis­tas. Es una pe­na que lo si­gan cu­brien­do con men­ta­li­dad del Neo­lí­ti­co.y gra­cias a Ra­fael Nie­to por tan­tas ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.