Tum­ba te­cho

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ma­rio Jur­sich

Ma­rio Jur­sich

En mi in­fan­cia y ado­les­cen­cia pa­sé mu­chas va­ca­cio­nes de ve­rano en Faža­na de Is­tria, un di­mi­nu­to pue­blo de pes­ca­do­res en el mar Adriá­ti­co. Faža­na fue par­te del im­pe­rio aus­trohún­ga­ro has­ta 1918, des­pués per­te­ne­ció al Reino de Ita­lia, más tar­de a la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral So­cia­lis­ta de

Yu­gos­la­via y aho­ra –co­no­cien­do la tur­bu­len­ta his­to­ria de los Bal­ca­nes, con­ven­dría de­cir “por aho­ra”– es­tá en el te­rri­to­rio de Croa­cia.

Mis re­cuer­dos de aque­llas va­ca­cio­nes son abun­dan­tes pe­ro in­co­ne­xos. Me acuer­do por ejem­plo de que un cu­ra ami­go de la fa­mi­lia me mos­tró al­gu­na vez un li­bro es­cri­to en gla­go­lí­ti­co,el más an­ti­guo de los al­fa­be­tos me­die­va­les croa­tas. Me acuer­do de que Gio­van­ni Ques­sep, al oír que yo co­no­cía el an­fi­tea­tro ro­mano de Po­la, me pre­gun­tó si sa­bía que Dan­te Alig­hie­ri ha­bía vi­vi­do allí (un ter­ce­to de la Di­vi­na co­me­dia lo re­cuer­da:“sì com’a Po­la pres­so del Car­na­ro, ch’ita­lia chiu­de e i suoi ter­mi­ni bag­na”). Me acuer­do, en fin, de que, so­me­ti­dos a per­ma­nen­tes ra­cio­na­mien­tos eléc­tri­cos,los ba­res te­nían prohi­bi­do po­ner las ne­ve­ras en una tem­pe­ra­tu­ra in­fe­rior a 23 gra­dos,co­sa que me lle­vó desa­rro­llar la bi­za­rra hi­pó­te­sis de que el so­cia­lis­mo era un sis­te­ma po­lí­ti­co en el cual las ga­seo­sas siem­pre es­ta­ban al cli­ma.

Sin em­bar­go, mi re­cuer­do más per­sis­ten­te de esos tiem­pos no es­tá aso­cia­do con Yu­gos­la­via sino con Mé­xi­co o, pa­ra ser más exac­to, con una ines­pe­ra­da con­fluen­cia del mun­do yu­gos­la­vo y me­xi­cano.

De­bió ser ha­cia 1972, cuan­do yo te­nía ocho años, que no­té la enor­me can­ti­dad de can­cio­nes y pe­lí­cu­las me­xi­ca­nas que pa­sa­ban en la jrt (así le de­cían a la Ju­gos­lo­vens­ka Ra­dio­te­le­vi­zi­ja) y de lo co­no­ci­dos que eran ac­to­res co­mo Ma­ría Fé­lix, Jor­ge Ne­gre­te o Pe­dro In­fan­te. Mi pri­mo­val­ter, que to­ca­ba el acor­deón, se sa­bía des­de “Las ma­ña­ni­tas” has­ta “Allá en el ran­cho gran­de” y no era na­da ex­tra­ño que en las fies­tas ve­ra­nie­gas las ban­das fi­na­li­za­ran sus con­cier­tos con emo­cio­na­das y la­cri­mó­ge­nas ver­sio­nes de “La ara­ña” o “Pe­ro si­go sien­do el rey”.

Aun­que es­la­vos y me­xi­ca­nos com­par­ten una co­mún sen­si­bi­li­dad flam­bo­yan­te, pa­sa­ron años an­tes de que me in­tere­sa­ra en reconstruir ese víncu­lo. Mi tío Ma­rio se lo ex­pli­ca­ba por la di­fí­cil re­la­ción des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en­tre Jo­sé Sta­lin y el ma­ris­cal­ti­to y por la pos­te­rior ex­pul­sión de­yu­gos­la­via de la Ofi­ci­na de In­for­ma­ción Co­mu­nis­ta.

Esa rup­tu­ra tra­jo, en­tre mul­ti­tud de con­se­cuen­cias, que los ci­nes se vie­ran va­cíos de un día pa­ra otro (en aque­llos tiem­pos ca­si to­das las pe­lí­cu­las que pa­sa­ban en los Bal­ca­nes eran pro­vis­tas por la an­ti­gua urss). Se di­ce –pe­ro no pue­do con­fir­mar­lo– que un ge­ne­ral que ha­bía es­tu­dia­do en Pa­rís y ha­bía vis­to ci­ne me­xi­cano de la épo­ca de oro su­gi­rió que la fal­ta de ma­te­rial fíl­mi­co po­dría re­me­diar­se con

la ayu­da del go­bierno de Mi­guel Ale­mán, em­pe­ña­do des­de su po­se­sión co­mo pre­si­den­te en una au­daz y am­bi­cio­sa po­lí­ti­ca de fo­men­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Sea co­mo ha­ya si­do,el ca­so es que ha­cia 1950 to­das las mar­que­si­nas de Yu­gos­la­via em­pe­za­ron a anun­ciar pe­lí­cu­las me­xi­ca­nas. Mi tío re­cor­da­ba con ex­tra­or­di­na­ria vi­vi­dez la no­che que vio Un día de vi­da, la cin­ta de Emi­lio Fer­nán­dez que pa­só ca­si des­aper­ci­bi­da en su país de ori­gen pe­ro que en­yu­gos­la­via fue un au­tén­ti­co ba­ta­ca­zo.(no por ca­sua­li­dad:en la pe­lí­cu­la se cuen­ta la his­to­ria de un ge­ne­ral del ejér­ci­to ca­rran­cis­ta que de­be fu­si­lar a su me­jor ami­go, te­ma pa­ra na­da ajeno a los yu­gos­la­vos de ese en­ton­ces y,si me apu­ran, pa­ra los ser­bo­croa­tas del día de hoy.)

¿Quién hu­bie­ra po­di­do ima­gi­nar que ese tos­tón de los Es­tu­dios Chu­ru­bus­co, he­cho a to­da pri­sa y con evi­den­te ma­la ga­na, no so­lo po­pu­la­ri­za­ría los co­rri­dos en un país co­mu­nis­ta, sino que aca­ba­ría crean­do en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta una pin­to­res­ca y ca­si des­co­no­ci­da es­cue­la bal­cá­ni­ca del ma­ria­chi?

Des­pués de bus­car­la con ahín­co, con­se­guí ha­ce unos me­ses la ca­ja con cua­tro ci­dís que edi­tó en 2011 la Ju­go­ton Croa­cia Re­cords y en la que se re­co­pi­lan 101 te­mas de es­ta plan­ta exó­ti­ca cre­ci­da en sue­lo ex­tran­je­ro. Me bas­tó es­cu­char cua­tro o cin­co can­cio­nes pa­ra des­cu­brir que la nos­tal­gia me es­ta­ba ju­gan­do ma­las pa­sa­das. Ni Lju­bo­mir Mi­lić, ni Miroslava Mdra, ni Djor­de Ma­sa­lo­vić, ni el Kvar­tet Mag­ni­fi­co ni Ana Mi­lo­savlje­vić, ni el An­sambl Dra­ga­na Toml­ja­no­vića te­nían el mis­mo en­can­to de cuan­do yo bus­ca­ba sus vie­jos ele­pés en los mer­ca­di­llos de Po­la y me ex­ta­sia­ba con esas fa­bu­lo­sas ca­rá­tu­las en que cha­rros de ope­re­ta po­san an­te pai­sa­jes de car­tón pie­dra y ade­li­tas de tren­zas ru­bias in­ten­tan –va­na­men­te– pa­re­cer mes­ti­zas ta­pa­tías. (Tal vez ha­ya una ex­cep­ción: la gran Ne­ven­ka Ar­so­va, cu­yas ver­sio­nes de“pa­lo­ma negra”si­guen cau­ti­van­do por­que jus­ta­men­te no tra­tan de fin­gir lo que no son.)

El con­jun­to de la re­co­pi­la­ción, en cam­bio, me re­ve­ló un as­pec­to que no per­ci­bía en los años ochen­ta y que aquí, por ra­zo­nes de es­pa­cio, ape­nas pue­do enun­ciar.aun­que, co­mo es ob­vio, to­da­vía exis­ten las tra­di­cio­nes lo­ca­les y fo­rá­neas, lo pro­pio y lo ex­tran­je­ro, es evi­den­te que esas ca­te­go­rías ne­ce­si­tan re­pen­sar­se. La glo­ba­li­za­ción ha po­si­bi­li­ta­do que cual­quier cul­tu­ra, por más aje­na que nos sea, pue­da con­ver­tir­se en nues­tra cul­tu­ra. La apro­pia­ción, fe­liz o in­fe­liz, es el signo de los tiem­pos que co­rren.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.