Pa­sar fi­ján­do­se

Arcadia - - EDITORIAL - Por Ca­ro­li­na Sa­nín

Ca­ro­li­na Sa­nín

Bue­na par­te del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano se ha de­di­ca­do a ex­plo­tar cier­tos fac­to­res “di­fe­ren­cia­les” que lo mues­tran com­pro­me­ti­do con la cons­truc­ción de la iden­ti­dad de un mun­do que to­da­vía se sien­te nue­vo y desiden­ti­fi­ca­do. En bus­ca de te­mas cer­ca­nos al meollo de la iden­ti­dad cul­tu­ral –y a ve­ces en bus­ca de fi­nan­cia­ción

y de pre­mios con­fe­ri­dos en paí­ses “desa­rro­lla­dos”, que im­plí­ci­ta­men­te pi­den que se les com­plaz­ca con pro­duc­tos que les con­fir­men lo que ellos ya sa­ben o creen sa­ber o quie­ren creer con res­pec­to al mun­do “sub­de­sa­rro­lla­do”–, ese ci­ne ha ex­plo­ra­do el con­flic­to po­lí­ti­co, el mar­ti­rio de la mar­gi­na­li­dad ur­ba­na y ru­ral, las pe­nu­rias de las dic­ta­du­ras, la exu­be­ran­cia del pai­sa­je y la sin­gu­la­ri­dad del alu­ci­nó­geno ama­zó­ni­co, y se ha mos­tra­do aten­to al dra­ma so­cial de la re­gión y ob­ser­va­dor de nues­tra pre­ca­rie­dad. La con­se­cuen­cia ha si­do, al igual que en la li­te­ra­tu­ra, la im­po­si­ción co­mer­cial, es­té­ti­ca y éti­ca del rea­lis­mo, que ha ge­ne­ra­do al­gu­nas obras maes­tras y una hues­te de obras opor­tu­nis­tas e inanes.

Hay un fac­tor dis­tin­ti­vo de la reali­dad re­gio­nal que el ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano re­cien­te no ha apro­ve­cha­do lo su­fi­cien­te, y que va a la raíz mis­ma del pro­ble­ma de la iden­ti­dad y de la con­fi­gu­ra­ción po­lí­ti­ca de nues­tras so­cie­da­des: la tor­sión y la dis­tor­sión de lo do­més­ti­co en­tre no­so­tros; las des­ar­ti­cu­la­cio­nes y las nue­vas ar­ti­cu­la­cio­nes de los la­zos de san­gre en América La­ti­na. Es­te ma­te­rial subuti­li­za­do (con bue­nas ex­cep­cio­nes) por nues­tro ci­ne es, sin em­bar­go, el ma­te­rial del que es­tá he­cho nues­tro in­ven­to más po­pu­lar y ri­co: las te­le­no­ve­las, con su tra­ma de la fra­ter­ni­dad in­cier­ta y su apa­sio­na­da in­quie­tud con res­pec­to a la fi­lia­ción (¿de quién so­mos hi­jos real­men­te?, ¿de quién so­mos her­ma­nos?, ¿có­mo ser her­ma­nos?).

Adiós, en­tu­sias­mo, la nue­va pe­lí­cu­la de Vla­di­mir Du­rán, pa­re­ce ha­ber re­en­con­tra­do ese des­tino y ese te­so­ro. Es lú­ci­da fren­te a la pe­cu­lia­ri­dad de nues­tro dra­ma fa­mi­liar, lo cual sig­ni­fi­ca de­cir que es iró­ni­co con res­pec­to a él.

En un apartament­o –que por la ge­nia­li­dad de la cá­ma­ra es a la vez di­mi­nu­to y des­orien­ta­dor pa­ra el es­pec­ta­dor, co­mo el es­pa­cio de un sue­ño– cua­tro her­ma­nos ar­gen­ti­nos (tres mu­cha­chas y un ni­ño) preparan y rea­li­zan la ce­le­bra­ción del cum­plea­ños de su ma­dre. Ni ellos ni el es­pec­ta­dor ven a la pro­ta­go­nis­ta de la ce­le­bra­ción, pues, co­mo par­te de un jue­go se­rio, pro­tec­tor y cruel, ella se en­cuen­tra en­ce­rra­da de­trás de una puer­ta. La ma­dre se co­mu­ni­ca con sus hi­jos a tra­vés de dos ven­ta­ni­tas que se abren a un ba­ño y que ha­cen el pa­pel de ojos con los que no se mi­ra sino que se es­cu­cha. Los her­ma­nos en­sa­yan una can­ción y la can­tan in­sis­ten­te­men­te, se en­ga­la­nan co­mo si en­trar a la ce­le­bra­ción ca­se­ra fue­ra sa­lir al es­pa­cio so­cial, y hablan. ¿De qué hablan? Por una par­te, de lo más mis­te­rio­so del uni­ver­so (la “ma­te­ria os­cu­ra”) y, por otra, de las re­la­cio­nes que los unen y de la ce­le­bra­ción que preparan y que tie­ne lu­gar en un día dis­tin­to de aquel en que la ma­dre cum­ple años. Hablan, pues, de los des­fa­ses en lo

fa­mi­liar; de la pe­lí­cu­la mis­ma. En me­dio de la ce­le­bra­ción hay de­cla­ra­cio­nes de leal­tad, una pe­lea es­truen­do­sa, un con­cier­to y una se­sión te­ra­péu­ti­ca de “cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res”.

Adiós, en­tu­sias­mo (cu­yo tí­tu­lo me es enig­má­ti­co) tra­ta so­bre los ac­tos do­més­ti­cos de re­co­no­ci­mien­to; so­bre có­mo se dan co­sas y se qui­tan co­sas los miem­bros de una fa­mi­lia, so­bre có­mo se ce­le­bran mu­tua­men­te, y so­bre có­mo la vi­da fa­mi­liar exi­ge un cor­de­ro sa­cri­fi­cial. Pe­ro an­tes que to­do eso, tra­ta so­bre la na­tu­ra­le­za de la ac­tua­ción y el sen­ti­do de ser pro­ta­go­nis­ta en de­ter­mi­na­do con­tex­to. En la pe­lí­cu­la se es­tu­dia có­mo el pri­mer re­par­to de pa­pe­les en nues­tra vi­da ocu­rre en la fa­mi­lia (pa­pe­les de hi­ja, her­ma­na, so­bri­na) y có­mo la ca­sa es el pri­mer es­ce­na­rio en el que asu­mi­mos la tea­tra­li­dad del mun­do –y en el que nos po­see la lo­cu­ra, que qui­zás es lo mis­mo que el im­pul­so his­trió­ni­co–. De ma­ne­ra con­sis­ten­te con sus des­cu­bri­mien­tos, la vi­ta­li­dad del tra­ba­jo ac­to­ral es el cen­tro de la obra. Los ac­to­res im­pro­vi­san los diá­lo­gos –o bue­na par­te de es­tos–, es­co­gen y asu­men pa­pe­les secundario­s den­tro de los pa­pe­les asig­na­dos, y en­ton­ces apa­re­cen co­mo per­so­nas au­tó­no­mas, po­de­ro­sas, in­te­li­gen­tes e in­fi­ni­ta­men­te va­ria­bles, que se tras­lu­cen de sus más­ca­ras.y en una vuel­ta de tuer­ca de es­te tra­ta­mien­to crí­ti­co de la ac­tua­ción, a la f--es­ta se cue­la un co­lom­biano des­tem­pla­do, me­dio ex­clui­do y es­tu­pe­fac­to, reac­ti­vo, a la vez es­pec­ta­dor y par­te, in­ter­pre­ta­do por el di­rec­tor.

La pe­lí­cu­la me hi­zo re­cor­dar, por un la­do, la no re­mo­ta y afor­tu­na­da épo­ca en que la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na no obe­de­cía los man­da­tos del mo­ra­lis­mo rea­lis­ta: la épo­ca de la gran li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca ar­gen­ti­na y uru­gua­ya. Por otro la­do, me hi­zo pen­sar en el po­der de las pa­ro­dias que se en­ca­mi­nan amo­ro­sa­men­te ha­cia la raíz de aque­llo que pa­ro­dian. Así co­mo Cer­van­tes en el Qui­jo­te (por po­ner el ejem­plo con­sa­bi­do) cui­da y co­no­ce las no­ve­las de ca­ba­lle­ría mien­tras se bur­la de ellas, Du­rán aco­ge el me­lo­dra­ma la­ti­noa­me­ri­cano, le ve el re­vés, lo re­cons­tru­ye co­mo tea­tro del in­cons­cien­te y se ríe. En su bús­que­da, po­ne en es­ce­na una for­mi­da­ble con­tra­dic­ción: ha­ce un me­lo­dra­ma con im­pro­vi­sa­cio­nes; es de­cir, ha­ce es­ta­llar la fór­mu­la de lo que es for­mu­lai­co por ex­ce­len­cia.

Vi es­ta pe­lí­cu­la ma­ra­vi­llo­sa (tier­na, có­mi­ca, as­tu­ta, li­bre y li­be­ra­do­ra) dos ve­ces en dos días con­se­cu­ti­vos, y me he re­pe­ti­do seis ve­ces al­gu­nas de sus es­ce­nas. He des­cu­bier­to –en­tre las mu­chas co­sas que la pe­lí­cu­la le pro­po­ne al pen­sa­mien­to– la pa­ra­do­ja pre­sen­te en el in­ten­so pla­cer de ver una y otra vez una im­pro­vi­sa­ción, es de­cir, al­go que por su na­tu­ra­le­za es irre­pe­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.