Con­tra la in­tui­ción

Arcadia - - EDITORIAL - Por Sandra Bor­da

Sandra Bor­da

Cuan­do el go­bierno anun­ció el pac­to na­cio­nal de re­cha­zo al ase­si­na­to de lí­de­res so­cia­les que­dó ab­so­lu­ta­men­te cla­ro que la con­se­cu­ción de la paz en es­te país tie­ne un lar­go ca­mino por re­co­rrer des­pués de fir­ma­dos los acuer­dos. Una co­sa es que ha­ya si­do po­si­ble con­cluir una

ne­go­cia­ción que per­mi­tió el desar­me del gru­po gue­rri­lle­ro más im­por­tan­te de es­te país, y otra muy dis­tin­ta que co­mo so­cie­dad es­te­mos lis­tos pa­ra tra­mi­tar nues­tras di­fe­ren­cias sin re­cu­rrir a la vio­len­cia o al ex­ter­mi­nio del otro. Es­ta­mos ape­nas al ini­cio del pro­ce­so, y lo que su­ce­de con los lí­de­res so­cia­les es una mues­tra elo­cuen­te de lo le­jos que es­ta­mos de lo­grar cons­truir un país di­ver­so po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te, pe­ro pa­cí­fi­co.

Lo que más lla­ma la aten­ción es jus­ta­men­te que ha­ya si­do ne­ce­sa­rio con­vo­car a es­te gran pac­to na­cio­nal. En cual­quier otra par­te del mun­do uno po­dría dar por sen­ta­do que ese acuer­do en con­tra de que nos ma­te­mos los unos a los otros exis­te y no hay ne­ce­si­dad de cons­truir­lo. Aca­so, ¿quién en su sano jui­cio pue­de es­tar de acuer­do con que ase­si­nen a lí­de­res so­cia­les que des­de sus pro­pias es­qui­nas so­lo bus­can pro­fun­di­zar nues­tra de­mo­cra­cia y ac­ti­var a sus co­mu­ni­da­des pa­ra de­man­dar sus de­re­chos?

Y bueno, en el in­ten­to por con­tes­tar esa pre­gun­ta es don­de to­do se en­re­da. Por­que efec­ti­va­men­te es allí don­de los ar­gu­men­tos pa­ra le­gi­ti­mar y jus­ti­fi­car el uso de la vio­len­cia se ges­tan y preo­cu­pan. Qui­sie­ra uno pen­sar que los au­to­res de di­chos ar­gu­men­tos son ciu­da­da­nos enaje­na­dos a quie­nes na­die re­pre­sen­ta, re­duc­tos reac­cio­na­rios de esos que que­dan en to­das las so­cie­da­des, pe­ro a los que se ha lo­gra­do em­pu­jar a las már­ge­nes jun­to con sus ins­tin­tos vio­len­tos. Pe­ro no, re­sul­ta que en Co­lom­bia has­ta una par­te de su cla­se po­lí­ti­ca go­ber­nan­te se las pue­de arre­glar pa­ra ar­gu­men­tar en fa­vor del uso de la vio­len­cia y del ase­si­na­to de es­tos lí­de­res po­lí­ti­cos.y otra par­te tam­bién pue­de arre­glár­se­las pa­ra man­te­ner un si­len­cio cóm­pli­ce que en­va­len­to­na a los vio­len­tos.

Por for­tu­na no son mu­chos y es­tán le­jí­si­mos de ser la ma­yo­ría. Se tra­ta tan so­lo de al­gu­nos po­lí­ti­cos ais­la­dos, la gran ma­yo­ría miem­bros del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, pe­ro que no se han ca­rac­te­ri­za­do por ser vi­si­bles y re­co­no­ci­dos por su la­bor en el Con­gre­so. Tal vez por eso lo ha­cen, por­que no tie­nen una for­ma de fi­gu­rar dis­tin­ta a la de es­cri­bir tuits des­ca­be­lla­dos en los que to­da­vía pre­ten­den ha­cer­nos creer

que hay “bue­nos muer­tos”, gen­te que se me­re­ce mo­rir cuan­do al­guien con el po­der de ex­ter­mi­nar­los de­ci­da que así de­be su­ce­der. Se tra­ta de unos re­duc­tos que es­tán le­jos de su­mar una ma­yo­ría en la de­re­cha co­lom­bia­na pe­ro que, su­ma­dos a los mis­mos miem­bros de esa de­re­cha que ca­llan con com­pli­ci­dad, y da­do el he­cho de que han ga­na­do las úl­ti­mas elec­cio­nes, pue­den es­tar en­vian­do el men­sa­je de que ase­si­nar es otra vez una prác­ti­ca to­le­ra­da en es­te país.

Por eso se­ría fun­da­men­tal que la ma­yo­ría de po­lí­ti­cos en el Cen­tro De­mo­crá­ti­co y su li­de­raz­go, en ca­be­za del se­na­dor Uri­be y del nue­vo pre­si­den­te Iván Du­que, hi­cie­ran par­te ac­ti­va de es­te gran pac­to na­cio­nal en fa­vor de la vi­da de nues­tros lí­de­res so­cia­les. Por­que en ese par­ti­do son más los que guar­dan un res­pe­to sa­gra­do por la vi­da hu­ma­na. Ellos, esa ma­yo­ría, le ha­ría un gran fa­vor al país in­vi­tan­do a sus po­lí­ti­cos a no su­ge­rir que los lí­de­res so­cia­les son gue­rri­lle­ros, po­nien­do sus vi­das en pe­li­gro adi­cio­nal. Le ha­rían un gran fa­vor al país in­vi­tan­do a la gen­te a mar­char pa­ra pre­sio­nar por una ma­yor pro­tec­ción de esos lí­de­res y no su­gi­rien­do que esas mar­chas se ha­cen en con­tra del nue­vo go­bierno. Le ha­rían un gran fa­vor al país so­li­ci­tan­do que se de­je de cul­par de es­tos ase­si­na­tos a pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les co­mo la gue­rra con­tra las dro­gas, in­vi­tan­do a un in­mo­vi­lis­mo que no nos sir­ve de na­da en es­ta co­yun­tu­ra. Le ha­rían un gran fa­vor al país aban­do­nan­do el si­len­cio.

Por­que pa­ra es­tar úl­ti­ma­men­te tan preo­cu­pa­dos con lo “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”, ex­tra­ña que aún no nos pa­rez­ca po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to la jus­ti­fi­ca­ción pú­bli­ca de la muer­te vio­len­ta de al­guien. Asom­bra que, sien­do nor­mal­men­te tan ami­gos del blan­co y el ne­gro, a es­te te­ma es­te­mos tan dis­pues­tos a in­tro­du­cir­le gri­ses y ma­ti­ces. Y mien­tras con­te­mos con un sec­tor so­cial y po­lí­ti­co que asu­me es­te ti­po de po­si­cio­nes co­mo al­go nor­mal, no va­mos a es­tar en con­di­cio­nes de re­be­lar­nos y lu­char con­tra el ase­si­na­to sis­te­má­ti­co de los otros. La lu­cha por la for­ma­ción de un con­sen­so en fa­vor del res­pe­to de la vi­da de los lí­de­res so­cia­les es lar­ga y di­fí­cil, pe­ro ne­ce­sa­ria. Por for­tu­na, so­mos más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.