Un via­je por los pue­blos de la ma­rim­ba, por Án­gel Un­fried y Juan Pa­blo Lié­vano

El Pa­cí­fi­co sur co­lom­biano es un vas­to e in­trin­ca­do te­rri­to­rio don­de la ri­que­za cul­tu­ral y na­tu­ral con­tras­ta con las más pro­fun­das ca­ren­cias. Es­te re­co­rri­do por al­gu­nos de sus pue­blos más re­pre­sen­ta­ti­vos re­ve­la, en­tre vo­ces y ma­rim­bas, un ho­ri­zon­te frag­me

Arcadia - - ARCADIA - Án­gel Un­fried y Juan Pa­blo Lié­vano* BAR­BA­COAS, NARIÑO

Cuan­do la ex­pe­di­ción de Fran­cis­co Pi­za­rro pa­só por la bahía de Tu­ma­co en 1527, el abun­dan­te oro y el ri­co co­mer­cio de las tri­bus ori­gi­na­rias sem­bró en los es­pa­ño­les el de­seo de sa­quear el te­rri­to­rio y so­me­ter a sus gen­tes. Sin em­bar­go, nun­ca pu­die­ron im­po­ner­se an­te la ague­rri­da po­bla­ción lo­cal que, con la den­si­dad de la sel­va a su fa­vor, frus­tró sus in­ten­tos de con­quis­tar el li­to­ral. Po­cos años des­pués, los es­pa­ño­les se ex­pan­die­ron a lo lar­go de los Andes fun­dan­do Po­pa­yán, y des­de allí reanu­da­ron las cam­pa­ñas mi­li­ta­res pa­ra apo­de­rar­se del oro en el pie­de­mon­te na­ri­ñen­se. Pa­ra es­ta épo­ca, al­gu­nos nau­fra­gios li­be­ra­ron a los pri­me­ros ne­gros que ha­bi­ta­ron el Pa­cí­fi­co sur, quie­nes al pe­ne­trar en la sel­va se alia­ron con los na­ti­vos pa­ra lu­char con­tra los es­pa­ño­les y en otros ca­sos los so­me­tie­ron pa­ra fun­dar re­pú­bli­cas ci­ma­rro­nas in­de­pen­dien­tes. Las in­te­rac­cio­nes en­tre los co­no­ci­mien­tos traí­dos del Áfri­ca y la sa­bi­du­ría in­dí­ge­na au­tóc­to­na son aún ne­bu­lo­sas. Sin em­bar­go, con cer­te­za, son fun­da­men­to esen­cial de la cul­tu­ra del Pa­cí­fi­co sur.

So­lo has­ta 1635 los es­pa­ño­les lo­gra­ron ex­ter­mi­nar el úl­ti­mo bas­tión de re­sis­ten­cia in­dí­ge­na en la se­rra­nía del Cas­ti­go, al nor­te del río Pa­tía. Eje­cu­ta­ron a 86 ca­ci­ques prin­ci­pa­les cu­yas ca­be­zas y miem­bros fue­ron em­pa­la­dos en la pla­za de San­ta Ma­ría del Puer­to de las Bar­ba­coas, el asen­ta­mien­to mi­ne­ro fun­da­do en 1616 don­de los es­pa­ño­les con­cen­tra­ron la mano de obra in­dí­ge­na e ini­cia­ron las im­por­ta­cio­nes de ne­gros es­cla­vi­za­dos pa­ra ex­plo­tar la mi­ne­ría de alu­vión en el río Te­lem­bí.

Fue allí, en las in­me­dia­cio­nes de Bar­ba­coas, el pue­blo en el que una gran di­ver­si­dad de et­nias in­dí­ge­nas y afri­ca­nas vi­vie­ron ba­jo el do­mi­nio de la Igle­sia y la so­cie­dad mi­ne­ro-es­cla­vis­ta, don­de se cree que apa­re­ció la ma­rim­ba de chon­ta por pri­me­ra vez. El pri­mer re­gis­tro de es­te ins­tru­men­to se en­cuen­tra en los pa­sa­jes es­cri­tos por un mi­sio­ne­ro que des­cri­be una ma­rim­ba de 24 ta­bli­llas, in­mer­sa en una ce­le­bra­ción ca­tó­li­ca en la que “in­dios, mes­ti­zos, ne­gros y mu­la­tos” se con­gre­ga­ron pa­ra “ve­lar a la­vir­gen”, y al tono de la ma­rim­ba “bai­la­ron has­ta pa­sa­da la me­dia­no­che”. Es­tos arru­llos de san­to to­da­vía se prac­ti­can.

Pa­ra lle­gar has­ta Bar­ba­coas, el lu­gar des­de don­de se es­par­ció la cul­tu­ra de la re­gión, se pue­de to­mar una ca­mio­ne­ta que par­te des­de las frías tie­rras de Pas­to. A lo lar­go de la ser­pen­tean­te tra­ve­sía, que du­ra apro­xi­ma­da­men­te sie­te ho­ras, se pue­de apre­ciar có­mo el bos­que al­toan­dino se va trans­for­man­do en sel­va hú­me­da tro­pi­cal. A la al­tu­ra del pue­blo de Ju­nín se to­ma el des­vío ha­cia la su­bre­gión del río Te­lem­bí por una ca­rre­te­ra que se ha ve­ni­do cons­tru­yen­do des­de ha­ce más de dos dé­ca­das.a Bar­ba­coas tam­bién se pue­de lle­gar pe­ne­tran­do el con­ti­nen­te por los la­be­rín­ti­cos man­gla­res y re­mon­tan­do el río Pa­tía y lue­go el Te­lem­bí en un via­je de diez ho­ras en lan­cha rá­pi­da.

Bar­ba­coas es hoy un re­vol­ti­jo de ce­men­to res­que­bra­ja­do, de ma­de­ras tro­pi­ca­les y de te­jas de zinc. Allí, en­tre sus más de 31.000 ha­bi­tan­tes, que ex­hi­ben un índice de ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas del 74 % (ca­si tres ve­ces el pro­me­dio na­cio­nal), se en­cuen­tran los he­re­de­ros de las mú­si­cas de ma­rim­ba y los can­tos tra­di­cio­na­les del Pa­cí­fi­co sur.

Con­tra­rio a lo que po­dría pen­sar­se des­de el pre­jui­cio exó­ti­co, el co­no­ci­mien­to aso­cia­do a la ma­rim­ba es­tá la­ten­te en la re­gión, pe­ro en­car­na­do en unos po­cos pri­vi­le­gia­dos; son con­tadas las fa­mi­lias que pre­ser­van es­tos co­no­ci­mien­tos an­ces­tra­les. En Bar­ba­coas, los Ro­se­ro vie­nen to­can­do y trans­mi­tien­do el co­no­ci­mien­to del ins­tru­men­to des­de ha­ce por lo me­nos tres ge­ne­ra­cio­nes. Se­gun­do Hi­la­rio Ro­se­ro, fue un ma­rim­be­ro in­dí­ge­na con­ser­va­dor quien des­cen­dió de las par­tes al­tas de la cordillera de los Andes a Bar­ba­coas du­ran­te la Gue­rra de los Mil Días, ha­cia 1902, pa­ra ma­tar li­be­ra­les. Sin em­bar­go, se enamo­ró de Am­bro­sia, una negra li­be­ral que le sal­vó la vi­da cuan­do lo iban a ma­tar. De es­ta unión na­ció Ju­lio Ro­se­ro, el pri­me­ro en cons­truir una ma­rim­ba de hie­rro. Ju­lio es el pa­dre de Li­bar­do Ro­se­ro, que tra­ba­ja co­mo he­rre­ro fa­bri­can­do he­rra­mien­tas pa­ra la ex­trac­ción ar­te­sa­nal del oro, y co­mo me­cá­ni­co, arre­glan­do mo­tos, ca­mio­nes y to­do ti­po de ma­qui­na­rias.

El ta­ller del ma­rim­be­ro es­tá en el ba­rrio Gua­ya­bal.al fon­do de la ca­lle, so­bre un an­dén de ce­men­to, que ha­ce las ve­ces de me­són de tra­ba­jo, el maes­tro es­tá cons­tru­yen­do una ma­rim­ba.ya a las on­ce del día el aire fres­co de la ma­ña­na bar­ba­coa­na ha des­apa­re­ci­do por com­ple­to, y el sol em­pie­za a en­trar ver­ti­cal­men­te en el an­gos­to ca­lle­jón, hun­dien­do a La Pri­ma­ve­ra en un ca­lor so­fo­can­te. El he­rre­ro aprie­ta el mar­ti­llo y vuel­ve so­bre las pun­ti­llas mien­tras re­pa­sa sus re­cuer­dos. “An­tes la pie­za mu­si­cal de­mo­ra­ba una ho­ra y me­dia.y has­ta más, dos, cua­tro ho­ras. An­tes la gen­te can­ta­ba so­bre sus vi­ven­cias en el cam­po. Si se can­sa­ba un ma­rim­be­ro, ve­nía otro. El que es­ta­ba en el bor­dón pa­sa­ba a la re­quin­ta y otro lle­ga­ba al bor­dón mien­tras que el pri­me­ro des­can­sa­ba y to­ma­ba aguar­dien­te”.

En 2010, Li­bar­do Ro­se­ro ga­nó el pre­mio al me­jor ma­rim­be­ro en el Fes­ti­val de Mú­si­ca del Pa­cí­fi­co Pe­tro­nio Ál­va­rez con Los Ale­gres del Te­lem­bí, una agru­pa­ción que na­ció en el año 2000 por ini­cia­ti­va de Ruth Ele­na Ca­be­zas (do­cen­te, ama de ca­sa, com­po­si­to­ra y can­to­ra) y Ja­vier Or­tiz (do­cen­te y can­tor). En épo­cas pa­sa­das, las mú­si­cas y prác­ti­cas cul­tu­ra­les fue­ron con­ser­va­das gra­cias al ais­la­mien­to geo­grá­fi­co. Sin em­bar­go, la cre­cien­te in­ter­ac­ción de las co­mu­ni­da­des con nue­vas mú­si­cas, la gran can­ti­dad de di­ne­ro que mue­ve el nar­co­trá­fi­co, los to­ques de que­da y otras di­ná­mi­cas im­pues­tas por el con­flic­to ar­ma­do han des­via­do a mu­chos del in­te­rés por la tra­di­ción.

Al igual que los Ro­se­ro, quie­nes pre­ser­van es­tas prác­ti­cas y rea­li­zan to­do ti­po de queha­ce­res pa­ra ga­nar­se la vi­da: son do­cen­tes, es­tu­dian­tes, amas de ca­sa, herreros, jor­na­le­ros y due­ños de ne­go­cios. Es en sus tiem­pos li­bres cuan­do se jun­tan pa­ra can­tar, to­car y bai­lar. Pa­ra ellos la mú­si­ca es, y siem­pre ha si­do, des­de la épo­ca de la es­cla­vi­tud, una fuente de for­ta­le­za pa­ra el es­pí­ri­tu, de ale­gría pa­ra el al­ma, de cohe­sión pa­ra la co­mu­ni­dad y de re­sis­ten­cia cul­tu­ral fren­te al adoc­tri­na­mien­to oc­ci­den­tal.

A me­dia­dos de los años ochen­ta, el an­tro­pó­lo­go Car­los Mi­ña­na tra­bó amis­tad con el lu­tier Ad­do Obed Pos­sú, quien le con­ta­ba con amar­gu­ra ca­da vez que un com­pra­dor re­cha­za­ba sus ma­rim­bas por­que “es­ta­ban des­afi­na­das”. En la Se­ma­na San­ta de 1986, Pos­sú y Mi­ña­na par­tie­ron des­de Ca­li ha­cia Bue­na­ven­tu­ra y Gua­pi pa­ra com­pren­der la afi­na­ción tra­di­cio­nal del ins­tru­men­to. Com­pa­ra­ron nue­ve ma­rim­bas pro­ve­nien­tes de la ve­re­da San­són, en Gua­pi, de la ca­be­ce­ra del mis­mo mu­ni­ci­pio, y de Bue­na­ven­tu­ra. En­tre los cons­truc­to­res de esas ma­rim­bas,el ape­lli­do­to­rres se re­pi­te –al igual que en do­cu­men­ta­les, ar­tícu­los y ho­me­na­jes– co­mo anun­cio de un legado que hoy, 32 años más tar­de, per­vi­ve re­ves­ti­do de mar­gi­na­li­dad y le­yen­da.

GUA­PI, CAU­CA

Dos pa­la­fi­tos se le­van­tan en las es­tri­ba­cio­nes del río Gua­pi a la al­tu­ra de la ve­re­da San­són. Ge­na­ro y Pa­cho, el ma­yor y el me­nor de los nue­ve hi­jos de don Jo­sé To­rres, vi­ven uno al la­do del otro, ais­la­dos en­tre la sel­va, la llu­via y el río. Li­ge­ra­men­te dis­tan­cia­dos, es­ta tar­de en­cuen­tran una tre­gua en el vi­che que uno ven­de y que el otro be­be, y en el sen­ti­mien­to que a am­bos les aprie­ta el co­ra­zón: aún llo­ran la muer­te de su her­mano Jo­sé An­to­nio, el le­gen­da­rio Gua­la­jo, fa­lle­ci­do en Ca­li seis se­ma­nas atrás.

“Aho­ra que mu­rió Gua­la­jo, to­do el mun­do es­cri­bió pa­la­bras bonitas en el What­sapp, pe­ro qué pe­na que so­lo cuan­do los sa­bios tra­di­cio­na­les mueren es que se les re­co­no­ce, pe­ro cuan­do se tie­ne la opor­tu­ni­dad de vi­si­bi­li­zar­los, se les des­pre­cia e ig­no­ra. Jo­sé An­to­nio de­bió es­tar en un co­le­gio de acá en­se­ñan­do, pe­ro co­mo era ile­tra­do no lo de­ja­ron. Se fue de Gua­pi y en Ca­li fue que lo aco­gie­ron”. Teó­fi­la Be­tan­curt ha­bla con co­no­ci­mien­to y sin pe­los en la len­gua so­bre la de­sidia de las tra­di­cio­nes y so­bre el pa­pel ca­da vez más ac­ti­vo de las mu­je­res pa­ra in­ten­tar pre­ser­var­las.

Tras 24 años de ha­ber crea­do la Fun­da­ción Chi­yan­gua, es una res­pe­ta­da líder lo­cal. En 2016, su tra­ba­jo fue re­co­no­ci­do por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra con el se­gun­do pues­to en el Pre­mio Na­cio­nal a las Co­ci­nas Tra­di­cio­na­les Co­lom­bia­nas por el res­ca­te de la re­ce­ta del abo­rra­ja­do de maíz añe­jo, una pre­pa­ra­ción que echa mano de las hier­bas de azo­tea. Con el apo­yo de di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes, la fun­da­ción ha pu­bli­ca­do cartillas pa­ra trans­mi­tir los sa­be­res an­ces­tra­les a los ni­ños y ha li­de­ra­do ta­lle­res pa­ra pro­mo­ver la au­to­ges­tión y la or­ga­ni­za­ción de las mu­je­res de la zo­na.

El res­tau­ran­te de­teó­fi­la se lla­ma Raí­ces y es­tá en el cen­tro del pue­blo. La Vi­lla de la Con­cep­ción de Gua­pi fue fun­da­da por Ma­nuel de­val­ver­de en 1772 al or­ga­ni­zar a un gru­po de pes­ca­do­res y mi­sio­ne­ros so­bre el asen­ta­mien­to de los in­dí­ge­nas gua­píes. Hoy, en ese mis­mo te­rri­to­rio, una la­de­ra pan­ta­no­sa apun­ta­la­da por ta­bla­dos lle­nos de pes­ca­do tra­za la ca­rre­ra pri­me­ra del pue­blo. Ba­jo el bal­cón del res­tau­ran­te Raí­ces se ex­tien­de la ca­rre­ra se­gun­da, una ave­ni­da de ado­qui­nes es­tro­pea­dos por la in­cle­men­cia de la llu­via y por el to­rren­te de mo­to­ca­rros que sur­can el pue­blo des­de el ae­ro­puer­to has­ta la pa­rro­quia de la Inmaculada Con­cep­ción. Al fi­nal de un in­ten­so agua­ce­ro, mien­tras el co­ro can­ta go­zos en la no­ve­na de la­vir­gen del Car­men, al otro la­do de la ca­lle un gru­po de quin­cea­ñe­ras alterna en­tre ju­gar in­fan­til­men­te con un ba­lón y fil­trar­se des­cal­zas en una can­ti­na ve­ci­na a azo­tar las ca­de­ras en­tre los gol­pes del agua.

Gua­pi se su­mer­ge en la no­che vi­bran­do al rit­mo de la llu­via y la sal­sa cho­que.al des­pun­tar la ma­ña­na, el cas­co ur­bano y las ve­re­das ve­ci­nas reanu­dan la mo­no­to­nía.tan­to en la ma­yo­ría de ne­go­cios de aba­rro­tes de la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal co­mo en la mi­ne­ría ile­gal con re­tro­ex­ca­va­do­ras, al­gu­nos lu­ga­re­ños iden­ti­fi­can la pre­sen­cia de mi­gran­tes pro­ve­nien­tes del in­te­rior del país, prin­ci­pal­men­te de An­tio­quia. En las zo­nas ru­ra­les, los cam­pe­si­nos siem­bran co­co, plá­tano, ba­nano, li­món y pa­pa chi­na; crían ga­lli­nas o ca­zan co­ne­jos y gua­tíes.tam­bién hay ex­ten­sos cul­ti­vos de palma afri­ca­na y la pes­ca con­ti­núa sien­do una ac­ti­vi­dad cen­tral pa­ra los ha­bi­tan­tes del pue­blo.

Cien­tos de pes­ca­do­res la prac­ti­can de ma­ne­ra tra­di­cio­nal con co­rra­les o ba­rri­das de ata­rra­yas y chin­cho­rros. El ca­ma­rón de río, co­no­ci­do co­mo mon­chi­yá, so­lía ser cap­tu­ra­do de ma­ne­ra ar­te­sa­nal con tram­pas de ma­de­ra lla­ma­das “ca­tan­gas”. Pe­ro la téc­ni­ca su­frió una pro­fun­da mo­di­fi­ca­ción vin­cu­la­da con los cul­ti­vos ilí­ci­tos: aho­ra al­gu­nos pes­ca­do­res vier­ten pes­ti­ci­das en las que­bra­das y el ca­ma­rón en­ve­ne­na­do re­sul­ta más fá­cil de atra­par, aun­que el ve­neno aca­be en los pla­tos de los gua­pi­re­ños.

Ter­mi­na­da la fae­na dia­ria, par­te de la pro­duc­ción lle­ga a la pla­za de mer­ca­do y a los co­rre­do­res con­ti­guos al mue­lle pa­ra el con­su­mo lo­cal. Lo de­más es con­ser­va­do en cuar­tos fríos pa­ra ser ven­di­do al in­te­rior del país. Dos de esos cuar­tos es­tán en la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal, un par más se en­cuen­tran en zo­nas ru­ra­les co­mo Li­mo­nes y Cha­món. “Has­ta ha­ce unos ocho años, el más gran­de era Co­mer Gua­pi, en la bo­ca­na, pe­ro se aca­bó tras una tra­ge­dia que ocu­rrió allí; hu­bo una ma­sa­cre y has­ta ahí lle­gó to­do”. Re­fe­ren­cias a epi­so­dios co­mo es­te y a la in­cer­ti­dum­bre an­te la re­mon­ta­da de gru­pos ar­ma­dos aso­man con voz ate­nua­da en los tes­ti­mo­nios de los lo­ca­les de to­dos es­tos pue­blos, co­mo en­ce­rran­do en­tre pa­rén­te­sis lo que es prohi­bi­do pe­ro inevi­ta­ble men­cio­nar.

Se­gún el cen­so de 2005, el índice de Ne­ce­si­da­des Bá­si­cas In­sa­tis­fe­chas de Gua­pi al­can­za­ba el 87 %, más del tri­ple del pro­me­dio na­cio­nal. En me­dio de la ca­ren­cia, el pue­blo si­gue cre­cien­do, des­bor­dán­do­se en las in­me­dia­cio­nes del río. 37.000 gua­pi­re­ños ven a dia­rio la llu­via caer en­tre mo­tos y bo­tes, en­tre ca­tan­gas y chin­cho­rros, en­tre re­tro­ex­ca­va­do­ras y baha­re­que, en­tre re­gue­tón y ma­rim­ba. De to­dos ellos, Gua­la­jo ha si­do el hi­jo más cé­le­bre. Le si­gue en no­to­rie­dad su más des­ta­ca­do dis­cí­pu­lo, Hu­go Can­de­la­rio, di­rec­tor del Gru­po Bahía. Pa­ra quie­nes si­guen los pa­sos de am­bos,la ilu­sión de que la ma­rim­ba les cam­bie la vi­da con­ti­núa es­tre­llán­do­se con­tra la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, la du­ra com­pe­ten­cia y los lí­mi­tes del mer­ca­do mu­si­cal. El éxi­to de la agru­pa­ción ve­ci­na, He­ren­cia de Tim­bi­quí, re­nue­va la es­pe­ran­za.

Al la­do de Teó­fi­la es­tá sen­ta­da Dia­na Do­mi­ti­la Sán­chez, li­cen­cia­da en et­noe­du­ca­ción y fun­cio­na­ria de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra. Con in­for­ma­da fran­que­za, Dia­na re­co­no­ce que aun­que la Al­cal­día tra­ba­ja por la cul­tu­ra, es­ta no ha si­do el prin­ci­pal fren­te de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, orien­ta­da a re­sol­ver pro­ble­mas co­mo el ma­ne­jo de las ba­su­ras.

Le­jos de las pro­sai­cas prio­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas, Dia­na con­ser­va vi­vos re­cuer­dos de tiem­pos más ob­se­quio­sos pa­ra la mú­si­ca en la re­gión. “An­tes, las fies­tas de di­ciem­bre eran so­lo con arru­llos, ra­ra vez se es­cu­cha­ba un apa­ra­to de so­ni­do. El 7 y el 24 de di­ciem­bre lle­ga­ban las bal­sa­das. Ca­da em­bar­ca­ción traía un con­jun­to de arru­llos y ama­ne­cían en­tre can­tos y bai­les. Si to­da­vía se ha­cen las bal­sa­das es por­que la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal pa­ga a las co­mu­ni­da­des que las cons­tru­yen; ya no son dos po­tri­llos car­gan­do una es­truc­tu­ra de ma­de­ra, sino que mon­tan el al­tar, los ra­mos y las lu­ces so­bre ca­noas de hie­rro. No to­das las co­mu­ni­da­des lo ha­cen, sino es­pe­cí­fi­ca­men­te la gen­te de Te­muey y de Cha­món. Mu­chas tra­di­cio­nes se han per­di­do. La ma­yo­ría de los jó­ve­nes ven la mú­si­ca co­mo al­go que pue­de ge­ne­rar­les al­gún re­cur­so, aun­que sea mí­ni­mo. Pe­ro no­so­tros qui­sié­ra­mos que ese sen­tir de los tiem­pos que vi­vie­ron nues­tros an­ces­tros se re­to­me”.

Teó­fi­la fue una de las que vi­vió de cer­ca esos tiem­pos a los que se re­fie­re Dia­na Do­mi­ti­la. “Mi ca­sa es­ta­ba al fren­te de la de los To­rres, en San­són. Por eso yo na­cí y cre­cí con la ma­rim­ba. En esa épo­ca, en to­das las ca­sas ha­bía un jue­go de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, pe­ro esa trans­mi­sión ya se per­dió. Cuan­do era pe­que­ña, ese se­ñor Jo­sé To­rres se le­van­ta­ba a to­car des­de las cua­tro de la ma­ña­na y a ve­ces se que­da­ba to­can­do to­do el día. Uno pa­sa­ba por ahí bo­gan­do, su­bien­do, y se que­da­ba a es­cu­char, lle­nán­do­se de ener­gía, lle­nán­do­se de iden­ti­dad.aho­ra uno va a los ba­rrios y tie­ne que lle­var­se los ins­tru­men­tos; uno lle­ga y pre­gun­ta quién to­ca y na­da”.

Esa ca­sa de los To­rres du­ró 104 años en pie y ca­yó ha­ce un par de años aba­ti­da por la co­rrien­te y el aban­dono. En las dos ca­sas con­ti­guas a esa au­sen­cia, jun­to a ma­rim­bas col­gan­tes me­ci­das por los es­pí­ri­tus, un par de her­ma­nos com­par­ten el si­len­cio mien­tras aca­ri­cian ta­bli­llas de chon­ta.

“El aban­dono es­ta­tal, la co­rrup­ción, la de­sigual­dad y el atra­so ma­te­rial no son los úni­cos ma­les que aque­jan al Pa­cí­fi­co co­lom­biano. La vio­len­cia armada tam­bién ha de­ja­do una hue­lla te­rri­ble en es­te te­rri­to­rio. So­lo una dé­bil tre­gua en­tre el Es­ta­do y las Farc ge­ne­ra cier­to cli­ma de dis­ten­sión en la re­gión que nos per­mi­te con­ti­nuar con nues­tra ex­pe­di­ción”. La voz en off de Federico Dem­mer, di­rec­tor del con­ser­va­to­rio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, bor­dea el océano Pa­cí­fi­co y abre ca­mino en­tre el re­fle­jo plo­mi­zo del cie­lo nu­bla­do y el río Gua­pi. Ins­pi­ra­dos par­cial­men­te en el es­tu­dio ex­plo­ra­to­rio rea­li­za­do por Car­los Mi­ña­na en 1986, un gru­po de mú­si­cos y fí­si­cos de la Na­cio­nal em­pren­dió en 2017 una tra­ve­sía por va­rios pue­blos del Pa­cí­fi­co sur co­lom­biano, que desem­bo­có en el do­cu­men­tal Ex­pe­di­ción ma­rim­ba, una ru­ta de gi­ros y con­ver­gen­cias.

TU­MA­CO, NARIÑO Y BUE­NA­VEN­TU­RA, VA­LLE DEL CAU­CA

Cuen­tan que tres gi­gan­tes­cos par­gos ro­jos re­co­rrían los ma­res del mun­do, y que un día se re­cos­ta­ron a des­can­sar en las cos­tas del Pa­cí­fi­co na­ri­ñen­se. Len­ta­men­te sus cuer­pos se cu­brie­ron de are­na, tie­rra, ríos y sel­va y así apa­re­cie­ron las tres is­las prin­ci­pa­les de San An­drés de Tu­ma­co. Ma­ti­za­do por un aire de le­yen­da, el pue­blo fue fun­da­do ofi­cial­men­te en 1640; aun­que tam­bién hay re­fe­ren­cias a su ori­gen co­mo un an­ti­guo asen­ta­mien­to in­dí­ge­na

Por su par­te, la fun­da­ción de Bue­na­ven­tu­ra fue ha­cia 1540. Em­pe­zó co­mo un lu­gar don­de pa­ra­ban las em­bar­ca­cio­nes en su des­cen­so des­de Pa­na­má ha­cia Bar­ba­coas o Pe­rú. No fue sino has­ta

prin­ci­pios de 1900 cuan­do el sen­ci­llo em­bar­ca­de­ro to­mó im­por­tan­cia co­mo pro­yec­to de puer­to pa­ra la ciu­dad de Ca­li, una ven­ta­na abier­ta ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Chi­le, Aus­tra­lia y Asia. Pa­ra 1925, cuan­do aún se es­ta­ba cons­tru­yen­do la ca­rre­te­ra Ca­li-bue­na­ven­tu­ra, una quin­ta par­te del co­mer­cio co­lom­biano pa­sa­ba por Bue­na­ven­tu­ra y el 15 % del ca­fé era ex­por­ta­do a tra­vés del puer­to.

Se­pa­ra­dos por más de 780 ki­ló­me­tros, dos de los mu­ni­ci­pios más gran­des del Pa­cí­fi­co sur co­lom­biano com­par­ten, ade­más del legado de la ma­rim­ba, una com­ple­ja his­to­ria re­cien­te. Mien­tras pa­ra Bue­na­ven­tu­ra la ri­que­za de su puer­to pa­re­ce ser la cau­sa de su mi­se­ria y su vio­len­cia, en Tu­ma­co ese mis­mo ais­la­mien­to que lo hi­zo inex­pug­na­ble an­te los em­ba­tes co­lo­nia­les aho­ra es fér­til te­rreno pa­ra los sem­bra­dos de co­ca y to­do lo que ello trae con­si­go.

Aun­que por Bue­na­ven­tu­ra pa­san el 55 % de las ex­por­ta­cio­nes del país, de los 407.000 ha­bi­tan­tes, el 81 % vi­ve en la po­bre­za y el 44 % en la in­di­gen­cia; el des­em­pleo al­can­za el 65 % y el anal­fa­be­tis­mo, el 17 %. En cuan­to a los más de 200.000 ha­bi­tan­tes de Tu­ma­co, el 48,7 % vi­ve con ne­ce­si­da­des bá­si­cas in­sa­tis­fe­chas y el 16,7 %, en con­di­cio­nes de mi­se­ria.

En­tre los in­vi­ta­dos a la se­gun­da se­sión del se­mi­na­rio Ru­tas de la Ma­rim­ba en La­ti­noa­mé­ri­ca, lle­va­do a ca­bo a fi­na­les de ju­nio en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, se en­con­tra­ban el per­cu­sio­nis­ta y líder so­cial Gus­ta­vo Co­lo­ra­do, co­no­ci­do co­mo Don Gu, y el ma­rim­be­ro Ed­win Pé­rez,“ki­zú”, am­bos pro­ve­nien­tes de Tu­ma­co.

“Tu­ma­co es una se­mi­lla que no ha cre­ci­do”, afir­mó Don Gu con la ha­bi­tual se­ve­ri­dad de su en­tre­ce­jo y su voz can­tan­te que no se ha do­ble­ga­do tras las ame­na­zas y el des­pla­za­mien­to for­za­do por su tra­ba­jo co­mo líder cul­tu­ral. Su for­ma de re­fe­rir­se a la tie­rra que tu­vo que de­jar me­ses atrás no es­tá lle­na de re­sen­ti­mien­to, sino de una do­sis de nos­tal­gia que le al­can­za pa­ra com­pren­der me­jor lo que que­dó atrás.“si Tu­ma­co lo tie­ne to­do y no le ha al­can­za­do pa­ra flo­re­cer es por la mal lla­ma­da ‘co­ca’, y por­que mu­chas ve­ces los ne­gros so­mos co­mo los can­gre­jos: es­ta­mos que­mán­do­nos en la olla y cuan­do al­guno tra­ta de sa­lir los otros lo ja­lan pa­ra que se hun­da”. Guar­dan­do las pro­por­cio­nes, esa com­pe­ten­cia mez­qui­na es qui­zá la mis­ma di­ná­mi­ca que en años re­cien­tes ha afec­ta­do a los mú­si­cos de la re­gión. Es por eso que Ki­zú se re­fie­re con sar­cas­mo al fes­ti­val de Mú­si­ca del Pa­cí­fi­co co­mo el “Pe­tró­leo Ál­va­rez”.

La fi­gu­ra más re­co­no­ci­da de la ma­rim­ba en Bue­na­ven­tu­ra es tam­bién víc­ti­ma de la vio­len­cia in­tes­ti­na que ha co­bra­do la vi­da de cien­tos de jó­ve­nes de ba­rrios co­mo Las Pie­dras Can­tan. En 2013, dos hi­jos de Bau­di­lio Cua­ma fue­ron ase­si­na­dos, pe­ro la trá­gi­ca ex­pe­rien­cia no si­len­ció su ma­rim­ba,sino que lo mo­ti­vó a uti­li­zar­la co­mo ins­tru­men­to pa­ra abrir al­ter­na­ti­vas dis­tin­tas a los más jó­ve­nes; lo mis­mo que Don Gu ha in­ten­ta­do en Tu­ma­co,ya­mi­lé Cor­tez en Gua­pi y el pro­fe­sor Li­loy Or­tiz en Bar­ba­coas.

Tan­to la in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar de Mi­ña­na co­mo el do­cu­men­tal Ex­pe­di­ción ma­rim­ba evi­den­cia­ron que nin­gu­na de las afi­na­cio­nes de los idió­fo­nos se apro­xi­ma­ba a la de un piano oc­ci­den­tal. Es de­cir, que al to­car las ma­rim­bas sue­nan no­tas di­fe­ren­tes a las que he­re­da­mos de Eu­ro­pa, ecos de me­lo­días pro­ve­nien­tes de la épo­ca de la es­cla­vi­tud. De he­cho, un maes­tro co­mo Gua­la­jo de­cía que su ma­rim­ba te­nía una afi­na­ción pen­sa­tó­ni­ca, fun­da­men­ta­da en las me­mo­rias afri­ca­nas he­re­da­das de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. El Pa­cí­fi­co sur co­lom­biano es un te­rri­to­rio pa­ra­dó­ji­co. Los dis­cur­sos con los que nos apro­xi­ma­mos a su reali­dad re­fle­jan dos per­cep­cio­nes po­la­ri­za­das: por un la­do, un te­rri­to­rio po­bre, ais­la­do, so­po­rí­fe­ro e in­hós­pi­to, y por el otro una re­gión que no so­lo es la co­ne­xión de Co­lom­bia con gran­des mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, sino que tam­bién es­tá lle­na de oro, pla­tino, agua, bio­di­ver­si­dad y sa­bi­du­ría an­ces­tral.

Con la Ley de Ma­nu­mi­sión de Vien­tres, pro­mul­ga­da en 1851, el ne­gro es­cla­vi­za­do de­jó de ser un ren­glón en la con­ta­bi­li­dad. A par­tir de ese mo­men­to exis­te un va­cío en los re­gis­tros his­tó­ri­cos de los ne­gros del Pa­cí­fi­co sur. Di­suel­ta su re­le­van­cia co­mo fuer­za pro­duc­ti­va, el in­te­rés por su his­to­ria se per­dió en­tre la ma­ni­gua de la sel­va. Es jus­to du­ran­te ese pe­rio­do de in­vi­si­bi­li­dad cuan­do se for­jan la cul­tu­ra y las mú­si­cas de los ne­gros. Si bien la di­ver­si­dad de par­ti­cu­la­ri­da­des es in­men­sa, tam­bién es in­ne­ga­ble que exis­te un co­no­ci­mien­to, un len­gua­je co­mún.

El Pa­cí­fi­co sur es un te­rri­to­rio vas­to y frag­men­ta­do, don­de lo co­mún pa­re­ce re­mi­tir­se a un mo­men­to re­mo­to en el cual la li­ber­tad era aún de­ma­sia­do jo­ven pa­ra abrir dis­tan­cias. Ha­ce po­co más de dos dé­ca­das, cuan­do la can­to­ra gua­pi­re­ña­ya­mi­le Cor­tez era so­lo una ni­ña y pen­sa­ba que los lu­ga­res a los que se re­fe­rían las com­po­si­cio­nes de su pa­dre, pes­ca­dor, viajero y mú­si­co, eran pro­duc­to de su ima­gi­na­ción y no de historias reales en lu­ga­res tan inac­ce­si­bles y fa­mi­lia­res co­mo Tu­ma­co,tim­bi­quí o Bar­ba­coas.

Don Gu con­fía en que a pe­sar de las mo­vi­das de can­gre­jo en­tre mú­si­cos, exis­te una her­man­dad mís­ti­ca que via­ja a tra­vés de las gua­duas y las chon­tas: “Es­te ins­tru­men­to for­ma una so­cie­dad. To­do ca­mi­na so­bre la ma­rim­ba: la par­te­ría, el chon­ta­du­ro, el plá­tano, las dan­zas. Es la he­rra­mien­ta con la que el ne­gro ter­mi­na de apren­der a ser li­bre, a ce­le­brar­lo y a com­par­tir­lo”.

Cuan­do el Pe­tro­nio Ál­va­rez co­men­zó en 1996 el en­cuen­tro en­tre esa her­man­dad se hi­zo real. Las le­yen­das que re­mon­ta­ban las ri­be­ras a bor­do de po­tri­llo to­ma­ron ma­nos y ros­tros con­cre­tos. Los maes­tros ha­lla­ron un es­pa­cio de diá­lo­go re­gu­lar y los más jó­ve­nes abrie­ron una ven­ta­na a la es­pe­ran­za de cam­biar sus vi­das a tra­vés de la mú­si­ca.

El Pe­tro­nio es­tá pre­sen­te en los tes­ti­mo­nios de ca­da per­so­na­je de la re­gión aun­que se es­té ha­blan­do de un te­ma to­tal­men­te ajeno. Sin em­bar­go, la emo­ción que acom­pa­ña las men­cio­nes del even­to es­tán la ma­yo­ría de ve­ces ata­das a su pa­sa­do.tras más de vein­te edi­cio­nes, la idea­li­za­ción de ese es­pa­cio se ha ido des­ti­ñen­do an­te los ojos de mú­si­cos par­ti­ci­pan­tes que ven con nos­tal­gia los pri­me­ros años del fes­ti­val en el­tea­tro Los Cris­ta­les.a la for­ma en que las ca­te­go­rías aca­ban mol­dean­do la mú­si­ca de la re­gión, la pre­sun­ción de fa­vo­ri­tis­mo y la de­cep­ción de ga­na­do­res que te­nían ex­pec­ta­ti­vas exa­ge­ra­das so­bre lo que ello re­pre­sen­ta­ría, se su­man los in­tere­ses eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos al­re­de­dor de esa ta­ri­ma. Co­mo es­cri­bía As­trid Ulloa en su ar­tícu­lo “El na­ti­vo eco­ló­gi­co”:“gra­cias a la in­fluen­cia de cier­tos dis­cur­sos, los ne­gros pa­sa­ron de ser ‘su­je­tos co­lo­nia­les sal­va­jes’ a ser vis­tos co­mo ‘ac­to­res po­lí­ti­cos ecológicos’, aho­ra res­pon­sa­bles de sal­var el mun­do”.

El Plan Ru­ta de la Ma­rim­ba, edi­ta­do por Ma­nuel Se­vi­lla pa­ra la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na de Ca­li y el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, de­li­neó en 2008 la com­ple­ji­dad del uni­ver­so so­cio­cul­tu­ral y mu­si­cal del Pa­cí­fi­co sur co­lom­biano. En el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al po­bla­mien­to pue­de leer­se: “Mien­tras los es­cla­vi­za­dos fue­ron des­ti­na­dos a las mi­nas de alu­vión; los re­la­ti­va­men­te po­cos re­si­den­tes ‘blan­cos’ se de­di­ca­ban a la­bo­res co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de las mi­nas pro­pias o aje­nas, a ser fun­cio­na­rios de La Co­ro­na, a ac­ti­vi­da­des del cle­ro, o se desem­pe­ña­ban co­mo co­mer­cian­tes”. En­ton­ces, co­mo aho­ra, una suer­te de cul­tu­ra del sa­queo pro­ta­go­ni­za­da por con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, mi­ne­ros ile­ga­les an­tio­que­ños o ges­to­res cul­tu­ra­les de las ca­pi­ta­les pa­re­ce vol­ver con las ma­reas des­de La Co­lo­nia has­ta la ac­tua­li­dad.

La ilu­sión de que la ma­rim­ba les cam­bie la vi­da con­ti­núa es­tre­llán­do­se con­tra la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, la du­ra com­pe­ten­cia y los lí­mi­tes del mer­ca­do mu­si­cal

*Un­fried es edi­tor ge­ne­ral del Es­tu­dio de Re­vis­tas Se­ma­na. Ex­di­rec­tor de El Mal­pen­san­te Lié­vano es eco­no­mis­ta, ma­gís­ter en An­tro­po­lo­gía y per­cu­sio­nis­ta.

Ge­na­ro y Pa­cho To­rres, her­ma­nos del le­gen­da­rio ma­rim­be­ro Gua­la­jo, vi­ven en la ve­re­da San­són de Gua­pi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.