HE­CHO EN EL HUE­CO

Arcadia - - ESPECIAL - Ma­ría Isa­bel Na­ran­jo*

La tra­di­ción y la in­dus­tria tex­til per­mi­tie­ron que Me­de­llín se con­vir­tie­ra con el tiem­po en una ca­pi­tal de la mo­da y el di­se­ño en Amé­ri­ca La­ti­na. Sin em­bar­go, esa mis­ma tra­di­ción tra­jo con­si­go to­do un fe­nó­meno in­dus­trial di­ri­gi­do a las cla­ses me­dias y ba­jas. Es­ta ciu­dad, en­ton­ces, es Co­lom­bia­mo­da, pe­ro tam­bién es El Hue­co.

Es­ta his­to­ria po­dría ser so­bre la edi­fi­ca­ción con for­ma de agu­ja de te­lar, el gi­gan­te gris de 175 me­tros, el edi­fi­cio Col­te­jer que se al­za don­de una vez es­tu­vo el Tea­tro Ju­nín y nos re­cuer­da que los tex­ti­les fue­ron la in­dus­tria más prós­pe­ra de An­tio­quia en el si­glo xx. Se di­ce que en al­gún mo­men­to el 90 % de los tex­ti­les de al­go­dón de to­do el país sa­lía de Me­de­llín y que los pai­sas eran ca­pa­ces de pro­du­cir, ca­da ho­ra, tres mil gra­mos más de al­go­dón que otras re­gio­nes tex­ti­le­ras de Amé­ri­ca La­ti­na.

Se­gún la pro­fe­so­ra Gladys Ra­mí­rez, ma­gís­ter en His­to­ria del Ar­te, mien­tras el mun­do su­fría las con­se­cuen­cias de la es­ca­sez de mer­can­cías du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las tex­ti­le­ras lo­ca­les es­ta­ban en pleno au­ge. En­tre 1934 y 1945, la pro­duc­ción in­dus­trial lo­cal cre­ció más de 8 % gra­cias a la me­ca­ni­za­ción y elec­tri­fi­ca­ción de mu­chos ofi­cios, a la ex­pan­sión de la de­man­da na­cio­nal de pro­duc­tos y a la in­ge­nie­ría de la Fa­cul­tad de Mi­nas apli­ca­da a las fá­bri­cas pa­ra ha­cer­las más efi­cien­tes. Por ello, pa­ra 1967 de­cían que Me­de­llín era la “Man­ches­ter la­ti­noa­me­ri­ca­na”, o que es­ta­ba in­clu­so al ni­vel de São Pau­lo en tér­mi­nos de desa­rro­llo de su in­dus­tria tex­til.

Cin­cuen­ta años des­pués, en las zo­nas don­de ope­ra­ban al­gu­nas em­pre­sas tex­ti­les hay otro ti­po de industrias. Don­de fun­cio­na­ba Te­ji­cón­dor es­tá Ma­kro; don­de es­ta­ba Vi­cu­ña, Los Molinos; y en lu­gar de Ever­fit es­tá el cen­tro co­mer­cial Flo­ri­da. Aún así, el sec­tor de las ma­nu­fac­tu­ras re­pre­sen­ta ac­tual­men­te el 16 % del pib del de­par­ta­men­to, y Col­te­jer y Fa­bri­ca­to si­guen ope­ran­do a pe­sar de la cri­sis que su­fren des­de fi­na­les del si­glo pa­sa­do por la re­ce­sión eco­nó­mi­ca mun­dial y la exis­ten­cia de fuer­tes ex­ce­den­tes de tex­ti­les en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Des­de 2012, de he­cho, Fa­bri­ca­to ha in­ver­ti­do 45 mil mi­llo­nes de dó­la­res en re­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y tra­ba­ja con las au­to­ri­da­des pa­ra que ha­ya un am­bien­te de com­pe­ten­cia leal en Co­lom­bia.

EL HUE­CO

Es­ta his­to­ria, sin em­bar­go, no tra­ta de la ca­ra más vi­si­ble del desa­rro­llo tex­til; tra­ta de lo que ocu­rre en la ca­rre­ra Ca­ra­bo­bo, en­tre las ca­lles Co­lom­bia y San Juan y las ca­rre­ras Bo­lí­var y Cun­di­na­mar­ca, don­de uno pue­de re­co­rrer el mun­do le­yen­do al­gu­nos de los anun­cios de los 75 cen­tros co­mer­cia­les que han cons­trui­do en los úl­ti­mos trein­ta años: Sin­ga­pur, Chi­ne­se, Japón, Bom­bay, Chan­gai, Holly­wood, El Hue­co…

El Hue­co me re­cuer­da a Las de El Hue­co, el equi­po de ba­lon­ces­to del co­le­gio de mon­jas don­de es­tu­dia­ban las hi­jas de los co­mer­cian­tes que ven­dían mer­can­cía en es­te sec­tor de Gua­ya­quil, he­re­de­ro de la tra­di­ción co­mer­cial de la Pla­za de Cis­ne­ros, la es­ta­ción del Fe­rro­ca­rril de An­tio­quia y, más ade­lan­te, el co­mer­cio in­for­mal de El Pe­dre­ro. Las po­rris­tas que ha­cían ba­rra al equi­po co­rea­ban en los par­ti­dos una fra­se que to­do el co­le­gio ter­mi­nó re­pi­tien­do: “El Hue­co. Eh, eh, eh. El Hue­co”. En ese en­ton­ces, la pa­la­bra me ha­cía pen­sar en un agu­je­ro ne­gro, en un lu­gar os­cu­ro al que se en­tra­ba por un la­do y se sa­lía por el otro. O en el hue­co de Mé­xi­co. Pe­ro El Hue­co era, en reali­dad, el lu­gar en que las ni­ñas del co­le­gio com­pra­ban to­do.“¡es muy ba­ra­to!”, de­cían. Eso no sig­ni­fi­ca­ba que fue­ra bo­ni­to.a ve­ces lle­ga­ban con los mo­rra­les de Les­por­tsac, he­chos con una te­la cua­dri­cu­la­da y tie­sa que con­tras­ta­ba con la te­la ter­sa de los ori­gi­na­les; o con los te­nis Ni­ke a los que se les des­pe­ga­ba la sue­la a los quin­ce días. Pe­ro lo im­por­tan­te era el lo­go de las mar­cas nor­te­ame­ri­ca­nas, aun­que to­do el mun­do su­pie­ra que eran chi­via­das. Hoy to­da­vía es así.

Ca­mino por Ca­ra­bo­bo con Ama­dor: Pasaje Co­mer­cial Cis­ne­ros, ca­mi­se­tas con lo­gos de Adi­das, Su­pre­me, Mic­key Mou­se. Ca­cha­rros a mil. To­do a 700. Lo­cu­ra de re­ma­tes, to­do a cin­co mil. To­do a diez mil. Un avi­so de Ta­rrao al la­do de Bom­bay. Otro de Ta­rrao al la­do de San An­dre­si­to prin­ci­pal. Una mu­jer con un am­pli­fi­ca­dor y un mi­cró­fono can­tan­do: “Sé que tú no pue­des, sé que vol­ve­rás”. Y el co­ro más po­pu­lar: “Ven­ta de bo­de­ga de jeans de mar­ca, si­ga le mos­tra­mos”. De­ce­nas de ven­de­do­res vo­cean a lo lar­go del co­rre­dor, en­tre­gan­do tar­je­tas a to­do el que pa­se mi­ran­do de reojo, co­mo yo, que apro­ve­cho pa­ra pre­gun­tar­le a la chi­ca de qué se tra­ta el ne­go­cio. “Son jeans que ven­de­mos sin pa­gar im­pues­tos a la Dian”, así, sin más. “¿Y son ori­gi­na­les?”, pre­gun­to. “Tam­bién te­ne­mos, pe­ro so­bre

to­do te­ne­mos ré­pli­cas AAA”. “¿Qué es eso?”, pre­gun­to de nue­vo. “Las AAA son mar­cas fu­si­la­das que im­por­ta­mos y las AA son las na­cio­na­les que ha­ce­mos acá. Pe­ro si le di­go la ver­dad, esas no son tan fi­nas co­mo las otras”. “¿Y dón­de es­tán las bo­de­gas?”, re­ma­to el in­te­rro­ga­to­rio. Señala con la mano un edi­fi­cio al fi­nal de la cua­dra.

Car­los Ma­rio Cano, do­cen­te de di­se­ño de ves­tua­rio de la upb, di­ce que gra­cias a nues­tra tra­di­ción tex­til cen­te­na­ria, a nues­tra in­dus­tria (que pro­du­ce te­las co­mo ín­di­go y te­ji­dos de al­go­dón), a la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da en ma­qui­las de ba­rrio co­mo Ba­rrio Tris­te o Gua­ya­bal y a los sa­té­li­tes en las co­mu­nas, don­de los pe­que­ños em­pre­sa­rios ter­ce­ri­zan su pro­duc­ción con las mo­dis­tas, que son en su ma­yo­ría ca­be­zas de fa­mi­lia, en El Hue­co se pue­de pro­du­cir lo que en el mun­do se co­no­ce co­mo “pron­ta mo­da”: “¿Re­cuer­das que pa­ra el Mun­dial Adi­das sa­có su ca­mi­se­ta ofi­cial de la Se­lec­ción Co­lom­bia un mar­tes, y el miér­co­les ya la es­ta­ban ven­dien­do en El Hue­co? –di­ce Cano–. De eso se tra­ta: una mo­da rá­pi­da, ba­ra­ta y ma­si­va”. Las ca­mi­se­tas de las que ha­bla el pro­fe­sor es­tán por to­do Ca­ra­bo­bo, en los pues­tos de ro­pa im­pro­vi­sa­dos que hay en al­gu­nos co­rre­do­res des­ti­na­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra las ven­tas en la ca­lle. Cuan­do Co­lom­bia ga­nó los tres pri­me­ros par­ti­dos del Mun­dial y pa­só a cuar­tos de fi­nal, sa­ca­ron cer­ca de vein­te mil ca­mi­se­tas en ocho días. Es­to quie­re de­cir que El Hue­co tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer 1,7 ca­mi­se­tas por se­gun­do; ca­mi­se­tas que en tres me­ses de­ja­rán de cir­cu­lar y tie­nen un cos­to pro­me­dio en­tre cin­co mil y diez mil pe­sos.

SEXY-DI­VA-NATIVA

Jai­ro Ber­nal, un hom­bre que lle­gó a es­tas ca­lles ha­ce más de trein­ta años y hoy di­ri­ge el pe­rió­di­co Gua­ya­quil Ti­mes –es­cri­to con la mis­ma fuen­te de The New York Ti­mes–, di­ce que es­te sec­tor es de mon­ta­ñe­ros, de fa­mi­lias de ma­ri­ni­llos, san­tua­ria­nos y gra­na­di­nos que sa­lie­ron del orien­te de An­tio­quia a fi­na­les de los años se­ten­ta hu­yen­do de la vio­len­cia y en­con­tra­ron en las ven­tas in­for­ma­les la for­ma de ga­nar­se la vi­da en la ciu­dad. En esa épo­ca, Me­de­llín pa­só de te­ner 772 mil ha­bi­tan­tes en 1964 a 1.468.089 en 1985, ca­si el do­ble de la po­bla­ción en tan so­lo vein­te años.

Con el tiem­po, las fa­mi­lias de es­tos “orien­ta­les” an­tio­que­ños en­ten­die­ron el ne­go­cio de los sa­nan­dre­si­tos, en­tre­nan­do el pai­sa vi­vo, el mis­mo que apa­re­ce en el cuen­to “Que pa­se el ase­rra­dor”, y ter­mi­na­ron crean­do un te­ji­do de co­mer­cio po­pu­lar en Bo­go­tá, Ca­li, Car­ta­ge­na y Me­de­llín.aun­que es­te sec­tor es muy rea­cio a las ci­fras, se es­ti­ma que so­lo en Me­de­llín hay cer­ca de ocho mil co­mer­cian­tes y 12.500 em­pre­sas. Es difícil ha­blar de ci­fras por­que se les ha acu­sa­do de ven­der con­tra­ban­do y de la­var ac­ti­vos, pe­ro Jai­ro di­ce que lo que hay en Gua­ya­quil es una uni­ver­si­dad em­pí­ri­ca de em­pre­sa­rios que quie­ren sa­lir ade­lan­te.

Esos em­pre­sa­rios de los que ha­bla él es­tán apren­dien­do co­sas. Por ejem­plo, des­pués de par­ti­ci­par en Co­lom­bia­mo­da en­tre 2013 y 2017, en un pabellón es­pe­cial lla­ma­do “Mo­da pa­ra el mun­do”, la gen­te vie­ne a bus­car mar­cas de El Hue­co:ta­rrao, Truc­co’s, 360 Jeans, Ba­ba­lú, Joys­tar son so­lo al­gu­nas de las que es­tán agru­pa­das en Ce­de­mo­da.

Die­go Mu­ñoz, que es­tá en el lo­cal 281 del edi­fi­cio Holly­wood, es uno de ellos. Du­ran­te vein­te años im­por­tó ro­pa de Pa­na­má y ha­ce ocho de­jó de ha­cer­lo pa­ra crear su pro­pia mar­ca de go­rras, bo­xers, ca­mi­sas y bu­sos con ca­la­ve­ras que se mue­ven y ven­den al rit­mo del hip hop. “La pri­me­ra ba­rre­ra que de­be su­pe­rar un em­pre­sa­rio de El Hue­co es el mer­ca­do –di­ce–. So­mos muy ame­ri­ca­ni­za­dos y re­cha­za­mos lo de aquí. Usa­mos Ni­ke, Adi­das, Pu­ma... Pe­ro Le­ga­li­ze, ¿qué es eso?”.

Se­gún Car­los Ma­rio Cano, la mo­da tra­di­cio­nal­men­te fun­cio­na­ba ba­jo un con­cep­to que se lla­mó “fil­tra­do des­cen­den­te”. Es de­cir, la cla­se al­ta com­pra Dol­ce & Gab­ba­na; la cla­se me­dia, Dol­ce & Gab­ba­na de Chi­na; y la cla­se ba­ja, el Dul­ce & Ga­ba­na. (To­do tie­ne el mis­mo lo­go.)

Hoy, sin em­bar­go, exis­te el fe­nó­meno con­tra­rio, “el fil­tra­do as­cen­den­te”, que se da cuan­do la cla­se po­pu­lar ge­ne­ra sus pro­pios có­di­gos es­té­ti­cos y de ves­ti­men­ta y las cla­ses me­dia y al­ta los asi­mi­lan. Lo cu­rio­so es que no ha­ya su­ce­di­do an­tes, pues la cla­se me­dia re­pre­sen­ta el 80 % del país.

Ga­briel Al­va­ra­do, quien ha tra­ba­ja­do co­mo con­sul­tor de mo­da en el mer­ca­do ma­si­vo des­de ha­ce die­ci­sie­te años y ha si­do di­rec­tor de la fe­ria Mo­da pa­ra el Mun­do, di­ce: “El mer­ca­do ma­si­vo ha cam­bia­do mu­cho. Hoy hay mu­chas mar­cas que ha­cen el tra­ba­jo jui­cio­so. Ca­da año re­vi­sa­mos ten­den­cias, co­lo­res, si­lue­tas. Mi­ra­mos, adap­ta­mos y de­li­mi­ta­mos la mo­da in­ter­na­cio­nal pa­ra po­ner­la de­mo­crá­ti­ca­men­te en la ca­lle”.

El Hue­co, por su par­te, sa­ca pe­cho por ha­ber crea­do e im­pues­to una ten­den­cia par­ti­cu­lar: la “nar­coes­té­ti­ca”. En su in­for­me de ten­den­cias de 2009, Inex­mo­da le pu­so a esa es­té­ti­ca un nom­bre so­no­ro: “Sexy-di­va-nativa” (en po­cas pa­la­bras, “gri­lla”), nom­bre que en­glo­ba to­do lo que pue­de con­si­de­rar­se “mo­da ma­ñé”. La pa­la­bra “ma­ñé” em­pe­zó a usar­se en la épo­ca de To­más Ca­rras­qui­lla pa­ra des­cri­bir a los nue­vos ha­bi­tan­tes que tra­ta­ban de imi­tar la mo­da de los ci­ta­di­nos ha­cien­do un re­me­do de su es­té­ti­ca. Hoy for­ma par­te de la in­du­men­ta­ria que usa, en pa­la­bras de la artista Mar­ga­ri­ta Valdivieso, la “Fem­bra pla­ce­re”. La artista es­cri­be que a par­tir de los años ochen­ta, por el es­ti­lo de vi­da de­ri­va­do del nar­co­trá­fi­co, “co­men­za­ron a no­tar­se adap­ta­cio­nes y trans­for­ma­cio­nes de la hem­bra ho­mo sa­piens (...). En las con­di­cio­nes de su há­bi­tat, no pue­de pres­cin­dir de una pre­pon­de­ran­cia por la nar­coes­té­ti­ca, el an­dro­cen­tris­mo y el pas­ti­che”.

Pa­ra ba­jar­se de esa es­té­ti­ca, Al­ma­ce­nes Stop creó, jun­to a otra em­pre­sa bo­go­ta­na, el jean le­van­ta­co­la, un pro­duc­to na­cio­nal de ex­por­ta­ción co­mo po­cos, con de­no­mi­na­ción de ori­gen. En el cen­tro co­mer­cial Sin­ga­pur, en to­dos los al­ma­ce­nes que ex­hi­ben en los ma­ni­quís a la sexy-di­va-nativa, pre­gun­to por el fa­mo­so jean le­van­ta­co­la, el ori­gi­nal co­lom­biano. “Por mu­cho que le­van­te el jean, si no hay co­la no se pue­de ver mu­cho”, me di­ce una ven­de­do­ra. Le pi­do que me lo des­cri­ba, cuan­do hay co­la. “Ha­ga de cuen­ta que a us­ted la ope­ra­ron y le pu­sie­ron unos im­plan­tes. Así se ven”, res­pon­de. Y ese es un sím­bo­lo de la mo­da co­lom­bia­na, por el cual nos re­co­no­cen en el mun­do.

Ba­sán­do­se en la nar­coes­té­ti­ca, Al­ma­ce­nes Stop creó el jean le­van­ta­co­la, un pro­duc­to na­cio­nal de ex­por­ta­ción co­mo po­cos, con de­no­mi­na­ción de ori­gen

Fo­to­gra­fías de El Hue­co, en Me­de­llín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.