ROM­PER EL TIEM­PO

Arcadia - - ESPECIAL - Eduar­do Ma­tos Moc­te­zu­ma*

El ar­queó­lo­go me­xi­cano Eduar­do Ma­tos fue quien con­du­jo en­tre 1978 y 1982 las ex­ca­va­cio­nes en el Tem­plo Ma­yor de la ciu­dad de Te­noch­titlan, an­ti­gua ca­pi­tal del Im­pe­rio az­te­ca. Su con­cep­ción de la me­mo­ria es­tá atra­ve­sa­da por la his­to­ria, en­ten­di­da co­mo un fe­nó­meno co­lec­ti­vo.

La ar­queo­lo­gía nos per­mi­te pe­ne­trar en el tiem­po pa­ra lle­gar a re­cu­pe­rar la me­mo­ria de los hom­bres que fue­ron. Bien pu­dié­ra­mos re­fe­rir­nos a ella co­mo una mo­der­na má­qui­na del tiem­po que nos con­du­ce a las so­cie­da­des que exis­tie­ron en el pa­sa­do y que han que­da­do se­pul­ta­das con el pa­so de los si­glos. Mu­chas ve­ces me de­fino a mí mis­mo co­mo un sim­ple bus­ca­dor del tiem­po per­di­do, pa­ra­fra­sean­do a Proust, pe­ro a ve­ces lo en­cuen­tro. Una de­fi­ni­ción de ar­queo­lo­gía nos lle­va a con­si­de­rar­la aque­lla dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca que pue­de pe­ne­trar en el tiem­po pa­ra es­tar fren­te a fren­te con la obra del hom­bre, con el hom­bre mis­mo. Pa­ra lo­grar es­to, la ar­queo­lo­gía re­cu­rre a otras tan­tas cien­cias que le ayu­dan a co­no­cer lo que fue: la geo­lo­gía, la quí­mi­ca, la bio­lo­gía, la fí­si­ca… To­do ello es­tá di­ri­gi­do al es­tu­dio del pa­sa­do y ha­ce de la ar­queo­lo­gía mis­ma una dis­ci­pli­na plu­ral, uni­ver­sal, en la que mu­chos es­pe­cia­lis­tas tie­nen ca­bi­da.

Va más allá: pe­ne­tra en el tiem­po de los hom­bres y de los dio­ses. Lo mis­mo des­cu­bre el pa­la­cio del po­de­ro­so que la ca­sa del hu­mil­de; en­cuen­tra los uten­si­lios del ar­te­sano y las obras crea­das por el artista; des­cu­bre la mi­cros­co­pía del grano de po­len y con él la flo­ra uti­li­za­da, y el me­dioam­bien­te en que se dio; la fau­na que le pro­por­cio­nó ali­men­to y otros sa­tis­fac­to­res; la pre­sen­cia de so­cie­da­des com­ple­jas o co­mu­na­les; las prác­ti­cas ri­tua­les de la vi­da y de la muer­te. En fin. El ar­queó­lo­go pue­de to­mar el tiem­po en sus ma­nos con­ver­ti­do en un pe­da­zo de ce­rá­mi­ca.y aún así ¡cuán­tos da­tos se nos es­ca­pan!

Allí es­tá, pues, ex­pre­sa­da la me­mo­ria del hom­bre, de las so­cie­da­des que han de­ja­do su im­pron­ta a tra­vés de sus pro­pias obras, to­das ellas car­ga­das de his­to­ria que nos di­ce del de­ve­nir de las mis­mas. Sin me­mo­ria his­tó­ri­ca no ten­dría­mos an­te­ce­den­tes, se­ría­mos co­mo pa­rias so­bre la tie­rra y no sa­bría­mos de dón­de ve­ni­mos y ha­cia dón­de va­mos. Ne­ce­si­ta­mos co­no­cer nues­tros co­mien­zos pa­ra co­brar con­cien­cia ple­na de la ma­ne­ra en que nues­tros pa­sos pre­sen­tes se re­mon­tan a mi­les de pa­sos an­te­rio­res que fue­ron for­man­do y de­li­nean­do nues­tro ser ac­tual.

Tiem­po y es­pa­cio. Es­tas son las dos ca­te­go­rías fun­da­men­ta­les de la ar­queo­lo­gía. En ellas se en­cie­rra el de­ve­nir del hom­bre y de las so­cie­da­des por él crea­das. La pri­me­ra la en­ten­de­mos a par­tir de la cro­no­lo­gía que nos ubi­ca en los pro­ce­sos de desa­rro­llo por los que las so­cie­da­des se han ido desen­vol­vien­do, y es así co­mo el ar­queó­lo­go es­ta­ble­ce de­ter­mi­na­dos con­cep­tos que lo ayu­dan a en­ten­der me­jor ese pro­ce­so: eta­pas, pe­rio­dos, fa­ses y otros más son in­dis­pen­sa­bles pa­ra fi­jar la evo­lu­ción y la re­vo­lu­ción en los pro­ce­sos hu­ma­nos. Por otro la­do, pe­ro ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con el tiem­po, es­tá el es­pa­cio, que con­si­de­ra­mos el te­rri­to­rio en el que se desen­vol­vie­ron los di­fe­ren­tes epi­so­dios de las so­cie­da­des. Por de­más es­tá de­cir que am­bos con­cep­tos nos pre­ci­san la ac­ción del hom­bre so­bre la na­tu­ra­le­za y la ma­ne­ra en que es­ta es apro­ve­cha­da por me­dio de una se­rie de ins­tru­men­tos fa­bri­ca­dos pa­ra tal fin. A tra­vés de es­tas pre­sen­cias el ar­queó­lo­go pue­de re­cons­truir el pa­sa­do y en­ten­der me­jor los ti­pos de so­cie­da­des fren­te a las que se en­cuen­tra. To­do ello per­mi­te aden­trar­se en la ma­ne­ra de pen­sar de esos pue­blos y sa­ber, aun­que sea de for­ma apro­xi­ma­da, las ca­rac­te­rís­ti­cas de una me­mo­ria an­ces­tral.

Un ejem­plo pue­de ser­vir­nos pa­ra de­jar más cla­ro lo an­te­rior. En 1978, un ha­llaz­go for­tui­to pro­vo­ca­do por la la­bor de un gru­po de obre­ros en pleno co­ra­zón de Ciu­dad de Mé­xi­co hi­zo que se en­con­tra­ra una enor­me es­cul­tu­ra az­te­ca. En efec­to, el 21 de fe­bre­ro de 1978, en una es­qui­na en­tre las ca­lles Argentina y Gua­te­ma­la del cen­tro de la ciu­dad, los obre­ros que tra­ba­ja­ban en el turno de la ma­dru­ga­da de re­pen­te die­ron con un gran mo­no­li­to re­don­do, de 3,25 me­tros de diá­me­tro. Re­pre­sen­ta­ba a Co­yol­xauh­qui, dei­dad lu­nar la­bra­da en pie­dra y que, por lo que nos de­cían al­gu­nas fuen­tes es­cri­tas del si­glo xvi, era par­te del con­jun­to del Tem­plo Ma­yor o edi­fi­cio prin­ci­pal de la ciu­dad az­te­ca de Te­noch­titlan. El ha­llaz­go ca­sual hi­zo que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria ini­cia­ra una in­ves­ti­ga­ción mul­ti­dis­ci­pli­na­ria que con­tó con el apo­yo de ar­queó­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos, quí­mi­cos, bió­lo­gos, geó­lo­gos, his­to­ria­do­res y res­tau­ra­do­res, quie­nes se die­ron a la ta­rea de em­pren­der el Pro­yec­to Tem­plo Ma­yor pa­ra co­no­cer el edi­fi­cio que sim­bo­li­za­ba el cen­tro del uni­ver­so pa­ra los az­te­cas. Des­pués de cua­ren­ta años, se han re­cu­pe­ra­do no so­lo los res­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de mu­chos edi­fi­cios del re­cin­to ce­re­mo­nial de la ciu­dad az­te­ca, sino una ri­ca y va­ria­da in­for­ma­ción pro­ve­nien­te de bue­na can­ti­dad de ofren­das de­po­si­ta­das en ho­nor a los dio­ses que pre­si­dían el Tem­plo Ma­yor y edi­fi­cios ale­da­ños. Des­pués de cua­tro dé­ca­das, se han res­ca­ta­do mi­les de ob­je­tos que han per­mi­ti­do com­pren­der lo que sig­ni­fi­có aquel edi­fi­cio y los sim­bo­lis­mos que él mis­mo en­cie­rra. Los tra­ba­jos a mi car­go, rea­li­za­dos con un buen equi­po de co­la­bo­ra­do­res, nos lle­va­ron a pe­ne­trar en las en­tra­ñas del pen­sa­mien­to de es­te pue­blo. Esos mi­les de ob­je­tos y los con­tex­tos en el que se ha­lla­ban, más una ri­ca in­for­ma­ción pro­ce­den­te de las fuen­tes es­cri­tas por va­rios cro­nis­tas, han per­mi­ti­do, has­ta el mo­men­to, des­en­tra­ñar los ar­ca­nos del pa­sa­do az­te­ca, o por lo me­nos te­ner una idea más aca­ba­da del pen­sa­mien­to y la ma­ne­ra en que se ren­día cul­to a dio­ses que, co­mo el de la llu­via y el de la gue­rra, pre­si­dían la par­te al­ta del mo­nu­men­to y re­ve­la­ban la im­por­tan­cia que te­nían tan­to la agri­cul­tu­ra co­mo la gue­rra: fac­to­res ne­ce­sa­rios pa­ra el sos­te­ni­mien­to de la so­cie­dad az­te­ca.

Pa­ra el me­xi­cano de hoy es im­por­tan­te re­mon­tar­se en el tiem­po pa­ra lle­gar a co­no­cer su pro­pio pa­sa­do. La ar­queo­lo­gía ayu­da en es­ta bús­que­da y la me­mo­ria his­tó­ri­ca co­bra to­do el sen­ti­do en ese in­ten­to por en­ten­der lo que fui­mos, lo que so­mos y lo que pro­yec­ta­mos a fu­tu­ro. La me­mo­ria his­tó­ri­ca es par­te sus­tan­cial de no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.