El al­can­ce de las lla­mas

Arcadia - - EDITORIAL -

Bra­sil aca­ba de per­der un tro­zo de su me­mo­ria. El in­cen­dio que con­su­mió por com­ple­to el Mu­seo Na­cio­nal de Río de Ja­nei­ro, en la no­che del do­min­go 2 de sep­tiem­bre, aca­bó en po­cas ho­ras con bue­na par­te de las vein­te mi­llo­nes de pie­zas que alo­ja­ba la cons­truc­ción de 200 años. A su vez, es­tas pie­zas hoy per­di­das –un sin­nú­me­ro de fó­si­les y es­que­le­tos, de res­tos de ce­rá­mi­cas y es­pe­cies ra­ras, de uten­si­lios y do­cu­men­tos– alo­ja­ban tam­bién una re­gión entera del co­no­ci­mien­to hu­mano: dé­ca­das de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el país más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na; so­bre las cul­tu­ras an­ces­tra­les del Ama­zo­nas; so­bre el te­rri­to­rio más bio­di­ver­so del pla­ne­ta. Pa­ra po­ner un so­lo ejem­plo: bo­rra­do pa­ra siem­pre que­dó el de­no­mi­na­do Gru­po de Luzia, el ma­yor acer­vo del mun­do de in­di­vi­duos fo­si­li­za­dos de Mi­nas Ge­rais –unos 200, de cer­ca de 11.500 años– que cons­ti­tuían el co­ra­zón del ma­te­rial re­co­gi­do du­ran­te cua­tro dé­ca­das en el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de La­goa San­ta, fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der el ori­gen de los pue­blos ame­ri­ca­nos prehis­tó­ri­cos.

La no­ti­cia se re­gó por el mun­do. Pe­ro, pa­sa­das las se­ma­nas, ol­vi­da­da la no­ti­cia, ¿qué quie­re de­cir lo su­ce­di­do? ¿Có­mo se ex­pli­ca una tra­ge­dia de es­tas di­men­sio­nes? ¿Có­mo se en­tien­de y se en­cuen­tra, en las rui­nas que de­jó el in­cen­dio, un sig­ni­fi­ca­do pa­ra nues­tras vi­das y nues­tra so­cie­dad, tan frá­gi­les am­bas? “Aún re­sul­ta di­fí­cil men­su­rar lo ocu­rri­do”, es­cri­bió el crí­ti­co de ar­te Ha­lim Ba­da­wi. “Se eva­po­ró un cen­tro de gra­ve­dad, ca­si que mi cuer­po pue­de sen­tir li­ge­re­za no so­lo en el plano sim­bó­li­co, sino tam­bién en el plano fí­si­co, co­mo si un ho­yo ne­gro hu­bie­ra des­apa­re­ci­do y nues­tros cuer­pos hu­bie­ran que­da­do a la de­ri­va en el es­pa­cio y en el tiem­po, más li­ge­ros, me­nos den­sos, más sim­ples”. ¿Có­mo po­dría­mos evi­tar que al­go así se re­pli­que en otras par­tes, en los mu­seos y ar­chi­vos de Co­lom­bia, por ejem­plo, pla­ga­dos hoy de las ca­ren­cias de siem­pre?

Por más le­jos que es­té Bra­sil, el in­cen­dio de­be­ría en­cen­der alar­mas en Co­lom­bia, y de­be­ría ha­cer­lo con ur­gen­cia. Es­to tie­ne que ver, en pri­me­ra lí­nea, con el es­ta­do ac­tual de lo que alo­jan nues­tros mu­seos más im­por­tan­tes, y con el es­ta­do mis­mo de es­tos lu­ga­res. Preo­cu­pa­dos de­be­rían es­tar los res­pon­sa­bles de las bi­blio­te­cas, los ar­chi­vos, los mu­seos, los par­ques ar­queo­ló­gi­cos y las ca­sas de cul­tu­ra de to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal; so­lo pen­se­mos en lo que un desas­tre co­mo el de Bra­sil po­dría sig­ni­fi­car pa­ra la Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go, el Mu­seo Na­cio­nal, el Mu­seo del Oro, el Ar­chi­vo Ge­ne­ral de la Na­ción o el Mu­seo Co­lo­nial. De­be­rían es­tar­lo por­que hay que sa­ber que las lla­mas de Río de Ja­nei­ro ame­na­zan, de ma­ne­ra latente, a los li­bros, los ob­je­tos, los do­cu­men­tos his­tó­ri­cos y el ar­te, que nos dan iden­ti­dad co­mo Na­ción. No guar­dar­los y con­ser­var­los co­mo de­be­ría­mos po­dría aca­rrear re­tro­ce­sos, trau­mas di­fí­ci­les de su­pe­rar. Y que na­die di­ga lo con­tra­rio: to­dos lo sa­be­mos.

Por to­do lo an­te­rior re­sul­ta alar­man­te que el “nue­vo” plan de emer­gen­cias del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra aún si­ga “en pro­ce­so de ac­tua­li­za­ción”, co­mo ex­pli­can des­de el des­pa­cho de co­mu­ni­ca­cio­nes del Mu­seo Na­cio­nal cuan­do se lla­ma a ave­ri­guar. En 2017, di­cen, una con­vo­ca­to­ria abier­ta por la en­ti­dad, en alian­za con la Uni­dad Na­cio­nal de Ges­tión del Ries­go de Desas­tres, en­tre­gó un es­tí­mu­lo pa­ra la ges­tión del ries­go en mu­seos. Pe­ro el ga­na­dor “aho­ri­ta es­tá tra­ba­jan­do en to­do el desa­rro­llo de ges­tión del ries­go pa­ra pú­bli­co, per­so­na, in­fra­es­truc­tu­ra y co­lec­cio­nes en el mu­seo”. Es inex­pli­ca­ble que hoy esa la­bor si­ga in­com­ple­ta; que si­gan di­cien­do que “es­te pro­to­co­lo es de ma­ne­jo in­terno”, que “es­ta­mos tra­tan­do de im­ple­men­tar nue­vos me­ca­nis­mos”, que “el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y las en­ti­da­des de cul­tu­ra se es­tán ar­ti­cu­lan­do en es­te te­ma”. ¿Aca­so no lle­van ya años so­nan­do las de­nun­cias so­bre los pre­su­pues­tos “fa­mé­li­cos” de los mu­seos en el país? ¿No he­mos es­cu­cha­do ya su­fi­cien­tes ve­ces las ad­ver­ten­cias so­bre el es­ta­do “crí­ti­co” de las re­ser­vas del Mu­seo Na­cio­nal? ¿Cuán­tas ve­ces ha­brá que re­pe­tir que la des­apa­ri­ción de un mu­seo es una tra­ge­dia no so­la­men­te por­que su cau­sa in­me­dia­ta qui­zás pue­da ser in­con­tro­la­ble, sino pre­ci­sa­men­te por­que sus cau­sas más ge­ne­ra­les pue­den es­tar en nues­tras ma­nos, en nues­tra ne­gli­gen­cia y nues­tra creen­cia de que to­do es pos­ter­ga­ble?

Es una pa­ra­do­ja que mien­tras cre­ce el in­te­rés por el ar­te con­tem­po­rá­neo en el país, y que mien­tras tam­bién suben sus pre­cios, en el mun­do cul­tu­ral si­gan im­pe­ran­do la de­sidia y el des­cui­do de lo his­tó­ri­co, el pa­tri­mo­nio y la tra­di­ción, que son el com­bus­ti­ble de la crea­ción y la cul­tu­ra. Pro­vo­ca ma­les­tar pen­sar que el anun­cia­do au­men­to del pre­su­pues­to de Cul­tu­ra que se ave­ci­na con la aper­tu­ra del vi­ce­mi­nis­te­rio de Eco­no­mía Na­ran­ja va­ya pro­ba­ble­men­te a de­jar in­tac­ta la ur­gen­te de­man­da de pro­tec­ción y res­tau­ra­ción de los mu­seos. Aho­ra que ape­nas en­cien­de mo­to­res la nue­va mi­nis­tra Car­men Vás­quez, na­da mal cae­ría que pu­sie­ra es­to en­tre sus prio­ri­da­des, qui­zá con la crea­ción de un fon­do pa­ra pre­ve­nir desas­tres y ga­ran­ti­zar­le una vi­da lar­ga y dig­na a los mu­seos de Co­lom­bia.

Bra­sil aca­ba de per­der un tro­zo de su me­mo­ria; un pe­da­zo de su pa­sa­do y su fu­tu­ro. Co­lom­bia, en el mo­men­to his­tó­ri­co en que se en­cuen­tra, no pue­de dar­se el lu­jo de una pér­di­da co­mo esa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.