PRO­ME­TEO Y LA BA­TA­LLA POR LA ME­MO­RIA

Arcadia - - PORTADA - Ja­vier Or­tiz Cas­sia­ni* Bo­go­tá

El 8 de diciembre de 1978, cer­ca de diez mil per­so­nas de quin­ce de­par­ta­men­tos lle­ga­ron a la Pla­za del Fe­rro­ca­rril en Cié­na­ga, Mag­da­le­na, pa­ra inau­gu­rar un mo­nu­men­to a los tra­ba­ja­do­res ase­si­na­dos por el go­bierno de Mi­guel Aba­día Mén­dez. La es­cul­tu­ra, ori­gi­nal­men­te pensada pa­ra otro des­tino, hoy se blan­quea por el sa­li­tre y la mier­da de las aves.

Lo úni­co que pi­do es que no me va­yan a mon­tar al ne­gro en cual­quier ta­bu­re­te”, exi­gió el maes­tro Ro­dri­go Are­nas Be­tan­court (1919-1995) co­mo con­di­ción pa­ra do­nar la es­cul­tu­ra, y le hi­cie­ron ca­so. En las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na del miér­co­les 6 de diciembre de 1978, en con­me­mo­ra­ción de los cin­cuen­ta años de la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras, ba­jo la bó­ve­da gi­gan­te que for­ma­ba un cie­lo de arre­bo­les en Cié­na­ga, Mag­da­le­na, un co­lo­sal ne­gro des­nu­do dio un pa­so al fren­te, co­mo ca­mi­nan­do en el ai­re, sus­pen­di­do en un pe­des­tal de seis me­tros de al­tu­ra cons­trui­do con rie­les de fe­rro­ca­rril so­bre una ba­se de con­cre­to. Do­ce to­ne­la­das de bron­ce y ace­ro fun­di­do mol­dea­ban el cuer­po per­fec­ta­men­te de­fi­ni­do de un jo­ven ne­gro de ca­tor­ce me­tros de al­tu­ra. Su bra­zo iz­quier­do y la mano em­pu­ña­da for­ma­ban un án­gu­lo de 45 gra­dos; sos­te­nía en las al­tu­ras un ma­che­te con su mano de­re­cha, y mi­ra­ba al fren­te, de­ci­di­do, con la ca­be­za er­gui­da, co­mo quien ha ubi­ca­do con cla­ri­dad en el ho­ri­zon­te del mar Ca­ri­be al ene­mi­go de­po­si­ta­rio de sus ame­na­zas.

Y sí, la es­cul­tu­ra ha­bía si­do pensada pa­ra que mi­ra­ra ha­cia el mar Ca­ri­be, pe­ro no des­de un lu­gar del li­to­ral co­lom­biano sino des­de la isla de Cu­ra­zao, en el Ca­ri­be in­su­lar, cer­ca de las cos­tas ve­ne­zo­la­nas. To­do in­di­ca que en 1974 el go­bierno co­lo­nial de la isla ho­lan­de­sa con­tra­tó los ser­vi­cios de Are­nas Be­tan­court pa­ra que pro­yec­ta­ra un mo­nu­men­to en ho­me­na­je a Tu­la, un ne­gro ci­ma­rrón que en 1795 ha­bía li­de­ra­do una re­vuel­ta de es­cla­vi­za­dos que pu­so en aprie­tos a la au­to­ri­dad im­pe­rial de la isla. La re­vuel­ta ter­mi­nó des­pués de va­rios me­ses de luchas san­grien­tas. Tu­la fue cap­tu­ra­do y tor­tu­ra­do has­ta mo­rir – co­mo se es­ti­la­ba en la épo­ca–, y pa­só a in­te­grar la ga­le­ría de ne­gros rebeldes que, co­mo un pro­lon­ga­do hu­ra­cán, za­ran­dea­ron po­lí­ti­ca­men­te al Ca­ri­be a fi­na­les del si­glo xviii. Pe­ro por al­gu­na ra­zón el con­tra­to con los ho­lan­de­ses se ca­yó y la es­ta­tua de Tu­la no al­can­zó la con­di­ción de ale­go­ría de las luchas an­ti­es­cla­vis­tas en Cu­ra­zao jus­to cuan­do se cum­plían 160 años de aque­lla re­be­lión. Bo­ce­tos y un mo­de­lo a es­ca­la en ar­ci­lla co­ci­da se que­da­ron por ahí, in­ver­nan­do en al­gún rin­cón del ta­ller del maes­tro en Me­de­llín.

No hay que ser de­ma­sia­do ob­ser­va­dor pa­ra dar­se cuen­ta de que el Pro­me­teo de la li­ber­tad, co­mo el es­cul­tor bau­ti­zó su obra, es­tá fun­da­men­ta­do en las pin­tu­ras de ne­gros su­ble­va­dos que cir­cu­la­ron en Eu­ro­pa,amé­ri­ca y el Ca­ri­be du­ran­te el si­glo xviii.al­go de ese ha­lo imponente que pro­yec­ta Leo­nard Par­kin­son –capitán de los ci­ma­rro­nes de Ja­mai­ca– en el gra­ba­do que ela­bo­ró el in­glés Abraham Raim­bach en 1796 se per­ci­be en la gi­gan­tes­ca es­ta­tua de Cié­na­ga. Pe­ro qui­zás Are­nas en­con­tró una me­jor re­fe­ren­cia en los ma­ra­vi­llo­sos gra­ba­dos de ci­ma­rro­nes que hi­zo Wi­lliam Bla­ke por en­car­go de un edi­tor pa­ra ilus­trar las me­mo­rias del capitán bri­tá­ni­co John Ga­briel Sted­man. En­tre 1772 y 1777, Sted­man es­tu­vo al ser­vi­cio del ejér­ci­to ho­lan­dés en la gue­rra con­tra los ne­gros rebeldes de Su­ri­nam y es­cri­bió un fas­ci­nan­te y cru­do do­cu­men­to con el tí­tu­lo de “Na­rra­ción de una ex­pe­di­ción de cin­co años con­tra los ne­gros su­ble­va­dos de Su­ri­nam”, edi­ta­do por pri­me­ra vez en Lon­dres en 1796. De 1791 a 1794, a par­tir de las acua­re­las y las me­mo­rias del mer­ce­na­rio, Bla­ke pu­so to­do su ta­len­to y sudó an­te el bu­ril y la plan­cha de cobre pa­ra rea­li­zar los gra­ba­dos. Inspirado en la na­rra­ción de la épi­ca ci­ma­rro­na, el ar­tis­ta es­cri­bió el poe­ma “Amé­ri­ca” y for­ta­le­ció las ale­go­rías al Pro­me­teo afri­cano de ex­pe­rien­cia ca­ri­be­ña, lla­ma­do a to­mar en sus ma­nos la an­tor­cha del fue­go re­vo­lu­cio­na­rio que ex­pe­ri­men­ta­ba la hu­ma­ni­dad.

UN GNO­MO EN LA ZO­NA

Na­die más que Are­nas Be­tan­court sa­bía que su obra ha­bía si­do con­ce­bi­da con el ba­rro de los pan­ta­nos por don­de se mo­vían los ne­gros rebeldes del Ca­ri­be. Por eso, cuan­do en fe­bre­ro de 1978 lo abor­dó un gru­po de miem­bros del Mo­vi­mien­to In­de­pen­dien­te Re­vo­lu­cio­na­rio (Moir) pa­ra pe­dir­le su co­la­bo­ra­ción en la cons­truc­ción de un mo­nu­men­to pa­ra hon­rar la me­mo­ria de los tra­ba­ja­do­res ma­sa­cra­dos en la zo­na ba­na­ne­ra en 1928, di­jo que sí, que lo ha­ría gra­tis.y pen­só en aquel ci­ma­rrón en­ga­ve­ta­do. Pe­ro no so­lo exi­gió pa­ra su ci­ma­rrón una pla­ta­for­ma lo su­fi­cien­te­men­te al­ta, dig­na de su tra­di­ción es­cul­tó­ri­ca que po­nía a sus obras a des­ga­rrar el vien­to. Cons­cien­te de que su tra­ba­jo re­pre­sen­ta­ba una ci­ma­rro­ne­ría de otro tiem­po y otro es­pa­cio, y fiel al com­pro­mi­so po­lí­ti­co y so­cial de la obra con el en­torno –co­mo buen dis­cí­pu­lo de la es­cue­la ar­tís­ti­ca que ha­bía pa­ri­do la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na–, sa­có di­ne­ro de su bol­si­llo y se fue a la re­gión a con­vi­vir con la gen­te y a co­mer gui­neo co­ci­do con que­so al desa­yuno.

El es­cri­tor Juan Die­go Me­jía vi­vía en­ton­ces en la pequeña po­bla­ción ba­na­ne­ra de Se­vi­lla co­mul­gan­do con el apos­to­la­do maoís­ta de los “pies des­cal­zos”, que con­sis­tía en que los jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios tu­vie­ran la ex­pe­rien­cia re­vo­lu­cio­na­ria de vi­vir co­mo los cam­pe­si­nos po­bres. Él, que fue uno de los pro­mo­to­res del mo­nu­men­to, me di­jo que pa­ra la gen­te de esos lu­ga­res se hi­zo co­ti­dia­na la ima­gen de un hom­bre en ber­mu­das, ca­mi­se­ta, bar­ba lar­ga en­tre­ca­na, ca­be­llo de ce­pi­llo cor­ta­do al ra­pe y pier­nas cor­tas. Are­nas Be­tan­court pa­re­cía un gno­mo o un fauno que apu­ra­ba tra­gos de whisky con Co­ca Co­la por los sen­de­ros de la zo­na ba­na­ne­ra, bus­can­do las cla­ves pa­ra que aquel dis­po­si­ti­vo con­ce­bi­do pa­ra re­pre­sen­tar una me­mo­ria de lu­cha in­su­lar del si­glo xviii re­crea­ra una me­mo­ria de una lu­cha me­nos añe­ja y lo­cal. Lo tran­qui­li­zó sa­ber que en la zo­na ha­bía tra­ba­ja­do­res del ba­nano con la mis­ma ne­gru­ra de su ci­ma­rrón, mu­chos de ellos mi­gran­tes de los lu­ga­res del Ca­ri­be con ma­yor con­cen­tra­ción de gen­te negra que lle­gó en los tiem­pos de la bo­nan­za y de­ci­dió asen­tar­se en la re­gión. De es­te tra­ba­jo de cam­po sur­gió la idea de po­ner­le a la es­cul­tu­ra el ma­che­te en la mano de­re­cha. “Me gus­ta, le da fuer­za”, di­cen que di­jo Are­nas en­tu­sias­ma­do. Al­guien pu­do­ro­so tam­bién su­gi­rió –si bien se hi­zo a úl­ti­ma ho­ra– que le cu­brie­ran las ge­ne­ro­sas pro­por­cio­nes ge­ni­ta­les con un di­mi­nu­to ta­pa­rra­bos, lo que no evi­tó que en una no­ta de un pe­rió­di­co ca­pi­ta­lino el pe­rio­dis­ta hi­cie­ra men­ción a “su pe­ne ca­si erec­to” en la des­crip­ción de la efi­gie.tam­po­co lo­gró im­pe­dir que en la co­ti­dia­ni­dad cie­na­gue­ra la es­ta­tua se nom­bra­ra alu­dien­do a las di­men­sio­nes de sus tes­tícu­los.

Are­nas Be­tan­court no co­bró por la es­cul­tu­ra, la do­nó.tam­bién fue una per­so­na cla­ve en el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción del even­to con­me­mo­ra­ti­vo, al pun­to de con­ver­tir­se en miem­bro del co­mi­té que se creó pa­ra es­te pro­pó­si­to el 26 de mar­zo de 1978 en Bo­go­tá.“lo que nos pro­po­ne­mos es un ho­me­na­je al lu­cha­dor masa, al lu­cha­dor pue­blo”, di­jo en los

días pre­vios a la inau­gu­ra­ción del mo­nu­men­to. En una na­ción que es­tre­na­ba un con­tro­ver­ti­do es­ta­tu­to de se­gu­ri­dad, el maes­tro se atre­vió a de­fi­nir su obra co­mo “una ex­pre­sión de so­li­da­ri­dad con las luchas re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia”. are­nas fue más allá. Di­jo que los go­bier­nos siem­pre ha­bían tra­ta­do de ocul­tar y ha­cer ol­vi­dar los he­chos, pe­ro que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de que la na­ción re­cor­da­ra es­ta ma­sa­cre, y en­ton­ces en­tró en el te­rreno mi­na­do de las ci­fras: “los que co­no­cen los sucesos de las ba­na­ne­ras sa­ben que hu­bo mi­les de muer­tos”, y con­clu­yó di­cien­do que eran po­cos los que sa­bían el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de es­te he­cho, de mo­do que ahí de­bía es­tar la con­tri­bu­ción pe­da­gó­gi­ca de su obra.

ME­MO­RIA Y ABAN­DONO

La ci­fra fue des­de el prin­ci­pio el asun­to de las di­fi­cul­ta­des. El día de la con­me­mo­ra­ción, cer­ca de diez mil per­so­nas se con­gre­ga­ron en la Pla­za los Már­ti­res, un pe­la­de­ro con al­gu­nos char­cos de aguas adon­de lle­ga­ban las flo­tas de bu­ses y don­de es­tu­vo la vie­ja es­ta­ción del tren, en la que cin­cuen­ta años atrás ha­bían ocu­rri­do los he­chos. Juan Aran­go Lon­do­ño, uno de los or­ga­ni­za­do­res del even­to, re­cuer­da cla­ra­men­te que, po­cos días an­tes de la inau­gu­ra­ción, el es­cul­tor Ga­briel Res­tre­po lle­gó a Cié­na­ga ha­cien­do de co­pi­lo­to del con­duc­tor de una trac­to­mu­la que traía des­de Me­de­llín al ci­ma­rrón de Are­nas acos­ta­do en el re­mol­que. Fue una ca­rre­ra con­tra el tiem­po. En la ma­dru­ga­da del 6 de diciembre otra vez hu­bo fue­go. El fue­go de los apa­ra­tos de sol­da­du­ra que afe­rra­ban la es­cul­tu­ra a la pla­ta­for­ma subida por una grúa de la Elec­tri­fi­ca­do­ra del Atlán­ti­co con­se­gui­da a úl­ti­mo mo­men­to. Con los pri­me­ros ra­yos del sol, un pe­que­ño gol­pe de esa mis­ma grúa a la es­cul­tu­ra pa­ra com­pro­bar la so­li­dez de la aza­ro­sa ins­ta­la­ción fue el bau­ti­zo y la con­fir­ma­ción de que el ne­gro es­ta­ba allí, fir­me, pa­ra que­dar­se por mu­cho tiem­po.

Hu­bo mu­chos po­li­cías ro­dean­do el lu­gar, por­que el al­cal­de de Cié­na­ga, in­quie­to con la fuer­za de la con­vo­ca­to­ria y con la ro­me­ría de gen­te que lle­gó al mu­ni­ci­pio des­de muy tem­prano, pen­sa­ba que la me­mo­ria do­lo­ro­sa avi­va­ría el des­or­den. Es­ta­ba tan abra­za­do a sus pre­sa­gios te­me­ro­sos que, se­gún con­tó Juan Gos­sain en una no­ta pa­ra El He­ral­do, su­gi­rió a uno de los or­ga­ni­za­do­res que pu­sie­ra can­cio­nes va­lle­na­tas en­tre dis­cur­so y dis­cur­so pa­ra tran­qui­li­zar a la gen­te. Pe­ro na­da al­te­ró el or­den. Al­gu­nos cro­nis­tas de la épo­ca con­ta­ron que los mis­mos or­ga­ni­za­do­res lo­gra­ron pac­tar con los due­ños de los ne­go­cios de la pla­za pa­ra que no ven­die­ran li­cor du­ran­te los ac­tos, y has­ta la fa­mi­lia que con­tro­la­ba en Cié­na­ga la nue­va bo­nan­za, la ma­rim­be­ra, no tu­vo nin­gún re­pa­ro y se mos­tró com­pla­cien­te con el even­to. Di­cen que un he­li­cóp­te­ro de la Fuer­za Aé­rea Co­lom­bia­na so­bre­vo­la­ba Cié­na­ga, pe­ro no hu­bo ejér­ci­to ni sol­da­dos pa­ra­pe­ta­dos en los te­chos de las ca­sas cer­ca­nas con me­tra­lle­tas. Hu­bo sí me­tra­lla de dis­cur­sos en la ta­ri­ma. Hu­bo sin­di­ca­lis­tas, lí­de­res gre­mia­les, aso­cia­cio­nes de cam­pe­si­nos, aso­cia­cio­nes de mu­je­res, es­tu­dian­tes, di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, ar­tis­tas, mú­si­cos, ac­to­res, va­gos, ve­te­ra­nos de la huel­ga de 1928, y es­tu­vo la pro­fe­so­ra Fi­lo­me­na Sarmiento Ran­gel, la viu­da de Raúl Eduar­do Mahe­cha –má­xi­mo di­ri­gen­te de aque­lla huel­ga–, quien llo­ró y se cu­brió el ros­tro cuan­do anun­cia­ron su pre­sen­cia des­de la ta­ri­ma. Otros tam­bién llo­ra­ron.

La me­mo­ria es un cam­po de ba­ta­lla. El do­min­go pre­vio, la car­ta al lec­tor del Ma­ga­zín Do­mi­ni­cal de El Es­pec­ta­dor, que pre­sen­ta­ba la edi­ción de­di­ca­da a los cin­cuen­ta años de la ma­sa­cre, co­men­zó di­cien­do que se tra­ta­ba de la con­me­mo­ra­ción de un acon­te­ci­mien­to que afec­tó y se­gui­ría afec­tan­do de mu­chas ma­ne­ras la his­to­ria de la na­ción co­lom­bia­na. Los sucesos, de­cía la car­ta, ha­bían ge­ne­ra­do tan­tas y tan di­sí­mi­les in­ter­pre­ta­cio­nes, que “qui­zá so­lo el desapa­sio­na­do trans­cur­so del tiem­po lo­gra­ría uni­fi­car­las”. Es­cri­bían con el de­seo. Nin­gún acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co del país ha­bía de­mos­tra­do tan­to co­mo la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras que la me­mo­ria se­guía in­vo­cán­do­se con la mis­ma pa­sión de siem­pre, a pe­sar del avan­ce del tiem­po. El re­cuer­do de do­lor y de la muer­te, en vez de uni­fi­car la na­ción, era la ca­ja de re­so­nan­cia de las di­vi­sio­nes y la con­fir­ma­ción de las in­jus­ti­cias que le ha­bían da­do ori­gen. La de la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras, qui­zá por el in­te­rés in­me­dia­to de ne­gar­la, por un la­do, y por el de cons­truir un sím­bo­lo tan fun­da­men­tal pa­ra la lu­cha, por el otro, era una me­mo­ria que se ha­bía cons­trui­do rá­pi­do, con los muer­tos to­da­vía ti­bios. Con su ho­me­na­je a los muer­tos a tra­vés de una es­cul­tu­ra que por su fuer­za al­gu­nos de­cían que pa­re­cía vi­va, el más bri­llan­te es­cul­tor de la na­ción en­tra­ba en la ba­ta­lla por la me­mo­ria.

Are­nas Be­tan­court hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra que su mo­nu­men­to, pen­sa­do al prin­ci­pio pa­ra enal­te­cer una me­mo­ria ci­ma­rro­na in­su­lar, es­tu­vie­ra a la al­tu­ra de las luchas de los tra­ba­ja­do­res del ba­nano y de la me­mo­ria de los muer­tos. co­mo wi­lliam Bla­ke, que en al­gún mo­men­to a fi­na­les del si­glo xviii ima­gi­nó que la li­ber­tad de la hu­ma­ni­dad se­ría al­can­za­da a tra­vés de la me­dia­ción de un afri­cano víc­ti­ma del su­fri­mien­to en una co­lo­nia del Ca­ri­be o Su­ra­mé­ri­ca, are­nas pu­so a dis­po­si­ción de la na­ción el Pro­me­teo de la li­ber­tad pa­ra la cons­truc­ción de una me­mo­ria re­den­to­ra. y tu­vo el cui­da­do de que no la en­ca­ra­ma­ran so­bre cual­quier an­da­mio. Fue mon­ta­do so­bre una es­truc­tu­ra que for­ma­ba una es­pe­cie de le­tra grie­ga lamb­da en mi­nús­cu­la, cons­trui­da na­da me­nos que con pe­da­zos de rie­les de fe­rro­ca­rril. La co­sa pu­do ser obra de la ca­sua­li­dad, pe­ro se me an­to­ja un sím­bo­lo de­ma­sia­do fuer­te co­mo pa­ra de­jar­lo al azar. Se tra­ta de una re­pre­sen­ta­ción de los rie­les por don­de tran­si­ta­ba el tren que ha­bía trans­por­ta­do a los muer­tos pa­ra arro­jar­los al mar, de acuer­do con la ima­gi­na­ción li­te­ra­ria del bru­jo ma­yor, quien de pa­so le di­se­ñó una me­mo­ria de di­men­sión uni­ver­sal al acon­te­ci­mien­to.

En mi in­fan­cia, aque­lla es­ta­tua se con­vir­tió en un pun­to fun­da­men­tal en la car­to­gra­fía de mis

La es­cul­tu­ra de Are­nas Be­tan­court re­pre­sen­ta un he­cho que no de­be­ría ser mo­ti­vo de con­tro­ver­sia pa­ra nin­gún ser hu­mano sen­sa­to: la ma­sa­cre de una mul­ti­tud in­de­fen­sa

va­ca­cio­nes es­co­la­res. Cuan­do ca­da año ha­cía el trán­si­to de­va­lle­du­par a San­ta Mar­ta, mi­rar­la asom­bra­do des­de la ven­ta­na de un bus era la con­fir­ma­ción de es­tar en­tran­do a los reinos de las de­li­cias del gui­neo pa­so.el bus avan­za­ba por una ca­rre­te­ra que sa­lu­da­ba con ma­tas de ba­nano y atra­ve­sa­ba ríos de agua fres­ca que ba­ja­ban de la Sie­rra. Nun­ca su­pe su nom­bre ofi­cial, pe­ro sí te­nía idea de lo que re­pre­sen­ta­ba. Mi pa­dre ha­bía tra­ba­ja­do co­mo la­brie­go en una fin­ca de Gua­ca­ma­yal va­rios años an­tes de que yo na­cie­ra, pe­ro en ca­sa siem­pre fui­mos cons­cien­tes de los ru­mo­res de la ho­ja­ras­ca. Sin em­bar­go, aquel ci­ma­rrón no se que­dó ahí co­mo sím­bo­lo de la con­fian­za de to­dos. Qui­zá la co­sa co­men­zó al día si­guien­te de la inau­gu­ra­ción cuan­do la ro­me­ría que col­mó la pla­za re­tor­nó a su lu­gar de ori­gen y los ha­bi­tan­tes de Cié­na­ga vol­vie­ron a su lu­cha co­ti­dia­na con el sa­li­tre. Nun­ca más la pren­sa na­cio­nal vol­vió a fi­jar­se en el mo­nu­men­to, sal­vo por­que de­bi­do a su gran ta­ma­ño era im­po­si­ble no sa­ber que es­ta­ba allí y por­que un re­du­ci­do ac­ti­vis­mo obre­ro lle­va­ba flo­res ca­da 6 de diciembre. La na­ción aban­do­nó a Pro­me­teo.

En 1986,Vi­lle­gas Edi­to­res pu­bli­có Are­nas Be­tan­court.un rea­lis­ta más allá del tiem­po,un li­bro ma­ra­vi­llo­so con un ín­ti­mo y lar­go pró­lo­go de Ot­to Mo­ra­les Be­ní­tez y va­rios tex­tos del pro­pio Are­nas. Pe­ro lo que lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción es que de las ca­si 300 imá­ge­nes que ilus­tran be­lla­men­te el li­bro, so­lo una es­tá de­di­ca­da al Pro­me­teo de la li­ber­tad, y no es un da­to me­nor de­cir que es un detalle del mo­nu­men­to de es­pal­das. Uno pue­de re­crear­se a lo lar­go de las 284 pá­gi­nas con de­ce­nas de fo­tos que mues­tran la de­fi­ni­ción agó­ni­ca de los ca­ba­llos del mo­nu­men­to Lan­ce­ros del Pan­tano de­var­gas y con la ex­pre­sión irre­pe­ti­ble de los mu­chos per­so­na­jes que for­man el mo­nu­men­to La Ra­za, y ca­si que pue­de adi­vi­nar a tra­vés de las imá­ge­nes la in­ten­si­dad del vien­to so­bre el que flo­ta el Bo­lí­var des­nu­do de Pe­rei­ra. Pe­ro ex­tra­ña una fo­to que mues­tre la ins­ta­la­ción in­cier­ta del Pro­me­teo en Cié­na­ga, la di­men­sión del cá­ña­mo que ro­dea su cin­tu­ra o los ar­ti­fi­cios que hi­cie­ron po­si­ble afe­rrar­le un ma­che­te de 150 ki­lo­gra­mos de pe­so a su mano de­re­cha.

UN MO­NU­MEN­TO SIN DUE­ÑO

Así las co­sas, es­ta­mos ten­ta­dos a creer que la po­ca con­si­de­ra­ción a la es­cul­tu­ra se de­be a su ex­tra­ña con­di­ción de re­pre­sen­tan­te de una me­mo­ria atra­pa­da en otra me­mo­ria pa­ra la que no fue pensada. No. En reali­dad las jus­ti­fi­ca­cio­nes sue­len ser más pe­des­tres. Mu­chos han ar­gu­men­ta­do que la gen­te negra no es ma­yo­ri­ta­ria en la re­gión, de mo­do que no se sien­ten re­fle­ja­dos allí, ni ellos ni sus an­te­pa­sa­dos, y que por su­pues­to pa­ra en­ton­ces es­ta­ban le­jos de an­dar des­nu­dos; otros, des­de to­da re­nun­cia a la idea de re­pre­sen­ta­ción co­lec­ti­va, to­ma­ron dis­tan­cia del mo­nu­men­to y lle­ga­ron a con­ven­cer­se de que esa es­cul­tu­ra atlé­ti­ca per­so­ni­fi­ca a la frá­gil y me­dia­na fi­gu­ra del di­ri­gen­te to­li­men­se Raúl Eduar­do Mahe­cha. Tal vez la ex­pli­ca­ción más con­vin­cen­te es que, a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de esculturas de Are­nas Be­tan­court, es­ta no fue con­tra­ta­da pa­ra re­sal­tar una me­mo­ria ofi­cial y he­ge­mó­ni­ca, no la ad­qui­rió el go­bierno na­cio­nal ni la Go­ber­na­ción del Mag­da­le­na ni la Al­cal­día de Cié­na­ga. Fue la ini­cia­ti­va de unos ciu­da­da­nos con posiciones al­ter­na­ti­vas, quie­nes con­ven­cie­ron al es­cul­tor más ce­le­bra­do de la na­ción e hi­cie­ron va­ca con sin­di­ca­tos y aso­cia­cio­nes gre­mia­les pa­ra com­prar los ma­te­ria­les de fun­di­ción y lle­var­la en un lar­go via­je des­de Me­de­llín has­ta el si­tio de la tra­ge­dia.

No exis­te en­ton­ces al­re­de­dor de la es­ta­tua ni re­tó­ri­ca ofi­cial ni pe­da­go­gía al­gu­na que la con­vier­ta en mo­nu­men­to na­cio­nal. Qui­zás a es­ca­sos diez años del cen­te­na­rio de la Ma­sa­cre de las Ba­na­ne­ras, la na­ción de­ba dar­se cuen­ta de que la es­cul­tu­ra de Are­nas Be­tan­court no re­pre­sen­ta ni 3000 ni 1000 ni 600 ni 500 ni 140 ni 75 ni vein­te ni quin­ce ni nueve muer­tos, ni nin­gu­na po­si­ción ideo­ló­gi­ca es­pe­cí­fi­ca. Re­pre­sen­ta un acon­te­ci­mien­to que no de­be­ría ser mo­ti­vo de con­tro­ver­sia pa­ra nin­gún ser hu­mano sen­sa­to: que la ma­dru­ga­da del 6 de diciembre de 1928, el ejér­ci­to co­lom­biano dis­pa­ró so­bre una mul­ti­tud in­de­fen­sa y que ese he­cho do­lo­ro­so fue fun­da­men­tal en la cons­truc­ción de la na­ción. Tal vez, so­lo tal vez, se evi­ta­rá con eso que el Pro­me­teo de la li­ber­tad, el ci­ma­rrón al­ti­vo, si­ga sien­do con­su­mi­do por el ol­vi­do, mien­tras lo blan­quea el sa­li­tre y la mier­da de las aves ma­ri­nas.

En su es­tu­dio, Ro­dri­go Are­nas Be­tan­court di­bu­ja a lá­piz so­bre pa­pel man­te­qui­lla el au­to­rre­tra­to Me­mo­ria de El Uvi­tal (1982-1984).

El mo­nu­men­to se al­za has­ta hoy en la Pla­za de los Már­ti­res de Cié­na­ga, Mag­da­le­na, cer­ca del lu­gar don­de tu­vo lu­gar la ma­sa­cre en 1928.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.