CO­MO EL CÁNCER, LA VI­DA

Arcadia - - CRÍTICA - Ca­mi­lo Ho­yos

Que la vi­da es co­mo un tex­to, to­dos lo sa­be­mos; y que la lee­mos siem­pre des­de el dra­ma es al­go que R. S. nos re­cor­dó con su úl­ti­mo li­bro, por­que to­do lo que nos su­ce­de lo con­ver­ti­mos en un pa­ra al­go, así sea (y ya es mu­cho) pa­ra ser con­ta­da. No creo que la li­te­ra­tu­ra o la poe­sía nos per­mi­ta ser me­jo­res per­so­nas, se tra­ta de otra co­sa: de per­mi­tir­nos crear sen­ti­do a par­tir de la ex­pe­rien­cia. Y po­cos li­bros co­mo el de Ale­jan­dro Ga­vi­ria, quien en pleno ejer­ci­cio de su la­bor de mi­nis­tro de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial le fue diag­nos­ti­ca­do un fe­roz cáncer, pue­de ser me­jor ejem­plo de esa pre­mi­sa. “Tal vez la esen­cia de to­do no sea la fe­li­ci­dad”, di­ce en las úl­ti­mas pá­gi­nas, “sino te­ner, al fi­nal de la vi­da, una bue­na his­to­ria que con­tar”.

Una ma­ña­na de ju­nio de 2017, mien­tras Ga­vi­ria se di­ri­gía a una reunión con los se­cre­ta­rios de Sa­lud mu­ni­ci­pa­les, no­tó con has­tío la sen­sa­ción de abo­ta­ga­mien­to y lle­nu­ra con la que ha­bía des­per­ta­do; ha­cia las cua­tro de la tar­de el do­lor en la par­te su­pe­rior del ab­do­men lo lle­vó a una clí­ni­ca. Las sos­pe­chas se con­fir­ma­ron: no se tra­ta­ba de una apen­di­ci­tis o de un pro­ble­ma en la ve­sí­cu­la, sino de un cáncer lin­fá­ti­co, que al fi­nal de la se­ma­na re­ci­bió su nom­bre y ape­lli­do: lin­fo­ma no Hodg­kin di­fu­so, de cé­lu­la gran­de, ti­po B.

No es gra­tui­to que en el me­dio mé­di­co se re­fie­ran a po­ner­le nom­bre y ape­lli­do al cáncer, por­que lue­go de su con­fir­ma­ción, la vi­da se con­vier­te en un pro­ce­so en que las co­sas se de­ben nom­brar de nue­vo, sa­car­las del os­tra­cis­mo, de­pu­rar lo in­ne­ce­sa­rio. Sur­gen, tal co­mo nos com­par­te Ga­vi­ria, las co­sas que nos gus­ta­ría ha­cer, pe­ro ha­cer de ver­dad: en su ca­so, ir a Ba­rran­qui­lla a ver ju­gar la se­lec­ción, sol­tar diez o vein­te hi­juepu­tazos, y lue­go to­mar tres cer­ve­zas a la sa­li­da del es­ta­dio; sa­lir con su es­po­sa en la tar­de, en­trar en el res­tau­ran­te ita­liano, sen­tar­se del mis­mo la­do de la me­sa, pe­dir una bo­te­lla de vino y brin­dar por­que es­tán jun­tos; ba­jar por Quin­ta Ca­ma­cho has­ta San Li­bra­rio, com­prar dos li­bros y re­gre­sar a su ca­sa, don­de ya sen­ta­do en su si­llón pue­de aca­ri­ciar­los y leer­los a medias.

Al leer la vi­da y re­nom­brar las co­sas sur­ge un nue­vo sen­ti­do, co­mo se di­bu­ja en las pá­gi­nas en que Ga­vi­ria nos cuen­ta so­bre la do­ble lu­cha con­tra el cáncer: co­mo mi­nis­tro, re­vi­san­do los pre­cios de los me­di­ca­men­tos y las po­lí­ti­cas asis­ten­cia­les, pe­ro tam­bién co­mo pa­cien­te, pos­tra­do en la ca­ma, re­ci­bien­do el tra­ta­mien­to de mano de la en­fer­me­ra. Una de sus pá­gi­nas más me­mo­ra­bles se da cuan­do trae a co­la­ción la im­por­tan­cia del me­di­ca­men­to Ri­tu­xi­mab, cu­yo pre­cio tu­vo que re­gu­lar sien­do mi­nis­tro, pe­ro cu­ya im­por­tan­cia sien­do pa­cien­te su­peró con cre­ces cual­quier preo­cu­pa­ción ad­mi­nis­tra­ti­va. Se tra­tó del pri­mer me­di­ca­men­to que le apli­ca­ban en la ma­ña­na, y siem­pre, en una reite­ra­ción ob­se­si­va, le de­cía a la en­fer­me­ra de turno: “A ese me­di­ca­men­to le ba­jé el pre­cio”. La en­fer­me­ra lo mi­ra­ba con cu­rio­si­dad, acos­tum­bra­da a la “lo­cua­ci­dad im­per­ti­nen­te” de los pa­cien­tes de cáncer. Va a más: lue­go de la re­lec­tu­ra de su vi­da, Ga­vi­ria con­clu­ye que “Na­die sa­be pa­ra quién tra­ba­ja”.

Ya qui­sie­ra uno que to­dos los au­to­res que pu­bli­can en el Jour­nal of De­ve­lop­ment Eco­no­mics co­men­za­ran su pa­per con un epí­gra­fe de Wis­la­wa Szym­bors­ka, por­que quie­nes lee­mos poe­sía sa­be­mos que mu­chas ve­ces los ver­sos re­pre­sen­tan me­jor las es­ta­dís­ti­cas. Re­pen­sar­se es tam­bién traer a los au­to­res que lo han acom­pa­ña­do en su vi­da, los ver­sos y ci­tas que ha ve­ni­do co­lec­cio­nan­do. Aho­ra tie­nen un pa­ra qué. Ga­vi­ria trae una ci­ta de Carl Sa­gan: “Es­tar a pun­to de mo­rir es una ex­pe­rien­cia tan po­si­ti­va, tan for­ma­do­ra, que la re­co­men­da­ría a cual­quier per­so­na, sal­vo, por su­pues­to, por el irre­duc­ti­ble y esen­cial mo­men­to de ries­go”. Es­te li­bro de Ga­vi­ria no es un li­bro pa­ra quie­nes pa­de­cen o han pa­de­ci­do el cáncer, lin­fá­ti­co o no, sino pa­ra to­dos aque­llos que quie­ren com­pren­der la vi­da des­de otra ori­lla, des­de otros pun­tos de re­fe­ren­cia, des­de otros ver­sos. Por­que co­mo el cáncer, la vi­da.

Hoy es siem­pre to­da­vía. La his­to­ria de có­mo des­cu­brí que el cáncer es co­mo la vi­da Ale­jan­dro Ga­vi­ria Ariel206 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.