EN BUS­CA DE B.

Arcadia - - CRÍTICA - Pe­dro Adrián Zuluaga

El ac­tor Mat­hieu Amalric, co­no­ci­do por in­ter­pre­ta­cio­nes ex­haus­ti­vas e in­ten­sas en pe­lí­cu­las co­mo La es­ca­fan­dra y la ma­ri­po­sa, vol­vió a la di­rec­ción con Bar­ba­ra, un bio­pic ale­ja­do de to­das las con­ven­cio­nes del gé­ne­ro y que sin re­nun­ciar a pre­sen­tar­nos as­pec­tos de la vi­da y el ca­rác­ter de su per­so­na­je prin­ci­pal, es tam­bién una in­da­ga­ción so­bre la crea­ción, las fuer­zas psí­qui­cas que la sos­tie­nen y los sacrificios que de­man­da. En 2010,Amalric ha­bía di­ri­gi­do otro fil­me so­bre el mun­do del es­pec­tácu­lo: Tour­née, con el que ga­nó el pre­mio a Me­jor di­rec­tor en Can­nes. Es­tas dos pe­lí­cu­las des­cen­tra­das e in­cla­si­fi­ca­bles re­tan to­da so­lem­ni­dad y con­vier­ten a Amalric en uno de los tem­pe­ra­men­tos más ori­gi­na­les del ci­ne fran­cés con­tem­po­rá­neo.

Bar­ba­ra, tam­bién pre­mia­da en Can­nes, po­dría te­ner por tí­tu­lo sim­ple­men­te B., y con eso ser aún más elu­si­va. B. por Bar­ba­ra, el ícono de la can­ción fran­ce­sa que la ins­pi­ra; por Bri­git­te, el nom­bre de la ac­triz que la in­ter­pre­ta en la pe­lí­cu­la, y por Ba­li­bar, el ape­lli­do de la ac­triz que en­car­na a Bri­git­te. En ese jue­go de es­pe­jos, de na­rra­cio­nes que se su­per­po­nen, se en­cuen­tra el nu­do de la pe­lí­cu­la. Más que una pues­ta en abis­mo pa­ra dar gus­to –y tra­ba­jo– a crí­ti­cos y teó­ri­cos, lo que ve­mos es una de­li­ca­da y ju­gue­to­na re­fle­xión so­bre la iden­ti­fi­ca­ción y el vam­pi­ris­mo. La gran Jean­ne Ba­li­bar (quien ga­nó un pre­mio Cé­sar co­mo Me­jor ac­triz por es­ta in­ter­pre­ta­ción) po­co a po­co va per­dien­do sus con­tor­nos pa­ra con­ver­tir­se en Bar­ba­ra.ac­triz y per­so­na­je lo­gran una sim­bio­sis ca­si má­gi­ca. Ser tes­ti­gos de es­te pro­ce­so, y de sus cos­tos, es el sig­ni­fi­ca­ti­vo mé­ri­to de es­ta pe­lí­cu­la, inusual en los es­tán­da­res de nues­tra car­te­le­ra de ci­ne.

Pe­ro Bar­ba­ra, en fu­ga per­ma­nen­te de cual­quier idea que la apri­sio­ne o al­gu­na uni­dad en la que el es­pec­ta­dor pue­da sen­tir­se fir­me, es tam­bién una obra so­bre el ar­tis­ta que di­ri­ge la pe­lí­cu­la, cu­ya pre­pa­ra­ción y ro­da­je ve­mos: un hom­bre ines­ta­ble e hi­per­bó­li­co que no lo­gra man­te­ner a ra­ya sus mu­chos de­mo­nios. El ac­tor que in­ter­pre­ta a ese di­rec­tor no es otro que Mat­hieu Amalric. El em­bro­llo emo­cio­nal y crea­ti­vo que­da así in­ten­si­fi­ca­do. “¿Es­tás ha­cien­do una pe­lí­cu­la so­bre mí, o so­bre ti mis­mo?”, pre­gun­ta la can­tan­te. “¿Aca­so no es lo mis­mo?”, res­pon­de el di­rec­tor.

Pe­ro el fil­me de Amalric pro­cu­ra más pla­ce­res que el de des­ci­frar acer­ti­jos. Sí, la pe­lí­cu­la se en­tre­ga con frui­ción al en­re­do: por mo­men­tos re­sul­ta in­dis­tin­gui­ble el ma­te­rial de ar­chi­vo de la Bar­ba­ra real con el foo­ta­ge ro­da­do en el pre­sen­te y sur­ge la pre­gun­ta so­bre dónde ter­mi­na la bio­gra­fía de la mí­ti­ca can­tan­te y qué tan­to hay de au­to­rre­pre­sen­ta­ción de Amalric y Ba­li­bar, y de sus pro­pios con­flic­tos co­mo ar­tis­tas y co­mo la pa­re­ja que fue­ron en la “vi­da real”.y es esa in­ge­nua se­gu­ri­dad en la lla­ma­da “vi­da real” lo que la cin­ta des­mon­ta pa­so a pa­so. El cre­do del rea­lis­mo más es­tul­to re­ci­ta que el ar­te imi­ta a la vi­da o es­tá su­pe­di­ta­do a ella. En Bar­ba­ra, por el con­tra­rio, vi­da y ar­te se ca­ni­ba­li­zan sin pau­sa. En la crea­ción nos com­ple­ta­mos, in­ven­ta­mos vi­das po­si­bles que nos re­di­men de la mi­se­ria y las li­mi­ta­cio­nes de la reali­dad. El ar­te es big­ger tan li­fe, y eso ex­pli­ca la com­ple­ja iden­ti­fi­ca­ción que nos pro­vee.

El in­te­rés de Amalric en la can­ción po­pu­lar y en los fe­nó­me­nos más ac­ce­si­bles del mun­do del es­pec­tácu­lo y el en­tre­te­ni­mien­to ya ha­bía si­do des­ti­la­do en la men­cio­na­da Tour­née. En es­te fil­me pre­vio un pro­duc­tor de te­le­vi­sión aban­do­na su vi­da exi­to­sa y em­pren­de un via­je a “Ame­ri­ca”. Años des­pués re­gre­sa a Fran­cia con un gru­po de exor­bi­tan­tes bai­la­ri­nas de ca­ba­ret. Las ro­mán­ti­cas ideas so­bre Fran­cia que ha ino­cu­la­do en la va­rio­pin­ta trou­pe que lo­gra ar­mar, cho­can, en el te­rreno, con la cru­da reali­dad. Pe­ro Amalric ja­más nos quie­re de­cir que esa eva­sión ha­cia la fan­ta­sía sea una reali­dad me­nor. Es una reali­dad otra, pe­ro ne­ce­sa­ria. La vi­da y el es­pec­tácu­lo son in­ter­de­pen­dien­tes: se chu­pan, vam­pí­ri­ca­men­te, sus mu­tuas co­rrien­tes san­guí­neas, pa­ra vi­ta­li­zar­se y de­jar tras­lu­cir, así sea por cues­tión de se­gun­dos, la eter­ni­dad.

Bar­ba­ra Mat­hieu Amalric

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.