En la re­gión pro­pia de la fic­ción

Lin­coln en el Bar­do Geor­ge Saun­ders Seix Ba­rral | 440 pá­gi­nas

Arcadia - - RESEÑAS - Por Ca­ro­li­na Sa­nín

Se­gún Ho­me­ro, Odi­seo va al mun­do de los muer­tos y en­tre es­pec­tros in­quie­re acer­ca de su pro­pio des­tino. En la Enei­da,el la­ti­no­vir­gi­lio lle­va al te­rri­to­rio de ul­tra­tum­ba al troyano Eneas, que en­ton­ces apren­de so­bre la suer­te que les es­pe­ra a to­dos los hom­bres tras su fi­nal so­bre la Tie­rra.va­rios si­glos des­pués, el po­lí­ti­co Dan­te ba­ja al In­fierno guia­do por­vir­gi­lio y co­no­ce la for­ma que ad­quie­ren los vi­cios hu­ma­nos cuan­do se trans­for­man en cas­ti­gos de sí mis­mos.al co­mien­zo de la mo­der­ni­dad, el ca­ba­lle­ro don Quijote des­cien­de al in­fra­mun­do en la cue­va de Mon­te­si­nos, don­de ave­ri­gua so­bre la eter­ni­dad de los per­so­na­jes que lo han cons­ti­tui­do. En Amé­ri­ca, Juan Pre­cia­do va a Co­ma­la en bus­ca de su pa­dre, Pe­dro Pá­ra­mo, y en­cuen­tra una tie­rra don­de sue­nan en­tre­mez­cla­dos los mur­mu­llos de quie­nes ya no vi­ven. La úl­ti­ma gran obra de es­ta ge­nea­lo­gía es­ca­to­ló­gi­ca es Lin­coln en el Bar­do (Lin­coln in the Bar­do), del es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge Saun­ders, pu­bli­ca­da el año pa­sa­do y ga­na­do­ra del Man Boo­ker Pri­ze.

Pa­ra ima­gi­nar el mun­do si­guien­te a la vi­da,saun­ders recurre al Bar­do,la re­gión por don­de,se­gún el bu­dis­mo del Li­bro ti­be­tano de los muer­tos, tran­si­tan las al­mas an­tes de re­en­car­nar. En una ver­sión fla­man­te, hu­mo­rís­ti­ca y si­nies­tra del Bar­do, se en­cuen­tra Wi­llie, el ni­ño re­cién muer­to del pre­si­den­te Abraham Lin­coln, hom­bre de la paz y de la gue­rra, co­mo Odi­seo, Eneas y don Quijote.

Des­con­so­la­do, Lin­coln vi­si­ta el cadáver de su hi­jo en la crip­ta. Ig­no­ra que en el ce­men­te­rio lo ro­dea la di­men­sión mul­ti­tu­di­na­ria de los muer­tos, que se han pro­pues­to ayu­dar awi­llie a que sal­ga ha­cia su si­guien­te for­ma de exis­ten­cia,pues,si per­ma­ne­ce re­za­ga­do en el Bar­do, el ni­ño co­rre el pe­li­gro de per­der­se. Mien­tras ha­blan so­bre sus pa­sa­das reali­da­des y ex­pían los de­ta­lles de sus vi­das de­ci­mo­nó­ni­cas –más o me­nos bru­ta­les, más o me­nos in­cons­cien­tes y mal­gas­ta­das, co­mo las de to­dos–, los muer­tos mul­ti­for­mes idean una se­rie de pro­ce­sos de in­flu­jos e in­fluen­cias pa­ra que, en con­tac­to con el pa­dre vi­vien­te y do­lo­ri­do, el ni­ño en­tien­da su con­di­ción y si­ga ade­lan­te.en una me­tá­fo­ra con­mo­ve­do­ra de la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca –o del po­der po­lí­ti­co, o, si se quie­re,de la de­mo­cra­cia–,los fan­tas­mas de ne­gros y blan­cos en­tran en el vi­vien­te Lin­coln y, en sim­bio­sis con él, pro­cu­ran la li­be­ra­ción apo­teó­si­ca de su pro­pio su­fri­mien­to his­tó­ri­co y del alma del ni­ño. Den­tro de la muer­te sur­ge la re­ve­la­ción de la muer­te y aso­ma la cons­cien­cia del por­ve­nir.

Lin­coln en el Bar­do es­tá es­cri­ta co­mo una co­lec­ción de ci­tas: hay pa­sa­jes de vie­jos li­bros en los que di­ver­sos au­to­res han na­rra­do pa­ra la his­to­ria las cir­cuns­tan­cias de la muer­te de Wi­llie Lin­coln, y frag­men­tos de co­lo­quios de fan­tas­mas que ha­blan los unos so­bre los otros y ha­cen que obli­cua­men­te avan­ce la ac­ción an­te el lec­tor. Las vo­ces tes­ti­mo­nia­les no nos lle­gan des­de su te­rri­to­rio co­mo diá­lo­gos pa­sa­dos o pre­sen­tes, sino con la ex­tra­ña fi­je­za in­tem­po­ral de lo leí­do. Son vo­ces es­cri­tas de muer­tos que res­ca­tan pa­ra la me­mo­ria el ha­bla co­lo­ri­da de los vi­vos.

En el víncu­lo en­tre la tie­rra tran­si­to­ria de los fan­tas­mas y la tie­rra tran­si­to­ria de quie­nes lee­mos,y en el víncu­lo en­tre el an­sia de los muer­tos y la ago­nía de los vi­vos an­te la pér­di­da, Geor­ge Saun­ders ha en­con­tra­do la for­ma de una com­pa­sión ac­ti­va. Ha des­cri­to la hos­pi­ta­li­dad ra­di­cal que mue­ve la his­to­ria y las al­mas,y ha crea­do un per­so­na­je sal­ví­fi­co,“un li­bro que se abría”, ocu­pa­do por to­dos los per­so­na­jes de su tiem­po. Más im­por­tan­te aún, ha re­en­con­tra­do pa­ra nues­tro tiem­po las ne­bu­lo­sas coordenadas del mun­do que se en­san­cha y se con­trae en­tre la vi­da y la muer­te, y que es el mun­do pro­pio de la fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.