Otra tie­rra

Arcadia - - EDITORIAL - An­drea Me­jía

Un avión se pul­ve­ri­za con­tra el sue­lo, una ci­clis­ta se cae en el ve­ló­dro­mo y que­da cua­dra­plé­ji­ca, un ca­rro cho­ca con­tra un pos­te en la au­to­pis­ta y mue­ren dos her­ma­nas. Te­ne­mos un nom­bre pa­ra es­te ti­po de acon­te­ci­mien­tos; los lla­ma­mos ac­ci­den­tes. Pe­ro aun­que ten­ga­mos un nom­bre, no es­toy se­gu­ra de que los po­da­mos pen­sar. Los ac­ci­den­tes

tie­nen al­go mons­truo­so. Hay al­go cie­go en ellos. Al­go so­bre­co­ge­dor.

El pro­ble­ma del ac­ci­den­te es­tá re­la­cio­na­do con el azar, con ty­ché, una pa­la­bra grie­ga pa­ra “suer­te”. Pe­ro el ac­ci­den­te no es la bue­na suer­te. Es la suer­te fu­nes­ta.

Am­bu­lan­cias, pie­zas me­tá­li­cas dis­per­sas so­bre el as­fal­to os­cu­ro, chis­pas de fue­go que es­ca­lan ha­cia las es­tre­llas. En me­dio de es­to, el do­lor, los gri­tos, el llan­to. Por­que el ac­ci­den­te ma­ta. Unos so­bre­vi­ven; pe­ro en él se quie­bran los la­zos dé­bi­les del or­den y el sen­ti­do.

Por lo ge­ne­ral en el ac­ci­den­te se en­la­zan las vi­das hu­ma­nas a las má­qui­nas y a los ar­te­fac­tos, ya sean fie­ros y des­me­di­dos, co­mo un reac­tor nu­clear, o sim­ples co­mo una bi­ci­cle­ta en una caí­da en una pis­ta, o un par de es­quís en una caí­da en la nie­ve. El ac­ci­den­te tie­ne que ver con la suer­te, por un la­do, y con la téc­ni­ca, por otro. Con la ex­tra­ña com­bi­na­ción en­tre azar y téc­ni­ca.

La pa­la­bra la­ti­na pa­ra azar es ca­sus, co­mo ca­so. De ahí se­gu­ra­men­te vie­ne nues­tro “aca­so”. Pe­ro ca­sus quie­re de­cir tam­bién caí­da, co­mo si el azar fue­ra lo que cae. No sa­be­mos qué es el azar, no sa­be­mos si es una fuer­za real en el mun­do o una de las for­mas de lo ines­cru­ta­ble. ¿Có­mo es su caí­da? Pue­de ser si­len­cio­sa co­mo el tiem­po, o co­mo la nie­ve; pue­de ser un cho­que bru­tal, un es­ta­lli­do.

Lu­cre­cio, en su poe­ma im­pre­sio­nan­te “De re­rum na­tu­ra”, ha­bla de los áto­mos que caen en el abis­mo del va­cío. Caen co­mo la llu­via. Pe­ro en un mo­men­to y un lu­gar in­de­ter­mi­na­dos, se pro­du­ce una pequeña des­via­ción en esa caí­da ver­ti­cal, un de­cli­ve. Es­te de­cli­ve per­mi­te que los áto­mos cho­quen.y el cho­que es pa­ra Lu­cre­cio la fuer­za crea­do­ra de la na­tu­ra­le­za. Los gol­pes cau­san “los va­ria­dos mo­vi­mien­tos que la na­tu­ra­le­za ne­ce­si­ta pa­ra su ac­ti­vi­dad”.

Pa­ra Lu­cre­cio to­do lo que ocu­rre, to­do lo que es el ca­so, es ac­ci­den­tal. Per­der un ami­go, en­fer­mar, ex­tra­viar­se en la nie­bla, que­dar atra­pa­do por un de­rrum­be en la mon­ta­ña, par­tir­se un pie, re­ci­bir o no re­ci­bir un men­sa­je por el ce­lu­lar, caer­se en la du­cha y dar­se un gol­pe en la ca­be­za.to­do es ac­ci­den­te.tam­bién el cre­ci­mien­to de una plan­ta o el re­co­rri­do de una es­tre­lla. El azar es la tex­tu­ra mis­ma de la reali­dad lu­cre­cia­na.

Ca­sus que­ría de­cir tam­bién des­gra­cia. A ve­ces de­ci­mos de un ac­ci­den­te que es una tra­ge­dia, co­mo si el ac­ci­den­te tu­vie­ra que ver con el fa­tum, con el des­tino. Los ac­ci­den­tes, co­mo las tra­ge­dias, ins­pi­ran com­pa­sión y te­rror.ac­ci­den­te y tra­ge­dia pa­re­cie­ran per­te­ne­cer a reinos opues­tos: no es el azar sino la ne­ce­si­dad inexo­ra­ble lo que go­bier­na la tra­ge­dia. Pe­ro a lo me­jor un mun­do en­tre­ga­do por com­ple­to al azar no se­ría dis­tin­to de un mun­do re­gi­do por las le­yes im­pla­ca­bles de la ne­ce­si­dad.tan­to el azar co­mo la ne­ce­si­dad son cie­gos.

El sá­ba­do 26 de abril de 1986 se pro­du­jo una ex­plo­sión en la cen­tral nu­clear de Cher­nó­bil. Hu­bo un in­cen­dio, la gen­te que es­ta­ba cer­ca vio caer bul­tos in­cen­dia­dos, un río de fue­go ilu­mi­nó la no­che y en­ro­je­ció las nu­bes. Cher­nó­bil hi­zo que re­so­na­ra de ma­ne­ra muy ex­tra­ña es­ta frase que ci­ta Aris­tó­te­les: “Ty­ché ama a tech­né, tech­né ama a ty­ché”, la suer­te ama a la téc­ni­ca, la téc­ni­ca ama a la suer­te. Del in­cen­dio se des­pren­dió una re­ver­be­ra­ción ra­dio­ac­ti­va que co­rrió, in­vi­si­ble y le­tal, por los cam­pos y los con­ti­nen­tes. Cher­nó­bil, el peor ac­ci­den­te nu­clear de la his­to­ria, “se apo­ya en la na­da”, es­cri­bió Svetla­na Ale­xié­vich.

Y es­ta pa­re­ce ser la na­tu­ra­le­za fun­da­men­tal del ac­ci­den­te: se apo­ya en la na­da de sen­ti­do. En el gra­do ce­ro de in­ten­cio­na­li­dad y de fi­na­li­dad. El ac­ci­den­te nos pro­du­ce ho­rror por­que no hay in­ten­ción en él, no es afín con nues­tras es­truc­tu­ras men­ta­les, que son in­ten­cio­na­les.

Un día vol­vía­mos de un pa­seo por la sa­ba­na de Bo­go­tá con un ami­go.“me pa­re­ce in­creí­ble que no ha­ya­mos te­ni­do nin­gún ac­ci­den­te”, di­jo. No en­ten­dí lo que que­ría de­cir­me. Era sá­ba­do. La tar­de es­ta­ba so­lea­da y to­das las co­sas pa­re­cían en or­den. Sa­bía, por­que lo co­no­cía bien, que no era una sim­ple ex­tra­va­gan­cia su­ya. Es­tar ex­pues­to al pe­li­gro, y sin em­bar­go per­ma­ne­cer a sal­vo, pue­de ser una fuen­te de asom­bro y de ale­gría. Pe­ro él que­ría de­cir­me, tal vez, que es­ta­mos abier­tos a la caí­da de lo te­rri­ble. Que la suer­te no se do­més­ti­ca. No sé. Sa­be­mos me­nos del ac­ci­den­te que del or­den y la re­gu­la­ri­dad. No sa­be­mos na­da.

No de­jo de es­tre­me­cer­me ca­da vez que pien­so en Lu­cre­cio, en los áto­mos ca­yen­do, en sus cho­ques al azar.

Pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.