Mil pa­la­bras por una ima­gen

Arcadia - - EDITORIAL - An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Es­to es Ce­rro Ma­to­so, en Mon­te­lí­bano, Cór­do­ba. Una mi­na de ní­quel a cie­lo abier­to que ocu­pa vein­ti­cin­co ki­ló­me­tros cua­dra­dos: la cuar­ta más ex­ten­sa del mun­do, y una de las más con­ta­mi­nan­tes. Co­mo se no­ta a sim­ple vis­ta: en cua­tro dé­ca­das de ex­plo­ta­ción ha de­ja­do un pai­sa­je lu­nar, pa­ra de­cir­lo con el ha­bi­tual tó­pi­co. Pe­ro es peor: un pai­sa­je in­fer­nal, co­mo esas lla­nu­ras del in­fierno que pin­ta­ron El Bos­co o Brueg­hel el Viejo, alum­bra­das por el res­plan­dor ro­ji­zo de le­ja­nos in­cen­dios. Véan­lo en es­ta fo­to­gra­fía de su­cias tie­rras par­dus­cas o de ro­jos agrios, ama­ri­llos pá­li­dos, gri­ses de nie­bla que se mezclan con la nie­bla blan­que­ci­na vo­mi­ta­da por las chi­me­neas de una cons­truc­ción cu­rio­sa­men­te ar­cai­ca, co­mo di­se­ña­da ella tam­bién por pin­to­res muer­tos ha­ce si­glos, fan­tas­mal en la ne­bli­na con sus pá­li­dos te­ja­dos ama­ri­llos. Unos mi­núscu­los camiones ama­ri­llos que se abren pa­so por la vas­ta de­sola­ción sal­pi­ca­da de char­cos que se adi­vi­nan pú­tri­dos, una mi­nús­cu­la re­tro­ex­ca­va­do­ra blan­ca de­te­ni­da, ca­na­les de aguas co­lor plo­mo. En Ce­rro Ma­to­so la llu­via, cuan­do cae, lle­va plo­mo, zinc, mer­cu­rio, ar­sé­ni­co. Y ní­quel, por su­pues­to. Es, ya se di­jo, una mi­na de ní­quel a cie­lo abier­to, que cie­rra de con­ta­mi­na­ción el cie­lo ce­ni­cien­to. Y en con­se­cuen­cia ha si­do de­man­da­da por los ha­bi­tan­tes de ocho co­mu­ni­da­des ve­ci­nas, in­dí­ge­nas ze­núes y afro­des­cen­cien­tes, pa­ra que los in­dem­ni­cen por ocho años de en­ve­ne­na­mien­to cau­san­te de di­ver­sas en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, of­tál­mi­cas, re­pro­duc­ti­vas, der­ma­to­ló­gi­cas y can­ce­ro­sas. Se es­tá vol­vien­do fre­cuen­te que las gran­des em­pre­sas cau­san­tes de gra­ves da­ños eco­ló­gi­cos y, pa­ra­le­la­men­te, de irre­ver­si­bles da­ños fi­sio­ló­gi­cos y de sa­lud a co­mu­ni­da­des en­te­ras sean lle­va­das an­te la jus­ti­cia. Ca­si siem­pre se tra­ta de mi­ne­ras, pe­tro­le­ras o quí­mi­cas, y oca­sio­nal­men­te de pes­que­ras. Los pri­me­ros ca­sos se pre­sen­ta­ron en los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do, y tal vez el más fa­mo­so y trá­gi­co fue el del en­ve­ne­na­mien­to con gases tó­xi­cos que ma­tó a más de vein­te mil per­so­nas en la ciu­dad de Bho­pal, en la In­dia, por fa­llos en una plan­ta de Union Car­bi­de (Dow Che­mi­cal), arra­só con la ga­na­de­ría y to­da la fau­na lo­cal, su­ma­dos ani­ma­les sal­va­jes y do­més­ti­cos, perros, ga­tos, bú­fa­los, en 1984. La em­pre­sa, lle­va­da a los tri­bu­na­les, tu­vo que pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes a las víc­ti­mas por 470 mi­llo­nes de dó­la­res. Por la mis­ma épo­ca su­ce­dió el de­rra­me de pe­tró­leo del bu­que Ex­xon Valdez en el mar de Alas­ka, que con­ta­mi­nó 2000 ki­ló­me­tros de cos­ta de los Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Y en ese en­ton­ces em­pe­zó la des­truc­ción y el en­ve­ne­na­niem­to de las fuen­tes de agua en la sel­va ama­zó­ni­ca del Ecua­dor, en La­go Agrio, Su­cum­bíos, por la pe­tro­le­ra Te­xa­co, que al ca­bo de trein­ta años fue con­de­na­da por los tri­bu­na­les ecua­to­ria­nos a pa­gar a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas afec­ta­das 9500 mi­llo­nes de dó­la­res. Ha­ce unas po­cas se­ma­nas, el Tri­bu­nal Ar­bi­tral de La Ha­ya le dio la vuel­ta a ese fa­llo ale­gan­do frau­de de los in­dí­ge­nas de­man­dan­tes; y es aho­ra el Es­ta­do ecua­to­riano quien ten­drá que in­dem­ni­zar a Che­vron, ac­tual pro­pie­ta­ria de la an­ti­gua Te­xa­co, por una ci­fra to­da­vía por de­ter­mi­nar. Por­que en el mun­do de la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal las em­pre­sas po­de­ro­sas sue­len ga­nar­les los plei­tos a los Es­ta­dos po­bres, no me pre­gun­ten us­te­des por qué. Pe­ro vol­vien­do a lo de Ce­rro Ma­to­so: tam­bién aquí la em­pre­sa pro­pie­ta­ria de la mi­na, que es la an­glo-aus­tra­lia­na BHP Bi­lli­ton, ha si­do de­man­da­da. En pri­me­ra ins­tan­cia, an­te el Tri­bu­nal Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Cun­di­na­mar­ca, fue con­de­na­da a pa­gar­les a los 3400 afec­ta­dos unos 400 mi­llo­nes de dó­la­res, fa­llo que con­fir­mó ha­ce un año –se­gún in­for­ma Se­ma­na– la Sa­la Sép­ti­ma de Re­vi­sión de Tu­te­las de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Pe­ro la Bi­lli­ton (que aho­ra, pa­ra el ca­so en cues­tión, se lla­ma Gru­po South 32, así co­mo en el plei­to del Ecua­dor la Te­xa­co ha­bía pa­sa­do a lla­mar­se Che­vron), los abo­ga­dos de la Bi­lli­ton, di­go, han ape­la­do la sentencia y quien de­be to­mar la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va es la Sa­la Ple­na de la mis­ma Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. El ca­so es tí­pi­co de nues­tra im­pa­ra­ble ten­den­cia por la le­gu­le­ya­da: se tra­ta de es­ta­ble­cer si la de­man­da de las víc­ti­mas que du­ran­te cua­ren­ta años han pa­de­ci­do di­ver­sas en­fer­me­da­des, lo cual no es­tá en dis­cu­sión, es o no es vá­li­da. ¿Por qué no iba a ser­lo? Por lo de siem­pre: un vi­cio de for­ma. Re­sul­ta que, por no es­tar re­cla­man­do el am­pa­ro de un de­re­cho in­di­vi­dual sino exi­gien­do una re­pa­ra­ción co­lec­ti­va, su pe­ti­ción de­be­ría ha­ber­se he­cho por la vía ju­di­cial de la ac­ción de gru­po y no por la de la tu­te­la, co­mo lo hi­cie­ron los dam­ni­fi­ca­dos. Así que ade­más de ha­ber­los obli­ga­do a vi­vir en el in­fierno, los van a con­de­nar a in­dem­ni­zar a la BHP Bi­lli­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.